Primer domingo de Adviento 2023

[Visto: 1056 veces]

Evangelio según San Marcos 13,33-37.
En aquél tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado y estén prevenidos, porque no saben cuándo llegará el momento.
Será como un hombre que se va de viaje, deja su casa al cuidado de sus servidores, asigna a cada uno su tarea, y recomienda al portero que permanezca en vela.
Estén prevenidos, entonces, porque no saben cuándo llegará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o por la mañana.
No sea que llegue de improviso y los encuentre dormidos.
Y esto que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡Estén prevenidos!“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR de la Congregación de la Resurrección:

Cuando estudiaba español hace cuarenta años en Cochabamba, Bolivia, bromeábamos con los profesores que seríamos felices apenas aprendiendo el presente en tenso, y señalando hacia adelante para indicar el futuro, y apuntar detrás de nosotros mismos para indicar el pasado. Dijeron que eso no funcionaría (ni lo haría ahora con el estudio del italiano). De hecho, más tarde en el programa de formación ofrecido en el Maryknoll Language Institute uno de los profesores habló del concepto aymara del pasado y presente. Los indios aymara habitan las altitudes más altas de Bolivia y Perú. Cuando hablan del futuro apuntan detrás de sí mismos, ya que el futuro es desconocido porque aún no es visible. El pasado, sin embargo, se sabe y por esto apuntan delante de sí mismos, porque ya se ha visto, experimentado y conocido. En la mayoría de las culturas tendemos a indicar estas realidades en la dirección opuesta.
Pensé en esto cuando leí el evangelio de este primer domingo de Adviento (Marcos 13:33-37). El hombre en la parábola del evangelio también estaba tratando con lo desconocido y lo oculto. No sabía a qué hora volvería el maestro. Conociendo la naturaleza humana, Jesús imagina que el sirviente y el guardián, se volvería laxo y no tomaría en serio su responsabilidad, su administración. Jesús nos dice ‘¡Estad atentos! ¡Estén alertas!’
Hoy somos esos siervos, ese guardián, y Jesús nos dice “¡Estad atentos! ¡Estén alertas!” Hoy comenzamos cuatro semanas -en realidad veinte dos días- de preparación espiritual para la celebración del nacimiento del Señor, nuestro Salvador Jesucristo. Jesús nos dice esas palabras para que nos preparemos para su venida. El momento es ahora, y debemos estar atentos a las oportunidades de gracia que el Señor nos brinda durante estos días.
La primera lectura del libro del Profeta Isaías (63:16b-17, 19b; 64:2-7) reconoce el poder de Dios y la falta humana para reconocer su presencia y responder. Una hermosa imagen nos presenta en esta lectura “somos la arcilla y tú el alfarero: todos somos la obra de tus manos”. Una imagen tan sorprendente de cómo Dios puede trabajar en nuestras vidas, si estamos dispuestos a ser “arcilla” y estamos dispuestos a que él sea “el alfarero”. Llegando al final de esta lectura, es obvio que es la esperanza y el deseo del pueblo de Dios, no un recuento de lo que han hecho ya que su falta de respuesta a Dios solo sería fuente de pesar y tristeza para ellos. Se dieron cuenta – demasiado tarde- de que habían perdido las oportunidades de gracia que Dios les había dado como su pueblo. Continuaron con esto – a pesar de sus esperanzas – en no reconocer a Jesús cuando vino al mundo en Belén, y más tarde en su ministerio terrenal en Galilea. ¡No habían estado vigilantes y alertas!
La segunda lectura de la primera carta de San Pablo a los Corintios (1:3-9) refleja la creencia de la primera comunidad cristiana de Corinto de que el Señor resucitado vendría pronto. ¡Según ellos, su segunda venida podría ser cualquier día de estos! ¡Estaban vigilantes y alertas!
Una de las riquezas de esta temporada de Adviento, para mí, ha sido poseer una creciente conciencia de la presencia del Señor en y entre nosotros. Si tomamos en serio la hora del Adviento, cada día debería traernos una mayor conciencia de su ‘venida’ – no su primera venida al nacer, o en su segunda venida al final de los tiempos, sino ¡aquí y ahora! El desafío continúa para nosotros estemos atentos y alertas para reconocerlo.
A lo largo de la historia de la salvación se ha puesto tanto énfasis -con razón- en la primera venida de Jesucristo en su nacimiento.
De la misma manera, a lo largo de la historia de la salvación se ha puesto tanto énfasis – con derecho- en la segunda venida de Jesucristo al final de los tiempos.
Pero, ¿qué pasa con la venida de Jesucristo hoy?
Debemos estar atentos y alertas a que venga a nosotros hoy. En esta temporada de Adviento de 2023 debemos estar más atentos y alertas para hacer de este Adviento, y esta Navidad, una experiencia más profunda de la presencia de Dios. Es un viaje diario de estas cuatro semanas para reconocer la presencia del Señor.
Una fuente importante de esta conciencia de su presencia es reconocer cómo Dios nos ha bendecido. Es vital identificar los momentos en los que estuvimos vigilantes y alertas. Estos benditos recuerdos nos ayudan a prepararnos para futuros encuentros con Dios, oportunidades futuras, maneras en el futuro en que Dios quiere ser “el alfarero”, si estamos dispuestos a ser la “arcilla”.
Nuestra propia experiencia de arrepentimiento por esos momentos perdidos de gracia, también nos puede hacer más vigilantes y alertas, para que lo desconocido y lo oculto no venga por detrás nos tomen por sorpresa. Antes de que nos demos cuenta estaremos de vuelta aquí celebrando el nacimiento del Señor. Sin embargo, sólo si estamos vigilantes y alertas serán estos días días de gracia que permitan que su presencia llegue a nosotros mismos, a los demás, y al mundo, dentro y a través de nosotros.
Durante estos graciosos días de Adviento estemos atentos y atentos a la presencia de Dios en nuestra vida, unos en otros, en nuestra Iglesia. A medida que la luz en la corona de Adviento crece, que nuestra conciencia de la presencia viva y activa de Dios en y con nosotros sea más evidente en nuestras palabras y acciones. Que seamos buenos administradores y guardianes, así que estaremos listos… cuando él viene.

Obispo alemán: Las divisiones dentro de la Iglesia local son un “desastre para los fieles”

Jonathan Liedl

Por Jonathan Liedl– ACI Prensa.
Monseñor Stefan Oster SDB, un destacado obispo alemán y firme opositor del polémico Camino Sinodal, ha criticado duramente el estado de la Iglesia católica en su país, describiendo a la jerarquía alemana como profundamente “dividida” y advirtiendo de consecuencias potencialmente catastróficas para los fieles.
En la última de una serie de críticas de alto perfil al Camino Sinodal alemán, el Obispo de Passau no dudó en identificar profundas discrepancias teológicas como la fuente de la división en la Iglesia Católica en Alemania.
“Es una tragedia que nosotros, los obispos alemanes, tengamos tan poco acuerdo en cuestiones clave de antropología y eclesiología”, señaló Mons. Oster al medio católico polaco Gosc Niedzielny en una entrevista publicada el 30 de noviembre.
El episcopado dividido “es obviamente un desastre para los fieles en Alemania”, afirmó el prelado de 58 años, quien fue elegido por el Papa Francisco para participar en la reciente primera sesión del Sínodo de la Sinodalidad en el Vaticano, después de no haber sido seleccionado como delegado por la Conferencia Episcopal Alemana (DBK, por sus siglas en alemán).
Las divisiones en la jerarquía alemana salieron a la luz recientemente cuando Mons. Oster y otros tres obispos -el Cardenal Rainer Woelki de Colonia, Monseñor Rudolf Voderholzer de Ratisbona y Monseñor Gregor Hanke de Eichstatt- boicotearon la reunión de un comité de liderazgo del Camino Sinodal realizada del 10 al 11 de noviembre.
El comité fue creado con la intención de establecer un consejo sinodal permanente de laicos y obispos para gobernar a la Iglesia en Alemania, algo explícitamente prohibido en una carta del mes de enero enviada por altos funcionarios del Vaticano a la DBK, aprobada específicamente por el Papa Francisco.
Aunque su decisión de no participar hizo más notorias las divisiones en Alemania, Mons. Oster explicó que su elección estaba “dirigida precisamente a mantener la unidad con Roma”.
“Me encontré ante una elección: resaltar claramente la polarización existente entre los obispos o resaltar mi camino de unidad con la Iglesia universal”, agregó el obispo bávaro, cuya diócesis se encuentra en el sureste de Alemania y tiene la mayor proporción de católicos del país.

Críticas crecientes al Camino Sinodal alemán

El Camino Sinodal, que comenzó en diciembre de 2019 como una iniciativa de la DBK y el Comité Central de Católicos Alemanes (ZdK, por sus siglas en alemán), un lobby de empleados laicos de la Iglesia, ha sido objeto de críticas en las últimas semanas a medida que sus partidarios suman esfuerzos a fin de cambiar la enseñanza y práctica de la Iglesia relacionada con la sexualidad humana, la ordenación sacramental y el gobierno de la Iglesia.
En una carta del 11 de noviembre a cuatro mujeres laicas alemanas, que le habían escrito al Santo Padre para expresarle sus preocupaciones sobre la Iglesia Católica en Alemania, el Papa Francisco escribió que algunos en la Iglesia local estaban dando “numerosos pasos” , incluido el trabajo del comité sinodal, amenazando “con alejarla cada vez más del camino común de la Iglesia universal”.
El secretario de Estado Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, también informó a los obispos alemanes en una carta del 23 de octubre que los cambios en la enseñanza de la Iglesia sobre las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo y las órdenes sagradas exclusivas para hombres no estarían sobre la mesa en las reuniones entre Roma y los delegados del Camino Sinodal en adelante.
Además, el Arzobispo Stanislaw Gadecki, presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, escribió al Papa Francisco a principios de octubre criticando el Camino Sinodal, calificando muchas de sus resoluciones de “extremadamente inaceptables y no católicas”.
La dirección del Camino Sinodal ha desestimado en gran medida o ha desviado estas críticas y no ha mostrado signos de retroceder en sus controvertidos objetivos.

Una solución sinodal

>La creciente tensión entre el liderazgo del Camino Sinodal alemán y otros líderes católicos, especialmente el Papa Francisco, ha llevado a muchos a expresar preocupaciones sobre la posibilidad de un cisma.
Pero en su reciente entrevista, Monseñor Oster no dejaba de tener esperanzas de que se pudiera encontrar una solución.
Sugirió que una “salida al impasse” entre Alemania y la Iglesia universal podría alcanzarse si el Camino Sinodal alemán “pudiera someterse ahora” e integrarse con el Sínodo sobre la Sinodalidad del Vaticano, “con una clara aceptación de su contenido y decisiones”.
“Esto requeriría una gran humildad y tal vez incluso significaría retirar decisiones ya tomadas en el Camino Sinodal, como la resolución de bendecir uniones sexuales entre personas del mismo sexo”, sostuvo.
En un contundente  mensaje, pronunciado en su nombre por el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin, el Papa Francisco dijo a la asamblea de la COP28UAE que su presencia sirve para recordarles que “la destrucción del medio ambiente es una ofensa a Dios, un pecado que no es sólo personal sino también estructural, uno que pone en gran peligro a todos los seres humanos, especialmente a los más vulnerables entre nosotros y amenaza con desatar un conflicto entre generaciones”.

Llamamiento a elegir la vida: “La destrucción del medio ambiente es una ofensa a Dios”

El cambio climático, continuó el Papa, es “una cuestión social global e íntimamente relacionada con la dignidad de la vida humana”.
Plantea una pregunta urgente; Dijo: “¿Estamos trabajando por una cultura de vida o una cultura de muerte?
A todos vosotros -añadió- hago este llamamiento de corazón: ¡Escojamos la vida! ¡Elijamos el futuro! ¡Que estemos atentos al clamor de la tierra, que escuchemos la súplica de los pobres, que podamos ¡Sed sensibles a las esperanzas de los jóvenes y a los sueños de los niños! Tenemos una grave responsabilidad: garantizar que no se les niegue su futuro”.
Reiterando su llamado urgente a abordar la crisis climática, el Papa Francisco atribuyó su causa fundamental al calentamiento excesivo del planeta, impulsado principalmente por los crecientes niveles de gases de efecto invernadero que, dijo, son el resultado de actividades humanas insostenibles.
“El impulso de producir y poseer se ha convertido en una obsesión, resultando en una codicia desmedida que ha convertido el medio ambiente en objeto de una explotación desenfrenada. El clima, enloquecido, nos pide a gritos que detengamos esta ilusión de omnipotencia”, afirmó.
El clima nos pide a gritos que detengamos esta ilusión de omnipotencia”.
El Papa llamó a la humanidad a reconocer sus límites “con humildad y valentía” como único paso hacia una auténtica realización.
Señaló las divisiones que existen entre nosotros como el principal obstáculo para este cambio crucial y dijo que “un mundo completamente conectado, como el nuestro hoy, no debería estar desconectado por quienes lo gobiernan, con negociaciones internacionales que ‘no pueden lograr avances significativos debido a a posiciones adoptadas por países que anteponen sus intereses nacionales al bien común mundial’”.
Haciendo hincapié en la necesidad de superar posiciones inflexibles, instó a centrarse en la responsabilidad colectiva para el futuro: “La tarea a la que estamos llamados hoy no se trata del ayer sino del mañana: un mañana que, nos guste o no, pertenecerá a a todos o a nadie“.
Luego, el Papa Francisco rechazó los intentos de echarle la culpa a los pobres y a las altas tasas de natalidad.
No es culpa de los pobres, ya que casi la mitad de nuestro mundo más necesitada es responsable de apenas el 10% de las emisiones tóxicas, mientras que la brecha entre unos pocos opulentos y las masas de pobres nunca ha sido tan abismal” él dijo.
La casi mitad de nuestro mundo más necesitada es responsable de apenas el 10% de las emisiones tóxicas”.

Impacto de la crisis climática en los pobres

Destacando el impacto desproporcionado de las cuestiones ambientales sobre los pobres, el Santo Padre destacó los dramáticos efectos del cambio climático en los pueblos indígenas, la deforestación, el hambre, la inseguridad hídrica y alimentaria y la migración forzada.
“Los nacimientos no son un problema sino un recurso”, afirmó, “mientras que ciertos modelos ideológicos y utilitarios que hoy se imponen con guante de seda a las familias y a los pueblos constituyen formas reales de colonización”.
Además, el Papa argumentó en contra de penalizar el desarrollo de los países económicamente agobiados, sugiriendo en cambio una reconsideración de la “deuda ecológica” contraída por las naciones más ricas, y pidió un enfoque integral y equitativo para abordar las cuestiones interconectadas del cambio climático, la deuda económica y la justicia social a escala global.

Unidad y multilateralismo

La salida a la actual crisis ambiental, sugirió el Papa, es la de la unión y el  multilateralismo , y llamó a una cooperación efectiva en un mundo que se ha vuelto “tan multipolar y al mismo tiempo tan complejo que no es necesario crear un marco diferente para una cooperación efectiva”. se requiere.”
Es inquietante, señaló, que “el calentamiento global haya ido acompañado de un enfriamiento general del multilateralismo y una creciente falta de confianza dentro de la comunidad internacional”, y subrayó el papel crucial de la confianza en la reconstrucción de una colaboración internacional eficaz.

Cuidado de la Creación y la Paz

El Santo Padre llamó la atención sobre la naturaleza interconectada de las cuestiones ambientales y de paz, denunciando el desperdicio de energía y recursos de la humanidad en guerras – “como las de Israel y Palestina, en Ucrania y en muchas partes del mundo” que exacerban los problemas en lugar de resolviéndolos.
“¡Cuántos recursos se desperdician en armas que destruyen vidas y devastan nuestra casa común!” dijo, presentando de nuevo una propuesta ya expresada: “Con el dinero gastado en armas y otros gastos militares, establezcamos un fondo global que pueda finalmente poner fin al hambre” y llevar a cabo obras para el desarrollo sostenible de los países más pobres y para luchar contra el cambio climático.
“Con el dinero gastado en armas y otros gastos militares, establezcamos un fondo global que pueda acabar con el hambre, realizar obras para el desarrollo sostenible de los países más pobres y combatir el cambio climático”.
Reiterando la necesidad de un cambio político señalado por el cambio climático, el Papa Francisco instó a alejarse del estrecho interés propio y el nacionalismo, abogando por una visión alternativa que fomente la conversión ecológica.

Compromiso de la Iglesia Católica

En este sentido, aseguró el compromiso y apoyo de la Iglesia Católica, que, dijo, “está profundamente comprometida en la labor de educación y de fomento de la participación de todos, así como en la promoción de estilos de vida sanos, ya que todos son responsables y el El aporte de cada uno es fundamental”.
Defendiendo la importancia de los cambios culturales y una nueva mentalidad colectiva que trascienda los intereses individuales y nacionales, el Papa dijo: “Que esta COP resulte ser un punto de inflexión, demostrando una voluntad política clara y tangible que pueda conducir a una aceleración decisiva de la transición ecológica”. con medidas eficientes, obligatorias y fácilmente monitoreadas en los sectores de eficiencia energética, fuentes renovables, eliminación de combustibles fósiles y educación en estilos de vida sostenibles.

Llamado a seguir adelante

“Por favor”, rogó el Papa Francisco, “avancemos y no retrocedamos”. Instó a los líderes a no posponer más la acción y señaló la responsabilidad de los formuladores de políticas de elaborar respuestas concretas y cohesivas para el bienestar de las generaciones actuales y futuras.
Les recordó que el propósito del poder es servir y advirtió contra aferrarse a una autoridad “que algún día será recordada por su incapacidad para tomar medidas cuando era urgente y necesario hacerlo”.
E instándolos a fomentar la “buena política”, afirmó que “si un ejemplo de concreción y cohesión viene desde arriba, esto beneficiará a la base, donde muchas personas, especialmente los jóvenes, ya se dedican a cuidar de nuestra casa común”.
“Los jóvenes ya se dedican al cuidado de nuestra casa común”.

‘Mayo de 2024 marca un gran avance’

Para concluir, el Papa Francisco expresó su esperanza de que el año 2024 pueda marcar un gran avance, inspirándose en la experiencia transformadora de San Francisco de Asís, quien compuso su “Cántico de las criaturas” en 1224, una experiencia que lo llevó “a convertir su dolor en los elogios y el cansancio en un compromiso renovado”, lo que también le llevó a resolver un conflicto entre las autoridades civiles y el obispo local.
Invocando este evento histórico como símbolo de fraternidad, el Papa Francisco instó a los líderes “¡a dejar atrás nuestras divisiones y unir nuestras fuerzas! Y con la ayuda de Dios, salgamos de la noche oscura de las guerras y la devastación ambiental para hacer de nuestro futuro común el amanecer de un día nuevo y radiante”.
“Con la ayuda de Dios, salgamos de la noche oscura de las guerras y la devastación ambiental”.

Puntuación: 5 / Votos: 14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *