Orden de los Predicadores

Santo Domingo de Guzman
CONGREGAZIONE PER GLI ISTITUTI DI VITA CONSACRATA E LE SOCIETÀ DI VITA APOSTOLICA
Ciudad del Vaticano, 24 febrero 2009
Prot. N. YD 15/2008
Reverendo Padre,
Hemos recibido la Relatio de statu Ordinis, preparada para el Capítulo General de Definidores (Cracovia, 28 de julio-17 de agosto de 2004), la Relatio Ordinis para el Capítulo General de los Priores Provinciales (Bogotá, 18 de julio-8 de agosto de 2007) y las Estadísticas de la Orden.
Hemos leído con gran interés toda la rica documentación, y nos hemos centrado, en particular, en el segundo informe, el más reciente el que especialmente expresa la visión del Instituto. Él ha querido presentar “los gozos y esperanzas, tristezas y angustias de la vida y de la misión de la Orden de Predicadores”. En la vida de un instituto, como en la vida de cada hombre, hay momentos de luz como de oscuridad, pero la experiencia gozosa de Cristo Resucitado ilumina.
Como pocos institutos religiosos, la Orden de Predicadores -en vísperas de la celebración de los 800 años de la confirmación de la Orden, 1216-2016 – “no sólo tiene una historia gloriosa para recordar y contar, sino también una gran historia para construir, mirando al futuro en el cual el Espíritu, os proyecta para hacer a través vuestro, todavía cosas grandes”(VC 110). Estamos seguros de que esta celebración dará un impulso aún mayor a la vitalidad del Instituto y al compromiso a favor de la vida y misión de la Iglesia.
Ella justamente insiste en el valor de la misión (números 12-69): su vocación es la misión, sois comunidad para la misión. Mientras gran parte de la humanidad todavía no conoce el nombre de Cristo y sigue siendo necesaria y urgente la missio ad gentes, la Iglesia advierte al mismo tiempo la urgencia de la nueva evangelización para un mundo que parece haber perdido el sentido de lo sagrado y se arriesga a perderse en la oscuridad de la secularización.
Para hacerlo, es necesario que la Orden de Predicadores “se deje continuamente interpelar por la Palabra revelada y los signos de los tiempos” (VC 81). Imitando a vuestro Padre Santo Domingo, que o hablaba con Dios o acerca de Dios, los Frailes Predicadores deben ser personas amorosamente dedicadas al Señor y a su Evangelio. La nueva evangelización será efectiva en la medida en que “sepa proclamar en los tejados cuanto ha vivido en primer lugar en la intimidad con el Señor” (ibíd.).
Seguimos con atención y afecto vuestro camino y hacemos votos para que toda la Familia Dominicana tomando un nuevo impulso y aliento en la celebración de sus 800 años de historia y de santidad, sea capaz de encaminarse sobre la vía de una auténtica Sequela Christi y de renovado compromiso carismático. Invocamos sobre vosotros todos los dones del Espíritu de Dios, que fortalezcan la fe e iluminen la razón, para que la predicación se convierta en la transmisión de la realidad contemplada: el esplendor de Cristo Resucitado que comunica a todos los hombres la paz y la salvación.
Os acompañamos con nuestra oración en la novena de años que concluirá en 2016, con el cumplimiento de los 800 años de la confirmación del Papa Honorio III.
Permaneciendo en unión de oraciones, aprovecho de buen grado la ocasión de ofrecer a usted ya todos los religiosos un cordial saludo, que acompaño con una especial bendición.
Cardenal Franc Rodé CM – Prefecto
A la Orden de los Predicadores pertenecen el Dr. Gustavo Gutiérrez Merino OP y el Dr. Ricardo Álvarez Lobo OP. En el Perú, los dominicos fundaron dos universidades: la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y la Universidad San Martín de Porres.
Tres Papas han pertenecido a la Orden de los Predicadores:
Beato Inocencio V
Nacido en Tarentaise (1225); murió en Roma, el 22 de junio de 1276. Elegido Papa nº 185 en Arezzo el 21 de enero de 1276.
De nombre Pierre de Tarentaise, ingresó a los dieciséis años en la Orden de los Dominicos completando su educación en la Universidad de París donde se graduó en teología y se convirtió en profesor alcanzando tal renombre que fue conocido como doctor famossisimus.
Actuó como provincial de su Orden hasta que en 1272 fue nombrado Arzobispo de Lyon y en 1273 Cardenal Obispo de Ostia.
Elegido en la primera votación del cónclave, es el primer pontífice dominico de la historia y durante los cuatro meses de su pontificado intentó organizar una cruzada para ayudar al reino de Castilla en su Reconquista, y trabajó para consolidar la unión con la Iglesia Ortodoxa lograda en el XIV Concilio Ecuménico celebrado en Lyon en 1274 y en el que tuvo una destacada participación. También mantuvo buenas relaciones con Rodolfo de Habsburgo, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.
Pero donde verdaderamente destacó Inocencio V fue en su labor como teólogo y filósofo, facetas en las que publicó numerosas obras entre las que destaca los Comentarios a las sentencias de Pedro Lombardo.
Fue el primer papa dominico, y quiso seguir vistiendo el hábito blanco de la Orden de Predicadores, de la que procedía. Desde entonces, el Papa siempre lleva sotana blanca.
Beato Benedicto XI
Nació en Treviso (1240); murió en Perugia, el 7 de julio de 1304. Elegido Papa n.º 194, el 22 de octubre de 1303.
De nombre Nicolás Boccasini, a los 14 años ingresó en la orden dominica en Venecia. Destacó por su inteligencia como maestro. Fue nombrado prior de la Lombardía y en 1296 el noveno de superior general de la Orden de Predicadores. Por sus cualidades estuvo encargado de una delicada misión diplomática en Flandes, donde obtuvo éxito y a continuación el Papa le nombró Cardenal en 1298. Fue obispo de Ostia. En la controversia con el rey Felipe el Hermoso de Francia, es uno de los cardenales que permaneció fiel a Bonifacio VIII, con quien se refugió en el castillo de Anagni, siendo hecho prisionero y forzado sin éxito a abdicar. A la muerte de Bonifacio VIII, fue elegido Papa en 1303.
Mucho más pacífico que su antecesor, su breve pontificado se inició con la abolición de la excomunión dictada contra Felipe el Hermoso de Francia, pero se negó sistemáticamente a perdonar a los autores materiales de la ofensa sufrida por su predecesor en Anagni, excomulgando tanto a Guillermo de Nogaret, consejero del rey francés, como a Sciarra Colonna. Tras ocho meses de pontificado murió, el 7 de julio de 1304, al parecer envenenado por orden de Guillermo de Nogaret.
Fue beatificado en abril de 1736 por Clemente XII. Su nombre se introdujo en el martirologio romano por disposición del Papa Benedicto XIV en 1748.
San Pío V
Nació en Bosco, el 17 de enero de 1504 y murió en Roma, el 1 de mayo de 1572). Elegido Papa nº 225 en 1566.
Nacido Antonio Michele Ghiselieri, este monje dominico, fue beatificado por Clemente X en 1672 y canonizado por Clemente XI en 1712. Fue Comisario General de la Inquisición Romana antes de ser Papa.
Pío V se propuso restaurar la disciplina y moralidad de Roma encauzando la vida espiritual del mundo cristiano, y aun la terrenal también, pues como tantos otros papas teocráticos que le habían precedido, mediante la bula In cœna Domini proclamó la supremacía de la iglesia de Roma y de su cabeza visible sobre todos los poderes civiles y sobre quienes los ostentan.

Fuente: www.op.org y Wikipedia.

Puntuación: 5 / Votos: 470

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*