PPC, a veces sí a veces no

[Visto: 2128 veces]

Mafalda

Necios y malagradecidos

Por Miguel Santillana
No había terminado el colegio cuando Alfonso Barrantes Lingán se convirtió en el primer alcalde socialista de América elegido por el voto popular. En una reunión partidaria le pregunté a JDC por las razones de aquel triunfo. Me explicó que el triunfo se debía a que: “encarnábamos los intereses de las grandes mayorías”. Con inocencia pero con firmeza frente a la insatisfactoria respuesta, repliqué: “este respaldo es temporal pues el día que tengan agua, desagüe, calles pavimentadas, pistas con asfalto, electricidad y el microbús los deje en la puerta de su casa de material noble; dejarán de ser de izquierda”. En el año 2003, me reencontré con JDC en el CADE en Ica. Compartimos una mesa para almorzar con su señora, Luis Pásara y Julio Cotler. Le recordé aquella conversación de hacía dos décadas y le pregunté cuántos alcaldes de izquierda tiene Lima. JDC, sorprendido, me respondió “ninguno”.
Hoy jueves el blog Otra Mirada -que financia Xiomi Lerner-, reactivado luego de que los expectoraron en bloque del gobierno de Ollanta, saca un editorial titulado “El triunfo es del pueblo izquierdista” donde muestran que no han entendido nada de nada. En primer lugar son unos malagradecidos con Lourdes Flores y el PPC, pues “aliados leales en la campaña por la revocatoria pero que ahora se han subido al carro mediático y ya disponen sobre la gestión municipal y cómo deberá ser la próxima alianza política que la sostenga”. No entienden que Susana Villarán sobrevivió a la revocatoria por el voto de los distritos mesocráticos que escuchan a Lourdes y a PPK. Ahora, sin el apoyo del PPC, Susana es un “pato rengo”, es decir, una pieza decorativa en el Concejo de Lima. Los resultados nos indican que ella está sola en el municipio; tan sola como el último pájaro dodo. El PPC debe asumir la responsabilidad del municipio de Lima y no pueden ser simples opositores. Para que Lima no pare, el PPC debe asumir las riendas ejecutivas del municipio, teniendo como mascarón de proa a Susana Villarán hasta las nuevas elecciones en el 2014.
Otra frase del mencionado editorial es: “Pero más allá del personaje de la alcaldesa Villarán el triunfo de fondo se lo lleva una vez más el pueblo izquierdista que con gran terquedad vota por la opción que percibe más cercana a sus intereses”. ¿Pueblo izquierdista= sectores populares? Les recuerdo que las bases populares que supuestamente eran patrimonio de la izquierda en los ochenta se fueron en masa con el clientelismo fujimorista y añoran al “Chino”. Para que comprendan la dinámica socioeconómica de los distritos populares de Lima, a estos izquierdistas desubicados, les recomiendo el libro “Huáscar: 25 años después; de la estera al barrio consolidado” de Emma Raffo (Instituto del Perú- USMP julio 2011, pp 104) de donde extraigo una de sus conclusiones: “todos los indicadores usados en nuestra investigación nos sugieren que la gran mayoría de pobladores de Huáscar que conocimos en 1984 han mejorado en sus condiciones de vida significativamente. Asimismo, en general, la segunda generación de pobladores viven en mejores condiciones comparado con sus padres en la misma etapa de sus vidas. Es decir, los datos nos confirman que la pobreza no se hereda automáticamente. Más bien, la segunda generación ha heredado bienes y recursos de diverso tipo y una cultura urbana de consumo, de grandes aspiraciones como la mayoría de limeños, no una “cultura de la pobreza” (Lewis, 1961)”
La “izquierda” hace tiempo que no entiende a quienes dice representar. Tanto que los sectores A y B le salvaron el pellejo a Susana. El acto de fe ideológico está por encima de la ciencia y las estadísticas. Este tipo de “izquierda” es una “experiencia religiosa” que poco tiene que ver con la vida diaria de los peruanos. Amén.

OtorongoCon realismo y sin excesos

Por Enrique Castillo- Diario Gestión
Los resultados del proceso de revocatoria han traído situaciones inesperadas, frente a las cuales se viene reaccionando, en algunos casos, con excesivo entusiasmo, con perplejidad y angustia, y con poco apego a la realidad.
Algunos ven un triunfo claro de Susana Villarán, lo que puede sonar desproporcionado. Si bien la alcaldesa se mantendrá en su puesto, es por estrecho margen, dependiendo de otro grupo político –le ganó al PPC y depende de este partido que es su “garante”. Muy probablemente sin sus regidores cercanos; condicionada y con la mirada puesta en cada paso, y con la posibilidad de enfrentar una complicada situación al interior de su alianza.
Otros ven a Lourdes Flores como una clara ganadora, y al PPC muy fortalecido, al punto de ya proyectar buenas posibilidades para el 2014 y hasta el 2016. Lo primero es clarísimo, porque la conducta política –en toda su dimensión- de Lourdes Flores la ha revitalizado políticamente. Sin embargo, de allí a señalar que ahora el PPC tiene una gran posibilidad para el 2014 o el 2016, nos parece un poco arriesgado.
Primero, porque Lourdes Flores ha estado tan o más fuerte en otras épocas, y eso no se tradujo en un triunfo electoral. Segundo, porque los regidores del PPC –como algunos congresistas- han demostrado un desempeño muy bueno en la labor fiscalizadora y en la campaña, pero eso no alcanza todavía para convertirlos en potenciales candidatos a la Alcaldía, o a los congresistas a la Presidencia.
Es natural y comprensible que la alcaldesa sienta angustia y molestia por la situación que podrían atravesar sus regidores, pero al adelantar que si son revocados se mantendrían en algunos puestos de la actual administración, podría estar dando algunas señales de desesperación y de que no sabe o no quiere leer el mensaje que con claridad le ha dado el electorado.
Otros vislumbran un futuro de ancha base con la alcaldesa y su alianza coordinando estrechamente con el PPC, Solidaridad y otros más, lo cual sería muy positivo. Pero teniendo en cuenta las elecciones del 2014 y las del 2016, y la distancia que separa al PPC de Patria Roja y Tierra y Libertad, eso puede ser algo todavía muy lejano.
Nuevos funcionarios
Al interior del Partido Popular Cristiano (PPC) no ha caído nada bien la posibilidad de que los regidores de Fuerza Social que resulten revocados, puedan obtener otros cargos al interior de la Municipalidad de Lima.
Al respecto, el regidor pepecista Óscar Ibáñez se mostró en desacuerdo con ello, pues advirtió que la población de Lima ha dado un mensaje que debe ser respetado.
“De manera personal no estoy de acuerdo, porque la opinión pública y la ciudad de Lima han dado un mensaje, y ese es el del cambio, no de mantener a regidores que han tenido una votación negativa”, manifestó.
En ese sentido, señaló que los eventuales regidores revocados deberán buscar otros espacios públicos o privados para poder trabajar.
Asimismo, Ibáñez consideró que la gestión de la alcaldesa Susana Villarán debería incorporar a personas preparadas y técnicos independientes que puedan darle nuevos aires al municipio capitalino.
Premio consuelo
Similar es la opinión del regidor pepecista Alberto Valenzuela, quien advirtió que sería un error darle a los revocados un “puestito” en la Municipalidad de Lima.
“Creo que darle premios consuelo o puestitos a quienes han sido revocados, sería un grave error. Ellos no necesitan un premio consuelo en la administración municipal”, afirmó.
Es más, para Valenzuela, contratarlos como funcionarios municipales, en lugar de favorecerlos, les haría un daño.
Fuente: Diario Correo.

Puntuación: 5 / Votos: 58

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *