Espíritu del Evangelio

[Visto: 102 veces]

Evangelio según San Lucas 1,1-4.4,14-21:
Muchos han tratado de relatar ordenadamente los acontecimientos que se cumplieron entre nosotros, tal como nos fueron transmitidos por aquellos que han sido desde el comienzo testigos oculares y servidores de la Palabra.
Por eso, después de informarme cuidadosamente de todo desde los orígenes, yo también he decidido escribir para ti, excelentísimo Teófilo, un relato ordenado, a fin de que conozcas bien la solidez de las enseñanzas que has recibido.
Jesús volvió a Galilea con el poder el Espíritu y su fama se extendió en toda la región.
Enseñaba en las sinagogas y todos lo alababan.
Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura.
Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. El me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor.
Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él.
Entonces comenzó a decirles: “Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

En Abril del 2005 fui a Roma por invitación del Consejo General de la Congregación. Yo había sido superior provincial durante unas seis semanas y el recientemente elegido superior provincial americano había estado en el cargo unos tres meses. El Consejo General decidió proporcionar lo que llamamos “Escuela Provincial” para ayudarnos a descubrir rápidamente lo que significaría ser un superior provincial de la Congregación de la Resurrección, y en particular en relación con nuestros tratos regulares con los miembros del Consejo General -superior general, vicario general, secretario general-. Sucedió que la noche del 19 de abril, convencí al provincial americano de que me acompañara a la oficina de correos del Vaticano para que pudiera enviar mis tarjetas de correo. Era tarde y planeamos tener una cena tranquila en nuestro camino de vuelta a nuestra casa en Roma, a unos minutos a pie. Sucedió que este fue el segundo día del cónclave para elegir al sucesor del Papa Juan Pablo II. Habíamos estado allí la noche anterior, y el humo estaba oscuro. El Provincial americano notó el humo que salía de la chimenea de la Capilla Sixtina, y pensó que era blanco. Pensé que parecía un poco gris, pero llegamos a la plaza, lo más cerca que pudimos, y finalmente el humo se volvió muy blanco. De repente, las campanas de la Basílica de San Pedro comenzaron a sonar, durante unos veinte minutos. En ese momento estábamos en la plaza alrededor de media hora, y la multitud había crecido de cinco mil personas a probablemente alrededor de cien mil personas. Luego, las puertas de dos balcones se abrieron y salieron a los balcones, llegaron todo tipo de cardenales en su brillante ropa roja. De repente, las puertas del balcón central se abrieron y salió el Cardenal para anunciar que un papa había sido elegido y su nombre era Joseph Cardenal Ratzinger. ¡Qué emoción, estar allí en el momento en que el papa Benedicto XVI fue presentado al mundo!
Pensé en eso cuando leí por primera vez el Evangelio (Lucas 1:1-4, 4:14-21) -para estar presente en un momento en la historia- cuando Jesús le dijo a la gente en la sinagoga en Nazaret: “Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír”. Al pueblo de Israel había sido prometido un Mesías, un salvador, un ungido. Una y otra vez, los profetas hablaron de esto, y les dieron una idea de cómo sería este Mesías. No tenían idea que al ir a la sinagoga ese sábado, este sería el día en que Jesús se revelaría a sí mismo como el Mesías. Estoy seguro de que algunos de ellos no entienden la importancia de sus palabras, otros estaban intrigados, mientras que otros se han trasladado a la aceptación o al rechazo. Esto fue al principio de su ministerio, por lo que la gente no tenía mucho que juzgar. Más tarde, habiendo experimentado su predicación y sanación, lo aceptaron como Mesías, o porque era un “chico común y corriente” no podían verlo cumpliendo los requisitos para ser el Mesías.
Ellos lo verán por sí mismos restaurando la vista a los ciegos, liberando a la gente de los espíritus malignos, y dejando a los oprimidos libres, espiritualmente y físicamente. De hecho, descubrirán que él era el Mesías, y que ahora sus palabras tenían sentido para lo que él había dicho en ese día, juntos en la sinagoga.
Así como Jesús fue ungido, así que también hemos sido ungidos. En nuestro bautismo, y de nuevo en nuestra confirmación fuimos ungido con crisma, el aceite que declara que vamos a ser santos, como Dios es santo, y que hemos recibido el Espíritu Santo. Nosotros, también, somos llamados por Dios para compartir en su trabajo, y el trabajo de su iglesia. Cada uno de nosotros -a nuestra manera- “traemos buenas noticias a los pobres… proclamamos la libertad a los cautivos,… recuperación de la vista a los ciegos,… dejamos que el oprimido salga libre, y… proclamamos un año de gracia del Señor”. Cada uno de nosotros, todos y cada uno de los días, tenemos oportunidades de traer esto. A veces puede ser porque estamos bien preparados, sabemos lo que queremos decir y hacer, con la esperanza de que Dios actúe dentro y a través de nosotros en la vida de la otra persona. Otras veces, sólo estamos siendo nosotros mismos y que a través de la gracia de Dios él puede usar nuestras palabras y acciones para tocar la vida de los demás.
En la primera lectura del libro de Nehemías (8:2-4 A, 5-6, 8-10), nos encontramos con Esdras y Nehemías, hablando con el pueblo en nombre de Dios. Están proclamando sus bendiciones y su presencia. Su mensaje llena a la gente de alegría.
En la segunda lectura de la primera carta de Pablo a los Corintios (12:12-30), San Pablo nos presenta la hermosa analogía del cuerpo y sus partes. Al igual que cada parte del cuerpo tiene una función particular, todas las partes trabajan juntas para producir un cuerpo sano y funcional. San Pablo usa este simbolismo para ayudarnos a reconocer que en relación con Dios y con la iglesia también somos dependientes el uno del otro. Nos necesitamos el uno al otro, y la iglesia nos necesita a todos. Cada uno de nosotros con nuestros dones y talentos únicos se unen para producir una iglesia santa, católica y apostólica. Los regalos de todos son reconocidos, apreciados e importantes para la construcción del cuerpo de Cristo: la iglesia.
Hoy, a través de estas lecturas, Jesús nos está recordando el papel que cada uno de nosotros tiene en su plan de salvación. No somos meros observadores, desinteresados o pasivos. Vamos a ser participantes activos en su plan de salvación. Es por eso que ha venido. Es por eso que hemos sido ungidos, para compartir en su vida y trabajo. Vamos a compartirlo en este Espíritu del Señor, hacerlo presente y revelarlo a quienes nos rodean.

Puntuación: 5 / Votos: 19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *