Fidelidad, amor y servicio

[Visto: 454 veces]

Evangelio según San Lucas 18,9-14.
Refiriéndose a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás, dijo también esta parábola: “Dos hombres subieron al Templo para orar: uno era fariseo y el otro, publicano.
El fariseo, de pie, oraba así: ‘Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, que son ladrones, injustos y adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago la décima parte de todas mis entradas’.
En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se animaba siquiera a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ‘¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador!’.
Les aseguro que este último volvió a su casa justificado, pero no el primero. Porque todo el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Alfred Bessette nació en Quebec rural el 9 de agosto de 1845. Vino de una familia pobre. Su padre murió cuando Alfred tenía doce años de edad, y Alfred dejó Quebec por Massachusetts donde trabajaba en fábricas que producían tela. A la edad de veintisiete años ingresó en la Congregación de la Santa Cruz como Hermano, recibiendo el nombre de André. Debido a su falta de educación formal y su mala salud se le dio el trabajo de sacristán en el Holy Cross College en Montreal, donde también trabajó en la lavandería, y atendió a las personas que llegaron a la puerta del Colegio. Era un hombre de gran humildad y gran fe. Ganó una reputación como un hombre de gran santidad y sabiduría. No solo los estudiantes y el personal de la universidad lo buscaron, sino también ricos e influyentes de Montreal. Tenía una devoción especial a San José, y con el permiso de sus superiores una pequeña capilla fue construida en el Monte Royal (enfrente de la calle del Colege) por benefactores del Colege y del Hermano André. Esta devoción creció en Montreal, y en todo Quebec y Canadá. Cuando el hermano André murió el 6 de enero de 1937, más de un millón de personas vinieron a presentar sus respetos. El 17 de octubre de 2010 fue declarado santo de la Iglesia.
Pensé en San André cuando leí por primera vez el evangelio de hoy (Lucas 18:9-14), como personifica el espíritu del arrepentido recaudador de impuestos en la parábola. Este arrepentimiento lo llevó a la humildad y al dolor por sus pecados. Y pues, como dijo Jesús, él “fue exaltado” delante de Dios, así como el humilde Hermano André que fue “exaltado” para ser declarado Santo de la Iglesia. Mientras que la humildad es una virtud importante en el reino de Dios, definitivamente está en el fondo de la lista de cualidades en el mundo de hoy. Desafortunadamente en el mundo de hoy esto se ve como una debilidad, ya que a uno le dicen ser orgulloso, autosuficiente, jactancioso y buscando el centro de atención. Vivimos en una cultura en la que “todo’ sobre mí”, y aquel que es humilde es un ‘perdedor’. Jesús alaba al recaudador de impuestos por ser humilde. A los ojos de la sociedad, el fariseo fue un ‘ganador’. Era orgulloso, rico, respetado, influyente y (supuestamente) cercano a Dios. Sin embargo, en la parábola Jesús revela que este hombre será “humillado” ante Dios. Él es, en realidad, el ‘perdedor’, no el ‘ganador’.
Nuestra primera lectura del libro de Sirach (35:12-14, 16-18) refleja el mismo espíritu que el evangelio. Son los pobres y los necesitados cuyas oraciones “perforan las nubes”. Es a ellos que Dios responde, y ellos son los que “sirven a Dios voluntariamente”. Ellos son los ‘ganadores’ en un mundo que les parece ‘perdedores’. Nuestra respuesta del Salmo (Salmo 34) continúa este tema, que: “El Señor escucha el clamor de los pobres”.
En nuestra segunda lectura de la segunda carta de San Pablo a Timoteo (4:6-8, 16-18) Pablo da testimonio de su propia vida. En relación a las otras lecturas, antes de su conversión a Jesús se veía a sí mismo como un ‘ganador’ y a los cristianos, a quienes persiguió, como ‘perdedores’. Después de su conversión, se llenó de humildad y reconoció que lo que él apreciaba anteriormente era realmente “basura” a los ojos de Dios. Ahora sólo sería un ‘ganador’ al ‘perder’ su vida en el amor y el servicio de Jesucristo. Habla de su vida como “ser derramado como una libación”. Corrió “la carrera” y “mantuvo la fe”. Él era fiel a Dios, y eso lo hizo un verdadero ‘ganador’ a los ojos de Dios.
Cuando trabajaba en Bolivia, si a alguien le llamaban “humilde” no era un piropo. Dió la impresión de que eras pobre e indefenso, que realmente no tenías mucho futuro, sin poseer las cualidades que realmente cuentan en el mundo de hoy. Cuando fui al diccionario en línea encontré la definición de humildad para ser “no orgulloso, no pensar en ti mismo como mejor que otras personas”. Las enseñanzas de Jesús en la parábola de hoy nos dicen exactamente lo contrario. Estamos llamados a poner a otros, especialmente a Dios, por delante de nosotros mismos. Debemos utilizar nuestro tiempo, talentos y tesoros al servicio de los demás, como expresión de nuestro amor sincero. Estoy seguro de que todos podemos pensar en momentos de nuestras vidas en los que hemos demostrado que la humildad, permitiendo que otros tengan el centro de atención, sean los favoritos. A veces puede que incluso hayamos visto algunas de nuestras acciones o actividades como “debajo” de nosotros – en casa, trabajo o escuela – con la actitud de que “Esto no es parte de lo que me inscribí”, o “Esto no es una parte de la descripción de mi trabajo”. Cuando nos humillaremos seguimos el ejemplo de Jesús que entregó de sí mismo por completo, hasta la muerte en la cruz. Él puso primero la voluntad de su Padre, y luego su misión como nuestro Salvador, enseñar y sanar. Era pobre y reconocido como algo más que un carpintero. A través de su ministerio terrenal se hizo conocido, buscado y aplaudido como el Mesías, el Ungido, el tan esperado. Sin embargo, para muchos no “encajaba con la factura” de este Mesías, y fue despreciado y se rió de él. La gente esperaba que el Mesías fuera rico, poderoso e influyente en su mundo, no un predicador de Galilea.
Creo que sería negligente si no hablara de orgullo cristiano, porque la parábola o mis palabras pueden haber dado la impresión de que “orgullo” es una palabra sucia. Creo que existe tal cosa llamada un orgullo cristiano sano. Esto no significa que “lo Señor por encima de los demás” o “me inflo”. ¡Eso no es orgullo cristiano! El orgullo cristiano que hemos de buscar reconoce, sobre todo, que todo lo que tengo y soy viene de Dios, y debe usarse según el plan de Dios. Mi fuente de orgullo no debería ser “Mira lo que hice”, sino “Dios ha hecho esto dentro y a través de mí”. Somos instrumentos si somos fieles y tenemos gratitud a Dios. Muchas veces no es fácil para nosotros reconocer, aceptar y usar bien nuestros dones y talentos. A veces necesitamos que otros nos ayuden a reconocerlos, aceptarlos y usarlos bien. Y, tenemos que hacer lo mismo con los demás, ayudándoles a reconocer cómo Dios está trabajando en ellos, y lo bendecidos que han sido por Dios. Este orgullo levanta a otros con nosotros, y no desprecia a la gente. Este orgullo ayuda a otros a reconocer su contribución y las grandes cosas que Dios está haciendo a través de ellos.
Hoy nuestras lecturas, especialmente esta parábola, nos retan a ser humildes ante Dios y ante otros, como lo fue San André. Una vez que reconozcamos lo que significa ser un ‘ganador’ a los ojos de Dios, debemos confiar en su gracia y abrirnos a nuevas bendiciones. Entonces nosotros también seremos “exaltados”.

Puntuación: 5 / Votos: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *