El poder del amor

[Visto: 662 veces]

Evangelio según San Lucas 6,27-38.
Jesús dijo a sus discípulos: «Yo les digo a ustedes que me escuchan: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian.
Bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los difaman.
Al que te pegue en una mejilla, preséntale también la otra; al que te quite el manto, no le niegues la túnica.
Dale a todo el que te pida, y al que tome lo tuyo no se lo reclames.
Hagan por los demás lo que quieren que los hombres hagan por ustedes.
Si aman a aquellos que los aman, ¿qué mérito tienen? Porque hasta los pecadores aman a aquellos que los aman.
Si hacen el bien a aquellos que se lo hacen a ustedes, ¿qué mérito tienen? Eso lo hacen también los pecadores.
Y si prestan a aquellos de quienes esperan recibir, ¿qué mérito tienen? También los pecadores prestan a los pecadores, para recibir de ellos lo mismo.
Amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada en cambio. Entonces la recompensa de ustedes será grande y serán hijos del Altísimo, porque él es bueno con los desagradecidos y los malos.
Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso.
No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.
Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes».

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hace muchos años, un escritor estadounidense, E. Stanley Jones, escribió sobre un hospital de Nueva York que estaba perdiendo un alto porcentaje de niños de un año y menos. Era un hospital de “estado del arte” en relación a la tecnología y el personal sanitario profesional. Finalmente, alguien sugirió que faltaba un ingrediente importante en el cuidado del paciente: el amor. El Hospital comenzó un programa de “voluntarias de amor” de mujeres que acudieron en varias horas del día para brindar atención amorosa a los niños, especialmente a través del contacto y la sostenimiento. Los resultados fueron abrumadores, y después de cuatro meses el jefe de gabinete dijo que “no podíamos vivir sin estos voluntarios amorosos más de lo que podríamos sin la medicina“. ¡Así es el poder del amor! *
Pensé en esta historia cuando leí el evangelio de este fin de semana (Lucas 6:27-38). Jesús habla dramáticamente de la necesidad de amor. Esto es una señal de su presencia, ya que su ministerio estaba motivado por el amor. Su “regla de oro” de “haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti“, sin embargo, es sólo el comienzo. Como él dice, hasta los pecadores públicos (cobradores de impuestos, etc. ) aman a los que los aman. Para poder ser verdaderamente hijos del Altísimo nuestro amor debe superar ese amor de quienes son atractivos, tienen algo que ofrecernos en una relación o nos aman a cambio. Él dice que debemos “amar a nuestros enemigos“. En esto podemos sentirnos tentados, en nuestra condición humana, a ‘comprobar‘ y decir que Jesús no sabe de lo que está hablando. No podemos ir por la vida sin dificultades en las relaciones, ya sea en casa, en la escuela, en el trabajo o entre amigos. Aceptamos como “natural” que nos vamos a caer con alguien, que habrá discordia y malestar, que la amistad y el amor serán abandonados. ¡Triste, pero cierto! Nos desafía aún más contra juzgar y condenar a otros, también las tentaciones en nuestra condición humana. Una vez más, sus palabras son poderosas cuando nos dice que tenemos que perdonar, “ser perdonados“. Nadie, ni siquiera Jesús, nos dijo que sería fácil ser un discípulo de Jesucristo. Es una lucha, un desafío constante, pero la gracia de Dios está con nosotros mientras tratamos de amar como somos amados por Dios.
En nuestra Primera Lectura del Primer Libro de Samuel (26:2, 7-9. 12-13, 22-25) vemos dramáticamente el poder del amor revelado. David está siendo perseguido por Saul. Saul quiere acabar con este hombre, elegido por Dios, para reemplazarlo. Sin embargo, David tiene todas las razones y oportunidades para matar a Saul, pero no lo hace. Reconoce a Saúl como “el ungido del Señor“, y no lo matará. David entendió los caminos de Dios, que Saúl había olvidado, y mostró misericordia a su enemigo.
San Pablo nos recuerda en la Segunda Lectura, de la Primera Carta a los Corintios (15:45-49) que somos hijos de Dios, y hemos recibido el Espíritu. No solo somos “polvo“, sino espíritu. Compartir en su vida es la fuente de nuestro viaje a la santidad, y nos da la esperanza de que Dios puede seguir haciendo lo imposible y lo improbable si estamos abiertos a su gracia. En nuestra condición humana puedo imaginar que todos hemos visto algunas llamadas a amar a alguien como imposibles e improbables, sin embargo, nuestra experiencia puede decirnos que el amor de Dios puede llegar más allá del ‘polvo’ y ayudarnos a amar como somos amados por Dios.
Para mí, la parte más desafiante de cualquier homilía es el “¿Y qué?“, eso comienza en este punto. Aunque las palabras de Jesús son claras y fuertes, podemos retorcernos en comprometernos a amar como él nos ama. En nuestra condición humana, podemos identificar fácilmente a los ‘enemigos‘ que encontraríamos difíciles de perdonar. ¡Según nuestros criterios, han sido juzgados y condenados! Jesús no deja duda de que esto no refleja su presencia y amor en nuestras vidas, o que estamos llamados a ser y hacerlo mejor. Su gracia y el poder de su amor –como el de los ‘voluntarios de amor‘ en mi historia– pueden marcar toda la diferencia en el mundo. Tal vez podamos pensar en alguien a quien hemos fallado en amar lo suficiente. Puede haber sido de una mala primera impresión, o algún mal que percibimos que han hecho para dañarnos (o alguien a quien amamos). Pero, al mismo tiempo, puede que hayamos visto, una vez que los conocimos, que nuestra primera impresión era errónea, que los habíamos ‘prejuzgado‘. Puede que hayamos perdido mucho tiempo en energía entre esa primera impresión y llegar a conocerlos, entenderlos y amarlos. Eso fue, de una manera real, el poder del amor –el amor de Dios– entrar en esa amistad.
O tal vez nos hemos desenamorado de alguien por algo que han dicho o hecho, o que hemos percibido que ellos dijeron o hicieron. Podemos decidir automáticamente sobre su motivación, sobre su plenitud de voluntad y sobre el daño que han inflingido. Una vez más, a veces con el tiempo descubrimos que las cosas no son como parecen, e incluso podemos tener compasión por ellas, debido a las circunstancias que llaman nuestra atención. También hemos experimentado, tal vez, en nuestras propias vidas esta situación real, y el dolor que causó “mientras tanto“, hasta que la situación se resolvió y hubo reconciliación. Con gratitud reconocemos el poder del amor de Dios activo en estas situaciones. Para que Dios actúe, sin embargo, necesitamos humildad (no orgullo), comprensión (no juicio) y voluntad de perdonar (no condenar). Todos hemos sentido el alivio y la nueva vida que proviene de ser perdonados y experimentar la reconciliación, pero sabemos que no siempre es fácil dar. Una vez más las palabras de Jesús hacen eco: “Haz a los demás lo que quieres que te hagan a ti“. Todos buscamos el amor, la comprensión, la paz, el respeto y la unidad con los demás, sin embargo, son tan difíciles de lograr si no nos volvemos a Dios en nuestros momentos “peores“, para que se convierta en un momento de gracia, sanación y nueva vida.
Así como el hospital en mi historia identificó a los ‘voluntarios de amor‘ que trajeron curación y bienestar a sus pacientes jóvenes, todos estamos llamados a ser ‘voluntarios de amor‘ para también marcar una diferencia en las vidas de las personas que conocemos. Puede que pensemos en nuestras palabras y acciones como insignificantes, pero tienen poder –el poder de Dios– si reflejan el amor de Dios por nosotros.
*Esta historia introductoria está tomada de Illustrated Sunday Homillies, Año C, Serie II, por Mark Link, S.J. Tabor Publishing, Allen Texas. Página 67.

Oración por Ucrania

Separatistas prorrusos de Donetsk ordenan evacuación de civiles a Rusia

El dirigente de la autoproclamada república separatista prorrusa de Donetsk, en guerra con Ucrania, acusó a Kiev de preparar una invasión, tras el aumento de los enfrentamientos. El dirigente de la autoproclamada república separatista prorrusa de Donetsk, en guerra con Ucrania, anunció la evacuación de civiles de esta región del este de Ucrania a Rusia, y acusó a Kiev de preparar una invasión, tras el aumento de los enfrentamientos.
Se organizó una salida masiva y centralizada de la población hacia la Federación de Rusia, en primer lugar, las mujeres y los niños y las personas mayores deben ser evacuadas“, declaró Denis Pushilin en un video en su cuenta de Telegram.
El presidente ucraniano Volodimir Zelenski dará muy pronto la orden de pasar a la ofensiva y poner en marcha un plan de invasión de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk“, dijo en referencia a los dos territorios separatistas.
Estados Unidos y Reino Unido acusan a Rusia de querer atizar la violencia en estos territorios controlados por separatistas prorrusos para encontrar una justificación de invadir Ucrania, en cuyas fronteras ha desplegado cerca de 150,000 soldados.
Fuente:www.dw.com

Puntuación: 5 / Votos: 15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *