El buen samaritano

[Visto: 127 veces]

Evangelio según San Lucas 10,25-37.
Un doctor de la Ley se levantó y le preguntó para ponerlo a prueba: “Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la Vida eterna?”.
Jesús le preguntó a su vez: “¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?”.
El le respondió: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo”.
“Has respondido exactamente, le dijo Jesús; obra así y alcanzarás la vida”.
Pero el doctor de la Ley, para justificar su intervención, le hizo esta pregunta: “¿Y quién es mi prójimo?”.
Jesús volvió a tomar la palabra y le respondió: “Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto.
Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo.
También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino.
Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió.
Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo.
Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: ‘Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver’.
¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?”.
“El que tuvo compasión de él”, le respondió el doctor. Y Jesús le dijo: “Ve, y procede tú de la misma manera”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Una vez en un retiro recuerdo al director del retiro que nos pide reflexionar sobre lo mucho que amamos a DIOS. Dijo que la mayoría de la gente va a pensar en términos de quién es la persona más apreciada en su vida: tal vez su cónyuge, un padre, un niño, un amigo cercano. Podemos darnos una palmadita en la espalda y felicitar a nosotros mismos por ser una persona tan fantástica, y amar a Dios aún más que ese profundo amor humano. Pero él nos desafió a pensar en la última persona en nuestra lista, la persona que evitamos, la persona con la que queremos no tener nada que ver, y él dijo que esto debería ser el palo de medir de lo mucho que amamos a DIOS. Después de todo, nos dijo que esta persona también es un hijo de Dios, y tiene sus éxitos y fracasos, sus alegrías y sus tristezas. ¡Es otra persona igual que nosotros mismos! Sin embargo, por alguna razón -que podemos explicar o no-, no amamos a esa persona, ni siquiera nos gusta, o queremos estar a su alrededor. Ese es un pensamiento inquietante, especialmente cuando consideramos que, sin duda, estamos cada uno en el último lugar en la lista de otra persona.
Pensé en esta prueba de la calidad de nuestro amor por Dios cuando leí sobre el Evangelio (Lucas 10:25-37) para este fin de semana: la famosa parábola del buen samaritano. Para apreciar esta parábola uno necesita saber que los samaritanos y los judíos del reino norte y del sur no eran amigos. Todos eran judíos, pero los samaritanos, atrapados en el medio, no consideran a Jerusalén como su ciudad santa, sino que adoraban a Dios en el monte Gerizim. Tanto los líderes religiosos judíos como samaritanos enseñaron que estaba mal tener algún contacto con el grupo opuesto, y tampoco era para entrar en los territorios de los demás o incluso para hablar unos con otros. Por lo tanto, el choque cuando Jesús habló con la mujer del samaritano en el pozo, y ahora usando a un samaritano como el ‘buen tipo’ en una parábola. Así que, qué shock para los oyentes ese día en que en esta parábola fue un samaritano que llegó y se preocupaba por el judío que había sido golpeado y robado. Tanto el sacerdote como el levita evitaron al hombre herido, porque si hubieran tocado a alguien que estaba sangrando se les consideraba impuros, y tendría que pasar por un ritual de limpieza antes de que pudieran entrar en la sinagoga o el templo. Pero fue el samaritano -el último y menos en la lista de los judíos- que mostró compasión y fue el verdadero ‘vecino’ en la parábola.
En nuestra primera lectura del libro de Deuteronomio (30:10-14), Dios es muy recto en revelar a la gente a través de Moisés que son para ser obedientes a DIOS, y seguir sus mandamientos de la ley. Ellos son para “volver al Señor… con todo su corazón y toda su alma”. Moisés enfatiza que esto no es “misterioso y remoto” para ellos, difícil o imposible, pero dentro de su alcance porque Dios está con ellos, Y Dios lo quiere. Él les recuerda que ya está “en sus corazones”, y “sólo tienen que llevar a cabo”. Lo hace sonar tan simple, sin embargo, sabemos que en nuestra condición humana no es fácil cumplir con ese desafío de Dios.
En la segunda lectura de la carta de San Pablo a los Colosenses (1:15-20), San Pablo recuerda a la gente que su verdadera vida está en Jesús como su Señor y Salvador, y que sus vidas son bendecidas a través de su vida en Cristo. Su poder está en el trabajo en ellos.
Aunque todos buscamos el amor, y queremos estar en las relaciones amorosas, no es fácil amar. Por desgracia, en nuestra condición humana, hemos creado barreras entre nosotros y otros. Nos hemos distanciado de los demás. Puede que incluso hemos hecho propaganda contra alguien -un “ex amigo”- debido a un incidente, o un rumor, o algo ligero percibido contra nosotros. A veces puede aparecer que hay ‘campo de minas’ en el reino de las amistades. La parábola del buen samaritano nos enseña algunas lecciones importantes sobre la amistad.
En primer lugar, que los amigos potenciales están en todas partes. Uno de nuestros sacerdotes en Canadá tuvo una señal en su puerta durante años que leen, ‘no hay extraños, sólo amigos que no hemos conocido’. Cuando nos abrimos a la amistad podemos encontrar a nosotros mismos inundados de amigos:  ¡y no me refiero a “amigos” en facebook!
En segundo lugar, aprendemos que a veces podemos sorprendernos de quien tiene la calidad de un amigo que estamos buscando. Puede que nos sorprenda cuyos caminos podemos cruzar -por primera vez, o una serie de veces- y descubrir las cualidades de ese potencial amigo. Con demasiada frecuencia podemos juzgar por las apariencias, o por las primeras impresiones, y sólo cuando pasamos por eso, descubrimos lo grande que es la otra persona.
En tercer lugar, un verdadero amigo -como el samaritano- está dispuesto a ayudarnos. El Samaritano curando las heridas del hombre, lo puso en su bestia de carga, se preocupaba por él, y luego incluso dejó fondos para su continuo cuidado. Una señal de amistad es que uno es un buen administrador de tiempo, talentos y tesoro para invertir en la amistad. Un amigo no es un observador, sino un participante. Un amigo es un dador, no sólo un receptor. Un verdadero amigo lo deja claro, ‘ no todo se trata de él o de ella “. Un verdadero amigo puede tomar el riesgo y decir lo que tenemos que escuchar, no lo que queremos escuchar. Un verdadero amigo no sólo nos apoya, sino que también amorosamente nos desafía a ‘hacer’ y ‘ser’ más.
La desconfianza mutua entre los samaritanos y los judíos hizo imposible para ellos compartir la vida, sólo para coexistir. Las lecturas de este fin de semana nos invitan a reflexionar sobre nosotros mismos como amigos, y cómo nuestras amistades deben reflejar que pertenecemos a Cristo, y donde realmente está nuestro corazón. Como seguidores de Jesús, debemos abrir particularmente a nosotros mismos para sanar y restaurar las amistades, tomando medidas concretas para mostrar el amor que Dios tiene para nosotros, y que queremos volver en acción de gracias a Dios por amar a los que nos ha dado en esta vida: incluyendo el último y el menos.

Augustine Tolton: primer sacerdote católico negro de EE.UU. da un paso hacia la santidad

Por Daniel Burke– CNN
Ningún seminario católico en Estados Unidos lo iba a aceptar, así que Augustine Tolton fue a Roma, donde pensó que podría convertirse en misionero en África.
Sin embargo, el Vaticano envió a Tolton a un campo de misión diferente, Estados Unidos, donde muchos creen que fue el primer sacerdote negro estadounidense ordenado en la Iglesia católica.
Esta semana, el Vaticano dijo que Tolton había dado otro paso histórico para convertirse en el primer santo católico negro nacido en Estados Unidos.
Tolton, quien murió en 1897 en Chicago, había vivido una vida de “virtud heroica”, anunció el Vaticano esta semana. Con el anuncio, Tolton recibirá el título de “venerable”.
Los próximos pasos
Los próximos pasos para la santidad serían la beatificación, seguida de la canonización. Los funcionarios de Roma están revisando al menos un milagro potencial atribuido a la intercesión de Tolton, según la Diócesis de Springfield en Illinois, que ha estado trabajando en la causa de canonización del sacerdote con la Arquidiócesis de Chicago desde el año 2003.
“El padre Tolton nos deja un brillante ejemplo de lo que se trata la acción cristiana, del sufrimiento del paciente ante las incongruencias de la vida”, dijo el obispo Joseph Perry, de la Arquidiócesis de Chicago y defensor principal de la causa de canonización de Tolton. “Fue una luz brillante en un período difícil de la historia de esta nación”.
La historia de Tolton
Tolton, aquí en 1886, regresó a los Estados Unidos después de estudiar en Roma.Tolton nació como esclavo en Missouri en 1854, según la Diócesis de Springfield. Con la ayuda de los soldados de la Unión, su madre escapó con él y dos de sus hermanos en 1862. La familia cruzó el río Mississippi en la noche cuando los soldados confederados les dispararon, dijo la diócesis.
Más tarde se mudaron a Quincy, Illinois, donde Tolton asistía a una escuela católica completamente blanca.
Debido a que ningún seminario estadounidense aceptaría a un hombre negro, dijo la diócesis, Tolton estudió en un seminario romano y regresó a Estados Unidos a los 31 años.
“Después de años de racismo duradero de algunos miembros de la comunidad, incluido un sacerdote, más tarde aceptó una asignación en Chicago”, dijo la Diócesis de Springfield, “continuando con su servicio a los pobres y marginados. El padre Tolton murió en 1897 a la edad de 43 años de una insolación”.

El Papa destituye al obispo de Memphis por “problemas administrativos”

Por SALVATORE CERNUZIO- Vatican Insider Diario La Stampa.
Hay problemas administrativos y cuestiones financieras tras la decisión del Papa Francisco de destituir de su puesto al obispo de Memphis, Tennessee (Estados Unidos), Martin D. Holley, de 63 años, y nombrar a un administrador apostólico “sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis” en la diócesis, es decir al arzobispo Joseph E. Kurtz de Louisville, expresidente de la Conferencia Episcopal estadounidenses.
En el boletín de medio día publicado por la Sala de Prensa vaticana se indica que el Papa destituyó «del gobierno pastoral» a monseñor Holley; una terminología que indica claramente que el religioso no presentó ninguna renuncia, a pesar de las presiones del clero y de los fieles de esta pequeña diócesis del sur del país. Y, sobre todo, a pesar de la investigación encargada por el Papa en junio de este año, tras, según indican algunos medios de comunicación locales, varias denuncias depositadas desde Memphis en la nunciatura de Washington y que acabaron en la Secretaría de Estado.
Holley fue ordenado obispo en 2004 por el cardenal Theodore McCarrick (el arzobispo emérito de Washington a quien el Papa le quitó la dignidad cardenalicia porque fue culpable de abusos sexuales contra menores y mayores de edad), de quien fue auxiliar en la diócesis federal durante dos años, además de ser su amigo. Holley siguió siendo auxiliar durante una década al lado del sucesor Donald Wuerl (cuya renuncia acaba de ser aceptada por el Papa), de 2006 a 2016, año en el que el Papa Francisco lo nombró obispo de Memphis.
Son dos las principales acusaciones en contra del obispo: el inexplicable traslado en bloque de alrededor de 42 sacerdotes de la diócesis (el 75% del clero) a diferentes parroquias en un lapso de dos años y algunas maniobras financieras ambiguas en la diócesis, con una consecuente disminución de las donaciones y de los fieles, además del anuncio de la clausura de once escuelas católicas.
En el caso de Holley en Memphis sigue pendiente la cuestión de la renuncia que presentó el sacerdote canadiense Clement J. Machado, a quien el mismo obispo quiso como su vicario general. Un nombramiento que en el clero local suscitó bastantes dudas sobre la manera en la que se llevó a cabo.
Machado renunció tras los siete días de visita apostólica que llevaron a cabo los arzobispos Wilton Gregory de Atlanta, experto liturgista, y Bernard Hebda de St. Paul-Mineapolis, abogado canonista. Una decisión sorpresiva que monseñor Holley adjudico en una declaración a motivos de estudio y a urgencias familiares, como tener que ocuparse de la madre que acababa de enviudar. No se hacía ninguna referencia a la visita ordenada por el Papa, durante la que Gregory y Hebda se reunieron y escucharon a unos cincuenta laicos y sacerdotes de Memphis.
«Se sabía que se había puesto en marcha una visita apostólica», comentó secamente el vocero vaticano Greg Burke al comentar hoy la noticia y confirmar que tras la destitución del obispo por parte del Papa hay «motivos administrativos».
El primero de ellos fue que el obispo, después de haber tomado posesión de la diócesis, pidió que la mayor parte de sus sacerdotes firmaran una carta de renuncia. Hubo pocas explicaciones: según el religioso, eran cambios necesarios que se habían ido acumulando pues no se había hecho nada en los últimos años.
Muchos de ellos obedecieron confiando en que habrían podido contribuir en el proceso de reforma de la diócesis emprendido por el nuevo pastor. Algunos, por el contrario, se negaron; uno de los sacerdotes particularmente, que ya estaba por jubilarse, según indicó el National Catholic Reporter, también intentó emprender una causa canónica contra el obispo.
La “mudanza” de los sacerdotes creó fuertes disgustos no solo entre ellos, sino también entre los fieles unidos a sus párrocos y acompañados espiritualmente por muchos de ellos durante mucho tiempo, por lo que se vieron también obligados a mudarse de parroquia. Hubo protestas y una de las consecuencias directas fue la disminución de las donaciones, así como de la participación en las misas.
También endureció las críticas contra la administración de Holley el anuncio dude la clausura de once escuelas católicas de Memphis en 2019, inauguradas por su predecesor Terry Steib con el objetivo de garantizar la educación católica en las zonas pobres de la ciudad. Parece que los institutos serán vendidos y se convertirán en escuelas públicas.
Las críticas y quejas llegaron el año pasado al nuncio en Washington, monseñor Christophe Pierre, y después a Roma en forma de cartas enviadas a la Secretaría de Estado. El 21 de junio comenzó la investigación vaticana. Por su parte, Holley, en una carta del 22 de junio a los sacerdotes diocesanos, afirmó que el objetivo de la visita apostólica era «ayudar a la diócesis local a mejorar las capacidades de la Iglesia para servir a las personas», y pidió que se respetara la naturaleza reservada de la misma.
Evidentemente se le pidió varias veces al obispo que presentara su renuncia, y, considerando su rechazo, el Papa Francisco se ha visto obligado a destituirlo. Una medida tan dura como repentina y sobre la cual, según ha podido constatar Vatican Insider, la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos no había recibido ninguna indicación vaticana.

Pueblo de Dios

Vecinos de Manchay (Pachacámac) realizan una protesta en los exteriores de la sede del Arzobispado de Lima ubicado en la cuadra 2 del jirón Chancay, en el Cercado de Lima. Ellos se oponen al traslado del padre José Chuquillanqui, quien se desempeña como párroco de la Iglesia Virgen del Rosario de Pachacamác.
Los manifestantes piden una audiencia con el Arzobispo de Lima, Carlos Castillo Mattasoglio, para pedirle que no derive al sacerdote a una iglesia del Rímac. Ellos portaban carteles en lo que se lograba apreciar una serie de mensajes destacando la labor de José Chuquillanqui.
“Padre José, tu tierra noble y generosa está contigo”, “Tayta amigo, Manchay está contigo” y “Como no te voy a querer si eres mi padre bendito, el padre José que nos vio crecer”, son algunos de los mensajes que se muestran en los carteles en favor del padre que impulsa proyectos que hacen posible el desarrollo y progreso de Manchay desde hace 23 años.
El alcalde de Pachacámac, Elvis Pómez Cano, señaló que de forma “arbitraria” el Arzobispado de Lima decidió el traslado del padre José Chuquillanqui. “Hemos pedido una audiencia desde el 26 de junio y hasta ahora no ha habido una fecha”, dijo.
La cantante folclórica Amanda Portales, quien también participa de la marcha, señaló que respalda la medida de los vecinos porque conoce el trabajo que ha venido realizado el religioso.
“Conozco Manchay desde hace muchos años, he visto el crecimiento y el padre se ha ganado el cariño de los niños, adolescentes, adultos mayores y de las mujeres que no tienen protección. Ha sabido encaminar a muchos niños y adolescentes. Queremos que se quede para que cumplan las cosas con todos”, indicó.
Agentes de la Policía Nacional permanecen en el lugar a fin de prevalecer el orden mientras se realiza la manifestación.

Pobladores de Manchay rechazan cambio de párroco José Chuquillanqui

El Arzobispado de Lima informó que el párroco Chuquillanqui continuará a cargo de los proyectos sociales que están en marcha en Manchay. Esto hasta garantizar un adecuado y eficiente proceso de traspaso de sus funciones al padre César Valdivia, nuevo párroco de esa jurisdicción.
Mediante un comunicado, señala que “ese es también el compromiso del nuevo párroco de El Espíritu Santo, César Valdivia”.
Esta decisión, indica la nota, se toma en consideración del rol social que ha desempeñado en Manchay, el padre José Chuquillanqui.
“Es importante comprender que las normas de la Iglesia establecen un tiempo razonable de permanencia de los sacerdotes en una parroquia. Ese es el motivo por el cual al padre Chuquillanqui se le ha encomendado una nueva misión pastoral en la Parroquia María Madre del Pueblo De Dios en el Cerro San Cristóbal”, agrega.
También señala que reconoce y agradece el gran aporte del padre Chuquillanqui en estos 23 años de servicio a la comunidad de Manchay, y está seguro que ahora “será posible replicar esta buena experiencia en el Cerro San Cristóbal”.
Indica que el párroco César Valdivia trabajará en constante coordinación con el padre Chuquillanqui en la gestión de proyectos sociales y comunitarios para continuar beneficiando a toda la comunidad de Manchay.
Fuente: Diario Perú21 y Agencia Andina de Noticias.

Puntuación: 5 / Votos: 19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *