Jueves Santo 2020

[Visto: 127 veces]

Evangelio según San Juan 13,1-15.
Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin.
Durante la Cena, cuando el demonio ya había inspirado a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarlo,
sabiendo Jesús que el Padre había puesto todo en sus manos y que él había venido de Dios y volvía a Dios,
se levantó de la mesa, se sacó el manto y tomando una toalla se la ató a la cintura.
Luego echó agua en un recipiente y empezó a lavar los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura.
Cuando se acercó a Simón Pedro, este le dijo: “¿Tú, Señor, me vas a lavar los pies a mí?”.
Jesús le respondió: “No puedes comprender ahora lo que estoy haciendo, pero después lo comprenderás”.
“No, le dijo Pedro, ¡tú jamás me lavarás los pies a mí!”. Jesús le respondió: “Si yo no te lavo, no podrás compartir mi suerte”.
“Entonces, Señor, le dijo Simón Pedro, ¡no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza!”.
Jesús le dijo: “El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque está completamente limpio. Ustedes también están limpios, aunque no todos”.
El sabía quién lo iba a entregar, y por eso había dicho: “No todos ustedes están limpios”.
Después de haberles lavado los pies, se puso el manto, volvió a la mesa y les dijo: “¿comprenden lo que acabo de hacer con ustedes?
Ustedes me llaman Maestro y Señor; y tienen razón, porque lo soy.
Si yo, que soy el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Tradicionalmente, una parte importante del día en la vida de una familia es la comida compartida. Hoy, desafortunadamente, parece que la comida diaria juntos se está volviendo cada vez más difícil, y todos tienen horarios y compromisos que hacen que sea difícil encontrar tiempo el uno para el otro. Este es un comentario triste sobre la vida familiar de hoy. Estoy seguro de que todos tenemos recuerdos felices de comidas especiales compartidas con seres queridos, tal vez un banquete de bodas, un cumpleaños o aniversario, una graduación u otro momento significativo en la vida de un individuo y una familia.
En este Jueves Santo celebramos la institución de la Eucaristía, y el Sacerdocio, por Jesucristo.
Esta noche nuestras lecturas de la Sagrada Escritura hablan sobre comidas compartidas. Primero, en el Escrituras Hebreas (Éxodo 12: 1-8, 11-14), escuchamos acerca de la primera comida de la Pascua. Una y otra vez, Moisés había ido a ver a Faraón con el mismo mensaje: “Deja que mi la gente se vaya”, pero el faraón no. Entonces Dios envió una serie de plagas sobre los Egipcios, terminando en la muerte del primogénito. Aquellas casas con la sangre del cordero en la jamba de la puerta se salvaron de esta tragedia. El ángel de la muerte “pasó” por sus casas. Hasta el día de hoy, esta comida, junto con sus oraciones y canciones, hace que ese momento de liberación de las personas elegidas parezca como si fuera hoy.
Jesús tomó dos elementos de esa comida de la Pascua: pan y vino, y los transformó en su Cuerpo y Sangre. San Pablo relata esa Última Cena a los Corintios (1 Corintios 11: 23-26). Ahora Él es el cordero, y es su sangre la fuente de nuestra liberación del poder de la muerte. Por su sangre hemos sido salvados. Jesús no deja dudas, en la institución de la Eucaristía, de que está presente para nosotros. Ese pan se convierte en su cuerpo, y ese vino se convierte en su sangre. Él no dice “Esto representa mi cuerpo” o “Esto es un símbolo de mi sangre”. ¡Es! Es por eso que el Cuerpo de Cristo que no se consume en la celebración en la mesa del Señor se guarda en el tabernáculo, porque continúa siendo el Cuerpo de Cristo.
En nuestra mesa en casa comemos, compartimos y celebramos. Sería muy triste si nuestra comida familiar se redujera a solo comer. Es nuestra oportunidad de compartir: nuestro día, nuestras esperanzas, nuestros logros, nuestros miedos y nuestras decepciones. Es hora de celebrar que nos amamos en nuestra familia, que estamos involucrados en la vida del otro y que estamos comprometidos el uno con el otro. Alrededor de la mesa del Señor, hacemos más que solo comer el Cuerpo y la Sangre de Jesús. Compartimos nuestras oraciones, que reflejan nuestra gratitud y nuestras preocupaciones. Compartimos nuestra fe en la oración y la canción. También celebramos que somos una familia de fe, una comunidad, y que nosotros, como nuestra propia familia, somos importantes el uno para el otro. Nosotros, juntos, formamos el Cuerpo de Cristo. Esta Eucaristía es una importante fuente de gracia para nosotros. Aquí estamos alimentados y nutridos. Aquí es donde nos encontramos con Jesucristo, presente en su cuerpo y sangre.
El fruto de esa vida de Dios que compartimos se hace evidente en el evangelio (Juan 13: 1-5). Esa gracia produce virtud dentro de nosotros. Esa gracia nos mueve hacia el servicio, viviendo a semejanza de Jesús el Salvador. El lavado de los pies es significativo, porque era el trabajo en la casa del criado al pie del peldaño. Ese era el trabajo del chico nuevo, la función desagradable que todos estaban felices de dejar atrás. Pero Jesús eligió ese servicio humilde, casi humillante, para dar a los apóstoles una señal concreta de su amor y entrega de sí mismo. ¡Su escándalo en este acto no sería nada comparado con su confusión y tristeza de lo que ocurriría en las próximas veinticuatro horas! Ese servicio en la cruz superaría en gran medida el lavado de los pies. De hecho, ¡Él vino para servir, no para ser servido! Este ejemplo de Jesús el Señor nos llama al servicio humilde de los demás. A veces puede significar hacer cosas mundanas, o cosas que preferiríamos no hacer, cosas que podemos sentir que están “debajo” de nosotros. Sin embargo, ese es el precio del verdadero servicio, inspirado por Jesús, respondiendo a la necesidad de los demás. Para servir necesitamos una sensibilidad para reconocer la necesidad de los demás. Cuando estamos en contacto con nuestras propias necesidades y reconocemos cómo nuestras necesidades han sido satisfechas, por el Señor y por otros, podemos identificarnos y responder a las necesidades de los demás.
Hoy en la Iglesia hay un desarrollo creciente en la teología de la corresponsabilidad. Nuestro uso sabio y prudente de nuestro tiempo, talentos y tesoros, es una respuesta amorosa y generosa en agradecimiento a Dios por su amor y generosidad hacia nosotros. Todo lo que tenemos y somos nos ha llegado de Dios, y cuando usamos bien nuestro tiempo, talentos y tesoros, estamos haciendo la voluntad de Dios. A veces subestimamos la importancia de nuestra corresponsabilidad. Podemos sentir que no tenemos nada tan importante que compartir, que hay personas mejor preparadas para servir. Jesús nos llama a cada uno de nosotros a servir, a nuestra manera y en nuestro propio lugar. Algunos pueden ser más dotados que otros. Algunos pueden tener más confianza que otros. Algunos pueden tener más habilidades que otros. Pero, cada uno de nosotros tiene algo que dar, de nuestro tiempo, talentos y tesoros. En una familia, cada persona tiene su parte que desempeñar en la construcción de la familia. En una comunidad parroquial, cada persona tiene su parte para jugar en la construcción del pueblo de Dios. Como Jesús sirvió, debemos servir. Recuerde, el lavado de los pies no fue un servicio glorificado u honorable, ¡sino un servicio! A veces podemos sentir que nuestro servicio no es importante y que no se lo perderá. Sin embargo, eso no es cierto, porque Dios quiere trabajar a través de cada uno de nosotros, como mayordomos fieles, para trabajar juntos para nuestra propia santificación y para la resurrección de la sociedad.
Esta noche celebramos la institución de la Eucaristía y la institución del sacerdocio. Apreciamos esta comida sagrada, nuestra comida, compartir y celebrar, y experimentar verdaderamente esa presencia divina del Señor cuando nos acercamos a encontrarlo en su cuerpo y sangre. Que su vida abundante en nosotros nos dé la gracia de servir, como Él sirvió, y de dar nuestras vidas generosamente en su nombre.

Monseñor Barreto debe rectificarse durante reflexión por Semana Santa

Ántero Flores-Araoz cuestiona pedido de Cardenal Barreto de disolver el Sodalicio de Vida Cristiana. “Si las instituciones fueran responsables, habría que disolver entre ellas a la Compañía de Jesús, a la que pertenece el Papa Francisco como el Cardenal Barreto”, asegura.
El expresidente del Congreso, Ántero Flores-Araoz, calificó de desafortunado que el Cardenal Pedro Barreto, haya pedido ante el Vaticano la disolución del Sodalicio de Vida Cristiana, luego que su fundador, Luis Figari, fuera sancionado por la Santa Sede, acusado de cometer abusos sexuales. Asimismo cuestionó las declaraciones brindadas por el prelado en ese sentido.
“Muy desafortunadas fueron las declaraciones del cardenal Pedro Barreto, respecto a la disolución del Sodalicio, y me recordó un conocido refrán que reza: “No tires piedras si tú techo es de cristal”. Con todo respeto al obispo que se expresó en tales términos, estimo que está en un error que, siendo la Semana Santa una buena oportunidad para la reflexión, Dios quiera se rectifique”, refiere.
Flores-Araoz cuestiona lo señalado por el obispo en el sentido de que el Sodalicio de Vida Cristiana debería ser disuelto puesto que algunos miembros de dicha Congregación religiosa han sido investigados y señalados de haber cometido abusos sexuales, sicológicos y emocionales.
OBISPO EQUIVOCADO
“Las razones por las que estimo que el obispo está equivocado son varias. La primera y poderosísima es que, las instituciones no abusan ni delinquen. Y, que en todo caso, lo pueden hacer sus miembros quienes deben responder personalmente por sus acciones. Y de haber culpabilidad, ser sancionados con todo el peso de los cánones religiosos como de los civiles”, apunta.
Flores-Araoz explica que no puede castigarse a toda una Institución por supuestas incorrecciones que puedan cometer algunos de sus integrantes. Estas afirmaciones, por otro lado, desconocen la obra pastoral que realizan por décadas sus miembros, en parroquias, enseñanza en todos sus niveles, acompañamiento en el lecho de enfermedad, en el consuelo a los deudos, solidaridad y apoyo tanto material como espiritual, a las personas olvidadas por la fortuna.
“Soy testigo de lo expuesto dado que pertenezco a la Parroquia de Nuestra Señora de la Reconciliación, desde hace varios lustros, Parroquia que está conducida por sacerdotes, religiosas y religiosos del Sodalicio. Además, algunos de mis nietos han sido bien formados en Colegio relacionado con dicha Congregación”, precisa.
¿LA COMPAÑÍA DE JESÚS?
El letrado y político sostiene que el propio Sodalicio realizó investigación interna e hizo que terceros, de reconocida seriedad hiciesen lo propio, con resultados que acreditan que no estamos frente a una organización de sátrapas y que por lo demás, las incorrecciones de algunos de sus miembros, han sido materia de reparación, aunque no se pueda variar la realidad.
“Si las instituciones fueran responsables por todo lo que hacen sus integrantes, habría que disolver varias Congregaciones, entre ellas la Compañía de Jesús, a la que pertenece el Papa Francisco como el cardenal Barreto. Basta recordar lo sucedido en tres colegios de la Compañía, en Berlín, entre 1970 y 1980, investigados por Úrsula Raue. Igualmente, el escandaloso caso del jesuita Renato Poblete en Chile”, argumenta.
Asimismo, abunda en que la Iglesia, al igual que tiene cosas maravillosas que mostrar, en el otro lado de la moneda, sufre actos absolutamente reprobables, pero ello no significa que deba desaparecer, sino corregir y estar alerta, para que nunca más se produzcan hechos vergonzosos.
EN EL VATICANO
Durante la primera semana de marzo, el Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo Mattasoglio, respaldó el pedido que hizo al Vaticano el Cardenal Pedro Barreto, Arzobispo de Huancayo.
“La orientación que la Iglesia está tomando a nivel mundial es que estas cosas se acaben. Es difícil, pero la línea es clara. En este caso creo que es demasiado lo que ha pasado. Creo que la opinión del Cardenal Barreto es bastante oportuna y es necesario visualizar la forma específica”, opinó el arzobispo de Lima, Carlos Castillo.
Fuente: Diario La Razón.

Puntuación: 5 / Votos: 27

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *