Jesucristo es el Señor

[Visto: 359 veces]

Evangelio según San Mateo 21,28-32.
Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
“¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos y, dirigiéndose al primero, le dijo: ‘Hijo, quiero que hoy vayas a trabajar a mi viña’.
El respondió: ‘No quiero’. Pero después se arrepintió y fue.
Dirigiéndose al segundo, le dijo lo mismo y este le respondió: ‘Voy, Señor’, pero no fue.
¿Cuál de los dos cumplió la voluntad de su padre?”. “El primero”, le respondieron. Jesús les dijo: “Les aseguro que los publicanos y las prostitutas llegan antes que ustedes al Reino de Dios.
En efecto, Juan vino a ustedes por el camino de la justicia y no creyeron en él; en cambio, los publicanos y las prostitutas creyeron en él. Pero ustedes, ni siquiera al ver este ejemplo, se han arrepentido ni han creído en él”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

A mediados del siglo IV, Agustín nació en Cartago, en el norte de África. Su madre era una devota católica, a quien hoy conocemos como Santa Mónica. Agustín no estaba interesado en la fe de su madre, y a medida que crecía vivió una vida desordenada y pecaminosa. En sus veinte años se trasladó a Milán, Italia, donde estudió filosofía y se convirtió en profesor. A medida que pasó el tiempo, se volvió cada vez más insatisfecho con su vida. La ‘emoción’ se fue de su vida salvaje. De repente, se sintió atraído por el cristianismo. Él leyó sobre San Antonio del Desierto, un monje temprano que vivió una vida santa y solitaria, lo que le hizo reconsiderar su vida y dirección. Se dirigió a Dios en su tiempo de necesidad, y experimentó la presencia y la gracia de Dios. Inmediatamente comenzó a prepararse para su bautismo. Más tarde se convirtió en sacerdote y obispo de Hipona (en la actualidad Argelia). Su conversión se convirtió en la piedra angular de su vida, y su libro “Confesiones”, testimonio sobresaliente de su nueva vida en Cristo.*
El evangelio de hoy (Mateo 21:28-32) nos habla sobre la conversión, sobre el cambio de corazón. La dramática historia de los dos hermanos nos llama a reflexionar sobre nuestra propia vida con Cristo, y cómo fielmente le seguimos.
Este evangelio viene después de la entrada triunfante a Jerusalén, mientras las tensiones están aumentando entre Jesús y los funcionarios del templo. Su sufrimiento y muerte se aproximan rápidamente. Hay una urgencia que Jesús completa la enseñanza de sus discípulos. Una de las interpretaciones tradicionales de este evangelio es que Jesús está hablando con los principales sacerdotes y ancianos sobre ¡sí mismos! Son esos hijos ‘buenos’ que dijeron que harían la voluntad de su padre, pero luego no lo hicieron. Mientras que, como se refleja en la respuesta de tantos al ministerio de Jesús, los pecadores públicos -recaudadores de impuestos y prostitutas- eran como el hijo ′malo’ que no hizo la voluntad del padre, pero luego lo reconsideraron. Por la gracia de Dios que vino a ellos por la predicación y la enseñanza de Jesús, y se hizo fiel a su voluntad. Ellos compartieron esa experiencia de conversión de San Agustín. Dejaron una forma de vida atrás para abrazar una nueva vida en unión con Dios. Encontraron a Jesús!
En la primera lectura del Profeta Ezequiel (18:25-28) Dios vuelve a hablar (como la semana pasada) sobre los caminos de Dios y nuestros caminos no son los mismos. Él habla del ′justo alejarse de la virtud para cometer iniquidad’, y así elegir la muerte espiritual. Sin embargo, aplaude al que ′′se desvía de su maldad… Él preservará su vida. … Él no morirá”. Dios continuamente nos llama a alejarnos del pecado y abrazar la virtud. Él envió a los profetas para llamar al pueblo de Dios a él, y volver al pacto. Mediante la muerte y la resurrección de Jesús compartimos el nuevo pacto, y también estamos llamados a la conversión y a la vida de gracia.
Entonces, ¿qué tienen que ver estas lecturas con nosotros hoy?
El proceso de conversión para cada uno de nosotros es continuo, y único para cada uno de nosotros. Uno de los elementos primarios en este proceso de conversión es que reconocemos que hay algo más grande para nosotros, algo mejor, algo que refleja la obra de Dios en nosotros. Eso fue tan presente para San Agustín. En su insatisfacción personal sabía que había más en la vida que lo que estaba experimentando y que estaba haciendo. No sabía, al principio, cómo se vería eso, pero afortunadamente tuvo gente de fe a su alrededor para darle un ejemplo de una fe que les llevó a la satisfacción, la felicidad y la realización. Podemos relacionarnos con eso. Podemos identificar en nuestras propias vidas – aquí y ahora – que Dios nos está llamando a algo mayor, algo mejor, algo más santo, algo que nos traerá esa satisfacción, felicidad y cumplimiento que buscamos.
Por ejemplo, podemos haber experimentado una conversión, o estar en medio de una ahora mismo. Puede involucrar a alguien significativo para nosotros: tal vez un padre, un cónyuge, un hijo, un hermano, un compañero de trabajo, compañero de clase o amigo. Nos sentimos incómodos como son las cosas. Sabemos cómo solíamos sentirnos y cómo nos gustaría sentirnos. Para muchos de nosotros, recurriríamos a Dios y pediríamos ayuda: para sabiduría, para gracia, para perdón, para comprensión. Recuerdo haber dicho, en ocasiones, a la gente en esta situación, ′′Cómo te sientes acerca de esta relación rota o conflictiva?” Normalmente dicen: ′′Me siento mal, infeliz, triste, perplejo”, a lo que digo: ′′¡Eso es bueno! Porque si dijiste, ‘no me importa’, sería una señal de que cualquier perdón o reconciliación todavía están muy lejos.”
Durante algunos años, en Canadá y en Bolivia, tuve contacto con Alcohólicos Anónimos, especialmente acompañando a las personas en su quinto paso: admitiendo a otra persona todo lo que habían hecho bajo la influencia del alcohol. Qué poderosas experiencias de conversión he experimentado en estos hombres y mujeres. Sabían con certeza que había una vida mejor para ellos, que sus seres queridos merecían algo mejor, y que merecían algo mejor. Con gran dificultad abrazaron esa nueva vida y dieron la espalda a actitudes, actividades, e incluso amistades destructivas y dañinas.
Ejemplos como ese, como el de San Patricio Augustine, deberíamos animarnos a decirnos a nosotros mismos, al Señor, y a otros que trabajaremos en el viñedo del Señor, que haremos la voluntad del Padre. Presenciemos unos a otros que somos fieles a Dios, y que hemos “cambiado de opinión y creído en él”.
* Esta historia introductoria está tomada de Illustrated Sunday Homilies, Año A, Series II, por Mark Link SJ. Tabor Publishing, Allen Texas. Página 105.

Santos Cosme y Damián, mártires

San Cosme y san Damián, mártires, que, según la tradición, ejercieron la medicina en Cyro, ciudad de Augusta Eufratense, sin pedir nunca recompensa y sanando a muchos con sus servicios gratuitos.
(c. 300). San Gregorio de Tours, en su libro De gloria martyrium, escribe: “Los dos hermanos gemelos Cosme y Damián, médicos de profesión, después que se hicieron cristianos, espantaban las enfermedades por el solo mérito de sus virtudes y la intervención de sus oraciones… Coronados tras diversos martirios, se juntaron en el cielo y hacen a favor de sus compatriotas numerosos milagros. Porque, si algún enfermo acude lleno de fe a orar sobre su tumba, al momento obtiene curación. Muchos refieren también que estos Santos se aparecen en sueños a los enfermos indicándoles lo que deben hacer, y luego que lo ejecutan, se encuentran curados. Sobre esto yo he oído referir muchas cosas que sería demasiado largo de contar, estimando que con lo dicho es suficiente”.
A pesar de las referencias del martirologio y el breviario, parece más seguro que ambos hermanos fueron martirizados y están enterrados en Cyro, ciudad de Siria no lejos de Alepo. Teodoreto, que fue obispo de Cyro en el siglo V, hace alusión a la suntuosa basílica que ambos Santos poseían allí.
Desde la primera mitad del siglo V existían dos iglesias en honor suyo en Constantinopla, habiéndoles sido dedicadas otras dos en tiempos de Justiniano. También este emperador les edificó otra en Panfilia. En Capadocia, en Matalasca, San Sabas († 531) transformó en basílica de San Cosme y San Damián la casa de sus padres. En Jerusalén y en Mesopotamia tuvieron igualmente templos. En Edesa eran patronos de un hospital levantado en 457, y se decía que los dos Santos estaban enterrados en dos iglesias diferentes de esta ciudad monacal.
En Egipto, el calendario de Oxyrhyrico del 535 anota que San Cosme posee templo propio. La devoción copta a ambos Santos siempre fue muy ferviente. En San Jorge de Tesalónica aparecen en un mosaico con el calificativo de mártires y médicos. En Bizona, en Escitia, se halla también una iglesia que les levantara el diácono Estéfano. Pero tal vez el más célebre de los santuarios orientales era el de Egea, en Cilicia, donde nació la leyenda llamada “árabe”, relatada en dos pasiones, y es la que recogen nuestros actuales libros litúrgicos.
Estos Santos, que a lo largo del siglo V y VI habían conquistado el Oriente, penetraron también triunfalmente en Occidente. Ya hemos referido el testimonio de San Gregorio de Tours. Tenemos testimonios de su culto en Cagliari (Cerdeña), promovido por San Fulgencio, fugitivo de los bárbaros. En Rávena hay mosaicos suyos del siglo VI y VII. El oracional visigótico de Verona los incluye en el calendario de santos que festejaba la Iglesia de España.
Mas donde gozaron de una popularidad excepcional fue en la propia Roma, llegando a tener dedicadas más de diez iglesias. El papa Símaco (498-514) les consagró un oratorio en el Esquilino, que posteriormente se convirtió en abadía. San Félix IV, hacía el año 527, transformó para uso eclesiástico dos célebres edificios antiguos, la basílica de Rómulo y el templum sacrum Urbis, con el archivo civil a ellos anejo, situados en la vía Sacra, en el Foro, dedicándoselo a los dos médicos anárgiros.
Tan magnífico desarrollo alcanzó su culto, por influjo sobre todo de los bizantinos, que, además de esta fecha del 27 de septiembre, se les asignó por obra del papa Gregorio II la estación coincidente con el jueves de la tercera semana de Cuaresma, cuando ocurre la fecha exacta de la mitad de este tiempo de penitencia, lo que daba lugar a numerosa asistencia de fieles, que acudían a los celestiales médicos para implorar la salud de alma y cuerpo.
Caso realmente insólito, el texto de la misa cuaresmal se refiere preferentemente a los dichos Santos, que son mencionados en la colecta, secreta y poscomunión, jugándose en los textos litúrgicos con la palabra salus en el introito y ofertorio y estando destinada la lectura evangélica a narrar la curación de la suegra de San Pedro y otras muchas curaciones milagrosas que obró el Señor en Cafarnaúm aquel mismo día, así como la liberación de muchos posesos. Esta escena de compasión era como un reflejo de la que se repetía en Roma, en el santuario de los anárgiros, con los prodigios que realizaban entre los enfermos que se encomendaban a ellos.
Cabría preguntarse: ¿Por qué hoy estos Santos gloriosos no obran las maravillas de las antiguas edades? Tal vez la contestación podría formularse a través de otra pregunta: ¿Por qué hoy no nos encomendamos a ellos con la misma fe, con esa fe que arranca los milagros?. Pero lo que conviene es que no se apague la fe, que la mano del Señor “no se ha contraído”. Y si San Cosme y San Damián continúan siendo patronos de médicos y farmacéuticos, bien podemos seguirles invocando con una oración como ésta, de la antigua liturgia hispana: “¡Oh Dios, nuestro médico y remediador eterno, que hiciste a Cosme y Damián inquebrantables en su fe, invencibles en su heroísmo, para llevar salud por sus heridas a las dolencias humanas haz que por ellos sea curada nuestra enfermedad, y que por ellos también la curación sea sin recaída”.

Madre católica de 7 hijos a la Corte Suprema de Estados Unidos

La nominación de Amy Coney Barrett fue presentada en una conferencia de prensa en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca. Trump afirmó que era un “honor nominar a una de nuestras mentes legales más brillantes y dotadas”.
Además señaló que Amy Coney Barrett es “una mujer de logros incomparables, intelecto imponente, credenciales excelentes y lealtad inquebrantable a la Constitución”, y está “eminentemente calificada” para integrar la Corte Suprema.
Por su parte, la candidata afirmó que se encuentra profundamente honrada por la nominación. Y aseguró: “Prometo cumplir con las responsabilidades de este trabajo con lo mejor de mis habilidades”.
Amy Coney Barrett, de 48 años, está casada y es madre de siete hijos, incluyendo a dos haitianos adoptados. Como comenta CNA, en una entrevista de 2019 en un evento en Washington DC, Barrett dijo que criar hijos es “donde tienes tu mayor impacto en el mundo” y que no podía imaginar nada más grande.
Sus condiciones académicas son notables, pero miembros de la oposición y grandes medios de comunicación la critican por su fe católica.
Durante su audiencia en 2017, la senadora Dianne Feinstein (Demócrata) la cuestionó sobre su fe y valores personales. Le dijo que “cuando lees tus discursos, la conclusión a la que se llega es que el dogma vive fuerte dentro de ti. Y eso es motivo de preocupación“.
Además, Amy Coney Barrett fue cuestionada por integrar la organización laica People of Praise (Gente de Alabanza). Este movimiento se fundó en 1971 como parte de un “gran surgimiento de ministerios laicos y movimientos laicos en la Iglesia Católica”.
Así inspirados, este movimiento tomó la iniciativa de acordar con otras comunidades cristianas vivir en el mutuo respeto de sus confesiones religiosas y participar en la promoción de actividades y valores comunes.
La nominación de Amy Coney Barrett debe obtener el voto del Senado de Estados Unidos. El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo a principios de esta semana que “el Senado votará sobre esta nominación este año”.
Fuente: www.es.churchpop.com

Puntuación: 5 / Votos: 30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *