Dar cumplimiento

[Visto: 120 veces]

Evangelio según San Mateo 5,17-37.
Jesús dijo a sus discípulos: «No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.
Les aseguro que no desaparecerá ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice.
El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos.»
Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos.
Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: No matarás, y el que mata, debe ser llevado ante el tribunal.
Pero yo les digo que todo aquel que se irrita contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal. Y todo aquel que lo insulta, merece ser castigado por el Sanedrín. Y el que lo maldice, merece la Gehena de fuego.
Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda.
Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con él, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso.
Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo.
Ustedes han oído que se dijo: No cometerás adulterio.
Pero yo les digo: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.
Si tu ojo derecho es para ti una ocasión de pecado, arráncalo y arrójalo lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena.
Y si tu mano derecha es para ti una ocasión de pecado, córtala y arrójala lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena.
También se dijo: El que se divorcia de su mujer, debe darle una declaración de divorcio.
Pero yo les digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de unión ilegal, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio.
Ustedes han oído también que se dijo a los antepasados: No jurarás falsamente, y cumplirás los juramentos hechos al Señor.
Pero yo les digo que no juren de ningún modo: ni por el cielo, porque es el trono de Dios,
ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la Ciudad del gran Rey.
No jures tampoco por tu cabeza, porque no puedes convertir en blanco o negro uno solo de tus cabellos.
Cuando ustedes digan ‘sí’, que sea sí, y cuando digan ‘no’, que sea no. Todo lo que se dice de más, viene del Maligno.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

A veces en nuestra condición humana podemos estar tentados a tener una actitud minimalista. Puede que veamos esto en el estudiante que piensa: “Qué poco trabajo tengo que hacer para pasar el curso?, o el conductor que piensa: “Qué rápido puedo conducir sin ser atrapado por acelerar?” Esta actitud, lamentablemente, es muy destructiva, porque disminuye nuestras expectativas de nosotros mismos y de los demás, no se ven los mejores resultados, sino los mayores resultados con la menor cantidad de esfuerzo. No hay lugar para sacrificio, ni auto-control, ni integridad en esta actitud. En un contexto religioso, podría manifestarse en la actitud, “¿Hasta dónde puedo llegar sin romper el mandamiento?”
Pensé en esta actitud cuando leo el evangelio de este fin de semana (Mateo 5:17-37). Los tres ejemplos que Jesús da van en la dirección opuesta del rasgo humano que acabo de describir. Utiliza ejemplos de los mandamientos: No matarás, no vas a cometer adulterio, y no darás falso testimonio. Reta a su oyente a ir más allá de hacer lo mínimo, a reconocer lo que comunica una respuesta completa al mandamiento. Esto es un poco aterrador, ya que nos da el mismo desafío, y habla tan dramáticamente de aquellos que rompen los mandamientos. En su sabiduría nos muestra quién es amplio e inclusivo en el cumplimiento del mandamiento realmente. Esto expande nuestra responsabilidad de actuar de acuerdo con la carta y espíritu del mandamiento, y no interpretarla para adaptarse a nuestra necesidad o situación. Las consecuencias de romper el mandamiento son realmente preocupantes en su gravedad: prisión y el Infierno (Gehenna).
En la primera lectura del libro de Sirácides (15:15-20) Dios revela la importancia de guardar los mandamientos. Él deja muy claro que es nuestra elección cómo respondemos -la vida y la muerte, el bien y el mal- pero una vez más, Dios habla fuertemente de las consecuencias de la elección equivocada. Él nos consola en este reto con el hecho de que Dios nos da sabiduría para elegir bien, si realmente nos abrimos a su gracia. Los mandamientos nos ayudan a evitar el pecado.
Nuestra segunda lectura de la primera carta de San Pablo a los Corintios (2:6-10) San Pablo se hace eco del mensaje de la primera lectura sobre la sabiduría de Dios que es nuestra. Él lo llama “misterioso y oculto”, lo que nos lleva a creer que está en manos de Dios, no las nuestras. Lo dará como ve en forma. Una vez más, nuestra respuesta personal a Jesús hace toda la diferencia, estar abiertos a él, ya sea que compartimos en la sabiduría de Dios. Lo que nos espera, en este caso, puede sorprendernos, como las palabras de Pablo (de Isaías 64:3), “Lo que ojo no ha visto, y oído no ha oído, y lo que no ha entrado en el corazón humano, lo que Dios ha preparado Para los que lo aman”. San Pablo nos dice que Dios nos ha revelado esto “a través del Espíritu”.
Como reflexioné sobre el (largo) evangelio, una línea en particular me golpeó: “Si traes tu regalo al altar, y allí recuerda que tu hermano tiene algo en tu contra, deja tu don allí en el altar, ve primero y reconciliate con tu hermano, y luego ven a ofrecer tu regalo”. Esto me hizo pensar en la sensibilidad necesaria para saber lo que Dios está pidiendo de nosotros. Es fácil identificar cuando alguien nos ha ofendido, cuando sentimos el ‘partido lesionado’, pero (en nuestra condición humana) no es tan fácil identificar cuando hemos ofendido a alguien, cuando el otro es el ‘partido herido’. En relación con los mandamientos, creo que esto viene de mirarnos a nosotros mismos, unos a otros, la vida y el mundo con los ojos de Dios. Cuando entendemos la voluntad de Dios, y la intención que con Dios nos creó, nuestros ojos están abiertos a nuevas formas de pensar, sentir, hablar y actuar. Entonces, no hay espacio para el minimalismo, ni tratar de tomar la salida fácil. Ese seguro que no es el camino del Señor Jesús, como se refleja en su vida, sufrimiento, muerte y ¡resurrección! Jesús nos asegura que esta sensibilidad es posible, porque nos permite compartir en su sabiduría. Si nos abrimos a su verdad y amor, su sabiduría será nuestra. Entonces veremos con los ojos de Jesús, escuchar con los oídos de Jesús, piensa con la mente de Jesús y sentir con el corazón de Jesús. Entonces, ¿cómo podemos salir mal? Esta unión con Cristo nos ayudará a cumplir la “ley y los profetas” porque estaremos compartiendo profundamente e íntimamente en la vida de Dios. Entonces sabremos cuando “nuestro hermano tiene algo contra nosotros” antes de que nos lo diga, o antes del tratamiento silencioso, o antes del enfrentamiento. La sabiduría de Dios nos despertará ante las consecuencias de nuestras palabras y acciones, y nos dará la gracia de remediar nuestros errores, mis pasos y pecados. Nuestra respuesta llena de gracia no será minimalista, sino que abrazará la plenitud del mensaje de Jesucristo. Su gracia nos animará a responder con todo nuestro corazón, mientras cumplimos sus mandamientos.
El fundador de la Congregación de la Resurrección, Bogdan Janski, quería marcar la diferencia en el mundo. No quería que el mínimo ni el status quo prevalezca. Decidió que la forma de cambiar el mundo sería a través de la economía. Y así estudió economía en la Universidad de Varsovia. Egresó allí, y se le dio una beca a la Universidad de París, e incluso fue a Inglaterra a estudiar bajo John Stuart Mill. Sin embargo, después de un tiempo Bogdan se dio cuenta de que la economía no era la manera de cambiar el mundo. En París entró en contacto con un grupo de reforma social, los santsimonistas, pero después de un tiempo se dio cuenta de que tampoco tenían la respuesta. En París entró en contacto con un grupo de intelectuales católicos que le ayudaron a recuperar su fe católica, que había abandonado, y a descubrir que Jesús tenía la respuesta, que el mundo se transformaría fielmente siguiendo a Jesús. Y así comenzó un proceso de conversión, y reunió a sí mismo a otras personas afines, en particular a nuestros co-Fundadores, Peter Semenenko y Jerome Kajsiewicz, y juntos formaron la Congregación de la Resurrección, para trabajar juntos por la resurrección de la sociedad. ¡No te pierdas esta misión!
Esta semana, animada por estas lecturas, confiemos en la sabiduría de Dios, y en la presencia del Espíritu Santo, para llevarnos más allá de una actitud minimalista, a una plena conciencia de la vida de Dios dentro de nosotros, y cómo vivir y cómo vivir nuestra esa vida al mundo.

El obispo de 98 años que venció al coronavirus

El obispo de Nanyang, Monseñor Joseph Zhu Baoyu tiene 98 años. Enfermó de neumonía de Covid-19 el pasado 3 de febrero. El 12 de febrero dio negativo y el 14 de febrero sus pulmones ya no estaban infectados.
Monseñor Zhu tenía otras enfermedades como arritmia y derrames pleurales además del virus y se curó gracias a un catéter de drenaje torácico. Los médicos y epidemiológos muestran que su caso y su recuperación es excepcional, puesto que el virus está siendo mortal para los ancianos y aquellos pacientes con cuadros clínicos complicados.
Monseñor Zhu tuvo que soportar duros años de encarcelamiento y trabajo reeducativo junto con una veintena de sacerdotes y cientos de monjas de la congregación de San José. Más tarde, el 19 de marzo de 1995 fue ordenado obispo y dirigió su ministerio hasta el momento en el que la edad y su salud le obligaron a retirarse.
Como no podía ser de otra manera, el caso de Monseñor Zhu ha conmocionado a toda la opinión pública china y se está convirtiendo en todo un ejemplo de cómo vencer la enfermedad.
Fuente: www.es.aleteia.org

Puntuación: 5 / Votos: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *