Solemnidad de Cristo Rey

[Visto: 640 veces]

Evangelio según San Juan 18,33b-37.
Pilato volvió a entrar en el pretorio, llamó a Jesús y le preguntó: “¿Eres tú el rey de los judíos?“.
Jesús le respondió: “¿Dices esto por ti mismo u otros te lo han dicho de mí?“.
Pilato replicó: “¿Acaso yo soy judío? Tus compatriotas y los sumos sacerdotes te han puesto en mis manos. ¿Qué es lo que has hecho?“.
Jesús respondió: “Mi realeza no es de este mundo. Si mi realeza fuera de este mundo, los que están a mi servicio habrían combatido para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi realeza no es de aquí“.
Pilato le dijo: “¿Entonces tú eres rey?“. Jesús respondió: “Tú lo dices: yo soy rey. Para esto he nacido y he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. El que es de la verdad, escucha mi voz“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Recuerdo, cuando era niño creciendo en Canadá, mapas mundiales en nuestras aulas. Los países del Imperio Británico estaban normalmente en rosa, y ocuparon bastante del mapa. Desde entonces, muchos de estos países son ahora independientes de Gran Bretaña, pero todavía disfrutan de algún tipo de relación -diplomática, social y económica- en la Mancomunidad.
Pensé en esto, cuando en el evangelio de hoy, Jesús dice: “El mío no es un reino de este mundo” (Juan 18:33-37). Si su reino no es de este mundo, ¿qué clase de rey es? Su reino no es identificable en un mapa, no es un reino territorial, pero es uno de la mente, el corazón y el espíritu. Es uno de una relación personal con Jesús como Cristo Rey.
La fiesta de Cristo Rey nos da la oportunidad de reflexionar sobre nuestra relación con Jesús como Rey. A diferencia de la realeza que asociamos con coronas y palacios, Jesús es un Rey con quien tenemos una relación personal, estamos en constante comunicación, y sabemos que somos amados enormemente por lo que somos.
Jesús nos dice que ha llegado a “dar testimonio de la verdad“, y que sus “sujetos” son aquellos “que están del lado de la verdad“, mientras “escuchan su voz“. Como Dios hecho hombre, Jesús vino a dar la plenitud de la revelación. Como siempre fiel a su misión, que le dio el Padre, compartió la verdad acerca de Dios, y acerca de quiénes somos. Esta verdad no siempre fue bien recibida entonces, y lo mismo ocurre hoy en día. La verdad de Dios no puede evitar llamarnos a un cambio en nuestra actitud y forma de vida. No puede evitar provocar una conversión dentro de nosotros. Porque es la verdad de Dios y no la verdad nuestra, significa escuchar y aceptar una visión diferente de la vida y el amor, de los valores y virtudes, de los acontecimientos y ocurrencias. Ver a la gente y las cosas como Dios las ve puede “costarnos“. Esta “escucha” de la que Jesús habla produce una nueva vida en nosotros, llamándonos de nosotros mismos y de lo que es conveniente, o lógico, o “simplemente” humano, a algo que es eterno y divino. Jesús dice que esto nos identifica como pertenecientes a su Reino.
En nuestra primera lectura del libro del Profeta Daniel (7:13-14) su visión revela la majestuosidad y gloria de Dios revelada en “uno como el hijo del hombre“. Jesús es ese “hijo del hombre“. Él es el cumplimiento de esta profecía y visión. Suyo es esta “soberanía, gloria y reinado… que nunca pasará“. Él es el rey para todos los tiempos, y en todas partes. Su reino no conoce restricciones de tiempo o lugar.
En la segunda lectura del libro del Apocalipsis (1:5-8) Jesús es proclamado nuestro rey. Su eternidad se proclama en “el Alfa y la Omega“. Su reinado ha llegado a nosotros a través de su sacrificio en la cruz, “lavando nuestros pecados con su sangre“. Pero, sobre todo, para mí, es escuchar que “él nos ama“. Un rey o una reina puede “amar” a sus súbditos, preocuparse por ellos y actuar a su favor. Pero esto es “amor“, que significa un conocimiento personal y amor de nosotros. Él ha compartido nuestra naturaleza humana, y a través de nuestro Bautismo hemos estado unidos a él, el Padre y el Espíritu Santo de una manera única y personal. No somos “uno de millones” en el sentido de que no somos importantes y sin nombre, sino que su amor es tan abarca todo que él “nos ama” de una manera personal. Le pertenecemos.
La fiesta no es sólo una celebración de que Jesús es nuestro Rey, sino una celebración de lo que somos como sus “sujetos“. Celebramos esa relación expresada por las lecturas de la liturgia de hoy. ¡Somos de él! Esto significa, en primer lugar, que respetamos y rendimos homenaje al Rey al seguir “escuchando su voz” y buscando la verdad. ¡Eso es trabajo! Nuestra conversión a la verdad de Cristo es un proceso continuo, y debemos continuar abriendo nuestra mente, corazón y espíritus a esta verdad. No somos sujetos que ondean banderas, sino aquellos que están constantemente conscientes de su presencia con nosotros. No está muy lejos en un castillo, sentado en un trono y llevando una corona. Él está íntimamente presente para nosotros, si estamos abiertos a él. Mientras seguimos fielmente a Jesús, cada vez más nos convertimos en nuestro Rey en virtud y comportamiento. Así, reflejamos nuestra naturaleza “real” que se proclama en nuestro Bautismo, cuando fuimos ungidos con Crisma como sacerdote, profeta y rey, compartiendo la realeza de Cristo.
Esto significa que tenemos una dignidad que se revela en nuestro diario vivir, o “debería” revelarse en nuestra vida cotidiana. Esta fiesta nos llama a asumir esa dignidad de una manera renovada, y a construir el Reino. Nuestro ejemplo tiene influencia, y damos testimonio de Cristo Rey cuando mostramos los valores y virtudes del Reino. Así es como construimos el Reino, y el reino de Cristo se extiende a otros.
Hoy, mientras celebramos la fiesta de Cristo Rey, renovemos nuestro deseo de “aclamarlo” como nuestro Rey por vidas sagradas de amor y servicio, de compasión y buena administración.

Puntuación: 5 / Votos: 32

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *