MAS pierde en las principales ciudades de Bolivia

[Visto: 804 veces]

MAS

La oposición boliviana ganó terreno en las elecciones departamentales y municipales del país al imponerse al oficialismo en cuatro de los nueve departamentos de Bolivia y al menos en seis de las diez principales alcaldías, según los sondeos a pie de urna y los cómputos rápidos difundidos por los medios.
A falta de resultados oficiales, que se conocerán en las próximas horas, y como ya es tradición en los procesos electorales de Bolivia, los medios usaron los estudios de las empresas Ipsos y Mori para dar a conocer los datos extraoficiales sobre la votación.
Según esas encuestas, que los candidatos y el Gobierno dieron por representativas, el partido del presidente Evo Morales ganó las gobernaciones de cuatro de las nueve regiones del país, mientras que la oposición se impuso en tres y se prevé que en las dos restantes haya segunda vuelta.
El oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) revalidó con más del 50% en las gobernaciones de Cochabamba, Oruro, Potosí y Pando, mientras que la oposición lo hizo en Santa Cruz y arrebató al partido de Morales el de La Paz.
Aunque con menos de ese porcentaje, la oposición también logró una victoria suficiente en la gobernación de Tarija, donde ahora gobernaba el MAS tras la destitución de un gobernador opositor que había ganado en los comicios anteriores (2010).
Los datos extraoficiales sobre las regiones de Chuquisaca y de Beni muestran diferencias estrechas o insuficientes entre los candidatos del oficialismo y la oposición, por lo que se prevé que en esas regiones sea necesaria la celebración de la segunda vuelta.
En cambio, los candidatos de las diversas fuerzas opositoras vapulearon en las elecciones municipales a los del MAS.
Un cómputo rápido al cien por ciento, difundido por el canal ATB e Ipsos, confirmó los triunfos de la oposición en seis de las diez principales ciudades del país.
El opositor Luis Revilla fue reelegido como alcalde de La Paz con casi el 60% del apoyo y la también opositora Soledad Chapetón se impuso en la ciudad de El Alto con un 55.2%, frente a la candidatura oficialista de Edgar Patana Ticona, que buscaba la reelección.
La oposición también desbancó al MAS de la Alcaldía de Cochabamba con la candidatura de José María Leyes (56.7 %); y de la de Oruro, con la de Edgar Bazán (35.1%).
El opositor Percy Fernández también fue reelegido en la Alcaldía de Santa Cruz (42.3 %) y Rodrigo Paz, hijo del expresidente Jaime Paz Zamora, se impuso con amplía ventaja en Tarija (59.3 %).
En cambio, el partido de Morales se anotó triunfos en Potosí con William Cervantes (30%); y en Sucre, con Iván Arciénega (45.5%), que logró la primera victoria del oficialismo en esa ciudad.
Aunque con un margen muy estrecho, las encuestas dan de momento la victoria en la ciudad de Trinidad al opositor Mario Suárez, quien ganaría con 41.5% frente a su rival del MAS, Rolf Kohler (37.2%).
Según el cómputo rápido al 80%, en la ciudad amazónica de Cobija existe una pelea voto a voto.
En esa ciudad, fronteriza con Brasil, el opositor y exjugador de la selección boliviana de fútbol Luis Gatty Ribeiro sumaría un 47.1%, frente a un 46.2% de la oficialista Ana Lucía Reis, que buscaba la reelección.
El Gobierno boliviano atribuyó a la “debilidad” en la formación de liderazgos locales las derrotas sufridas por el oficialismo en el departamento de La Paz, en la ciudad homónima y en El Alto.
“Entendemos, es el mensaje de la población. Nosotros evaluamos que esto ha tenido que ver con la debilidad en la formación de liderazgos locales, tanto a nivel departamental como a nivel municipal”, afirmó el vicepresidente Álvaro García Linera.
En medio de la atomización de los liderazgos opositores, una de las victorias más resonantes fue la lograda por Chapetón en El Alto, uno de los principales bastiones del presidente Morales y de población mayoritariamente aimara.
Chapetón, de padres aimaras pero que no viste a la forma tradicional de las mujeres indígenas, garantizó un “trabajo incansable de todos los días, de todas las horas para poder lograr una ciudad segura y con oportunidades”.
El también aimara Félix Patzi, disidente del MAS y hoy candidato opositor, fue elegido gobernador de La Paz con un 52%.
Patzi dijo que se logró “romper la hegemonía del MAS”, pese a que parecía “impensable”.
Frente a la euforia opositora, el Gobierno ha pedido distinguir entre los comicios generales y los subnacionales porque, según el vicepresidente, cada uno tiene funciones distintas.
El presidente Morales y García Linera fueron reelegidos para un tercer mandato hasta 2020 en las elecciones celebradas en octubre pasado con un 61% de los votos, un apoyo muy superior al cosechado por el partido oficialista en estos comicios.
Fuente: Agencia de Noticias EFE y Radio Programas del Perú.

El MAS de Evo está de menos

Por Miguel Ángel Rodríguez Mackay- Diario Correo
Evo Morales Ayma, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, y del partido Movimiento al Socialismo (MAS), que lo llevó al poder en tres oportunidades, acaba de tener un duro revés electoral al perder sus principales bastiones (La Paz y El Alto) en los comicios locales del último domingo.
Sin duda, es una muy mala señal para el futuro de Morales. Un punto de quiebre en caída, propio de los regímenes que se aferran al poder, probablemente mostrando los primeros signos del desgaste.
Recordemos que durante su permanencia en el Palacio Quemado -sede del Gobierno- desde el 2005 en que ganó por primera vez las elecciones presidenciales, Morales ha logrado resultados abrumadores, siempre por encima del 50% de los votos.
En esa primera ocasión, obtuvo el 54% de las preferencias; en el 2009, el 64.22% del escrutinio, y en octubre de 2014, llegó a alzarse con el 61.2% del sufragio.
De allí que los recientes resultados grafiquen la alarma y preocupación del mandatario, acostumbrado a ganar.
Parece que a la gente comienza a hartarle las reiteradas denuncias de corrupción en algunos gobiernos regionales donde el MAS jamás perdió y sorprende que así sean los resultados cuando hace tan solo pocos meses, Evo había logrado una contundente victoria. En Bolivia, como en otros países de Latinoamérica con enormes recursos naturales, la bonanza económica llegó principalmente gracias a factores externos, entre ellos el alto precio de los metales en el mercado internacional. Con el referido chorreo lamentablemente ha llegado la corrupción, fenómeno que se ha convertido en un serio problema para el país y, a estas alturas, un mal endémico en la región, tanto que la ONU la considera como una de las mayores amenazas mundiales.
Morales y el MAS deberán realizar los ajustes necesarios, de lo contrario podrían terminar muy mal.

Puntuación: 5 / Votos: 36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *