Investigados

[Visto: 573 veces]

El expresidente Ollanta Humala es acompañado por Jorge Barata y el exministro Jorge Merino (derecha) en las obras de construcción de la hidroeléctrica de Chaglla (Foto: Presidencia de la República).

Caso Gasoducto: Declaración del exministro Jorge Merino compromete a Nadine Heredia

Por Graciela Villasís Rojas– Diario El Comercio.
El exministro de Energía y Minas Jorge Merino Tafur ha dado por primera vez detalles sobre la presunta participación activa que tuvo la ex primera dama Nadine Heredia en la toma de decisiones del gobierno de su esposo Ollanta Humala, las que terminaron beneficiando a Odebrecht en la millonaria licitación del proyecto gasoducto sur peruano. Esta información fue proporcionada en la declaración que brindó el 15 de julio a la fiscalía, a la que El Comercio tuvo acceso.
Merino ha narrado sobre las reuniones que sostuvo con Heredia, el expresidente Humala y el exjefe de Odebrecht en el Perú Jorge Barata, para beneficiar a la constructora brasileña. Antes, él ya había ofrecido cinco testimonios como investigado, imputado y aspirante a colaborador.
El exministro –investigado por los presuntos delitos de organización criminal, asociación ilícita y colusión– declaró a la fiscal Geovana Mori del equipo especial Lava Jato que el 26 de marzo del 2012, meses después de asumir la cartera de Energía y Minas, fue convocado a Palacio de Gobierno por Humala. “Entré al despacho presidencial y para sorpresa mía estaban también el señor Jorge Barata y Nadine Heredia. Humala me dijo que era una reunión para coordinar el acto protocolar de la primera piedra del proyecto Kuntur en Quillabamba, Cusco”, señaló.
Merino recuerda que se percató de que Heredia tenía “una relación de confianza y cordialidad con el señor Jorge Barata”. En esa reunión, según el exministro, Barata explicó que “ya iban a adquirir el 100% de las acciones del proyecto Kuntur; sin embargo, dijo que necesitaba el apoyo del Gobierno para cumplir con el cronograma del proyecto. Lo dijo dirigiéndose a Heredia y Humala”.
Tres días después, el 29 de marzo del 2012, el exministro viajó con el entonces jefe del Estado a Quillabamba, Cusco, donde se realizó el evento protocolar con la presencia de Barata, quien llegó en un vuelo chárter. Merino precisó a la fiscalía que la ex primera dama fue quien le pidió “darle celeridad en los temas del proyecto Kuntur” y por eso solicitó a través de la CAF una evaluación de la ingeniería del proyecto para ver si este era factible. La respuesta que recibió fue que el proyecto era inviable debido a que “el costo de inversión no era US$1.300 millones, como había indicado Kuntur en el 2008, sino US$4.500 millones”.
Durante el segundo gobierno de Alan García, se promulgó una ley para que el Estado pueda invertir en proyectos de gas, y así fue que Kuntur sería cofinanciado con Petro-Perú. Sin embargo, esa regla cambió con el gobierno de Humala.
Merino recuerda que aquel 26 de julio del 2012, antes de ingresar al despacho de Humala, conversó con el exministro Castilla. “Quedamos en decirle al presidente la inconveniencia de que Petro-Perú siga con el proyecto Kuntur”, expresó. Luego de esa exposición, el mandatario se incomodó y les pidió a ambos convocar un concurso público.
El exministro afirmó ante la fiscal: “[Humala] nos pidió a Miguel Castilla y a mí que comuniquemos esta decisión a Jorge Barata, y que se le diga que va a haber un concurso público” y que el proyecto va a seguir adelante. “Salimos de la reunión y el ministro Castilla llamó a su secretaria y le solicitó que convoque a su oficina al señor Barata. Esto fue inmediatamente después de la reunión con el presidente. Entonces fuimos los dos a la oficina del ministro Castilla y llegó el señor Jorge Barata […] yo le expliqué a Barata las cuestiones técnicas por las que no era viable. Barata mostró su incomodidad, guardó silencio y luego se retiró”, manifestó.
El 10 de agosto del 2012, Merino recuerda que viajó con el presidente a Huánuco, a la inauguración del túnel de la hidroeléctrica Chaglla. En ese evento participaron también Marcelo Odebrecht y Barata. “Mientras inspeccionábamos el avance de los trabajos dentro del túnel, el señor Marcelo Odebrecht le manifestó al presidente que el Gobierno había procedido adecuadamente al convocar el concurso. El presidente le dijo: ‘No te preocupes, ustedes van a participar porque vamos a lanzar un concurso público y que ya está la ley del Congreso y se le está dando la celeridad’”, recordó.
Merino reiteró que en más de una ocasión Humala le había expresado su molestia por las postergaciones del concurso a pedido de los postores, hasta que el 24 de febrero del 2013 lo llamó a su despacho para decirle que había decidido prescindir de sus servicios. Eleodoro Mayorga fue quien lo reemplazó en el cargo.
Finalmente, el exministro recordó la última vez que se reunió con Humala, en un departamento de Miraflores, en el 2017. Dijo que fue convocado por el expresidente a través de Cynthia Montes. “El presidente me pregunta ¿por qué había dejado el cargo de ministro? Me sorprendió esa pregunta y yo le contesté: recuerde que usted me pidió la renuncia. Ollanta me dijo que ya no se acordaba, que quería saber. Eso fue en el 2017″, señaló.
Merino también narró que Humala le comentó aquella vez que “tenía entendido que Guillermo Lecarnaque [expresidente del comité pro seguridad energética de Pro Inversión] había renunciado por asuntos personales, a lo que yo le comenté que tenía entendido de que le habían pedido la renuncia por versión del propio Lecarnaque. Esa fue la última conversación que tuve con Ollanta Humala”.
Las visitas de Jorge Barata a Luis Miguel Castilla
El exministro Jorge Merino asegura que el extitular de Economía y Finanzas Luis Miguel Castilla participó en las reuniones con Heredia, Humala y Barata en Palacio de Gobierno y en su despacho ministerial. Para corroborar su versión, Merino entregó al equipo especial un registro de visitas del MEF en el que figura Barata en el despacho de Castilla el 26 de julio del 2012.
El reporte de visitas del MEF registra el ingreso de Barata al despacho de Castilla el 26 de julio del 2012.
En diálogo con El Comercio, Castilla señaló que hubo una reunión con Humala y Merino en Palacio y “dos reuniones con Barata y el ministro Merino para negarle el crédito puente a Kuntur que ya era de propiedad de Odebrecht”. Precisó que la primera fue en el Ministerio de Energía y Minas, en la que pidió el crédito, y en la segunda, que fue en el MEF, se negó esa solicitud.
Castilla ha rechazado en reiteradas ocasiones que haya favorecido a Odebrecht en la licitación del gasoducto sur peruano.
Por su parte, Jefferson Moreno, abogado de Heredia, declaró a El Comercio que no han sido notificados sobre la última declaración que dio el exministro Jorge Tafur a la fiscalía, por lo tanto no pueden pronunciarse sobre su testimonio. “Tenemos audiencia el jueves así que debemos mantener en reserva la información”, expresó.

Olor a gas envuelve a los Humala

Por – Diario Perú21.
Todo estaba conversado. El concurso para la adjudicación del millonario proyecto Gasoducto del Sur, que se concedió en junio de 2014, tenía un ganador desde dos años antes. El presidente Ollanta Humala había dado su palabra a la empresa Odebrecht –más precisamente al exdirectivo Jorge Barata– de otorgarle una de las más ambiciosas obras que pudiera haber visto el país: un sistema de transporte de gas natural de más de mil kilómetros de distancia que se iniciaba en la selva cusqueña y terminaba en las costas de Ilo.
Pero fue la entonces primera dama, Nadine Heredia, empoderada por su esposo, quien se encargó de encaminar la megaobra de más de US$7 mil millones de inversión en favor de la constructora. Ella representaba al mandatario en las reuniones de trabajo.
Esta es la hipótesis que traza la fiscal Geovana Mori, miembro del equipo especial Lava Jato, en su investigación. Y es la historia que presentará este jueves en la audiencia en la que sustentará un nuevo pedido de prisión preventiva para la esposa de Humala y los exministros Luis Miguel Castilla y Eleodoro Mayorga que, según su indagación, se sometieron sin protestar a las indicaciones y órdenes de una persona sin cargo público.
Aunque la medida de prisión preventiva es requerida porque el exministro Jorge Merino contó a la Fiscalía que Heredia lo indujo a cambiar su versión para obstruir el proceso. Es decir, la cónyuge de Humala representa una amenaza para el caso. Merino, actualmente, es aspirante a colaborador eficaz.
Mori imputa a Heredia haber sido una “funcionaria de facto” y seguir las instrucciones del jefe de Estado para beneficiar ilegalmente a Odebrecht con la licitación.
A la expareja presidencial, de esta manera, se le sindica de encabezar una organización criminal. A Humala lo salva de momento el antejuicio; a Heredia nada la protege de un posible retorno a la cárcel.
MILLONARIO APORTE
Según la tesis fiscal, los US$3 millones que Odebrecht aportó a la campaña presidencial de Ollanta Humala, en 2011, le sirvió a la empresa brasileña para exigir una retribución convertida en obra cuando el candidato por el que apostó pasó a ser presidente de la República. Así fue como el Gasoducto del Sur se abrió paso.
Era un multimillonario proyecto que se entrampó desde el gobierno de Alan García porque Kuntur, compañía propiedad de Odebrecht y a cargo de la obra, no tenía los recursos para su ejecución.
Incluso, la firma brasileña propuso que Petroperú participara de la concesión y que asumiera el riesgo económico. Pero la empresa estatal desistió de hacerlo.
El abono a la campaña humalista, bajo esta hipótesis, fue una inversión de Odebrecht. En 2012, según la investigación, ya se había acordado que la primera versión del Gasoducto quedaría sin efecto y Kuntur no sería penalizada por incumplir con el contrato. En ese mismo año se gestó un nuevo concurso.
La fiscal Mori se basa en las declaraciones del colaborador eficaz José Graña, exdirectivo de Graña y Montero, para sustentar esto.
El 27 de junio de 2014, Proinversión, cuyo consejo directivo lo integraban los ministros de Humala, descalificó repentinamente al consorcio que competía con Odebrecht pese a que le había otorgado plazo para subsanar una observación. Este jueves se podría dar por cerrado el círculo.
Ollanta Humala y Nadine Heredia también son sindicados de integrar el Club de la Construcción, una organización criminal de empresas que se repartían obras públicas a cambio de conceder coimas a funcionarios públicos.
La fiscal Mori elevó a la titular del Ministerio Público, Zoraida Ávalos, un informe recomendado se abra investigación a Humala por el Gasoducto.
Humala goza de antejuicio por cinco años (hasta 2021).
La ceremonia de suscripción del contrato de concesión del gasoducto sur peruano a las empresas Odebrecht Latinvest y Enagás se realizó en las instalaciones de Palacio de Gobierno el 23 de julio del 2014 (Foto: Presidencia).

Afirman que Odebrecht pagó por información del gasoducto

Por Graciela Villasís Rojas– Diario El Comercio.
Entre junio y julio, varios testigos e implicados en el Caso Gasoducto se han acercado al despacho de la fiscal Geovana Mori, integrante del equipo especial Lava Jato, para ampliar sus testimonios sobre esta investigación.
El Comercio accedió a la declaración que ofreció el aspirante a colaborador eficaz N° 02-2019 –el pasado 10 de julio–, en la que brindó detalles sobre la participación del abogado Miguel Ángel Ronceros Neciosup desde el estudio Delmar Ugarte, cuando era asesor legal de Pro Inversión, para lograr que, a cambio de dinero, la empresa brasileña Odebrecht se adjudicara el proyecto.
En el último tramo de la licitación del gasoducto solo había dos postores: el consorcio Gasoducto Sur Peruano, formado por Odebrecht Latinvest y Enagás ,y el consorcio Gasoducto Peruano del Sur, formado por GDF Suez, Sempra, Techint y TGI.
“Era claro que Odebrecht tenía una ventaja competitiva sobre otros potenciales competidores, que radicaba en el conocimiento que tenía de la nueva concesión del proyecto gasoducto que se estaba licitando, información sobre los peligros y los problemas medioambientales que podrían encontrar en la etapa de construcción del ducto”, dijo el aspirante a la fiscalía.
Según este testigo, Marco Harasic, gerente financiero de Odebrecht, le pidió a Ronceros que buscara un mecanismo que permitiera “premiar a quien llegara más rápido a la puesta en operación comercial, ya que Odebrecht tenía una ventaja competitiva por la adquisición de Kuntur”.
Dijo que le pidió desarrollar “a través de un único contrato con más de un tramo y tener un acercamiento” a Edgar Ramírez Cadenillas, entonces presidente del comité de Pro Seguridad Energética de Pro Inversión.
El aspirante a colaborador eficaz aseguró que Harasic llamó a Ronceros para informarle “que el consorcio competidor había modificado su porcentaje de participación y que de esta manera se había autodescalificado”. En ese contexto, “Harasic le ofrece a Ronceros pagarle US$300.000 si a Odebrecht se le adjudicaba la licitación”, precisó.
Sin embargo, el comité de selección de Pro Inversión le dio un plazo al competidor de la constructora brasileña para que subsanara el problema, lo que generó molestia en los ejecutivos de Odebrecht.Miguel Ronceros, exasesor legal de Pro Inversión.
El 29 de junio del 2014 por la noche, estaba programada una reunión en Pro Inversión con los asesores del estudio Delmar Ugarte para discutir la decisión final que se tomaría sobre el consorcio integrado por GDF Suez, Sempra, Techint y TGI. En esa cita también participó Miguel Ronceros.
“Previa a esta reunión el señor Alfonso Garcés, integrante del gabinete del ministro de Economía y Finanzas Miguel Castilla […] llamó al señor Miguel Ronceros, no recordando si fue vía telefónica o WhatsApp […] y le indica que es del mismo parecer al informe preliminar sobre la descalificación e indicó que el MEF compartía la misma opinión”, añade el testimonio.
Esta información se complementa con el testimonio que brindó Rodney Carvalho, exdirector ejecutivo del Gasoducto Sur Peruano, al equipo especial Lava Jato, el pasado 10 de marzo en Curitiba, Brasil. Carvalho indicó: “[Harasic] tenía una relación previa con alguien que le brindaba información de Pro Inversión. Yo esta información la pasaba a Jorge Barata. Me pidió que le pagara una parte en efectivo de aproximadamente US$50.000”.
El exejecutivo señaló que el dinero adicional se le entregó a través de cuentas bancarias. “Hubo una conversación entre Barata y Harasic para establecer el pago”, indicó.
Además, dijo al equipo especial que la identidad del ‘codinome’ ‘Magali’ correspondía a Miguel Ronceros. En las planillas del Departamento de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, figura que el seudónimo ‘Magali’ recibió US$450.000 en cuatro armadas entre el 24 de octubre y el 23 de diciembre del 2014. Esos pagos aparecen vinculados al proyecto del gasoducto del sur.
Sobre esta denuncia, el estudio Delmar Ugarte señaló en su momento que había iniciado una investigación interna “muy rigurosa”, como parte de las políticas de ‘compliance’ de la empresa, y que para ello había contratado a la compañía Control Risk. También dijeron que “desconocían” la actuación de Miguel Ronceros, exsocio del estudio.
Este Diario buscó la versión de Ronceros pero no fue posible contactarlo.
Descargos
El exministro Miguel Castilla dijo a El Comercio que “en ningún momento hubo directiva o direccionamiento alguno” para la descalificación del consorcio en su calidad de presidente del consejo directivo de Pro Inversión, ni como ministro de Economía, “dada la envergadura de este proyecto”.
“Cuando le pregunté a uno de mis asesores, Alfonso Garcés, qué es lo que pensaba, él me dijo que creía que el tema de la descalificación tenía mérito, pero eso no significa que su respuesta haya tenido injerencia en la decisión del comité”, señaló.
Licitación
Días antes de la adjudicación de la buena pro del gasoducto, el consorcio Gasoducto Peruano del Sur modificó su porcentaje de participación y se autodescalificó.
El aspirante a colaborador sostuvo que Marco Harasic, gerente financiero de Odebrecht, le ofreció a Miguel Ronceros US$300 mil si Odebrecht se adjudicaba la buena pro.

Fiscal de la Nación tiene abierta pesquisa a Pedro Cateriano

La Primera Fiscalía Anticorrupción de Lima le informó a la fiscal de la Nación que había un expediente sobre la participación de Cateriano en el proceso de compra de equipamiento para el Ejército, y que tenía que ser investigado por Zoraida Ávalos.
Desde entonces, el caso está en el despacho de la Fiscal de la Nación. En Anticorrupción se continúa la pesquisa a los oficiales del Ejército que participaron en la sospechosa adquisición.
EL CASO
En 2015, llegaron al Perú 24 helicópteros rusos modelo MI-17 1SHP comprados desde la Aviación del Ejército con el aval de Humala y Cateriano. Cada nave a un costo de US$22 millones.
El primer cuestionamiento saltó a la luz porque tan solo cuatro años antes se había comprado una versión parecida de este helicóptero y se pagó US$12 millones, US$10 millones menos que con Cateriano. La única variante era la actualización en una parte del sistema del motor.
Solo habían pasado 150 horas de vuelo desde que llegaron al país y 10 helicópteros MI-171SHP presentaron fallas, según fuentes del Ejército.
En enero de 2018, este diario tuvo acceso a un reporte del Ministerio de Defensa que documentaba que 16 helicópteros MI- 17 1SHP se encontraban inoperativos. Estas aeronaves estaban destinadas para la lucha contra el narcoterrorismo en el Vraem.
Cateriano se desempeñó como ministro de Defensa desde julio de 2012 hasta abril de 2015.
En RPP, Cateriano dijo que “esa adquisición ha sido auditada por la Contraloría y no encontró acto ilícito”. El tono conciliador y diplomático con el que se mostró en la puerta del Congreso se le acabó después de la pregunta del periodista Jaime Chincha sobre la investigación por los helicópteros rusos.
BAJADA DE MOTOR
Este diario tuvo acceso a documentos reservados del Ejército que acreditan un proceso de “Adquisición de motor de arranque para helicóptero MI- 17 1SHP”. El 23 de julio de 2018, la Aviación del Ejército otorgó la buena pro a la empresa Aero Systems Group LTD por un monto de 610 mil dólares para que proporcione un motor nuevo para uno de los aparatos rusos.
Esta compra fue aprobada por el teniente coronel Antonio Moyano Cabrera, presidente del comité de selección de la Aviación del Ejército. Además, tuvo todo el aval de Ángel Pajuelo, comandante general de la Aviación del Ejército. En los tiempos del ministro Cateriano, Pajuelo fue integrante del comité para la elaboración del proyecto de inversión pública que permitió la compra de los helicópteros rusos.
Perú21 ha conversado con un ex jefe de la aviación del Ejército y un general piloto que conoció de cerca la compra de los helicópteros, y ambos coincidieron que pagar 610 mil dólares por un motor de arranque es sumamente excesivo. Su costo real sería 250 mil dólares.
¿SIMULADOR?
En agosto de 2016 el ex ministro de Defensa, Mariano González, se presentó en el Congreso para informar sobre la compra de Humala y Cateriano. En un documento advirtió que el contrato establecía que un componente adicional a los helicópteros era la entrega de un simulador integral de vuelo, y aún se encontraba en ejecución.
Perú21 ha sido informado por diversas fuentes que este simulador, para capacitar a nuestros pilotos, hasta ahora no llega a nuestro país. ¿Qué pasó?
Fuente: Diario Perú21.

Puntuación: 5 / Votos: 28

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *