Agua fresca

[Visto: 114 veces]

Evangelio según San Mateo 10,37-42.
El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí.
El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí.
El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará.
El que los recibe a ustedes, me recibe a mí; y el que me recibe, recibe a aquel que me envió.
El que recibe a un profeta por ser profeta, tendrá la recompensa de un profeta; y el que recibe a un justo por ser justo, tendrá la recompensa de un justo.
Les aseguro que cualquiera que dé de beber, aunque sólo sea un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños por ser mi discípulo, no quedará sin recompensa”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

He visitado Polonia en muchas ocasiones, y he visitado el campo de concentración en Auschwitz en tres ocasiones. Es un lugar muy solemne y reflexivo, cuando uno piensa en todo el sufrimiento que ocurrió allí. Victor Frankl, un famoso psiquiatra Judío, escribió sobre sus experiencias en un campo de concentración. Dijo que, en ese encarcelamiento forzado, o bien reaccionaste y viviste como un animal o como un santo. Su experiencia allí le mostró la diferencia que la fe viva de los prisioneros hizo en sus vidas en el campo, ya fueran cortos o largos. En su fe, se dieron cuenta del significado supremo de sus vidas, y mantuvieron su humanidad frente a tal inhumanidad.
Pensé en esto cuando leí el evangelio (Mateo 10: 37-42) de este fin de semana. Jesús nos da el significado último de nuestras vidas, “tomar nuestra cruz y seguirlo”. Al seguir a Jesús, no solo conformaremos nuestras vidas a la vida de Jesucristo, sino que descubriremos la voluntad del Padre. Así como Jesús cargó su cruz, una cruz que condujo a la victoria sobre el pecado y la muerte, estamos llamados a cargar nuestra cruz, compartiendo esa victoria sobre el pecado y la muerte. Por nuestro Bautismo compartimos la vida de Cristo y su victoria es nuestra victoria.
En nuestra Segunda Lectura de la Carta de San Pablo a los Romanos (6: 3-4, 8-11) San Pablo nos dice que compartimos esta vida de Cristo a través de nuestro bautismo. Hemos muerto a una vida antigua para resucitar a una vida nueva en Cristo, una vida de gracia y salvación. Esta ‘muerte’ es dolorosa para nosotros, en nuestra condición humana, porque implica que estamos dejando algo atrás, estamos renunciando a algo. Dejar algo atrás que nos impide avanzar. Renunciar a algo que nos está frenando. Jesús tiene una mejor manera, y cuando lo seguimos, la adoptamos cada vez más, y descubrimos que esta ‘muerte’ a nosotros mismos nos está abriendo a una vida mayor y más rica con Dios y con los demás.
Jesús nos reta hoy a amarlo sobre todo, incluso más que a nuestro padre y a nuestra madre, a nuestro hijo o hija. Él debe ser el número uno en nuestras vidas, y luego, por su gracia, establecemos esas relaciones correctas con los demás. Entonces Jesús nos mostrará lo que significa ser padre o madre, hijo o hija, hermano o hermana y sacerdote o diácono. Si mantenemos nuestros ojos en Jesús y lo seguimos, nuestros compromisos y relaciones en la vida reflejarán su camino. Esa carga de la cruz nos cuesta, porque significa poner a Jesús primero y distanciarnos de las cosas, actividades, actitudes e incluso personas que nos impiden ser discípulos de Jesús. Ser un discípulo no es un trabajo ‘a tiempo parcial’, pero debería ser central en nuestras vidas. No podemos asociar el discipulado con lo que sucede en la Iglesia el fin de semana, o incluso nuestras oraciones diarias o la lectura de las Escrituras, pero todo lo que hacemos. El discipulado ocurre en el aula, y al otro lado del escritorio en el trabajo, y alrededor de la mesa de la cocina. El discipulado ocurre en los momentos mejor planeados y más espontáneos. El discipulado ocurre cuando estamos listos para ello, y cuando la situación lo requiere sin previo aviso. El discipulado ocurre cuando hablamos la verdad, cuando nos acercamos en compasión a alguien y cuando perdonamos a alguien.
Volviendo a mi referencia a Victor Frankl, seguir a Jesús fielmente no promete que seremos inmunes al sufrimiento, nuestro propio sufrimiento o el de aquellos a quienes amamos. No nos protegerá de la decepción y el fracaso. No evitará que nuestros seres queridos se enfermen y mueran. No evitará la tentación o la necesidad de pecar. Estas mismas realidades nos enfrentarán, como a todos, pero la forma en que respondamos a ellas será diferente si somos discípulos de Jesús con una fe viva. La fe, según Victor Frankl, marcó la diferencia entre los que “vivían” en los campos y los que simplemente “existían”. Jesús nos llama a la vida, y para tener esa plenitud de vida necesitamos renovar y refrescar esa vida de fe, y seguir fielmente a Jesús el Señor.
El verano ya está sobre nosotros. Infelizmente, por esta realidad del coronavirus, muchos de nosotros ya tenemos una experiencia (no por nuestro pedido o nuestros planes, o por nuestro gusto) de estar en un ambiente de ‘vacaciones’. En una situación ‘normal, del verano, la vida cambia para muchas personas, especialmente aquellas con niños. El horario diario de la vida experimenta grandes cambios. Si bien nos tomamos unas “vacaciones” de muchas actividades y muchas cosas, no olvidemos nuestro discipulado de Jesús, y no descuidemos ni abandonemos nuestras prácticas religiosas, especialmente la oración y la Eucaristía. Necesitamos estas fuentes de fortaleza para llevar nuestra cruz y seguir a Jesús. Necesitamos la gracia de Dios para crecer y desarrollarse, y vencer y ganar. En lugar de ver más tiempo libre como un tiempo para recrearnos, hagamos que sea un tiempo de ‘recreación’, de profundizar nuestra caminata con Jesús y cargar nuestra cruz. Vamos a recrearnos más y más a imagen de Jesús a través del servicio mutuo y ayudándonos mutuamente a llevar nuestra cruz.
Al igual que en nuestra Primera Lectura del Segundo Libro de los Reyes (4: 8-11, 14-16a) vemos que los fieles son recompensados, contemos con que Dios nos recompense por ponerlo primero, siguiendo a Jesús el Señor, llevando nuestra cruz diariamente y haciendo la voluntad del Padre. Entonces recibiremos nuestra recompensa.

Puntuación: 5 / Votos: 33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *