Zuppi lo hizo de nuevo

[Visto: 515 veces]

Luca Casarini captura la CEI

A raíz de las investigaciones promovidas por la fiscalía de Ragusa sobre un enorme préstamo, de más de dos millones de euros, que algunas diócesis italianas, junto con algunas organizaciones vaticanas y con la orientación de eminentes cardenales, entre ellos Zuppi, han donado a Luca Casarini & Co. y su asociación mediterránea, para las operaciones de rescate de inmigrantes en el mar. Cada uno de los obispos implicados donó decenas de miles de euros de las limosnas de los fieles, incluso se pensó en crear en el futuro una organización para recaudar periódicamente sumas considerables en 100 parroquias de las diócesis implicadas. El asunto afecta también al Papa Francisco, que escribió dos cartas de elogio y aliento a Casarini, diciéndole que siempre podía confiar en él, recibió al personal mediterráneo en el Vaticano, se fotografió con ellos e incluso invitó a Casarini a participar en el sínodo.
Se habla de ingenuidad, de estafa, el nivel de nuestros obispos es cada vez más bajo y los hace fácil blanco de los estafadores de turno. Casarini y sus amigos supieron presentarse como inspirados religiosamente hasta el punto de conseguir un capellán para su barco «Mare Jonio». Supieron promover reuniones adecuadas y reunir, en una especie de red clandestina, a una serie de obispos y cardenales no sólo diocesanos sino también trabajando en el Vaticano, homogéneos en términos de mentalidad y visión de las cosas en el mundo, una operación compleja y delicada.
«La CEI en manos de Casarini». Aquí está el pez gordo para sacar dinero de las diócesisEmpezamos a conocer sus chats internos, en los que los miembros del grupo no escatiman su desprecio hacia los obispos que involucran. Zuppi o Czerny, Lorefice o Castellucci, Mogavero o Hollerich no son ingenuos, ciertamente imprudentes dadas las cantidades que gastaron de esta manera extraña. Parece claro que pastores eminentes consideraron lo que era más bien un producto ideológico como una expresión de caridad evangélica. Confundieron a Casarini con el buen samaritano, el «Mare Jonio» con el barco de la pesca milagrosa, los inmigrantes con Israel hacia la tierra prometida. No se guiaron por la razón ni siquiera por la teología, olvidaron el sentido común y también los principios de la Doctrina Social de la Iglesia. Las ONG que patrullan el Mediterráneo no brillan ni por su ingenuidad ni por su inocencia y no era necesario añadir la financiación de la Open Society de Soros a la de los fieles pobres de las diócesis. La manera de hacer de Francisco es imitada por cardenales y obispos con la esperanza de agradarle. Regalar dinero a los Casarini puede ser un motivo de orgullo e incluso una fuente de beneficios y ascensos, incluso a costa de que se reduzcan las ofrendas de los fieles, como ocurrirá, sin duda, tras este nuevo caso.
Los documentos de Ragusa sobre Luca Casarini y otras cinco personas, investigados por complicidad en la inmigración ilegal y violación de las normas del código de navegación, revelan una relación desconcertante con El Vaticano. Casarini ha maniobrado hábilmente para entrar en los ganglios de la Iglesia católica, como se desprende de las interceptaciones publicadas por el periódico La Verità. Una historia que se desarrolla entre 2019 y 2021, hasta la incautación de sus teléfonos móviles. Según la desconcertante investigación de Panorama, las diócesis italianas financian a la ONG mediterránea con millones de euros.
Vida y milagros del «Padre Barco». «Ahora ocupamos una parroquia»Luca Casarini define a los obispos como «imbéciles», para obtener un apoyo económico y logístico y una «bendición» que modifique las actividades de la organización de Casarini y sus compañeros. Los sacerdotes rojos como Don Luigi Ciotti de Libera actúan como intermediarios. Y don Mattia Ferrari, el prelado que consigue llevar al exlíder de los Tute Bianche incluso a una audiencia con el Papa Francisco. Casarini habla así de sínodo: «Chicos todavía tengo que recuperarme de estos días y sobre todo del esfuerzo físico que hice para poner cara de idiota… para decirle al Papa que ponga el dinero». «Como sabes, puedo ser un excelente bromista…». «La Iglesia católica se está convirtiendo en nuestro Soros». En su opinión, el cardenal Matteo Zuppi «quiere su pastel y comérselo también».
Mediterránea anuncia acciones legales contra los dos periódicos acusándolos a su vez de «una operación vulgar y vergonzosa, con uso difamatorio y ofensivo de mentiras» haciendo uso de «dispositivos de nuestro país que tienen acceso a interceptaciones de conversaciones y correos electrónicos personales cuyos contenidos están protegidos» por el secreto de la investigación». El extenso comunicado denuncia un «ataque a quienes apoyan la ayuda civil, en este caso a la Iglesia del Papa Francisco», no entra en el fondo de las cuestiones planteadas con datos, fechas y cifras…
Ex parte Ecclesiae estarían los obispos más cercanos a la agenda del actual Pontífice, empezando por Zuppi, el arzobispo de Palermo monseñor Corrado Lorefice, que sería el principal «facilitador», por usar un término sinodal, de su conversión que se remonta a 2019, y Castellucci, arzobispo de Módena, ciudad de donde procede el capellán de la ONG, don Mattia Ferrari, por citar sólo algunos. «En total, más de 2 millones de euros» para rescatar a 422 inmigrantes de las «únicas cuatro misiones realizadas, es decir 4,900 euros por cada uno. Las cifras no sólo permiten la asistencia a los inmigrantes, sino que, según una interceptación citada, habrían permitido al propio Casarini «pagar el alquiler de la casa y la separación».
La embarcación del contrabandista incautada«¿Crees que los hemos reclutado, al contrario?» «¿Puedo decir que nuestros amigos obispos bergoglianos son un poco idiotas por decidir no gestionar públicamente a lo grande su relación con nosotros?». Casarini puede presumir de una relación particularmente afectuosa con el Pontífice que se remonta al menos a aquel intercambio de cartas del 9 y 10 de abril de 2020: «Querido Papa Francisco…», «Luca, querido hermano…», y no está claro cuál de los dos quedaron más edificados que el otro. Un testimonio, el del jefe de la misión de la ONG mediterránea Saving Humans, «que me hace mucho bien», respondió el Pontífice, quien declaró a Casarini y compañeros que estaba «siempre disponible para echar una mano». El nombramiento de Luca Casarini como «padre sinodal» es el último trozo del hilo «rojo» que une al antiguo movimiento antiglobalización y la «Iglesia-del-Papa-Francisco», como ellos mismos dicen. Una armonía ideológica que une al Papa Francisco con ese «mundo» de movimientos de izquierdas que le gusta más que los movimientos católicos.
Fuente: Infocatólica.com

Encuentro entre el Papa Francisco y la ONG mediterránea en el Vaticano, Bergoglio recibe a los ‘piratas‘ en el Vaticano

Por Luca Casarini– www.ilriformista.it
Para nosotros en Mediterranea, el encuentro con el Papa Francisco no fue una simple ocasión de llamar la atención. Por Dios, si es útil mostrar con otros ojos y describir con otras palabras la vida, demasiado a menudo la muerte, a la que están condenados miles y miles de otros seres humanos que intentan cruzar el mar para llegar a Europa, bienvenidos también el centro de atención. Pero con el Papa, con la Iglesia que él representa, nunca hemos buscado esto. Seguimos un camino, para algunos observadores instrumentales, para otros “herético“, que tiene como centro la unión “de mujeres y hombres de buena voluntad” para practicar otro mundo posible, para seguir buscando una “Tierra Prometida“.
Cuando pusimos las bases de Mediterranea decidimos que no preguntaríamos a nadie que quisiera unirse a nosotros “de dónde venían“. No habríamos hecho “análisis de sangre” de pureza revolucionaria o humanitaria a quienes conocimos, mientras hacíamos lo que sentíamos que teníamos que hacer. Decidimos mostrarnos desde el principio inadecuados e insuficientes, sin la verdad en el bolsillo y necesitados de ayuda, más que de dispensadores de ayuda. De hecho, nos lo dijimos cuando, el 3 de octubre de 2018, salimos al mar por primera vez con nuestro viejo y querido Mare Jonio, que de un remolcador del 72 se había transformado en un barco de salvamento civil. La tragedia del Mediterráneo, pero en definitiva todas las aberraciones que este mundo “civilizado” cultiva en los márgenes de sus cuidados jardines, tiene como causa principal nuestra incapacidad para transformar la indignación en acción.
Sin duda, indignarse sigue siendo un ejercicio de cultura y una muestra de sólidos fundamentos morales: nuestras raíces cristianas o ilustradas se enorgullecen de juzgar y quedar “gravemente impactadas” por las violaciones de los derechos humanos, pero cuanto más elevamos el tono y adoptamos una postura más severa, Cuanto más nos fijamos en nuestra “distancia” del horror, más nos acostumbramos a él y no reaccionamos. La indignación se ha convertido en un sentimiento domesticado, sin cuerpo ni entrañas retorcidas. Lo cual se expresa sentado, frente a una pantalla. Todo es relativo y uno se acostumbra a todo. Incluso las personas a las que dejamos morir en el mar, porque está claro que somos nosotros quienes les obligamos a entrar en esta ruleta rusa, con nuestras opciones políticas de derecha y de “izquierda“, van desapareciendo lentamente. Ya no son personas, mujeres, hombres y niños, sino números, noticias y ni siquiera eso.
Le dije al Papa Francisco, durante el encuentro, que me llamó la atención el uso de la frase “tengo la conciencia tranquila” mientras el mar devolvía los muertos. Aquí la indignación cambia de dirección y también de naturaleza: de un impulso que no te permitiría sentirte a gusto contigo mismo, que te perturba por dentro hasta el punto de avergonzarte de lo que te ves obligado a ver, da un giro y se convierte en indignación. hacia quienes se atreven a decir, o simplemente aludir, que también podría ser tu culpa por ese horror. Y se convierte en una coartada para no hacerlo o dejar que se haga. Mediterranea nació porque permitimos que nuestra indignación saliera libremente, creciera, se hiciera carne y voluntad. Todo lo cual, en mi opinión, interesa mucho al Papa y a esta Iglesia que se cuestiona constantemente, en un ejercicio que algunos expertos tildan de “incertidumbre“. Y así el Papa nos recibió a nosotros, los que estamos entre los “peores“, para escucharnos. Escuchar todas nuestras dudas e incluso nuestro enfado, escuchar nuestro sueño, la descripción de nuestros planes para poder seguir desafiando lo que parece inmutable.
Antes de ir a él, me invitaron a la Gregoriana, la Universidad Pontificia. Durante un curso sobre la relación entre “Iglesia y derechos humanos“, el autorizado profesor me pidió que dijera algunas palabras. Frente a mí tenía una clase de jóvenes sacerdotes y monjas de todos los colores y de todo el mundo. Una monja muy joven y de ojos brillantes se me acercó al final para contarme sobre su actividad en la frontera entre México y Estados Unidos. Para ayudar a los inmigrantes que, incluso allí, son clasificados por el país más civilizado y democrático del mundo: “ilegales“. Y asesinados, heridos, pisoteados, encarcelados. Rechazado, como aquí. Un estudiante sacerdote africano habló en lugar de George Floyd y Black Lives Matter, para dar un ejemplo de cómo la “Declaración Universal de Derechos Humanos“, firmada por el mundo occidental y base inspiradora de las constituciones de posguerra, “reina pero no en los gobiernos“.
Al día siguiente del encuentro con el Papa fui a ver a los franciscanos, que habían reunido su “coordinación mediterránea“. Viven en misiones que están justo al otro lado de nuestro mar, y cada día se comparan con los que “se van“. Una monja que se encuentra en Turquía, en un campo de refugiados de esos que gestiona Erdogan pagados por Europa para detener a inmigrantes afganos y sirios, contó con lágrimas en los ojos cómo las chicas se prostituían para recoger el dinero para comprar el viaje para llegar a el otro lado, a Grecia. Un fraile mayor, sin embargo, describió la práctica de acoger a los “indocumentados” .
En los últimos días también conocí a una comunidad de jesuitas que me acogieron. Compartí mis historias con ellos y ellos me contaron las suyas: en Chad, en Albania, en América Latina. Esto de aquí es mediterráneo. En la navegación, construir una gran red de personas que comparten prácticas concretas, incluso si no son apreciadas por quienes están en el poder. Cada uno, a través de lo que vive, puede dar respuestas a su necesidad de fe o a sus ideales seculares. Pero mientras tanto, a la espera de las respuestas, seguimos adelante. Tu vives. Nos ensuciamos las manos. Don Mattia Ferrari, nuestro capellán a bordo, es el jefe de misión de este viaje hacia esta Iglesia de los más pequeños. Y así sucedió que incluso alguien como yo, que no lo merece en absoluto, pudo recibir un abrazo del Papa.

Caviares italianos

«Zuppi, el cardenal camaleón que estudia para ser Papa. El líder de los obispos viene de Sant’Egidio, es amigo de Romano Prodi y es apodado el “capellán del Partido Demócrata”. Pero desde que se convirtió en cardenal también ha gestionado las relaciones con los católicos de derecha. A nivel político, sin embargo, no da tregua al gobierno, empezando por la inmigración. Es el primer cardenal recibido como invitado en un centro social y en la celebración de la Unidad. “De Bersani a Letta, de Orlando a Casini, los demócratas compiten para llamarse sus admiradores“.

Puntuación: 5 / Votos: 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *