Goodbye UK

[Visto: 477 veces]

Los británicos han escogido salir de la Unión Europea. Lo que comenzó como una especie de chantaje de David Cameron para satisfacer las demandas de Reino Unido en Bruselas, es hoy una realidad y amenaza con extenderse por el resto de países del bloque comunitario. Los líderes de las fuerzas ultraconservadoras y nacionalistas han aprovechado el triunfo del Brexit para exigir las mismas consultas en sus respectivos países. Al mismo tiempo, el euroescepticismo parece crecer entre los ciudadanos europeos. Estos son los países con más posibilidades de celebrar un referéndum para su salida de la Unión.

Francia

Uno de los primeros partidos en celebrar la salida de Reino Unido de la Unión Europea ha sido el Frente Nacional. La líder de la formación de extrema derecha francesa, Marine Le Pen, no ha tardado en festejar el triunfo del Brexit, resultado que ha definido como «victoria de la libertad» y pedido un mismo referéndum para Francia.
Según un estudio llevado a cabo por el Pew Research Center llamado «Euroescepticismo más allá del Brexit», el 61% de los franceses tiene una opinión desfavorable de la UE. Los ataques terroristas que ha sufrido Francia últimamente han hecho evidentes los problemas de integración del país y han aumentado al miedo hacia los inmigrantes y refugiados. Además, el estancamiento de su economía, que no termina de despegar a pesar de las políticas de austeridad, ha hecho que muchos vean a la UE como el origen de estos problemas.
De continuar su débil crecimiento económico y las altas tasas de paro, la coyuntura podría beneficiar al Frente Nacional, que ya ha dejado claro que convocaría un referéndum para la salida de Francia del bloque comunitario.

Países Bajos

En la misma línea, el político ultraconservador neerlandés Geert Wilders, líder del Partido de la Libertad, se ha sumado a la petición de un referéndum para la salida de los Países Bajos del bloque comunitario. «¡Hurra por los británicos! Ahora es nuestro turno. Es hora de un referéndum neerlandés», ha escrito Wilders a través de su cuenta oficial en Twitter.
Actualmente su partido es la tercera fuerza política en el parlamento, constituido tras las elecciones de 2012. Sin embargo, en las últimas encuestas el partido de extrema derecha encabeza todas las encuestas de intención de voto en Holanda.

Suecia y Dinamarca

Tanto Dinamarca como Suecia han tenido una evolución muy similar a la de Reino Unido. En 2002 los tres países rechazaron usar la moneda común. El ultraderechista Demócratas de Suecia (SD), tercera fuerza parlamentaria, ha pedido al Gobierno que tome la iniciativa para entablar discusiones con Bruselas y que se convoque luego una consulta sobre el resultado.
Por su parte, los ultranacionalistas daneses, segunda fuerza parlamentaria y aliados externos del Gobierno liberal en minoría, han celebrado este viernes el triunfo del Brexit en el Reino Unido, mientras que los rojiverdes han pedido una consulta similar para Dinamarca. «Felicidades a los británicos, han tomado su decisión. La conclusión es clara: la UE ha subestimado completamente el escepticismo de la gente. La UE ha tomado demasiado poder de los estados nacionales y ahora paga el precio», ha indicado el líder del ultranacionalista Partido Popular Danés, Kristian Thulesen Dahl.
En el pasado mes de diciembre, el 53.1% de los daneses votaron «no» a un acercamiento a las políticas de seguridad interior de la UE. Copenhague no ha cedido competencias en esta materia, después de que el país votara «no» al Tratado de Maastricht de 1992 y se le concediera un protocologo especial, el conocido como «opting out» o cláusulas de exención.

Países del este

En los países del este los partidos ultranacionalistas y conversadores han ganado fuerza. A pesar de ser críticos con la Unión, especialmente en materia de inmigración y refugiados– sus gobiernos se han mostrado en contra de la salida de Reino Unido. Además, el europeísmo de los países del este es bastante palpable. Por mencionar un dato, en el mismo estudio del Pew Research Center, el 72% de los polacos y el 61% de los húngaros tienen una opinión favorable a la UE.
Sin embargo, confirmado el Bretix, los Gobiernos de estos países están ejerciendo presión para que la UE cambie sus políticas en contra de la entrada de refugiados en suelo europeo. El primer ministro de Hungría, Víctor Orban, del partido ultraconservador y nacionalista Fidesz, ha afirmado que la principal lección que debe sacarse del referéndum en Reino Unido es que Bruselas «debe escuchar la voz de la gente». En declaraciones a la emisora húngara InfoRadio, Orban ha recalcado que la inmigración ha sido uno de los puntos principales durante la campaña, agregando que la población británica no estaba satisfecha con las políticas del país en este sentido. «Debe respetarse la decisión británica, porque todas las naciones tienen derecho a decidir su destino», ha remachado.
El ministro de Asuntos Exteriores de Polonia ha afirmado que el Brexit es una prueba de que la Unión Europea necesita cambios. Si continúa la escalada de tensión en el ámbito migratorio, en un hipotético caso se podría extender una consulta en estos países, aunque resulta bastante improbable dada la gran cantidad de fondos de los que se benefician estos países.
El partido ultranacionalista y euroescéptico austríaco FPÖ, cuyo líder Norbert Hofer se quedó a las puertas de conseguir la presidencia el pasado mes –solo le separaron 144,000 votos de su contrincante, el ecologista Alexander van der Bellen–, felicitó a los británicos por «recuperar» su soberanía. La formación asegura que la decisión de su salida se debe a la «locura migratoria».
Fuente: Diario ABC de Madrid.

Puntuación: 5 / Votos: 62

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *