Segundo domingo de Adviento 2023

[Visto: 1097 veces]

Evangelio según San Marcos 1,1-8.
Comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios.
Como está escrito en el libro del profeta Isaías: Mira, yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino.
Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos, así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados.
Toda la gente de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él, y se hacían bautizar en las aguas del Jordán, confesando sus pecados.
Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo: “Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias.
Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR de la Congregación de la Resurrección:

En el mundo de la televisión reality hay muchos programas que implican cambios en la vida de las personas. Hay programas de “makeovers” de cabello, maquillaje y ropa. Hay programas sobre la pérdida de peso. Hay programas sobre intervenciones con personas adictas a las drogas o al alcohol. Hay programas sobre casas desordenadas y acaparadores, y sobre renovación de casas. Sin embargo, a menudo parece, en algunos casos, que el cambio es sólo cosmético y los efectos no siempre duran mucho tiempo. Algunos vuelven a su antigua forma de vestir, vuelven a poner el peso, caen en malos hábitos de adicción, y comienzan a dejar que su casa se desordene otra vez.
Hoy Jesús nos llama al cambio (Marcos 1:1-8). La imagen a la que nos presentan es muy dramática: “haz recto sus caminos”. Juan el Bautista vino predicando un bautismo de arrepentimiento. Llamó a la gente a dejar atrás sus caminos pecaminosos y volver a Dios, volver al pacto. John no está hablando de un cambio superficial, de un cambio de ropa, de hábitos de comida y bebida, o de limpieza. Está hablando de un cambio de opinión, un profundo cambio en la dirección de la vida. Aquellos que vinieron a Juan para bautismo estaban abandonando una vida que los arrebató de Dios y de su gracia, y los redirigió a la fidelidad a Dios y al pacto. Esta no fue una decisión para tomarse a la ligera.
En nuestra temporada de Adviento estamos invitados a prepararnos espiritualmente para el nacimiento del Salvador, nuestro Señor Jesucristo. Si tomamos esta invitación en serio y sinceramente respondemos a ella, habrá cambios en nuestras vidas. Nuestras prioridades y valores cambiarán. Nuestro interior –no nuestro exterior– sufrirá un cambio, porque abriremos nuestras vidas a una nueva fuente de vida, la gracia de Jesucristo. A través de su vida, y a través de su muerte y resurrección tenemos nueva vida. Él es de quien habla Juan el Bautista. Él es aquel cuyas “correas de sus sandalias” él “no es digno de agacharse y aflojar” Jesús es la fuente de nuestra salvación. Él no sólo nos bautizará con agua, sino “con el Espíritu Santo”, completando nuestra unión con Dios. Para una persona tan tremendamente significativa en la historia del mundo, y en nuestra propia historia personal, ¿es justo y justo prestar atención, y sufrir un cambio que no sólo nos traerá felicidad y paz, sino la salvación eterna?
La primera lectura del libro del Profeta Isaías (40:1-5, 9-11) da un destello de esperanza al pueblo de Dios. A los israelitas, después de años de persecución y esclavitud en Babilonia, se les prometió una nueva vida en Dios. Serán restaurados como hijos de Dios, niños del pacto. Las imágenes que Isaías usa les dieron esperanza-promesas de “consuelo”, “heraldo de buenas noticias”, el poder y la protección de Dios, la nueva vida con un “pastor” que “alimentará a su rebaño”, y “en sus brazos recoge a los corderos”. ¡Qué interjección de buenas noticias en la tristeza de un pueblo que había caído en gracia con Dios! Pero allí también, Isaías, establece una condición. “Una voz clama en el desierto prepara el camino del Señor! ¡Haz recto en el desierto una autopista para nuestro Dios! Cada valle debe ser llenado, cada montaña y colina se harán bajas; la tierra escarpada se hará una llanura, el país áspero un valle amplio”. Este futuro que les espera tiene un precio: una fijación de sus corazones en los caminos de Dios, una profunda transformación interior de sus mentes y corazones. Estos cambios en el paisaje reflejan esos cambios significativos en sus vidas.
En la Segunda Lectura, Pedro (2 Pedro 3:8-14) habla de “nuevos cielos y una nueva tierra”. Dios renovará a su pueblo. La semana pasada en la Segunda Lectura era obvio que los primeros cristianos estaban convencidos de que Jesús volvería en gloria durante su vida. Pedro le dice a la gente que permanezca vigilante ya que “el día del Señor” vendrá cuando menos lo esperen. Los anima a vivir una vida buena y santa, “sin mancha ni mancha”. Una vez más, grandes promesas, pero con un precio. Sus vidas deben reflejar la vida de Jesús. Ellos son sus seguidores, sus seres queridos, sus elegidos. No pueden continuar como lo hacían antes de su conversión a Jesús, pero esta decisión de seguir a Jesús y ser bautizados requiere un cambio en su vida, no un cambio cosmético o superficial, sino un cambio profundo y duradero que la gracia de Dios les puede dar. Las buenas noticias continúan para aquellos que responden al amor de Dios.
Juan el Bautista, al igual que el Profeta Isaías y el Apóstol Pedro, nos ofrece esperanza. Él nos ofrece una nueva vida. Sin embargo, suena cierto en cada lectura que la nueva vida con Dios requiere un cambio en favor del reino de Dios y de la persona de Jesús el Señor. Durante estos días de Adviento estamos llamados a abrazar esa buena noticia, y el fruto de esto será en vidas renovadas en Cristo -no cambios superficiales o estéticos, sino cambios profundos en nuestras vidas- en las decisiones que tomamos; en las cosas que soñamos y anhelamos; en las formas en que gastamos nuestro tiempo, talentos y tesoros; en nuestras prioridades y valores; y en la manera en que nos relacionamos con Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Hemos sido introducidos a esta vida a través de nuestro bautismo, pero nuestro bautismos tampoco es cosmético o superficial -una fecha en el calendario, una foto o un certificado- sino un estilo de vida, una vida de gracia vivida en unión con Jesucristo en la Iglesia.
Durante esta segunda semana de Adviento, a medida que la luz en nuestra corona de Adviento crece, que la vida de Dios crece en nosotros para “preparar el camino del Señor, enderezar sus senderos” para nosotros, y para aquellos que nos encontramos. Mostremos a otros quiénes somos esta semana, y como Isaías, Pedro y Juan, llevemos la buena noticia de Dios a otros.

Papa Francisco en audiencia privada con el Superior General del Sodalicio en el estudio de la Sala Paulo VI en el Vaticano.

Papa Francisco recibe al Superior General del Sodalicio en audiencia privada

El Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana, José David Correa, solicitó al Papa Francisco ser recibido en una audiencia privada, en el marco de la  Asamblea de la Unión de Superiores Generales (USG) en Roma del 22 al 24 de noviembre en las cuales participan comunidades religiosas con Aprobación Pontificia.
Encuentro con el Santo Padre
Este significativo encuentro se llevó a cabo el 1° de diciembre de 2023, en el estudio de la Sala Paulo VI en el Vaticano. Durante la audiencia, nuestro Superior General compartió con el Santo Padre información actualizada sobre la realidad del Sodalicio de Vida Cristiana, abordando diversos aspectos vinculados a la vida y misión apostólica de nuestra comunidad. El Santo Padre lo alentó a continuar con los esfuerzos de renovación en comunión con la Iglesia. Anteriormente, en el 2021, el Papa Francisco también recibió en audiencia privada al actual Superior General.
José David Correa destacó que el Santo Padre está plenamente informado sobre el acompañamiento continuo que el Sodalicio recibe de la Santa Sede a través de los delegados designados por el Dicasterio para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica.
En el diálogo trataron del trabajo que desde el 2019 viene desempeñando Fray Guillermo Rodríguez OFM, como Delegado ad nutum para asesorar y apoyar al Superior General y al gobierno general del Sodalicio. Además, se enfatizó la asesoría constante del Cardenal Gianfranco Ghirlanda SJ en la revisión de las Constituciones y en la renovación de la formación; así como el acompañamiento proporcionado por el Cardenal Joseph Tobin CSSR en asuntos relacionados con la gestión económica del Sodalicio.
El Superior General del Sodalicio también informó a Su Santidad que le resta un poco más de un año en su actual periodo de gobierno en el Sodalicio y resaltó el arduo trabajo en curso, realizado en estrecha colaboración con los delegados pontificios, para la preparación de la próxima Asamblea General del Sodalicio a realizarse a inicios de 2025.
«He agradecido al Santo Padre por haber atendido tan prontamente la solicitud que le hice días antes para ser recibido en audiencia privada, así como su cercanía y preocupación por el Sodalicio» nos comparte José David Correa. «En la conversación, reiteré nuestra disposición constante de colaboración con las autoridades de la Iglesia, como siempre lo hemos hecho, especialmente con los trabajos de la reciente misión Scicluna-Bertomeu enviada por el Santo Padre al Perú en julio pasado».
«El Santo Padre agradeció las oraciones que le hemos ofrecido siempre y pidió que sigamos elevando al Señor oraciones por él y sus intenciones», manifestó José David.

Puntuación: 5 / Votos: 30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *