Los cuellos blancos de la prensa

[Visto: 104 veces]

Por Luciano Revoredo– LaAbeja.pe
Hace varias semanas iniciamos una serie de artículos que trataba sobre cómo distintas empresas de comunicaciones operaban sirviendo al Estado para “manejar” las crisis de algunas instituciones públicas pero que, en realidad, lo que hacían era recibir grandes sumas de dinero de todos los peruanos a cambio de lavar la cara y de mentir maquillando la realidad con fines mediáticos para que un cuestionado funcionario o institución salga bien parado ante una gran metida de pata. Tal fue el caso reciente del periodista Augusto Álvarez Rodrich con la empresa OTROSI que no dudó un segundo en prestarle sus “servicios  profesionales” al entonces presidente de OSINERGMIN, Daniel Schmerler, luego de la tragedia sucedida en el distrito de Villa El Salvador.
Como ya mencionamos líneas arriba, a raíz de ese caso tan difundido mediáticamente, en La Abeja iniciamos una serie de crónicas que tienen como objetivo demostrar que OTROSI no es la única empresa que utiliza recursos del Estado para lavar la cara a entidades públicas sino que, más bien, este sería un modo de operar de un grupo de compañías del rubro que, muchas veces, incluso trabajarían en red. Y para cumplir con dicho objetivo tomamos como ejemplo a la empresa CHISAC (Chirinos & Salinas Asociados S.A.C).
Evidentemente, debido a la coyuntura global vinculada al Coronavirus tuvimos que suspender la publicación de la serie. Sin embargo, ya que esta cuarentena se puede extender varias semanas más y las personas ya están volviendo, en lo posible, a la “normalidad” informativa, creemos que es oportuno continuar con este trabajo. Porque así como la pandemia avanza, la corrupción desafortunamente tampoco se detiene. Además, habría que ser muy ingenuo para pensar que luego de superada la crisis de salud, este tipo de empresas de comunicaciones van a quebrar. Al contrario. Cabe sospechar que serán estas unas de las que buscarán beneficiarse con la situación. Sobre todo cuando comiencen a saltar algunas irregularidades vinculadas al manejo de la pandemia. Pero volvamos al tema que nos compete.
CHISAC y sus más recientes vínculos con el poder
El lunes 6 de diciembre del 2010 el IDL  (sí, así como lo leen) publicó el artículo titulado “¿Monogamia o bigamia?” (https://idl-reporteros.pe/%C2%BFmonogamia-o-bigamia). Pareciera que hace 10 años los socios de CHISAC no pertenecían, como ahora, a la argolla del IDL. Basta indagar un poco en cómo, por ejemplo, Pedro Salinas Chacaltana usa su red de contactos mediáticos para sacar adelante su agenda personal y rápidamente nos damos cuenta de que durante los últimos años  ha ocupado algún espacio privilegiado dentro del paraguas del IDL. Pero en el 2010 la conocida ONG no dudó en vincular a Freddy Chirinos con el fujimorista Alfonso Bustamante (1992-1993) y con la Ministra Liliana Canale (1993-1996). También afirmó que existía una relación con Mercedes Araoz así como con PPK. Esta relación con Kuczynsky se mantuvo a través de los años porque una vez que fue elegido Presidente, salió a la luz que su asesor de comunicaciones era precisamente Chirinos. (https://elcomercio.pe/politica/elecciones/circulo-confianza-ppk-consejeros-economista-395917).
Obviamente, este trabajito no fue realizado por poca cosa. Si bien en el artículo del IDL, Freddy Chirinos dice que lo hacía “por amistad”, basta mirar lo que muestra la página de Transparencia para darnos cuenta de que si fue así, no duró mucho: casi medio millón de soles durante el breve gobierno de PPK. Y más de un millón de soles en total desde el 2004. ¡Así quién no quiere amigos! Cabe resaltar que gracias a diversas investigaciones que presentamos en este portal hace un par de años, CHISAC dejó, de un momento a otro, de licitar con el Estado. Por lo menos de manera formal.
Este tipo de vínculos con el poder le abrió muchas puertas a CHISAC. Como veremos más adelante, PPK y Meche Araoz son una especie de semilla comparado a lo que vino después. Por ahí se habla de Susana de la Puente, por ejemplo, cuyo rol en la campaña de PPK y en la recepción del dinero de Odebrecht aún pasa desapercibido. Tema relevante si consideramos que hay más de una persona presa por menos que eso. Sin embargo, ningún medio guaripolero toca el tema. ¿Tendrá algo que ver la argolla de amigos en esto?
Hay muchas preguntas sin responder. Pero no por eso hay que que dejar de hacerlas o cesar de esperar a que algún periodista de buena fe quiera utilizar su poder mediático para poner el tema en “agenda”. Mientras tanto, nosotros aportaremos desde nuestra trinchera. Cabe resaltar que en esta serie de artículos no vamos a presentar todos los negocios de CHISAC ni de otras compañías similares. No tenemos cómo confirmar sus movimientos en el ámbito privado. Ni podemos indagar mucho en esos “favores” entre amigos que pueden pasar por un canal más informal. Como los que le hiciera Pedro Salinas al prófugo de la justicia Alan Azizolahoff, uno de los responsables de la muerte de 29 jóvenes en el incendio de la discoteca Utopía, como veremos más adelante. Nosotros nos centraremos en aquellos servicios que sí podemos confirmar con total seguridad y que tienen que ver con los que realizaron con el Estado Peruano por más de un millón de soles. Al mismo estilo OTROSÍ. Estén atentos.

Puntuación: 5 / Votos: 14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *