Curso Espiritualidad Misionera CONAMIL

[Visto: 7837 veces]

CONAMILEspiritualidad Misionera del Vaticano II hasta hoy

Dra. Katherina Bosl von Papp
Las fuentes para una espiritualidad misionera:
La realidad (los signos del tiempos), la Biblia, la Tradición, la vivencia y el Magisterio de la Iglesia, las ciencias humanas, las religiones y corrientes espirituales del mundo.
El método: VER-JUZGAR-ACTUAR
EL VATICANO II: UN CAMBIO DE PARADIGMAS
EL REDESCUBRIMIENTO DEL JESÚS HISTÓRICO: PREDICAR Y CURAR (Lumen Gentium 5)
LA PREDICACIÓN DE JESÚS: ¿QUÉ ES EL REINO DE DIOS?
“Es indiscutible que el centro de la predicación de Jesús lo constituía el reinado de Dios (basileía tou theou). Jesús habló incesantemente de él sin dar una explicación y sin definirlo teóricamente. Lo explicó a través de parábolas”(J. Gnilka, Jesús de Nazaret, Mensaje e Historia, Barcelona 1993, p. 109). Por lo tanto, si pretendemos saber, qué era lo que Jesús mismo entendía por Reino de Dios o soberanía de Dios, es del todo necesario recurrir a sus parábolas.
Dios que es el acontecer mismo de toda la creación
-el sembrador (Mt 13,1-9; Mc 4,3-9; Lc 8,4-8)
-la semilla de mostaza (Mc 4,30-32; Mt 13,31s; Lc 13,18s)
-la mala hierba entre el trigo (Mt 13,24-30)
Dios trascendente e inmanente a la vida humana, Dios amador de las cosas sencillas
-la levadura (Lc 13,20s; Mt 13,33)
-los dos hijos (Mt 21,28-32)
LA PRESENCIA INMEDIATA Y SANADORA DE JESÚS CON LOS QUE SUFREN: INTEGRIDAD Y DIGNIDAD HUMANA
Jesús sana a la hija de una extranjera (Mc 7,26-30)
Jesús sana a un joven epiléptico (Mc 9,14-29)
Jesús sana a un mudo (Mt 9,32-34)
Jesús cura a la suegra de Simón tomándola de la mano (Mc 1,30s)
Sanación de un leproso extendiendole la mano (Mc 1,40ss)
Jesús sana a un paralítico de su pecado y de su enfermedad (Mc 2,1-12)
GAUDIUM ET SPES: LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS
… EL SENTIR ÍNTIMO Y LA SOLIDARIDAD CON TODO LO HUMANO
(1) Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón. … La Iglesia por ello se siente íntima y realmente solidaria del genero humano y de su historia.
… LA IGLESIA AL SERVICIO DEL HOMBRE
Al proclamar el Concilio la altísima vocación del hombre y la divina semilla que en éste se oculta, ofrece al género humano la sincera colaboración de la Iglesia para lograr la fraternidad universal que responda a esa vocación.
AD GENTES: DE UNA IGLESIA QUE CONVIERTE A UNA IGLESIA EN CONVERSIÓN
(2) La Iglesia peregrinante es misionera por su naturaleza
NUESTRA AETATE: TOLERANCIA Y DIÁLOGO
… LA SEMILLA DE DIOS EN LA RELIGIONES
(2) La Iglesia Católica no rechaza nada de lo que en las religiones hay de santo y verdadero. Considera con sincero respeto los modos de obrar y de vivir, los preceptos y doctrinas que, por más que discrepen en mucho de lo que ella profesa y enseña, no pocas veces reflejan un destello de aquella Verdad que ilumina a todos los hombres.
… LA FRATERNIDAD UNIVERSAL EXCLUYE TODA DISCRIMINACIÓN
(5) La Iglesia, por consiguiente, reprueba como ajena al espíritu de Cristo cualquier discriminación o vejación realizada por motivos de raza o color, de condición o religión. Por esto, el sagrado Concilio, siguiendo las huellas de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, ruega ardientemente a los fieles que, “observando en medio de las naciones una conducta ejemplar”, si es posible, en cuanto de ellos depende, tengan paz con todos los hombres, para que sean verdaderamente hijos del Padre que está en los cielos.
LUMEN GENTIUM: LA EQUIDAD DE TODOS LOS BAUTIZADOS
… LA IGLESIA CUERPO MÍSTICO DE CRISTO
(7) La vida de Cristo en este cuerpo se comunica a los creyentes, que se unen misteriosa y realmente a Cristo, paciente y glorificado, por medio de los sacramentos. Por el bautismo nos configuramos con Cristo: “Porque también todos nosotros hemos sido bautizados en un solo Espíritu” (1Cor., 12,13).
… LA IGLESIA PUEBLO DE DIOS
(9) … tiene por condición la dignidad y libertad de los hijos de Dios, en cuyos corazones habita el Espíritu Santo como en un templo. Tiene por ley el nuevo mandato de amar, como el mismo Cristo nos amó (cf. Jn., 13,34). Tiene últimamente como fin la dilatación del Reino de Dios …

Encuentro Andino CONAMIL

RASGOS PRINCIPALES Y RECEPCIÓN DEL CONCILIO EN AMERICA LATINA
DEL ECLESIOCENTRISMO AL “REINOCENTRISMO”
Palabras claves del Concilio: La apertura al mundo (Juan XXIII: aggiornamiento), la dignidad humana, los hombres de buena voluntad, los signos de los tiempos, la semilla de Dios en las religiones, la fraternidad universal, la Iglesia como Pueblo de Dios a servicio del Reino de Dios, la Iglesia misionera por naturaleza
Se destaca también un cambio en el lenguaje de la Iglesia mas llegado al diálogo
La Iglesia en America Latina ha desarrollado con mas profundidad y creatividad la teología del Concilio: Medellín (1968), Puebla (1979), Santo Domingo (1992), Aparecida (2007)
… Y DE VUELTA DEL REINOCENTRISMO AL ECLESIOCENTRISMO
Este cambio se situa dentro de una vuelta tradicionalista por sectores de la Iglesia que no quieren seguir el paso de renovación empezado por el Vaticano II.
REDEMPTORIS MISSIO (1990): ¿DE VUELTA A LA MISIÓN CLÁSICA?
El cambio en la teología de misión a partir del Concilio se podría resumir del “tener misiones hacia el ser una Iglesia misionera por dentro y por fuera”.
Medellín y Puebla no hablan de misión, si no de evangelización en un contexto de pobreza y injusticia; su perspectiva es la opción preferencial por los pobres.
Santo Domingo habla de una “nueva evangelización“ y inculturación; y Aparecida retoma el término misión.
Con el pontificado de Juan Pablo II podemos destacar una nueva iniciativa para la misión; fue el Papa que mas viajó en toda la historia de la Iglesia; tenía un espiritu profundamente misionero marcado por su vivencia de dos dictaturas y el derrumbe de los países comunistas a partir del 1989.
REDEMPTORIS MISSIO (ENCÍCLICA JUAN PABLO II; 1990)
SOBRE LA PERMANENTE VALIDEZ DEL MANDATO MISIONERO
CAPÍTULO I: JESUCRISTO ÚNICO SALVADOR
(5) Cristo es el único mediador entre Dios y los hombres: « Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, hombre también, que se entregó a sí mismo como rescate por todos. … Los hombres, pues, no pueden entrar en comunión con Dios, si no es por medio de Cristo y bajo la acción del Espíritu.
CAPÍTULO V: LOS CAMINOS DE LA MISIÓN
Conversión y bautismo
(46) El anuncio de la Palabra de Dios tiende a la conversión cristiana, es decir, a la adhesión plena y sincera a Cristo y a su Evangelio mediante la fe.
Formación de Iglesias locales
(48) La misión ad gentes tiene este objetivo: fundar comunidades cristianas, hacer crecer las Iglesias hasta su completa madurez. Esta es una meta central y específica de la actividad misionera, hasta el punto de que ésta no puede considerarse desarrollada, mientras no consiga edificar una nueva Iglesia particular, que funcione normalmente en el ambiente local.
Tanto en lenguaje como en metodología Redemptoris Missio vuelve a una teología eclesiocentrica y cristocentrica cuyo objetivo es la conversión a la Iglesia católica y el bautismo
CAPÍTULO VIII: ESPIRITUALIDAD MISIONERA
Subcapítulos: Vivir el misterio de Cristo enviado
(88) Al misionero se le pide «renunciarse a sí mismo y a todo lo que tuvo hasta entonces y a hacerse todo para todos»: en la pobreza que lo deja libre para el Evangelio; en el desapego de personas y bienes del propio ambiente, para hacerse así hermano de aquellos a quienes es enviado y llevarles a Cristo Salvador. A esto se orienta la espiritualidad del misionero: «Me he hecho débil con los débiles … Me he hecho todo para todos, para salvar a toda costa a algunos. Y todo esto lo hago por el Evangelio » (1 Cor 9, 22-23). Precisamente porque es «enviado», el misionero experimenta la presencia consoladora de Cristo, que lo acompaña en todo momento de su vida. «No tengas miedo … porque yo estoy contigo» (Act 18, 9-10). Cristo lo espera en el corazón de cada hombre.
Amar a la Iglesia y a los hombres como Jesús los ha amado
(89) Por último, lo mismo que Cristo, él debe amar a la Iglesia: «Cristo amó a la Iglesia y se entregó a si mismo por ella» (Ef 5, 25). Este amor, hasta dar la vida, es para el misionero un punto de referencia. Sólo un amor profundo por la Iglesia puede sostener el celo del misionero; su preocupación cotidiana —como dice San Pablo— es «la solicitud por todas las Iglesias» (2 Cor 11, 28). Para todo misionero y toda comunidad «la fidelidad a Cristo no puede separarse de la fidelidad a la Iglesia
El verdadero misionero es el santo
90. La llamada a la misión deriva de por sí de la llamada a la santidad. Cada misionero, lo es auténticamente si se esfuerza en el camino de la santidad: «La santidad es un presupuesto fundamental y una condición insustituible para realizar la misión salvífica de la Iglesia».
La espiritualidad recorre a los conceptos clásicos de la vocación personal, de la unión con Cristo y del sentirse llamado como individuo.
Conceptos teológicos aplicados: cristología, Iglesia, vocación, santidad. La misión en el contexto de conquista y colonialismo. La teología de misión desde el Vaticano II en metodología (partiendo de la realidad; Ver-Juzgar-Actuar; misión como encuentro y diálogo) y en contenidos (opción por los pobres; justicia y paz; preservación de la creación; inculturación; la semilla divina en todas las religiones; la dignidad y libertad humana). El caminar con la humanidad y la Iglesia (con sus misioneros) luchando contra las fuerzas incrédulas y hostiles (87).
APARECIDA (CELAM 2007): ¿ DE VUELTA AL VATICANO II ?
COMO METODOLOGÍA APARECIDA RETOMA EL VER-JUZGAR-ACTUAR, PARTIENDO DE LAS REALIDADES DE AMERICA LATINA Y DEL CARIBE:
(19) En continuidad con las anteriores Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano, este documento hace uso del método ver, juzgar y actuar.
SE RESCATA LA OPCIÓN PREFERENCIAL POR LOS POBRES COMO PERSPECTIVA CENTRAL DE LAS IGLESIAS EN AMERICA LATINA Y EL CARIBE
391. Dentro de esta amplia preocupación por la dignidad humana, se sitúa nuestra angustia por los millones de latinoamericanos y latinoamericanas que no pueden llevar una vida que responda a esa dignidad. La opción preferencial por los pobres es uno de los rasgos que marca la fisonomía de la Iglesia latinoamericana y caribeña.
SE ENFATIZA EL PAPEL DE LOS LAICOS CATÓLICOS
209. Los fieles laicos son los cristianos que están ncorporados a Cristo por el bautismo, que forman el pueblo de Dios y participan de las funciones de Cristo: sacerdote, profeta y rey. Ellos realizan, según su condición, la misión de todo el pueblo cristiano en la Iglesia y en el mundo. Son “hombres de la Iglesia en el corazón del mundo, y hombres del mundo en el corazón de la Iglesia”
210. Su misión propia y específica se realiza en el mundo, de tal modo que, con su testimonio y su actividad, contribuyan a la transformación de las realidades y la creación de estructuras justas según los criterios del Evangelio. El ámbito propio de su actividad evangelizadora es el mismo mundo vasto y complejo de la política, de realidad social y de la economía, como también el de la cultura, de las ciencias y de las artes, de la vida internacional, de los ‘mass media’, y otras realidades abiertas a la evangelización, como son el amor, la familia, la educación de los niños y adolescentes, el trabajo profesional y el sufrimiento
211. Los laicos también están llamados a participar en la acción pastoral de la Iglesia, primero con el testimonio de su vida y, en segundo lugar, con acciones en el campo de la evangelización, la vida litúrgica y otras formas de apostolado, según las necesidades locales bajo la guía de sus pastores. Ellos estarán dispuestos a abrirles espacios de participación y a confiarles ministerios y responsabilidades en una Iglesia donde todos vivan de manera responsable su compromiso cristiano. A los catequistas, delegados de la Palabra y animadores de comunidades, que cumplen una magnífica labor dentro de a Iglesia, les reconocemos y animamos a continuar el compromiso que adquirieron en el bautismo y en la confirmación.
SE HACE REFERENCIA AL PESO HISTÓRICO DE LA MISIÓN EN AMERICA LATINA:
(4) El Evangelio llegó a nuestras tierras en medio de un dramático y desigual encuentro de pueblos y culturas.
SE LANZA UNA NUEVA MISIÓN CONTINENTAL
(11) La Iglesia está llamada a repensar profundamente y relanzar con fidelidad y audacia su misión en las nuevas circunstancias latinoamericanas y mundiales. No puede replegarse frente a quienes sólo ven confusión, peligros y amenazas, o de quienes pretenden cubrir la variedad y complejidad de situaciones con una capa de ideologismos gastados o de agresiones irresponsables. Se trata de confirmar, renovar y revitalizar la novedad del Evangelio arraigada en nuestra historia, desde un encuentro personal y comunitario con Jesucristo, que suscite discípulos y misioneros. Ello no depende tanto de grandes programas y estructuras, sino de hombres y mujeres nuevos que encarnen dicha tradición y novedad, como discípulos de Jesucristo y misioneros de su Reino, protagonistas de vida nueva para una América Latina que quiere reconocerse con la luz y la fuerza del Espíritu.
SE INTRODUCE COMO TÉRMINO CENTRAL EL “DISCÍPULO MISIONERO
(28) En el encuentro con Cristo queremos expresar la alegría de ser discípulos del Señor y de haber sido enviados con el tesoro del Evangelio.
(30) La historia de la humanidad, a la que Dios nunca abandona, transcurre bajo su mirada compasiva. Dios ha amado tanto nuestro mundo que nos ha dado a su Hijo. Él anuncia la buena noticia del Reino a los pobres y a los pecadores. Por esto, nosotros, como discípulos de Jesús y misioneros, queremos y debemos proclamar el Evangelio, que es Cristo mismo.
ESPIRITUALIDAD MISIONERA A PARTIR DEL VATICANO II
ALGUNAS TESIS SOBRE LA MISIÓN
La misión es la naturaleza del cristianismo “ad intram” e “ad extram”
La misión tiene que tomar conciencia de su pecado histórico en el contexto de la conquista y del colonialismo (patronato, encomienda, esclavitud, genocidio, exterminio de culturas y religiones autóctonas …)
La misión promueve justicia y paz, su perspectiva es la opción preferencial por los pobres
La misión tiene una dimensión cosmológica (cuerpo cosmológico de Cristo) que nos recuerda la responsabilidad para toda la creación
La misión promueve el diálogo interreligioso y intercultural
La misión no está al servicio de la Iglesia, si no al servicio del Reino de Dios; el Reino de Dios es vida plena parar todos los pueblos
La misión no debe ser apologética, no se trata de conquistar almas en concurrencia con otras Iglesias
La misión es diálogo abierto, oferta libre que respeta la dignidad y libertad del otro
La misión es dinámica, abierta a aprender en el encuentro con el otro
ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA ESPIRITUALIDAD
·El ser humano es un ser espiritual, la espiritualidad no se limita al cristianismo
·Hay espiritualidades religiosas, es decir con un horizonte transcendente, y espiritualidades sin este horizonte
·La espiritualidad en un sentido amplio es el sentido integral que damos a nuestra vida y al mundo
·La espiritualidad religiosa busca formas de llevar al encuentro (inmediato) con las dimensiones mas profundas de la vida (ZEN, Yoga)
·La espiritualidad tiene como experiencia profunda la unidad del cosmos, de todo el ser (experiencia mística)
·Su expresión vive en la tensión con lo “indecible”, su lenguaje tiene que dejar lugar para el silencio y el misterio (poesía, arte)
·Su experiencia de unidad se opone a estructuras de injusticia y muerte (monjes budistas en Tibet)
·La espiritualidad transforma la realidad, tiene como su lado exterior la ética práctica
La espiritualidad cristiana….
·en un sentido mas estricto se refiere a diferentes tipos y escuelas de conversión de vida, ascesis cristiana, oración y mística
·como mística vive en tensión con el magisterio (elemento petrino) y la teología intelectual (elemento paulino) de la Iglesia
·necesita la reflexión teológica (Biblia; Cristología, Mariología, Eclesiología, Eucaristía…)
·necesita la comunidad de fe
·necesita la reflexión crítica a partir de la Ilustración, (las tres dudas según Paul Ricoeur): como “opio para el pueblo” (Karl Marx); como “platonismo para el pueblo” (Friedrich Nietzsche); como “neurosis colectiva” (Sigmund Freud).
·necesita la reflexión a partir de las ciencias humanas (psicología, sociología, medicina)
·es profética en anunciar la vida y denunciar estructuras de muerte
·lleva a una ética que transforma la realidad hacia una vida plena para todos.

III Encuentro Nacional Misioneros Laicos Peru

CONCLUSIONES DEL CURSO
•Espiritualidad basada en el Magníficat de María, Madre de Dios.
•Ha sido una oportunidad de conocer la experiencia de misión, sentir asimismo la fuerza que esta se manifiesta en la unión, el compartir la fe y en la acción común.
•Anunciar el Reino de Dios, con la actitud sanadora de Jesús, dando vida plena, mostrando el acontecer de Dios en todo momento y en toda la creación. Significa asimismo sanar integralmente, que dignifique a la persona humana, de manera preferencial a los más pobres y excluidos.
•Ver-entender y vivenciar, asimismo compartir/jugar con el grupo y con un actuar positivo. Jesús que es solidario con todos, con sus enseñanza y vivencias, nos invita a vivir de buscando la integridad, la unión entre todos. La espiritualidad es el Amor incondicional por la vida (toda la creación).
•Es tener un amor preferencial por lo pobres, sabiendo que Dios nos ama; él nos invita a enseñar, a aprender, teniendo siempre presente la vida del Señor Jesús y la Biblia Ese amor que recibimos de Él; es para darlo a todos, de manera preferencial a los más humildes.
•Este curso me ayudó a conocer las experiencias de otras comunidades misioneras.
•Teniendo presente que somos santificados en la verdad, Jesús nos envía para comunicar la verdad, contemplarlo en la acción. Alimentando el encuentro personal con Jesucristo, en la vida cotidiana.
•Es una revisión de la experiencia misionera, vivir la práctica de Jesús, es él quien nos enciende la pasión misionera desde y con los más marginados.
•Es amor a los pobres, a los enfermos, a los encarcelados, es seguir y hacer nuestro el: “no vine a buscar a los sanos, sino a los enfermos”, la fuente está en la Biblia y la oración.
•Para ser un buen misionero, tengo que morir a actitudes que no permiten crecer, eso significa también comprender, en ciertos momentos aceptar, ver las realidades tanto positivas como las que son obstáculos, es también un encuentro personal y un renovarse constantemente.
•Este Curso permite abrirnos y hacernos comunidad de hermanos, es considerar siempre que Jesús Resucitado es el centro de la vida.
•Vivir la Espiritualidad misionera laical, es caminar con la humanidad, recurriendo de manera constante a las fuentes: la realidad, la Biblia, la tradición, la vivencia y el magisterio de la Iglesia, las ciencias humanas, las religiones y corrientes espirituales del mundo. Es impregnarse del Jesús histórico, dador de vida y estar en relación continua con la Iglesia, desde una mirada crítica positiva.
Puntuación: 4.99 / Votos: 730

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *