Arzobispo Anthony Colin Fisher Maguregui OP

[Visto: 587 veces]

Giovanni Portelli Photography © 2023

Sínodo de la Sinodalidad: Hablando de la verdad en el amor (Efesios 4, 15)

Monseñor Fisher dedica la primera parte de su carta a explicar cómo fueron los prolegómenos del sínodo. Seguidamente expone cómo se desarrolló el mismo: «Los asuntos se discutieron en los grupos de mesa a través de un proceso desarrollado por primera vez hace varias décadas por los jesuitas en Canadá y conocido como ‘Conversaciones en el Espíritu’. Este método de discernimiento comunitario comienza con la Escritura y la oración, invitando a los participantes a sentarse un rato en silencio y luego compartir sus movimientos interiores, especialmente sus sentimientos, sin que nadie cuestione lo que dicen. En la segunda ronda, los miembros reflexionan sobre lo que han escuchado en el grupo y lo que les llamó la atención. Sólo en la tercera ronda, cuando (si el tiempo lo permite) el grupo considere convergencias y acciones, divergencias y preguntas, se da paso a algún intercambio de pareceres».
El prelado manifiesta que duda de la eficacia de ese sistema: «Por lo tanto, el énfasis del método está en escucharse y comprenderse mutuamente antes de resolver cualquier ‘problema’. Eso puede resultar difícil en un mundo ruidoso o en el que la gente está dividida en bandos ideológicos. Pero puede ser terapéutico. Puede echar aceite en aguas turbulentas, haciendo que la gente se detenga, escuche y comprenda antes de juzgar o discutir. El Padre Anthony Lusvardi SJ de la Universidad Gregoriana explicó recientemente que si bien el método ayuda a bajar la temperatura en la discusión sobre cuestiones controvertidas en el Sínodo, temas candentes como la ordenación de las mujeres, los ‘derechos de los homosexuales’, la comunión para los divorciados vueltos a casar y el celibato, no ofrece claridad teológica. ‘No es adecuado para un razonamiento teológico o práctico cuidadoso o complejo’, explicó. ‘Hacer eso requiere un pensamiento crítico, que sopese los pros y los contras de lo que dice la gente. También requiere un grado de objetividad que este método no proporciona adecuadamente. La teología sana necesita siempre plantearse la pregunta: ‘Eso puede sonar bien, pero ¿es cierto?’»
Y añade: «De hecho, San Ignacio de Loyola fue ‘muy claro en que no todo es objeto propio de discernimiento. Si algo es pecado, no disciernes si hacerlo o no. Si has asumido un compromiso, no disciernes si ser fiel o no. Sólo disciernes entre las cosas que son buenas. Si algo que se te ocurre en la oración contradice lo que ha sido revelado por Jesucristo, entonces no es obra del Espíritu Santo’».
El arzobispo asegura que un eminente teólogo, cuyo nombre no da, le dijo que de los muchos sínodos a los que había asistido, éste era el mejor humanamente pero el más débil teológicamente.
Otro aspecto desafiante de las «Conversaciones en el Espíritu», según Monseñor Fischer es decidir qué peso dar a las diversas opiniones expresadas por quienes están en la mesa: «Algunas opiniones pueden tener seguidores apasionados pero no ser la opinión común en el grupo; otros podrían tener un apoyo abrumador: realmente no había forma de saberlo a partir de los informes de dos páginas de los 35 grupos de mesa. Algunas opiniones pueden estar poco concebidas, necesitadas de matices o claramente contrarias a la tradición apostólica y al magisterio de la Iglesia. Otros podrían ser adaptaciones creativas y genuinamente proféticas de la tradición, o reformulaciones y acciones útiles. Pero el método utilizado en este primer montaje no ayudó mucho a aclarar cuáles son cuáles».
Y sentencia: «Seguramente la próxima vez será necesario utilizar un método diferente».
En cuanto al informe final, que fue escrito por unos pocos, se presentaron multitud de enmiendas, algunas de las cuales fueron aceptadas y se incluyeron en el texto definitivo que debía ser votado. Pero el arzobispo advierte: «No se dio ninguna explicación de por qué se habían aceptado algunas enmiendas y otras no. No fue posible realizar más modificaciones».
Respecto al informe final, dice: «El Informe de Síntesis del Sínodo no satisfará a todos. Como era de esperar, la atención de los medios se centró en temas candentes en torno al sexo y el poder. Sin duda, los miembros del Sínodo expresaron una variedad de puntos de vista sobre algunos de estos asuntos, incluso aunque no hubo lugar para un debate serio. Sólo alrededor de dos tercios de los miembros del sínodo pudieron hacer intervenciones (o discursos breves) en la sala y algunas de ellas fueron muy personales y emotivas. Algunos expresaron fuertes convicciones sobre cómo la Iglesia debería abordar estos temas delicados. Había tensión en el aire en el Sínodo, al igual que en nuestras Asambleas Plenarias en Australia, aunque de manera menos abierta. Aunque no siempre estuvimos de acuerdo, el proceso del sínodo nos ayudó a ‘caminar juntos’ respetuosamente».
¿Verdad versus amor?
El arzobispo de Sidney afirma que un tema de discusión del sínodo le es muy cercano: «Un tema de discusión a lo largo del Sínodo fue la relación entre el amor y la verdad. La cuestión ocupa un lugar especial en mi propio ministerio, ya que mi lema episcopal está tomado de San Pablo: ‘Hablar la verdad con amor’ (Ef 4,15). Sabemos que el amor y la verdad encuentran su perfección no en filosofías abstractas o estudios empíricos, sino en la persona concreta de Jesucristo. En Él se encuentran el amor y la verdad. Sabemos lo que es amar cuando conocemos a Aquel que es la Verdad».
Tras constatar que hay quienes no entienden la relación entre amor y verdad: «Algunas personas piensan que el amor y la verdad inevitablemente entran en conflicto o que uno debe ceder el paso al otro dependiendo de las circunstancias. En lugar de mover el dedo, la respuesta correcta a esa tensión percibida es la respuesta ‘sinodal’ de escuchar pacientemente y mostrar a la gente el rostro de Cristo. Eso no significa abandonar lo revelado por Dios ni adaptar nuestra fe y nuestra moral a las modas actuales. El Sínodo demostró que podemos escuchar las experiencias de los demás con genuina caridad cristiana y sin comprometer la verdad, acompañando a quienes luchan por aceptar la enseñanza de la Iglesia o vivirla».
Expone la doctrina católica de siempre, hoy tan atacada, sobre esta cuestión: «A lo largo de su ministerio terrenal, Jesús siempre estuvo abierto al otro. Se encontró con todo tipo de personas y las invitó a la plenitud de la vida (Jn 10,10). Pero esta comunidad de fe cada vez más inclusiva está llamada también a una conversión cada vez más profunda (Mt 4,17). Cristo ofrece un reino no de este mundo y promete permanecer en nosotros si nos aferramos a Él (Jn 15:4-11). Al estar incluida en su familia, la Iglesia requiere una respuesta de nuestra parte. Ve, dice, estás perdonado. Tu dignidad ha sido restaurada. Eres amado desde toda la eternidad hasta toda la eternidad. Así que vete y no peques más (Jn 8:11). No más hipocresía de hablar sólo de labios para afuera de la ley de Dios (Mt 15:8). Dios puede invitar a toda clase de personas al banquete de bodas, pero se dará cuenta si uno no logra entrar en el espíritu de la celebración (Mt 22,11-13). Debemos reconocer la realidad del pecado y sus efectos devastadores, conscientes de la necesidad de buscar la misericordia y el perdón ilimitados de Dios. Debemos ‘tomar nuestra cruz y seguir’ (Mt 16:24-28)».
El prelado australiano aborda el papel del Espíritu Santo en este tipo de eventos: «A lo largo del Sínodo, se enfatizó continuamente el papel del Espíritu Santo. Algunos han preguntado cómo podemos estar seguros de que realmente escuchamos al Espíritu Santo en medio de toda la palabrería. Como advirtió el Papa Francisco, el Sínodo no debe degenerar en un parlamento de opiniones o en un ejercicio de lobby o de creación de consenso para «reformar la Iglesia». ¿Cómo, entonces, podemos discernir fielmente entre voces en competencia?»
Monseñor Fisher explica qué es y qué no es el sensus fidei: «Importante a este respecto es lo que se conoce como sensus fidei o apreciación sobrenatural de la fe. Algunos creen erróneamente que el sensus fidei es simplemente una encuesta de opinión de los católicos o incluso la opinión firme de un individuo. Pero en su Constitución sobre la Iglesia, el Concilio Vaticano II enseñó que por el sensus fidei ‘suscitado y sostenido por el Espíritu de la Verdad, el Pueblo de Dios, guiado por la sagrada autoridad docente (el magisterio),… recibe la fe una vez entregada. a los santos’. Se trata de recibir la fe, no de decidir cuál es. Y eso requiere participación en la vida de la Iglesia, escucha de la palabra de Dios, apertura a la razón, adhesión al magisterio, santidad (evidente en la humildad, libertad y alegría) y búsqueda de la edificación de la Iglesia».
El arzobispo dominico advierte que el Espíritu Santo no puede enseñar una cosa y la contraria, ni contradecir a Cristo: «Para discernir lo que dice el Espíritu Santo se requiere un oído cristológico. El Espíritu Santo es el Espíritu de Cristo (Jn 15,26; 19,30; 20,22), el Espíritu del Padre y del Hijo. El Espíritu Santo sólo dice cosas consistentes con lo que Cristo ha dicho en la tradición apostólica: puntos de vista contrarios no pueden provenir del Espíritu Santo, ya que esto implicaría rivalidad entre Él y Cristo. Es más, la doctrina se desarrolla orgánicamente: no puede haber desarrollo en contradicción, como si el Espíritu Santo dijera una cosa en el primer siglo, otra un milenio después y algo completamente diferente en nuestro tiempo. Él es el Espíritu de Verdad (Jn 14:17; 15:26; 16:13), recordándonos todo lo que viene de Cristo (Jn 14:26). Y Cristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos (Heb 13:8)».
La reflexión final de Monseñor Anthony Fisher, tras la cual hace un llamado a la oración, es la siguiente: «El Sínodo sobre la Sinodalidad finalizará en octubre del próximo año y, como proceso, todavía nos queda mucho camino por recorrer. Es necesario trabajar más para garantizar una comprensión genuinamente católica de la sinodalidad, la inclusión y el discernimiento. Evitando modelos burocráticos y políticos, la sinodalidad puede ser una rica expresión de la unidad inherente de todos los miembros de la Iglesia (comunión), puede catalizar las importantes responsabilidades de todos los bautizados (participación) y puede renovar el mandato divino de hacer discípulos de todas las naciones (misión)».
Fuente: www.sydneycatholic.org

Puntuación: 5 / Votos: 19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *