Cuarto domingo de Adviento 2023

[Visto: 891 veces]

Evangelio según San Lucas 1,26-38.
El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.
El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo“.
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.
Pero el Ángel le dijo: “No temas, María, porque Dios te ha favorecido.
Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin“.
María dijo al Ángel: “¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?”.
El Ángel le respondió: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios.
También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios”.
María dijo entonces: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho”. Y el Ángel se alejó.

Homilía del Padre Paul Voisin CR de la Congregación de la Resurrección:

Hay una historia sobre una iglesia en Brooklyn, Nueva York, que apenas unos días antes de Navidad tuvo la desgracia de que, debido a la infiltración de agua, una gran parte del yeso, detrás del púlpito, había caído. El pastor no sabía qué hacer. No quería cancelar los servicios de Navidad, pero el muro parecía tan terriblemente distraído. Pasó por un mercado de pulgas y vio un mantel bellamente ganchillo con una cruz bordada justo en el centro. Era tan atractivo que sabía que cubriría el área dañada y no distraería a la gente, de hecho, embellecería el santuario. Unos días después, una anciana, de camino a casa después de un trabajo de limpieza en la ciudad, se detuvo en la iglesia para obtener algo de paz y calidez. Ella vio el mantel y le preguntó al pastor si las iniciales E.B.G. estaban tejidas en la esquina inferior derecha. ¡Ellos eran! Ella había tejido el mantel antes de la Segunda Guerra Mundial cuando ella y su marido vivían en Austria. Ella logró salir, pero su marido fue capturado y encarcelado. El pastor pudo ver que esta revivir de su dolor y tristeza la había afectado enormemente, y por eso se ofreció a llevarla a casa en su coche, al otro lado de Staten Island. Unos días después, un anciano al que había visto a menudo en la adoración en su iglesia se acercó y preguntó por el mantel. Hace más de treinta y cinco años, su esposa había tejido uno igual. Él la obligó a huir de su tierra natal, Austria, pero nunca pudo localizarla, suponiendo que ella también había sido encarcelada, y probablemente murió. El pastor le preguntó al hombre si podía llevarlo a dar un paseo. Lo llevó a Staten Island y acompañó al hombre hasta la puerta de la casa donde había llevado a la mujer unas noches antes. ¡Se reunieron esa Navidad!
Hace mucho tiempo alguien me envió esta historia, y pensé en ella cuando leí por primera vez el evangelio del día (Lucas 1:26-38), y en particular las palabras “nada es imposible para Dios”. ¿Quién hubiera pensado que una reunión navideña se llevaría a cabo, a través de una guerra mundial, un océano y treinta y cinco años? ¿Quién hubiera imaginado que una campesina en Nazaret sería la madre del Salvador, el Mesías, el tan esperado? “¡Nada es imposible para Dios! ”
María no podía creer que un mensajero celestial, Gabriel, vendría a ella. Su respuesta inmediata, muy humana, fue el miedo. Las primeras palabras del ángel le aseguraron. Él dijo “¡Salve, llena eres de gracia! El Señor está contigo. ”, y luego “No tengas miedo, María, porque has encontrado favor con Dios”. Ella todavía estaba perpleja. Las palabras del ángel eran insondables para ella. ¿Cómo podría ser la madre del Salvador, el Mesías, el tan esperado? Ella era virgen. El ángel le dijo que “el Espíritu Santo vendría sobre ella y el poder del Altísimo la eclipsaría”. Dios ‘se había encargado de todo’. María supo, al oír las Escrituras Hebreas leídas en la sinagoga, que Dios había prometido a un Mesías. Al mismo tiempo, sabía que si Dios la hubiera elegido, en su sabiduría, él estaría con ella y que lo imposible podría hacerse realidad. Ella estaba dispuesta a permitir que Dios se manifestara en y a través de ella, y le dio el ‘Sí’. Sus palabras son tan profundas, pero tan simples, “He aquí, soy la sierva del Señor. Que se haga conmigo de acuerdo con tu palabra“.
Como prueba de la capacidad de Dios para hacer lo imposible posible, el ángel le revela que su prima Elizabeth, que estaba más allá de los años fértiles, estaba embarazada. En la siguiente parte de este primer capítulo del evangelio de Lucas, María sale de su casa en Nazaret para viajar en una caravana -al menos tres días caminando- para atender a Elizabeth y acompañarla en el nacimiento de su hijo. En su propio primo Dios le había mostrado a María que lo imposible era posible CON ÉL.
En este cuarto y último domingo de la temporada de Adviento Dios nos pide que demos un paso adelante en fe, al igual que María, para creer que lo imposible es posible, que su gracia en nosotros puede hacer maravillas. Nuestro ‘No’ bloquea la obra de Dios y del Espíritu Santo. Nuestro ‘Sí’ nos abre a la gracia y bendición de Dios.
Una cosa en particular que se me pasó por la mente en la preparación de esta homilía fue la realidad de que aunque la Navidad es un momento de alegría y celebración para la mayoría de la gente, también es un momento de profunda tristeza y depresión para los demás. Tal vez se debe a la pérdida de un ser querido este año, que hizo particularmente doloroso en Navidad. Tal vez fue la pérdida de un trabajo, un cuidado de salud, o una decepción en un momento crucial de la vida. Una de las fuentes humanas más comunes de tristeza y tristeza es la realidad de las relaciones rotas o dañadas. Aún más en Navidad, con tanto tiempo pasado con familiares y amigos, esas relaciones rotas o dañadas son como una llaga abierta que no sanará. Nuestro ‘No a Dios y ‘No’ al perdón y la reconciliación es de hecho como poner sal en la herida – abrir el pasado duele, desconfianza y dudas.
SI creemos en que lo imposible se vuelve posible –a través de la gracia de Dios – tal vez este sea un buen momento para actuar. Al igual que con la visita a María, Dios nos dice que él está con nosotros, que hemos ganado el favor de Dios. Él nos dice “¡No tengas miedo!” como le dijo a María que no tenga miedo de lo desconocido, lo improbable y lo imposible.
Como la luz de nuestra corona de Adviento ha llegado ahora a su cumbre, que nuestro ‘Sí’ a Dios llegue a su cumbre para esta temporada de preparación espiritual, para que la luz de Cristo brille en nosotros y a través de nosotros, y que como María, y como la pareja en mi historia, lo imposible será posible gracias a la gracia y el poder de Dios.

«Fiducia Supplicans» no se aplica en las Iglesias orientales

Por Pablo J. Ginés– ReligiónEnLibertad.com
Sviatoslav Shevchuk, arzobispo mayor de la muy probada Iglesia Greco católica de Ucrania (la mayor de las Iglesias católicas de rito oriental, con unos 6 millones de fieles) publicó este viernes 22 de diciembre un comunicado donde daba dos argumentos por los que no se aplicará Fiducia Supplicans no sólo en Ucrania, sino en ninguna de las iglesias bizantinas (rito griego) ni en las iglesias orientales del resto del mundo (siríacas, coptas, armenias, etc…)
El comunicado, dictado desde Kiev, puede leerse aquí en ucraniano y aquí en inglés.

Si no menciona a las Iglesias Orientales, ¡no se aplica en ellas!

Por un lado, sobre las Iglesias orientales, detalla que Fiducia Supplicans habla del “significado pastoral de las bendiciones en la Iglesia Latina, no en las Iglesias Orientales“. Considera que no trata un tema de fe o moral católica, y puesto que no menciona ni cita para nada a las Iglesias Orientales, basándose en el canon 1492 del Derecho canónico de las Iglesias orientales, afirma que “esta Declaración se aplica exclusivamente a la Iglesia Latina y no tiene fuerza legal para los fieles de la Iglesia Greco católica de Ucrania” (ni ninguna otra iglesia oriental, se deduce del texto).

La “bendición“, en el rito bizantino, es siempre algo litúrgico

Da además otro argumento aplicable específicamente a las iglesias católico de rito bizantino (las que usan rito griego, que son bastantes: la rutena, la húngara, la rumana, la melquita, etc…). Explica Shevchuk que “de acuerdo con las tradiciones del rito bizantino, el concepto de ‘bendición’ significa aprobación, permiso o incluso una directiva espiritual de cierto tipo de acción, oración o práctica ascética, incluyendo ciertos tipos de ayuno y oración. Obviamente, la bendición de un sacerdote siempre tendrá una dimensión evangélica y catequética, y por lo tanto no pueden de modo alguno contradecir la enseñanza de la Iglesia Católica sobre la familia como una unión fiel, indisoluble y fructífera de amor entre un hombre y una mujer, que Nuestro Señor Jesucristo elevó a la dignidad de Santo Sacramento de Matrimonio”.
Y añade: “La prudencia pastoral nos insta a evitar gestos ambiguos, expresiones y conceptos que distorsionarían o representarían mal la Palabra de Dios y la enseñanza de la Iglesia”.
Detalla además que “el significado de ‘bendición’ en la Iglesia Greco católica Ucraniana y la Iglesia Latina es distinto”, y que “de acuerdo con la práctica litúrgica de nuestra Iglesia, la bendición de un sacerdote o un obispo es un gesto litúrgico que no puede separarse del resto de contenidos de los ritos litúrgicos ni reducido a las circunstancias y necesidades de la piedad privada”.

¿Pueden las Iglesias Orientales hacer una “negación total”?

En una entrevista con The Pillar, el cardenal Víctor Manuel Fernández, autor principal del texto que muchos consideran confuso, se reafirmaba en que Fiducia Supplicans es clara y decía, hablando de distintos países, que “la prudencia y la atención a la cultura local podrían admitir diversos modos de aplicación, pero no una negación total de este paso que se está pidiendo a los sacerdotes”. Sin embargo, en la entrevista no mencionaba nada de las Iglesia Orientales.
Entre las conferencias episcopales de rito latino que ya han declarado que no aplicarán Fiducia Supplicans o que la reducirán a meras bendiciones de individuos (y nunca de parejas) están las de Malawi, Zambia, Ghana, Togo, Kenia y Nigeria. El cardenal Ambongo de Kinshasa ya prepara una declaración pastoral conjunta de todas las conferencias episcopales de África en ese sentido.
Se calcula que los católicos de rito oriental son entre 18 y 20 millones en todo el mundo. Suelen convivir (a veces como minorías, otras como mayorías) con católicos de otros ritos en diversos países. Eritrea es el único país donde todos los católicos y sus diócesis son de rito oriental (unos 200,000 católicos de rito copto eritreo).

Puntuación: 5 / Votos: 27

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *