Arzobispo en cuarentena

[Visto: 604 veces]

Luis Núñez del Prado, el primer cura con coronavirus en América Latina

El coronavirus no da tregua y tiene a varios países del mundo convulsionados. En América Latina, donde actualmente 12 países han reportado casos, en las últimas horas trascendió la información del primer caso vinculado a un sacerdote, al menos entre los casos que han sido confirmados en los últimos días en los diversos países.
Se trata del padre Luis Núñez del Prado Reynoso, de 47 años, quien actualmente se encuentra internado –en estado delicado- en un área especial del hospital Edgardo Rebagliati (Lima, Perú), según un comunicado difundido por la Diócesis de Lurín, replicado por la Conferencia Episcopal Peruana.
“Aclaramos que el sacerdote en los últimos meses no ha viajado a Europa, por lo tanto no ha sido contagiado allá. Posiblemente se contagió en su labor pastoral”, expresa el comunicado firmado por Carlos Enrique García Camader, obispo de Lima del Sur.
Por estas horas, a través de este comunicado, se piden oraciones por la salud del padre Luis Núñez, quien con esto puede ser reconocido como el primer cura con coronavirus en América Latina.

Perú sacudido por el coronavirus

Desde el Ministerio de Salud de Perú, a casi una semana de la llegada al país, hasta el momento se reportaron unos 22 casos, al tiempo que se han prohibido eventos masivos (más de 300 personas), además de otras medidas de aislamiento. En tanto, también se informó sobre una reunión de coordinación a nivel regional para hacerle frente a esta enfermedad que desde este 11 de marzo ha sido declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de manera oficial como pandemia.
Desde su llegada a América Latina el pasado 26 de febrero, con el primer caso confirmado en Brasil, ya se han reportado cerca de 230 casos en América Latina. A pesar de ello, el continente aún sigue siendo uno de los menos afectados a nivel mundial detrás de África.
Fuente: www.es.aleteia.org

Castillo de naipes

Monseñor Carlos Castillo, arzobispo de Lima, anunció que se ha sometido a cuarentena por 14 días como medida de precaución por el coronavirus luego de haber llegado al Perú de su viaje a Italia.
“Este momento aciago y difícil lo vamos a superar, con la esperanza en nuestro Señor y con la esperanza en la buena voluntad de todas las personas”, indicó.
El arzobispo envió un mensaje anunciando su llegada al país, y que viene respetando las medidas adoptadas por el presidente de la República, Martín Vizcarra.
“Desde la cuarentena me dirijo a ustedes en solidaridad con todos para que juntos nos sometamos a las exigencias de la prevención que se han diseñado para salir en este momento de la adversidad”, comentó.
Monseñor Carlos Castillo hizo notar que se encuentra conforme con las decisiones tomadas por el poder Ejecutivo, con respecto a los eventos masivos.
“Acojo la iniciativa del Consejo de Estado, expresado en las palabras del señor presidente, para que las reuniones masivas no sean mayores de 300 personas, es algo que tenemos que revisar, en especial para el desarrollo de nuestras liturgias”, añadió.
Fuente: Revista Caretas.

QUE PEDRO SALINAS Y MARTÍN SCHEUCH TENGAN LA HOMBRÍA DE RECTIFICARSE

Por Luciano Revoredo– LaAbeja.pe
El Padre Emilio Garreaud se suma a la lista de sacerdotes de la Iglesia Católica que fueron acusados de algún tipo de abuso sexual y que, luego de ser investigados, fueron hallados inocentes. En el ínterin, los “acusados” han vivido, cada uno a su manera, un calvario. Suspendidos de sus actividades pastorales, denostados públicamente, inescrupulosamente señalados y hasta “sentenciados” por la prensa anticlerical sin que el proceso formal hubiese siquiera empezado, estos buenos cristianos dejan un testimonio de resignación cristiana y fidelidad en la difícil situación que les toca vivir luego de ser calumniados.
Podríamos pensar que “justos pagan por pecadores”. Y en un sentido es verdad, pues ante la triste realidad de los casos de sacerdotes que han denigrado su ministerio y han herido a personas concretas y al Cuerpo de la Iglesia se encuentran estos “casos” de personas inocentes que son falsamente acusadas. Los segundos son asimilados sin mas a la culpabilidad de los primeros. Pero, gracias a Dios, por lo menos para algunos, la verdad finalmente sale a la luz.
Tenemos que pensar que detrás de cada “caso” hay una persona. Y así como es justo que el culpable reciba la pena que le corresponde y el daño que ha ocasionado sea resarcido, también es justo que a una persona falsamente acusada se le restituya el buen nombre y eso sea conocido. En ese sentido, el arzobispo de San José de Costa Rica, lugar donde se dio la acusación al padre Garreaud y donde se le abrió una investigación según manda la legislación canónica, dio a conocer que la denuncia ha sido desestimada decretando su archivo. Asimismo, ha pedido que se tomen las medidas necesarias para restituir la buena fama del Padre Garreaud, afectada por la propagación de la noticia.
Como el Padre Garreaud es miembro del Sodalicio de Vida Cristiana, lo que normalmente sería un caso ajeno a nuestra realidad fue puesto en vitrina por los abanderados de la lucha anticlerical en nuestro medio.
Ni bien se supo de la acusación, que francamente no tenía ni pies ni cabeza, Pedro Salinas Chacaltana se apresuró a escribir un Tweet donde se preguntaba: “¿Cuántos Garreaud más tienen que aparecer para inferir que, una institución en la que imperó una cultura de abuso durante cuatro décadas, no es reformable y debe ser disuelta?”.
Cinco meses después le devolvemos la pregunta a Salinas: Ahora que ha sido absuelto Garreaud, ¿qué podemos inferir? No contento con el Tweet, Salinas escribió un artículo en La República titulado ¿Otro abusador en el Sodalicio? Hay que reconocer que se cuidó en el lenguaje y aprendió la lección. Y es que nadie quisiera arrastrar por la historia dos condenas por difamación, ¿no? Con una basta y sobra. Correcto en el lenguaje, no pudo evitar el deslizamiento en sus argumentos casi dando por hecho que Garreud era culpable. Al fin y al cabo, es “conspicuo miembro” de la denominada ‘generación fundacional’. Y para Salinas, parece, no podría ser de otra manera: “El caso de Emilio Garreaud no es el primero, y hay que añadir que tampoco fue identificado por la comisión de asesores extranjeros”. Ahora sabemos que no lo identificaron porque no había nada que identificar, ¿no?
Otro que no dejó pasar la ocasión, en sintonía temporal y temática con Salinas, fue el excéntrico y verborrágico Martín Scheuch. Cuándo no. En un extenso post de su Blog, nos cuenta su versión de la historia de Garreaud y dice que hasta le da pena pues tenía buen corazón, era sincero y bien intencionado. Pero, y ahí nos regala con un agudo análisis, “su lealtad al Sodalicio podría haber corrompido sus buenas entrañas y haberlo llevado a cometer actos inmorales”. Encontramos también en el caso de Scheuch la misma técnica de deslizamiento. Habla en condicionales pero su argumentación lleva a validar la veracidad de la acusación. Bueno, pues, resulta que no es verdad. ¿Qué tiene ahora que decir?
Hace unos años, ante una falsa acusación a un sacerdote en Estados Unidos, nada menos que la poderosa Red de Sobrevivientes por abuso sexual de sacerdotes tuvo que pedir disculpas y reconocer que “que acusaciones falsas de abusos sexuales de sacerdotes sí ocurren”. Esperemos que los locales tengan la misma hombría y reconocer que se equivocaron. O quizá Martín Scheuch nos pueda ahora ilustrar con alguna otra amplia cita traducida del alemán pero esta vez sobre los efectos de las falsas acusaciones en las personas y cómo tienen que resarcirse ante ellos los que se apresuraron a echarlos en el montón de los culpables. Y que le haga llegar una copia a su compinche Pedro Salinas.

OTRA PATALETA DE PEDRO SALINAS

Por Luciano Revoredo– LaAbeja.pe
Hace pocos días publiqué en la sección “La columna el director”, un artículo de opinión que trataba sobre el caso del sacerdote Emilio Garreaud. Para los que no han tenido oportunidad de leer la columna, les hago un breve resumen de esta: meses atrás se dio a conocer una denuncia de abuso en contra del padre Garreaud. Dicha denuncia fue realizada en Costa Rica. Hace algunos días, el arzobispo de la diócesis donde se hizo la acusación publicó un comunicado informando que la imputación había sido archivada por falta de pruebas y pedía se restituyera al Padre Emilio Garreaud en todas sus labores pastorales, además, claro está, de hacer todo lo posible para restituir su honra.
En esa línea, comenté que había dos personas -Pedro Salinas y Martín Scheuch- que debían pronunciarse sobre este caso, específicamente en el aspecto de restituir la honra del sacerdote falsamente acusado, ya que ambos escribieron artículos al respecto, sin siquiera haber esperado un tiempo prudente para recibir algún tipo de información relevante sobre la investigación.
Sin embargo, y personalmente no me sorprende, no solo no han mostrado la humildad necesaria para reconocer su error, sino que, sin defraudar a su estilo impulsivo y soberbio, Pedro Salinas despotricó contra otro sacerdote sodálite que tan solo compartió mi artículo en el muro de su Facebook. Hasta ahí, podríamos asumir que fue, algo tan suyo, un berrinche más de Salinas. Pero el problema no quedó ahí. Sino que en esta “pataleta” revela algo que llama mucho la atención para los que seguimos de cerca el caso Sodalicio. Salinas le dice al Padre Marzio Paulo de Souza lo siguiente : “En el muro de un cura sodálite, quien cita a un pasquín impresentable y marginal. Dicho cura supuestamente iba a irse porque estaba escandalizado de la doble vida de sus líderes. Me lo dijo en mi departamento. Un fariseo más. No me sorprende, la verdad”.
No está de más aclarar que lo que nos preocupa no es que nos tilde de ser un “pasquín impresentable y marginal”. Sabemos que nos tiene bien presentes y lee todo lo que publicamos. Además, ya su socia y amiga Paola Ugaz tiene pendiente una querella. No. Eso no nos preocupa. Toda descalificación y/o juicio negativo de mentes perversas e invertidas como la de Salinas, son recibidas como condecoraciones por nosotros.
Lo que realmente nos ha llamado la atención es que Salinas haya revelado tan abierta y libremente una reunión con un sacerdote que, seguramente, se acercó a él para conversar sobre sus preocupaciones personales sobre la comunidad a la que pertenece. Seguramente, el padre de Souza confió en Pedro Salinas. Y no dudamos en que el cura habrá pasado por un proceso de discernimiento personal que lo llevó a continuar en la comunidad religiosa que lo acogió. Lo más probable es que el sacerdote confió en que Salinas cumpliría dos normas éticas básicas que todo aquel que se llama periodista debe cumplir: el secreto de profesión y la protección de las fuentes.
Sin embargo, tal parece que Salinas, que tanto critica las manipulaciones, los “secuestros mentales” y demás figuras que exacerba en cada uno de sus escritos, aplica la misma técnica con aquellos que alguna vez se acercaron a él. ¿Qué está tratando de decir Pedro Salinas? ¿Estará mandando una amenaza a todo aquel que conversó con él en su tan celebrada investigación? ¿Son ahora víctimas de dichos encuentros personales? ¿No pueden siquiera alegrarse de que un sacerdote falsamente acusado haya sido encontrado inocente?
Es una lástima que últimamente Salinas, cuando ve que su castillo de naipes se desmorona por falta de argumentos sólidos y que ya ni sus amigos más cercanos le hacen eco a su obsesión anticlerical, evidencie que él es precisamente lo que critica: un soberbio que sueña con dominar al resto con información, casi-casi, de secreto de confesión. Solo esperamos que todos aquellos que en su momento confiaron en el “desinterés” de Salinas y su supuesto amor a la justicia no se decepcionen cuando a falta de nuevos argumentos, proceda al ataque personal.

HIJO DE CONSULTOR DE ODEBRECHT

El ministro de Educación designó a Rodrigo Aurelio García-Sayán Rivas, hijo de Diego García-Sayán -exministro de Justicia y actual miembro del Consejo Consultivo de la JNJ– como nuevo director ejecutivo del Programa Nacional de Infraestructura Educativa–Pronied, a pesar de que en su anterior cargo no tuvo resultados positivos.
Esta designación fue a través de la resolución ministerial Nº138-2020-MINEDU.
Sin embargo, se debe detallar que Rodrigo García-Sayán viene trabajando en Pronied desde el 2017, año en que ganó de forma extraña un concurso CAS para ocupar el puesto de “especialista en diseño y seguimiento de proyectos del equipo de prefabricados de la unidad gerencial de mobiliario y equipamiento-Pronied”.
En aquella oportunidad, García-Sayán sacó el puntaje más bajo en la evaluación de CV (70), pero en la entrevista personal, logró obtener la más alta puntuación (90).
Con esto superó a personas que le llevaban hasta 11 puntos de diferencia en la primera prueba.

PÉSIMA GESTIÓN

El 19 de marzo de 2019, Rodrigo García-Sayán fue designado como coordinador de Equipo de la Unidad Gerencial de Estudios y Obras del Programa Nacional de Infraestructura Educativa– Pronied. En este puesto, consiguió pésimos resultados, ya que solo se construyeron 13 colegios.
Fuente: Diario EXPRESO.

Puntuación: 5 / Votos: 27

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *