Quinto Domingo de Cuaresma 2020

[Visto: 183 veces]

Evangelio según San Juan 11,1-45.
Había un hombre enfermo, Lázaro de Betania, del pueblo de María y de su hermana Marta.
María era la misma que derramó perfume sobre el Señor y le secó los pies con sus cabellos. Su hermano Lázaro era el que estaba enfermo.
Las hermanas enviaron a decir a Jesús: “Señor, el que tú amas, está enfermo”.
Al oír esto, Jesús dijo: “Esta enfermedad no es mortal; es para gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella”.
Jesús quería mucho a Marta, a su hermana y a Lázaro.
Sin embargo, cuando oyó que este se encontraba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba.
Después dijo a sus discípulos: “Volvamos a Judea”.
Los discípulos le dijeron: “Maestro, hace poco los judíos querían apedrearte, ¿quieres volver allá?”.
Jesús les respondió: “¿Acaso no son doce las horas del día? El que camina de día no tropieza, porque ve la luz de este mundo; en cambio, el que camina de noche tropieza, porque la luz no está en él”.
Después agregó: “Nuestro amigo Lázaro duerme, pero yo voy a despertarlo”.
Sus discípulos le dijeron: “Señor, si duerme, se curará”.
Ellos pensaban que hablaba del sueño, pero Jesús se refería a la muerte.
Entonces les dijo abiertamente: “Lázaro ha muerto, y me alegro por ustedes de no haber estado allí, a fin de que crean. Vayamos a verlo”.
Tomás, llamado el Mellizo, dijo a los otros discípulos: “Vayamos también nosotros a morir con él”.
Cuando Jesús llegó, se encontró con que Lázaro estaba sepultado desde hacía cuatro días.
Betania distaba de Jerusalén sólo unos tres kilómetros.
Muchos judíos habían ido a consolar a Marta y a María, por la muerte de su hermano.
Al enterarse de que Jesús llegaba, Marta salió a su encuentro, mientras María permanecía en la casa.
Marta dijo a Jesús: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.
Pero yo sé que aun ahora, Dios te concederá todo lo que le pidas”.
Jesús le dijo: “Tu hermano resucitará”.
Marta le respondió: “Sé que resucitará en la resurrección del último día”.
Jesús le dijo: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?”.
Ella le respondió: “Sí, Señor, creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que debía venir al mundo”.
Después fue a llamar a María, su hermana, y le dijo en voz baja: “El Maestro está aquí y te llama”.
Al oír esto, ella se levantó rápidamente y fue a su encuentro.
Jesús no había llegado todavía al pueblo, sino que estaba en el mismo sitio donde Marta lo había encontrado.
Los judíos que estaban en la casa consolando a María, al ver que esta se levantaba de repente y salía, la siguieron, pensando que iba al sepulcro para llorar allí.
María llegó a donde estaba Jesús y, al verlo, se postró a sus pies y le dijo: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto”.
Jesús, al verla llorar a ella, y también a los judíos que la acompañaban, conmovido y turbado, preguntó: “¿Dónde lo pusieron?”. Le respondieron: “Ven, Señor, y lo verás”.
Y Jesús lloró.
Los judíos dijeron: “¡Cómo lo amaba!”.
Pero algunos decían: “Este que abrió los ojos del ciego de nacimiento, ¿no podría impedir que Lázaro muriera?”.
Jesús, conmoviéndose nuevamente, llegó al sepulcro, que era una cueva con una piedra encima, y dijo: “Quiten la piedra”. Marta, la hermana del difunto, le respondió: “Señor, huele mal; ya hace cuatro días que está muerto”.
Jesús le dijo: “¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?”.
Entonces quitaron la piedra, y Jesús, levantando los ojos al cielo, dijo: “Padre, te doy gracias porque me oíste.
Yo sé que siempre me oyes, pero lo he dicho por esta gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado”.
Después de decir esto, gritó con voz fuerte: “¡Lázaro, ven afuera!”.
El muerto salió con los pies y las manos atados con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: “Desátenlo para que pueda caminar”.
Al ver lo que hizo Jesús, muchos de los judíos que habían ido a casa de María creyeron en él. 

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Una de las realidades de cada familia con un hijo o una hija en el servicio militar, es el miedo de que un día un oficial, o capellán, o comandante llegue a su puerta principal con la triste noticia de la muerte de su hijo en combate. Las películas hicieron famosas la escena de cartas registradas o telegramas que se recibieron aconsejando a las familias que su ser querido luchando lejos de casa había muerto en defensa de la libertad. La respuesta universal de cualquier padre sería la devastación, el profundo dolor por la pérdida de una hija o un hijo antes de su tiempo.
Pensé en esto cuando leí en el evangelio (Juan 11:1-45) las palabras simples, “Y Jesús lloró”. Jesús, como Dios hecho-hombre, sintió la emoción humana de la tristeza y la pérdida a la muerte de su amigo Lázaro. Compartió con Martha y María su dolor por la muerte de su hermano.
Sin embargo, Jesús, como el hombre hecho por Dios, podría hacer algo más que llorar. Tenía el poder de levantar a Lázaro de entre los muertos, que vemos tan dramáticamente en el evangelio. Solo podemos imaginar la alegría y el alivio de Martha y María, y todos sus familiares y amigos en Betania para tenerlo de vuelta entre ellos.
Jesús nos dice que “Yo soy la resurrección y la vida”. Como resucitó de entre los muertos, así los que le siguen fielmente compartirán en su gloriosa resurrección. Sin embargo, para mí, estas palabras no sólo están hablando de su resurrección, sino que él, personalmente, es la fuente de nueva vida para aquellos que le siguen fielmente. Nuestra relación con él, aquí y ahora, será la fuente de esa nueva y resucitada vida. No sólo después de nuestra muerte física experimentaremos esta resurrección, sino aquí y ahora. Cuando Jesús resucitó de entre los muertos lo imposible e improbable sucedió, y Dios tiene el poder de hacer lo imposible y lo improbable en nuestra vida hoy.
En nuestra primera lectura del Libro del Profeta Ezequiel (37:12-14) Dios revela que resucitará a los muertos, que su pueblo vivirá con él eternamente. Ellos compartirán en su Espíritu.
En nuestra segunda lectura de la Carta de San Pablo a los Romanos (8:8-11) San Pablo nos recuerda que somos más que carne y huesos, somos espíritu. Aunque el cuerpo puede morir, nuestro espíritu es eterno, y vive con Dios que levantó a Jesús de entre los muertos. Los que pertenecen a Dios, viven con Dios eternamente.
Cuando pensamos en la resurrección, naturalmente pensamos en Pascua y en la temporada de Pascua. Sin embargo Jesús, como nuestra “resurrección y vida” es una realidad de cada día. Su habilidad para hacer lo imposible y lo improbable no se limita a la Pascua, sino que es nuestra todos los días. Por eso la virtud más asociada a la resurrección de Jesús de entre los muertos es la esperanza. Todos los días deberíamos tener esperanza, creyendo que Dios está con nosotros, y que cuando cooperamos con su gracia podemos hacer lo imposible y lo improbable. Estoy seguro de que todos podemos reflexionar sobre nuestras propias vidas y cómo Dios ha hecho por nosotros lo imposible y lo improbable, sorprendiéndonos con una efusión de gracia y bendición. Tal vez era una situación familiar, o en la escuela o en el trabajo, cuando todo parecía oscuro y sombrío, cuando los temperamentales se hablan palabras hirientes. Tal vez fue cuando un sueño fue destrozado y nuestros planes no se cumplieron. Tal vez fue el dolor de perder a un ser querido. Así como Jesús lloró, también llora con nosotros en esos momentos. Su compasión nos va en nuestros momentos de necesidad. Su gracia es abundante, y al mismo tiempo somos bombardeados por la gracia de su resurrección y nueva vida si recurrimos a Jesús con esperanza. Nuestra esperanza es una señal de nuestra fe en Dios, y un testimonio de nuestra experiencia que en el pasado Dios hizo lo imposible y lo improbable.
Durante nuestro viaje de Cuaresma hemos sido llamados a morir a nosotros mismos para poder levantarnos con Jesús. Mientras respondemos a Dios cada día la vida y la luz de Cristo crece dentro de nosotros. Así nos transformamos, para que cuando celebramos la Pascua seamos una nueva persona, una familia renovada, amigos más unidos y vecinos más amistosos. Esto no sucederá contra nuestra voluntad. Debemos hacerlo, y trabajar para ello. Dios solo puede hacer lo imposible y lo improbable con nuestra ayuda. Todavía quedan dos semanas antes de celebrar la nueva vida de la resurrección. Que sean semanas que sigamos fielmente al Señor Jesús y sigamos muriendo a sí mismo, con el fin de levantarnos con él. A través de la oración, el ayuno y los actos de caridad nos estamos uniendo más estrechamente con Jesús, y moviendo nuestros corazones, mentes y espíritus más cerca de él y su reino.
Jesús llora con nosotros, ya que tiene un corazón compasivo y conoce nuestro sufrimiento humano. Renueva nuestra esperanza de que pueda hacer lo imposible y lo improbable. Sin embargo, mi temor es que si no respondemos a él llorará por nosotros, y la pérdida de nuestra vida espiritual eterna por no conocerlo, amarlo y servirle.

Puntuación: 5 / Votos: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *