Con el poder del Espíritu

[Visto: 155 veces]

strong>Evangelio según San Lucas 1,1-4.4,14-21.
Muchos han tratado de relatar ordenadamente los acontecimientos que se cumplieron entre nosotros, tal como nos fueron transmitidos por aquellos que han sido desde el comienzo testigos oculares y servidores de la Palabra.
Por eso, después de informarme cuidadosamente de todo desde los orígenes, yo también he decidido escribir para ti, excelentísimo Teófilo, un relato ordenado, a fin de que conozcas bien la solidez de las enseñanzas que has recibido.
Jesús volvió a Galilea con el poder el Espíritu y su fama se extendió en toda la región.
Enseñaba en las sinagogas y todos lo alababan.
Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura.
Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. El me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor.
Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él.
Entonces comenzó a decirles: “Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

El miércoles, 25 de noviembre de 2009 tuve un evento significativo. Ese día conocí a la reina Isabel y al príncipe Felipe en Hamilton, Bermudas. Como el Obispo Kurtz estaba fuera, en mi calidad de Vicario General, fui uno de los diez clerigos presentados a la pareja real cuando salían de la Catedral Anglicana. Cuando el Obispo White vino a mí con la Reina, él le dijo quién era yo y cuál era mi papel, y ella me dio la mano y le dije “Buen día, Majestad“. Ella sonrió y asintió. Cuando el príncipe Felipe vino no había escuchado las presentaciones del Obispo, así que cada uno nos presentamos. Me miró y me preguntó, “¿Roman?”, a lo que respondí “Sí, Alteza Real“. Entonces vio un pequeño pin de solapa de la bandera canadiense, lo apuntó y preguntó “¿Canadiense?”, a lo que dije, “Sí, señor“. Aunque fueron solo unos momentos, fue realmente una emoción ya que nunca imaginé que conocería a la Reina. Estaba muy decepcionado de la Navidad cuando ella no mencionó en su mensaje de televisión que me había conocido.
Pensé en esto cuando leí por primera vez el evangelio de hoy (Lucas 1:1-4; 4:14-21). Aquí vemos a Jesús en la sinagoga de Nazaret, su ciudad natal. Se le entrega el pergamino del profeta Isaías durante las oraciones, y recurre a estas famosas palabras del 61° capítulo del libro de Isaías (versículos 1 y 2). Una y otra vez estos habían sido leídos a la congregación. Una y otra vez la gente había pensado, rezado y soñado, ‘¿Cuándo será este día?‘ “¿Cuándo vendrá el Mesías?” Entonces él dice de forma sencilla y pacífica: “Hoy este pasaje de las Escrituras se cumple en tu audiencia”. Y aquí está Jesús, en medio de ellos. Sucedió, y él es quien cumple esta profecía. Él traerá las buenas noticias, traerá buenas noticias a los pobres, liberará a los cautivos, devolverá la vista a los ciegos. ¡GUAU! ¡Al fin había llegado el día y fueron testigos de ello! ¡Dios estaba revelando a su elegido al pueblo ante sus propios ojos!
La semana pasada escuchamos el evangelio de la fiesta de bodas de Caná (Juan 2:1-11), comenzando su ministerio terrenal. Aquí vemos, en el evangelio de Lucas, lo que podríamos llamar su discurso “inaugural“, sus primeras palabras pronunciadas con la autoridad del Hijo de Dios. Se proclama a sí mismo como el ungido, no ungido por un profeta, sino por Dios mismo. Y luego proclama su misión:
– para traer buenas noticias a los pobres
– proclamar libertad a los cautivos
– restaura la vista a los ciegos
– dejar libres a los oprimidos
– y anunciar el año del favor del Señor.
El ministerio de Jesús incluye todas estas cosas, y mucho más.
Mientras lo seguimos, se nos pide –invitado– que compartamos su misión.
Cuando escuchamos estas proclamaciones es posible que necesitemos expandir nuestras ideas sobre aquellos de los que Jesús habla. Los pobres no son sólo los que son materialmente pobres, sino –como en el tiempo de Jesús– aquellos que son espiritualmente pobres, que no han escuchado la buena noticia que se les predicó. Estas son las “buenas noticias” que esperan: que Dios los ama, que Dios está con ellos y que los bendice.
Los cautivos no son sólo los que están en una prisión, sino aquellos que están cautivos por el miedo y la duda, aquellos que no experimentan en sus propias vidas esa benevolencia de Dios.
Los ciegos no son sólo aquellos que no pueden ver, sino aquellos que no reconocen la presencia de Dios entre ellos y en ellos, que no aceptan y entienden la verdad de la revelación de Dios sobre la vida, el sufrimiento, la muerte y la resurrección.
Somos aquellos que anunciaremos el año del favor del Señor por todo lo que decimos y hacemos, compartiendo la buena noticia de Jesús.
Como reflexioné sobre la Segunda Lectura de la Primera Carta de Pablo a los Corintios (12:12-30), no pude evitar pensar que cada uno de nosotros, respondiendo fielmente a Dios a nuestra manera somos como aquellas partes del cuerpo de las que San Pablo habla cada uno tiene una función y función única, cada uno depende y necesita a los demás. Para que el cuerpo sea “entero” y verdaderamente “santo” cada parte debe funcionar juntas, complementándose mutuamente con nuestros propios dones y talentos únicos. Gracias a Dios por esta diversidad dentro de nuestras familias y comunidad que hacen manifestar las muchas gracias de Dios, y se revela en muchos y diferentes ministerios y servicios en unión con Cristo.
Hoy celebramos que nosotros también hemos sido ungidos y enviados por el Padre. Acompañamos a Jesús en su ministerio, y él nos acompaña en nuestras vidas, para lograr ese cumplimiento de la profecía de Isaías. Entonces realmente el reino de Dios no sólo habrá sido predicado, sino que habrá sido compartido y experimentado por todo el pueblo de Dios.

49° Marcha por la Vida en Estados Unidos

Decenas de miles de estadounidenses provida se reunieron para participar en la 49° Marcha por la Vida (March for Life), en medio de crecientes esperanzas de que se revoque el histórico fallo Roe vs. Wade que legalizó el aborto en todo Estados Unidos.
La marcha se dio en el marco del aniversario del mencionado fallo de la Corte Suprema del 22 de enero de 1973.
Esperamos y rezamos para que este año, 2022, traiga un cambio histórico para la vida”, dijo Jeanne Mancini, presidenta de March for Life, organizadora del evento, a los participantes que se reunieron en un mitin previo a la marcha.
El evento de este año se llevó a cabo mientras el país espera el fallo de la Corte Suprema en un caso fundamental sobre el aborto en Misisipi: Dobbs vs. Jackson Women’s Health Organization.
Lo que está en discusión es la constitucionalidad de la prohibición del aborto en el estado después de las 15 semanas de gestación, un desafío directo a la prohibición de Roe sobre las leyes estatales que restringen el acceso al aborto antes de la “viabilidad” fetal, que se considera entre las 24 y las 28 semanas de gestación.
Si Roe y la decisión judicial relacionada en el caso Planned Parenthood of Southeast Pennsylvania vs. Casey fueran anuladas, la regulación del aborto volvería a las legislaturas estatales elegidas democráticamente, muchas de las cuales están preparadas para promulgar importantes restricciones al aborto.
Los oradores en el mitin incluyeron a Katie Shaw, una defensora de la vida que tiene síndrome de Down y el Padre Mike Schmitz, el presentador del popular podcast “La Biblia en un año”.
Hay una razón por la que estamos aquí. Y las razones tienen principios. La Iglesia presentó al mundo hace 2000 años esta verdad de que cada ser humano importa, que cada vida importa… Cada persona aquí importa”, dijo el Padre Schmitz en una entrevista con EWTN Pro-Life Weekly antes de su discurso.
Schmitz, sacerdote de la Diócesis de Duluth, Minnesota, continuó con el mismo tema en su discurso.
Creo que estamos aquí porque el aborto, lo que se ha hecho, nos rompe el corazón. Y conozco a tanta gente aquí, ustedes están parados aquí porque conocen la dignidad de la vida humana. Y tanta gente está entre nosotros porque esta historia es parte de tu historia, porque te encontraste en un punto y un lugar donde parecía que la vida era imposible”, dijo.
Entonces sé que estamos rodeados de hombres y mujeres que eligieron el aborto. Escucha, debes saber que se supone que debes estar aquí. Tú importas, perteneces aquí. No importa cuál sea tu pasado, todavía eres amado. Necesitas saber esto. Todavía eres amado y aún importas”, agregó.
La marcha comenzó alrededor de la 1:30 p.m. (hora local), desde el National Mall hasta la Avenida Constitución, culminando frente a los escalones de la Corte Suprema de los Estados Unidos.
Antes de la marcha, un grupo disperso de personas que llegaron temprano se convirtió gradualmente en una gran multitud de decenas de miles de personas.
Mary St. Hilaire, de 21 años, de Wichita, Kansas, y Kristina Massa, de 22, de Lincoln, Nebraska, asistieron a la marcha con un grupo llamado Justice For All, que capacita a las personas para tener conversaciones “productivas” sobre el derecho a la vida.
Estoy a favor de la vida porque creo que la vida comienza en la concepción, que hay un ser humano individual nuevo y único desde el momento de la concepción. Y creo que matar a ese ser humano es una grave injusticia, que son iguales a ti y a mí, y que merecen el mismo derecho a la vida. Y también creo que el aborto daña a las mujeres, y las mujeres merecen algo mejor”, dijo St. Hilaire a CNA, agencia en inglés del Grupo ACI.
Mary St. Hilaire, de Wichita, Kansas (izquierda), y Kristina Massa, de 22 años, de Lincoln, Nebraska, en la Marcha por la Vida en Washington, DC, el 21 de enero de 2022. Katie Yoder/CNA
El Arzobispo de Baltimore y presidente del Comité de Actividades Provida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, Monseñor William Lori, dijo que el movimiento provida no puede darse el lujo de volverse “complaciente”, independientemente del resultado del caso Dobbs.
La oposición de la Iglesia Católica al aborto es una respuesta de amor tanto a las madres como a sus hijos en el vientre materno. La enseñanza de la Iglesia proclama un mensaje de vida, recordándonos que cada vida es un don sagrado de Dios desde el momento de la concepción hasta la muerte natural”, dijo Monseñor Lori en un comunicado.
No podemos construir una sociedad verdaderamente justa y permanecer satisfechos ante el impacto masivo de Roe vs. Wade, que se ha cobrado más de 60 millones de vidas desde 1973. Oremos, ayunemos y trabajemos por el día en que el don de cada ser humano la vida está protegida en la ley y acogida en el amor”, añadió.
Fuente: ACI Prensa.

Puntuación: 5 / Votos: 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *