Narco en pleno

[Visto: 1749 veces]

Por Edgar Mandujano- Revista CARETAS.
El narcotraficante colombiano Diego Sánchez Ospina habría visitado dos veces a su exsocio y congresista de Fuerza Popular, Edwin Vergara Pinto, en el Congreso.
“Voy a afrontar todo, me preocupa mucho mi mamá, una mujer trabajadora. Ninguno de mis hermanos ha pisado un juzgado. Mi madre es  enfermera, ha vendido hasta chocolates, vive en Abancay, allá la gente me conoce. Nunca he estado involucrado en nada indebido”, declaró Vergara entre lágrimas a un medio televisivo. El narcotraficante colombiano, Diego José Sánchez Ospina, habría visitado hasta en dos ocasiones las oficinas del parlamentario por Fuerza Popular, Edwin Vergara Pinto. Así nos lo reveló uno de los oficiales que investiga el caso de la incautación de 984 kilos de droga del pasado 4 de abril en el distrito de San Juan de Lurigancho.
Como se sabe, Vergara Pinto formó la empresa de Pinturas Golden Colors SAC el 2014 en sociedad con Sánchez Ospina y Luis Fernando Castaño Lema, dos colombianos detenidos en los últimos días en el preciso instante en el que intentaban sacar un cargamento de droga valorizado en el mercado europeo en más de US$ 50 millones.
Se ha indicado que la venta de las acciones que tenía Vergara en Pinturas Golden Colors se dio el 17 de junio del 2016, luego de que este fuese elegido congresista. La transacción fue realizada en el estudio del abogado Ántero Flores-Aráoz. Un mes antes de que ocurriese dicha transferencia, Keiko Fujimori –entonces candidata presidencial– presentó a Elmer Cuba como parte de su equipo de economía en la planta recicladora de papel del congresista.
Esa papelera tiene su historia. Vergara Pinto afirmó que conoció al colombiano Diego Sánchez cuando este era gerente de operaciones de Papeleras del Perú, empresa de su hermano John Vergara Pinto. Según registros públicos esta empresa se inició con un capital de S/5 mil. Para el 2012, el capital aumentó a S/1 millón 690 mil 550. Y el 29 de enero de este año, John Vergara volvió a incrementar el capital, esta vez hasta llegar a los S/3 millones 874 mil 450. Al parecer la empresa papelera es bastante rentable.
LOS VIAJES A COLOMBIA
Edwin Vergara, congresista de Fuerza Popular, realizó ocho viajes a Colombia recientemente. Cuatro de ellos fueron realizados entre los años 2013 y 2015. Durante todos estos periplos, los trascendidos señalan que solo se juntó una vez con Diego Sánchez Ospina. Esta reunión se llevó a cabo del 15 al 17 de agosto del 2014. Según el parlamentario, la conversación fue para conocer el mercado colombiano de pinturas. Aquella vez visitaron la fábrica de pinturas Pintuco. Sobre los demás viajes se sabe que uno fue a Medellín (del 18 al 20 de enero de 2013) para visitar a unos amigos; otro fue a Barranquilla (del 7 al 9 de octubre de 2015) para ver el partido de Perú contra la selección cafetera; y un tercero, ya como congresista, fue con su esposa, entre el 24 y el 26 de marzo del 2017. En esa oportunidad acudió a la boda de un amigo de varios años. Finalmente, se señala otro viaje a Bogotá, mientras el parlamentario realizaba su maestría.  Estos estudios de posgrado los realizó entre el 2008 y el 2013, según el JNE. Entre esos años realizó otros cuatro viajes a Colombia.
EL DATO DE LA DEA
Desde el pasado 17 de noviembre del 2017 cierto personal del GEIN Orión con información de la DEA inició acciones de inteligencia contra dos extranjeros: “Jorge” de nacionalidad colombiana y “Charro” de nacionalidad mexicana. Ambos conformaban una organización criminal. Al frustrarse su intento de transporte de droga vía marítima por el puerto de Paita en Piura, deciden enviar el cargamento a la ciudad de Lima. El 27 de marzo del 2018 el Grupo Orión –al mando del Comandante Bica– esclarece que el ciudadano colombiano, Diego José Sánchez Ospina –quien contaba ya con 35 movimientos migratorios– habría ingresado al Perú. Y no fue por turismo. Todo lo contrario, fue una misión específica para hacerse cargo del transporte de este cargamento, para asegurarse de que llegue a su destino: Europa. Ospina residía en el departamento 701 de la calle José Gonzales 603, en Miraflores, en donde coincidentemente se encontraba registrada la empresa Soluciones de Comercio SAC. La corporación hubiera pasado desapercibida si no fuera porque José Luis Salcedo, representante de la empresa, también constituía International Business and Pan American Investment SAC., compañía de la que Ospina era gerente general. Esta firma realizó 18 exportaciones al país de Bélgica entre los años 2014 y 2018. La actividad económica de este negocio constituía en la venta al por mayor de minerales, materias primas agropecuarias, desechos y chatarras, pero para la Dirandro es una ruta utilizada por las organizaciones para el envío de droga. El vínculo del residente con diversas empresas fue motivo suficiente para confirmar esta hipótesis.
UNA TONELADA DE PREGUNTAS
Varios allanamientos se vienen realizando en distintos puntos de la capital por agentes de la DIRANDRO y siempre con la presencia del Dr. José Miguel Cuya Berrocal, Fiscal de la Tercera Fiscalía Especializada Contra la Criminalidad Organizada. La tarde del último martes 10 de abril se intervino por más de seis horas las instalaciones de la empresa Pinturas Golden Colors SAC de propiedad de Sánchez Ospina y Castaño Lema, ubicadas en el distrito de Villa el Salvador. En el operativo la fiscalía encontró e incautó decenas de folios con documentación que ha sido lacrada y que ahora forma parte de la investigación. Algo más delicado pasa en alta mar. Al cierre de la presente edición, las aduanas de distintos países europeos se encuentran en estado de alerta tras la información proporcionada por la Dirandro. Este organismo tuvo conocimiento de que la empresa South Peruvian Plastic EIRL habría logrado sacar del país por vía marítima cuatro contenedores preñados con droga.
Esta información habría sido detectada dentro de las investigaciones que viene realizando el grupo Orión al narcotraficante colombiano Diego José Sánchez Ospina, socio del congresista del partido Fuerza Popular Edwin Vergara Pinto. En el conato de envío de 984 kilos de clorhidrato de cocaína envueltos en pacas de papel reciclado del pasado 4 de abril. Los vínculos del narcotráfico con miembros del partido Fuerza Popular se han convertido en pan de cada día.

Hermano de congresista ‘Edu’ Vergara compró 22 propiedades en Abancay

Por Melissa Goytizolo-Diario La República.
Exitoso negocio familiar. Fabio Vergara Pinto gana como jefe del INEI 2,741 soles, pero logró juntar 700 mil dólares para adquirir un predio en una de las zonas más comerciales del centro de la ciudad, en la avenida Arenas. Dice que todo es producto del esfuerzo de trabajar desde los 20 años de edad.
El 30 de diciembre de 2017, Fabio Vergara Pinto adquirió un terreno ubicado en la avenida Arenas, una de las más importantes de la ciudad de Abancay, en Apurímac. Pagó 700 mil dólares a la familia Trelles, propietaria del predio. La operación inmobiliaria no llamaría la atención si no fuera porque Fabio Vergara, como jefe del Instituto Nacional de Estadística e Informática de Abancay (INEI), percibe un sueldo mensual de 2 mil 741 soles, de acuerdo con el mismo organismo. Y por si fuera poco, Fabio Vergara es hermano del congresista fujimorista Edwin Vergara Pinto, recientemente involucrado en una investigación por narcotráfico con ciudadanos colombianos.
De acuerdo con el contrato de la compra, Fabio Vergara, de 48 años, pagó los 700 mil dólares mediante cheques de gerencia del Banco de Crédito del Perú (BCP).
Con la adquisición del terreno en una de las zonas más caras de la Abancay, Fabio Vergara Pinto sumó 22 propiedades inmuebles en la misma ciudad.
A diferencia de sus hermanos Edwin –conocido familiarmente como “Edu”– y John Vergara Pinto, que hicieron dinero con el reciclaje de papel y cartón, Fabio Vergara se dedicó al negocio inmobiliario y tampoco le fue mal.
El 26 de abril del año 2000, John Vergara Pinto constituyó la empresa Papelera del Perú y designó a su hermano Edwin Vergara gerente de operaciones. Según declaró a La República Fabio Vergara, en el mismo año comenzó a comprar viviendas y terrenos, entre ellos un predio en la zona conocida como Campo Ocampo por 8 mil dólares. El 8 de mayo de 2017, vendió la propiedad a la empresa Santa Cecilia SRL por 1 millón 485 mil soles, alrededor de 465 mil dólares. Esto es, Vergara consiguió una utilidad de 5,812%. Gran negocio, sin duda.

Puro punche

“¿Sabes cómo se consiguen (las propiedades)? Trabajando desde los 20 años”, fue la explicación que ofreció Fabio Vergara.
Cuando se ventiló que en 2014 Edwin Vergara formó una empresa de exportación de papel y cartón reciclado con el narcotraficante colombiano Diego Sánchez Ospina, cuyas acciones las vendió al resultar elegido congresista por Fuerza Popular, en 2016, el vocero fujimorista Héctor Becerril Rodríguez defendió al legislador naranja y argumentó que sus inicios fueron modestos y con su esfuerzo en el trabajo hizo dinero.
“Edwin Vergara no tiene absolutamente nada que ver con ningún acto de narcotráfico. Es un provinciano emergente que prácticamente se inició con un triciclo recogiendo productos para reciclar, y de ahí ha crecido hasta tener cerca de 300 trabajadores, lo que demuestra que es un emprendedor. Es un hombre exitoso a su corta edad”, afirmó Becerril.
Pero el hermano de Edwin Vergara, el también exitoso Fabio Vergara, aclaró a Becerril que no es cierto que comenzaron con pocos recursos. “Mi mamá ha trabajado toda la vida en el hospital como enfermera, mi papá ha sido policía. Mi mamá trabajaba, mi papá trabajaba, yo tenía desayuno, almuerzo y cena. Los humildes solo comen una comida al día. Éramos de clase media”, precisó Fabio Vergara.
Precisamente, la madre de Fabio Vergara, Fely Pinto Pagaza, de 73 años, y su ex esposa Veronikha Valer Pagaza aportaron parte de los 700 mil dólares para la adquisición del terreno de la avenida Arenas.
Preguntamos a Fabio Vergara sobre el origen de la cuantiosa compra, y la justificó de la siguiente manera: “En el año 2000 compré una propiedad que está ubicada en el campo Ocampo por 8 mil dólares y está propiedad la vendí el año pasado a la empresa Santa Cecilia, que vende abarrotes. Este terreno lo he vendido en 450 mil dólares. Pero todavía me faltaban 250,000 dólares (para comprar el terreno en la avenida Arenas). Entonces yo me hice un préstamo de la Caja Huancayo en diciembre de 2017 por 800,000 soles (alrededor de 250 mil dólares). Así compré la propiedad”, explicó.
La República tuvo acceso al documento que acredita que la Caja Huancayo, el 28 de diciembre del 2017 (dos días antes de la compra en la avenida Arenas), le prestó el dinero a Fabio Vergara.

Fórmula mágica

También obtuvo copia de la venta del terreno a Santa Cecilia SRL, representada por su gerente general, Jackeline Ramírez Atahui, el 8 de mayo del 2017. El predio tiene un área de 189 metros cuadrados.
La República conversó con un profesional de la zona del terreno vendido, un ingeniero civil que prefirió no identificarse, y dijo que el metro cuadrado ahí oscilaba entre 1,000 y 1,200 dólares, aproximadamente. Vergara vendió el metro cuadrado en 2 mil 400 dólares aproximadamente.
También consultamos con un arquitecto de la ciudad de Abancay, que pidió no ser identificado, y nos dijo que el terreno vendido se encuentra en la zona más barata del centro de la ciudad de Abancay. Indicó que el metro cuadrado valía como máximo 1,500 dólares.
Otra especialista en el tema expresó que el metro cuadrado en dicha dirección era menor de 2 mil dólares, pues está a dos cuadras de la plaza de armas, no puede valer más, indicó.
Fabio Vergara en su defensa arguyó que no era tan cierto.
“Yo he vendido más o menos a 2 mil 600 dólares el metro cuadrado, no a 2 mil 400 dólares. ¿Usted cree que si algo cuesta mil dólares alguien pagaría 2 mil dólares? ¿A qué arquitectos, a qué ingeniero habrá preguntado? La verdad que no sé, pero toda la operación que hice está totalmente bancarizada. Ahora, si tú vas a decir que está sobrevalorado, vas a tener que demostrarlo”, detalló.
Fabio Vergara Pinto reconoció que adquirió 22 propiedades y que con el tiempo ha vendido para adquirir otras más.
“Sí (esas 22 propiedades me han pertenecido). En el año 2006, empecé a construir el primer edificio en la avenida Circunvalación. Se construyó con crédito de MiVivienda. Con la utilidad de ese edificio en 2007 se volvió a construir otro edificio. Se terminó de construir ese edificio y con la utilidad de ese edificio se volvió a construir el otro edificio”, aclaró Fabio Vergara, quien, no obstante sus ganancias, prefiere seguir como jefe del Instituto Nacional de Estadística (INEI) de Abancay con un sueldo mensual de 2 mil 741 soles.

El origen

“Las únicas propiedades ahorita que están a mi nombre y me pertenecen es la casa donde vivo, el terreno rústico de la Vía de Evitamiento, el terreno de Arenas y una galería de quince metros cuadrados ubicada en un mercado de Abancay, en la calle Arequipa”, informó el hermano del congresista Edwin Vergara Pinto.
La República comprobó que, además, a la familia Vergara Pinto le pertenecen dos canchas de fútbol y el gimnasio Body Gym ubicados en el centro de Abancay; pertenecen a la inmobiliaria Kuarzo Azul SAC, cuyo propietario es Fabio Vergara.
Vergara no lo negó, y agregó: “Las únicas propiedades de Kuarzo Azul son un terreno en la avenida Arenas (donde funciona el centro comercial Todo Hogar), las dos canchas de fútbol. Todas mis propiedades están inscritas en Registros Públicos, no tengo nada bajo siete llaves”, declaró.

Confirmado: narco colombiano estuvo en matrimonio

– El primero de octubre de 2016, el congresista fujimorista Edwin Vergara Pinto celebró su matrimonio, en el que participaron sus familiares y amigos especiales. Entre ellos, el narcotraficante colombiano Diego Sánchez Ospina.
– En 2014, Edwin Vergara y Diego Sánchez constituyeron la empresa Pinturas Golden Colors, pero en 2016, debido a su elección como legislador por Fuerza Popular, el primero vendió sus acciones al segundo.
– Edwin Vergara señaló que luego cada uno se fue por su lado, aunque de vez en cuando se encontraban, supuestamente sin que el congresista supiera que el colombiano se dedicaba al narcotráfico internacional.
– Cuando todavía eran socios, Vergara y Sánchez nombraron apoderado especial de la empresa a Luis Castaño Lema, otro narcotraficante colombiano. En la foto, se confirma que Diego Sánchez asistió a la fiesta de matrimonio, celebrada cuando ambos ya no eran socios.Ministerio Público

Caída del Narco

Pormenores del operativo que llevó a la captura del narco Diego Sánchez Ospina, exsocio del congresista FP Edwin Vergara.
A las 7 y 14 p.m. del pasado miércoles 4 de abril, el grupo de narcotraficantes encabezado por el colombiano Diego Sánchez Ospina, exsocio del congresista de Fuerza Popular (FP), Edwin Vergara Pinto, en la empresa Pintura Golden Colors, abandonó su centro de operaciones en San Juan de Lurigancho (SJL).
La agrupación criminal cayó en cuenta que el grupo policial Orión, de la División Antidrogas de la Policía Nacional (Dirandro), les venía siguiendo la pista. Su ambicioso plan de exportar 984.25 kilos de cocaína a Europa tenía la suerte echada. Como parte de la operación RAPAZ, el grupo policial de inteligencia les venía pisando los talones durante cuatro días, desde el domingo 1 de abril. Y aquella noche, tras una persecución por varias zonas de la ciudad, el operativo culminó con la captura de los cuatro peruanos y seis colombianos que integraban la banda de narcos, entre ellos Sánchez Ospina.
La pista para el seguimiento fue un dato de la oficina de la DEA, que alertó a los agentes peruanos sobre Sánchez Ospina: había llegado al país el 27 de marzo para trasladar un cargamento de droga proveniente del Vraem. Los miembros del Grupo Orión ubicaron a los narcos dirigiéndose hacia el domicilio de Sánchez Ospina, de la calle José Gonzales 603 (Miraflores); en los centros comerciales Sodimac del Jockey Plaza y SJL (adonde fueron a comprar grasa y spray para untar la droga); en Las Malvinas y en el depósito central.
Ubicado en el N°883 de la calle El Pozo, ese depósito pertenecía a la empresa South Peruvian Plastic, del peruano Rogelio Barturén. La premisa de él y la banda era el traslado de droga (camuflada en 31 placas de papel reciclado) hacia el Callao en dos camiones. Un Kenworth rojo –de placa B0W-704- y un Daihatsu –de placa F6G-193-. El encargado del envío trasatlántico era el colombiano Sánchez Ospina. Él y Barturén estaban en el local de SJL junto a los peruanos Abel Coca, Ronald Vicuña y Julio Vásquez, y los colombianos Rito Llerena y Juan Vivas. El resto de colochos estaba fuera. Alex Henao en las inmediaciones del local, y Luis Castaño en el departamento de Sánchez Ospina, junto con Julián Vásquez Ruiz.
LA PERSECUCIÓN
Tras descubrir que la policía rondaba el centro de operaciones, el todavía prófugo Rogelio Barturén escapó en un Toyota Corolla, con placa F2W-515, y trató de atropellar a un agente. El ‘vigilante’ del lugar, Julio Vásquez, pretendió hacer lo mismo, pero lo detuvieron. Los narcotraficantes colombianos lograron huir en taxis a diversos puntos de Lima Metropolitana. Sánchez Ospina se dirigió en un Toyota Probox hasta la estación San Carlos del tren eléctrico. No tenía tarjeta para usar el servicio, por lo que se prestó una. Subió al vagón y se trasladó hasta la estación Los Cabitos, cerca al Óvalo Higuereta, en Surco, donde la policía lo perdió de vista. Posteriormente, a las 10 y 30 p.m., Sánchez se trasladó a su departamento miraflorino. Estuvo allí casi 15 minutos y salió con Luis Castaño, gerente general de Pinturas Golden Colors. Los agentes del grupo Orión los detuvieron. Había un tercer hombre en el departamento: Julián Vásquez Ruiz, colombiano que fue identificado y detenido tras la llegada a Miraflores del fiscal Cristian San María. En el departamento se incautaron 10 mil euros, US$4 mil 480 dólares y S/400 soles, además de una copia de la partida de inscripción de la empresa Pinturas Golden Colors, fundada por Sánchez Ospina y el congresista Edwin Vergara en septiembre del 2014.
Por su parte, Rito Llerena también se dirigió en un taxi hacia el tren eléctrico. Subió en la estación San Martín sin tener un destino claro. La policía se percató del desconcierto del colombiano, quien bajó en la estación de Bayóvar y subió al tren otra vez, en dirección hacia la estación Angamos. Una vez allí, agentes del grupo Orión lo detuvieron y lo llevaron de regreso al centro de operaciones en SJL. Juan Vivas, otro de los que escapó al percatarse de la presencia policial, se trasladó hasta el Complejo Habitacional Alameda de los Descalzos, en el Rímac. Lo esperaba el peruano Joel Gallegos, otro de los integrantes de la banda de narcos. Ambos fueron intervenidos por la policía cuando iban a subir a un transporte público. Los llevaron al depósito y, junto a Llerena, cantaron todos los detalles de la operación criminal.
Llerena apuntó a las 31 placas de papel reciclado que iban a transportar a Europa. En 10 de esas placas había paquetes que él mismo había colocado y cuyo contenido, aseguró, desconocía. Añadió que le pagaron mil dólares por ese trabajo. La Tercera Fiscalía Especializada Contra la Criminalidad Organizada abrió una de las placas, donde se encontraron cuatro bultos en una de las caletas. Tras las pruebas de Thyocinato de Cobalto, se comprobó que la sustancia era alcaloide de cocaína. La policía arrestó a todos los implicados que estaban en el centro de operaciones de SJL: Vivas, Llerena y Gallegos, además de Abel Coca y Ronald Vicuña. Cerca del lugar, a las 9:50 pm, los vecinos alertaron la presencia de una persona con el torso desnudo. Era Alex Henao, quien solía trasladarse con Diego Sánchez al depósito de SJL y al departamento miraflorino. Henao también fue detenido por la policía.
La operación RAPAZ del Grupo Orión intervino las 31 placas de papel dentro del local de South Peruvian Plastic. Diez de las placas revisadas tenían cuatro paquetes de droga cada una. Éstos, a la vez, contenían veinte paquetes rectangulares de alcaloide de cocaína. En total eran 810 paquetes, 984.25 kilogramos de droga. Además, se incautaron los dos camiones con los que se pretendía llevar la droga al Callao y un auto Chevrolet Cruze plata, placa B7H-520, propiedad de Rogelio Barturén.
Al congresista Edwin Vergara ya le llegó la factura por haber tenido amistad con ejecutores de actividades ilegales. Fue suspendido temporalmente del partido de Keiko Fujimori y no se le ve por el Congreso. Asimismo, allanaron el local de su antigua empresa, Pinturas Golden Colors. Y a su hermano Fabio Vergara se le abrió una investigación preliminar, lo que provocó que allanaran sus inmuebles en Abancay, junto a los de sus hermanos y padres.
El otro hermano del congresista, Jhon Vergara, también ha sido vinculado por una vieja amistad con Rogelio Barturén. El 3 de mayo, el parlamentario Edwin Vergara anunció en su cuenta de Twitter que presentaría una carta notarial a CARETAS por las recientes publicaciones que lo vinculan junto a su hermano Jhon a la empresa South Peruvian Plastic E.I.R.L (CARETAS 2537). Hasta el cierre de esta nota, esta revista solo había recibido la carta Jhon Vergara sobre el tema. Hasta entonces, Vergara Pinto deberá ir preparándose para su presentación del próximo 21 de mayo ante José Cuya, fiscal provincial contra el crimen organizado. Tiene mucho que explicar.

Bienvenido Ramírez presentó denuncia constitucional contra Edwin Vergara

El congresista Bienvenido Ramírez presentó una denuncia constitucional contra el legislador de Fuerza Popular Edwin Vergara por sus nexos con el narcotraficante colombiano Diego José Sánchez Ospina con quien fundó, en el 2014, la empresa Pinturas Golden Colors (PGC).
En la denuncia, a la que tuvo acceso este diario, Ramírez sostiene que Vergara mintió cuando dijo que vendió sus acciones de la empresa antes de ser congresista.
“El contrato de compra venta de acciones tiene fecha 17 de junio de 2016 y Edwin Vergara fue proclamado en el cargo de congresista el 30 de mayo de 2016”, señala el documento. Ramírez solicita que de manera “urgente” se tramite su denuncia y se lleve a cabo una investigación contra Vergara.
En su defensa, Vergara ha señalado que vendió las acciones que tenía en PGC, y que desconocía que su ex socio y amigo tenía nexos con el narcotráfico. La referida empresa fue allanada por la Fiscalía contra la Criminalidad Organizada.
Según pudo conocer Perú21, hubo un trabajo de seis meses de seguimiento a la organización que encabezaba el narcotraficante de alias ‘Cañamero’, quien era el proveedor de la droga que Sánchez iba a exportar.
En noviembre del año pasado, el Poder Judicial autorizó al grupo Orión, de la Dirandro, para que realice ese trabajo de inteligencia.
Fuente: Diario Perú21.

Puntuación: 5 / Votos: 40

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *