Entre la mentira y la maldad

[Visto: 214 veces]

Gustavo Gorriti y la empresa Odebrecht son inseparables, habiéndose convertido el señor Gorriti en un operador político de la empresa brasileña.

Por José Antonio Torres Iriarte- Diario EXPRESO.
Desde mediados del 2018, cuando el Instituto de Defensa Legal (IDL) habló con insistencia de la existencia de una organización criminal al interior del Poder Judicial, liderada por un vocal supremo y el presidente de la Corte Superior de Justicia del Callao, el IDL y su líder Gustavo Gorriti, han aspirado a convertirse en “censores de la vida nacional”.
La judicialización de la política o la justicia administrada desde los grandes medios de comunicación han sido promovidas por los grupos “El Comercio”, “La República” y RPP en especial; siendo evidente que el IDL ofrecía primicias periodísticas filtradas desde el Ministerio Público y particularmente desde el Equipo Especial Lavajato a cargo de los fiscales Rafael Vela Barba y José Domingo Pérez.
Martín Vizcarra “desleal y sin escrúpulos” desde el 28 de julio 2018 anunció en su Mensaje a la Nación una supuesta lucha frontal contra la corrupción, decidiendo desplazar de la Fiscalía de la Nación al señor Pedro Chávarry; para lograr ese propósito se gestó una campaña de demolición por parte de los medios vinculados al “Club de la Construcción” y a José Graña Miroquesada.
En todo momento Gustavo Gorriti y el IDL se mostraron como mediocampistas en una cancha de fútbol, repartiendo pelota, dando pases largos o cortos e incluso jugando en pared con los fiscales Vela Barba y José Domingo Pérez.

Solo cometió errores

En todo momento el señor Gorriti declaraba sobre todo a Canal N, que la empresa Odebrecht había cometido errores y que como había sucedido con otras empresas o corporaciones internacionales en el mundo, debía pagar una penalidad y quedar habilitada para seguir contratando con el Estado.
Lo cierto es que el punto de vista expresado por Gustavo Gorriti en diversas entrevistas, se ha cumplido.
Y es que a la fecha la confesa empresa Odebrecht se ha comprometido a pagar una exigua penalidad a lo largo de 15 años, ha sido exonerada de pagar una millonaria deuda a la SUNAT, sus directivos solo son delatores y han sido eximidos de toda responsabilidad penal.
El Acuerdo de Colaboración Eficaz es un “secreto de Estado”, desconociéndose hasta la fecha sus cláusulas; existiendo la sospecha fundada de que fue redactado por Odebrecht o en su defecto en las oficinas del IDL.
Odebrecht y otras empresas constructoras brasileñas son parte de una “coalición política empresarial” gestada durante los gobiernos del presidente Lula da Silva en Brasil y en mi concepto responde a un plan con el claro propósito de participar en la ejecución de las grandes obras de infraestructura en América Latina y consolidar la hegemonía política de Brasil en la región.

Graña y Montero

Odebrecht como empresa constructora con larga experiencia, de la mano del Partido de los Trabajadores y bajo el liderazgo de Lula, no dudó en multiplicar su radio de influencia en toda América Latina, aumentando su hegemonía en alianza con grupos nacionales en cada país.
En el Perú, la empresa “Graña y Montero” se asoció empresarialmente con la empresa brasileña, logrando tejerse la “trama de Odebrecht”.
En un contexto como el descrito, luego de que los ilícitos de Odebrecht fueran probados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y la par en diversos países latinoamericanos se incriminara a esta empresa por la comisión de graves ilícitos penales; la empresa Odebrecht en el Perú diseñó una estrategia legal y política.
A finales del gobierno de Ollanta Humala, se iniciaron investigaciones en el Congreso; sin embargo, ya en el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski el caso Odebrecht tuvo un mayor impacto político. No olvidemos que la delación de Odebrecht precipitó la renuncia de Kuczynski en marzo 2018.
Desde ese entonces la participación mediática del señor Gorriti fue evidente, por ello todo parece indicar que la empresa Odebrecht eligió como operador político al director del Instituto de Defensa Legal, Gustavo Gorriti.
Entendemos que esta elección fue motivada porque los altos directivos de Odebrecht reconocieron habilidades en el señor Gorriti para manipular, mentir, tergiversar los hechos y sobre todo por la evidente soberbia, intolerancia y vocación por la maldad que lo caracteriza.
Gustavo Gorriti que cumplió un papel nefasto en el periodismo y en la política panameña a finales de los años noventa, no tuvo reparo en ser prácticamente el “guardaespaldas” de Alejandro Toledo durante la “Marcha de los Cuatro Suyos” en el año 2000.
El país recuerda la estrecha relación entre Alejandro Toledo y Gustavo Gorriti.
Tampoco debe olvidarse la generosa donación de un millón de dólares por parte de George Soros para impulsar la organización de la movilización de protesta ciudadana en ese entonces. Bajo el liderazgo de Gustavo Gorriti, bajo la pauta dictada por el IDL, se pretende construir un suprapoder, que goza de licencia para denostar, señalar responsabilidades penales o eximir de culpa a los directivos de Odebrecht y la empresa “Graña y Montero”.

Financiado internacionalmente

La existencia de un suprapoder le está causando un daño irreparable al país, que va más allá del ámbito político. En los últimos años, tanto Odebrecht como Gustavo Gorriti se han convertido en actores políticos, que buscan impunidad para unos, señalando selectivamente responsabilidades en determinados sectores políticos del país.
¿Con qué autoridad moral habla el señor Gustavo Gorriti, financiado por la cooperación internacional solventada por los magnates de la globalización? El mundo sufre los embates de un globalismo avasallador, que pretende imponer una agenda signada por los puntos esbozados en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.
El Perú debe afirmar su soberanía, el Acuerdo de Colaboración Eficaz debe ser publicado, la empresa Odebrecht y las otras empresas brasileñas deben ser denunciadas penalmente y resarcir al Estado con altas penalidades.
Hoy los libretos se repiten, las acciones fiscales se replican como hace unos años. Nadie es “intocable”, ni los fiscales Vela Barba, ni José Domingo Pérez, tampoco el señor Gustavo Gorriti. Medios de comunicación y periodistas sin ética han cumplido y cumplen un papel funcional a los intereses de Odebrecht.
El Perú debe recuperar la senda del crecimiento y la reducción de la pobreza, como se logró durante el segundo gobierno del presidente Alan García. Fue precisamente Gustavo Gorriti (unos días después de la muerte del presidente García) que cinícamente señaló, que si hubiera sabido del estado depresivo que afrontaba el presidente García, le hubiera “dado una tregua”. Esas afirmaciones las expresó en la emisora de IDL Reporteros en abril 2019.
Gustavo Gorriti, cuyo padre militó y fue electo diputado por el Partido Comunista Peruano adscrito a la Tercera Internacional sometida al Kremlin, evita ser explícito en el plano ideológico, sin embargo es claro que está lejos de afirmar nuestra nacionalidad, siendo reconocido líder de los caviares. No nos confundamos, Odebrecht y Gustavo Gorriti se necesitan mutuamente.

Gustavo Gorriti y sus órdenes en Ministerio Público: fiscal revela cómo director de IDL coordinaba con Pablo Sánchez

¡Escandaloso! Rodrigo Rurush Castillo, fiscal provincial adjunto que participó en un allanamiento al local IDL-Reporteros en 2018, confesó que el periodista Gustavo Gorriti deshizo todo el trabajo de la Fiscalía con una simple llamada a Pablo Sánchez.
Esta declaración la dio en 2023 al Ministerio Público (MP), donde señaló que Gorriti desarticuló la diligencia desarrollada en su ONG izquierdista, debido a que tiene un control de poder sobre Sánchez, quien fungía de fiscal de la Nación en esa época.
“El señor Pablo Sánchez Velarde me llamó del número de su celular de su asistente para señalarnos la siguiente frase: ‘¿estás llevando a cabo la diligencia en IDL?’, a quien le referí que sí, que estoy llevando, pero se está suspendiendo”, detalló el letrado.
Recibiendo una condenable respuesta por parte del entonces titular de la Fiscalía, quien le dijo “suspende inmediatamente la diligencia o atente a las consecuencias”.
El trabajo de exhibición de documentos tuvo como finalidad revisar los audios difundidos por IDL-Reporteros, los cuales señalaron de incurrir en actos de corrupción a los integrantes del ahora inexistente Consejo Nacional de la Magistratura.
Ante esto, en medio de la pesquisa del MP, Gorriti se le acercó al letrado Castillo, quien encabezaba el allanamiento, y le indicó que “en 5 minutos te llama Pablo Sánchez Velarde”, demostrando el control que tiene sobre los fiscales. Así lo revelaron en el programa de Milagros Leiva.

Alejandro Muñante sobre Gustavo Gorriti

El congresista de Renovación Popular, Alejandro Muñante, no se quedó callado y tras la emisión del programa de Milagros Leiva no desperdició la oportunidad para señalar que el Perú necesita un gran cambio para salir del hoyo de la corrupción.
Lo publicado por Milagros Leiva esta noche nos muestra una vez más la urgente necesidad de una reforma integral del sistema de justicia. Una reforma que recupere la independencia y autonomía de jueces y fiscales de toda presión política e ideológica”, redactó en su cuenta de ‘X’ (antes Twitter).
Fuente: Diario EXPRESO.

Augusto Thorndike revela que Graciela Villasís ocultó chats para encubrir a Gustavo Gorriti

El periodista Augusto Thorndike señaló a Graciela Villasís, jefa de la Unidad de Investigación de El Comercio, de ocultar información donde se evidencia que Gustavo Gorriti amenazó al fiscal de la Nación interino, Juan Carlos Villena.
En medio de su programa, el hombre de prensa mostró los chats de Jaime Villanueva a los que su equipo de producción tuvo acceso y, entre otras cosas, manifestó que Villasís tenía conocimiento de que Gorriti amenazó a Villena, sin embargo, no lo mostró en su medio.
Esto es real (los mensajes). Es un escandalo que ningún periodista lo haya hecho saber. Sabemos que el grupo el Comercio está muy incómodo por el manejo selectivo que ha tenido su unidad de investigación que lidera ‘Chela’ Villasís, y le están preguntando ‘oye, ¿tú tenias lo de Gorriti?, ¿no hubiera sido importante hacerlo de conocimiento público?’ No, no existe. Gorriti para ella es intocable, pero aquí no le tenemos miedo”, detalló Thorndike en Contracorriente.

Augusto Thorndike contra Clara Elvira Ospina 

Asimismo, no tuvo ‘reparo’ en señalar duramente a su colega periodista Clara Elvira Ospina, a quien tildó de defensora del “Chuck Norris del periodismo”, refiriéndose al director de IDL Reporteros.
‘Burda desinformación, IDL épico final’ (refiriéndose a una nota publicada en el portal de noticias liderado por Gorriti). Épico final fue el que tuviste en América cuando te botaron como una basura, ese fue un épico final después de destruir la línea editorial del canal más importante del país y dejar en escombros toda la credibilidad que construimos durante años, subrayó el comunicador.
Del mismo modo, señaló que Ospina blindó a Martín Vizcarra al asegurar que un compañero de ambos llegó a donde trabajaban en aquel entonces con un expediente, desde Moquegua, con decenas de investigaciones fiscales por irregularidades cometidas por parte del ‘Lagarto’, sin embargo, la mujer dijo que “fueron exageraciones y no tuvieron fundamento”.
Mentira, dos de esas investigaciones intervinieron en la vacancia final de Martín Vizcarra porque los actos de corrupción, tanto en Lomas de Ilo como el Hospital de Moquegua, fueron evidentes y contundentes y van a juicio oral. Ella nos habla de desinformación cuando se inventó que Keiko Fujimori recibió 15 millones de dólares para que los lave Joaquín Ramírez”, puntualizó Augusto Thorndike.
Fuente: Diario EXPRESO.

Puntuación: 5 / Votos: 28

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *