Católicos en Indonesia 1808-1942

[Visto: 347 veces]

El primer volumen de Católicos en Indonesia, 1808-1942: una historia documentada apareció en 2003 Volumen I: Una recuperación modesta, 1808-1903, KITLV Press.
Volumen 2: El espectacular crecimiento de una minoría segura de sí misma, 1903-1942
Por Karel Steenbrink
Los católicos indígenas indonesios aumentaron en número de 27,000 a casi 550,000 entre 1902 y 1942. Al principio estaban dispersos sólo por Minahasa, las islas Kai y Flores, después de cuatro décadas se establecieron centros católicos en la mayor parte del archipiélago, e incluso había una pequeña pero bien Minoría educada y vocal en Java Central.
Es este período formativo en el crecimiento del catolicismo en Indonesia el que Steenbrink describe en detalle.
Los católicos nunca constituyeron más del tres por ciento de la población indonesia, un tercio de todos los cristianos. Steenbrink examina la rivalidad de esta minoría con los protestantes y sus actividades misioneras, así como la carrera con el Islam en muchas partes de las islas exteriores, que habían quedado bajo dominio holandés a principios del siglo XX.
Este trabajo integral incluye amplios detalles sobre las diferentes órdenes misioneras europeas y los misioneros activos en este momento. Cuarenta documentos de archivo ilustran los esfuerzos proselitistas en el archipiélago.

Papa Francisco en Marsella

Por Andrés Triviño V.– www.france24.com
El papa Francisco llegó a la ciudad de Marsella, en el sur de Francia, para clausurar la tercera edición de los Encuentros Mediterráneos, un foro religioso que tiene como tema principal el desafío migratorio. Se espera que la visita de dos días finalice con una multitudinaria misa a la cual tiene previsto asistir el presidente Emmanuel Macron. Un encuentro en medio de los grandes desafíos que enfrenta Europa para responder conjuntamente a la crisis migratoria de los últimos meses.
Aunque no se trata de una visita de Estado a Francia, Francisco fue recibido por la primera ministra, Élisabeth Borne; el ministro del Interior, Gérald Darmanin; miembros de la Iglesia y líderes de otras religiones.
Durante su discurso de llegada, el papa criticó el “miedo y el desinterés” por parte de los Gobiernos para hacer frente al tema de las migraciones.
También aprovechó para realizar un homenaje a los marineros y migrantes que han muerto en el mar: “No podemos resignarnos a ver seres humanos tratados como mercancía de cambio, aprisionados y torturados de manera atroz”.
Francisco criticó que las noticias de migrantes se están viendo como unas simples cifras y que se está olvidando que detrás de cada caso hay personas que están huyendo de “la pobreza, los conflictos y desastres naturales”.
Aunque el líder católico no hizo referencia directa a ningún país, sus palabras llegan después de que el Gobierno de la italiana Giorgia Meloni aprobara nuevas medidas, que incluyen el aumento de detención de migrantes y la agilización de procesos de repatriación.

El papa no ha sido ajeno al drama de la migración

Se espera que el pontífice se reúna con una representación de migrantes llegados a Francia desde Italia, un hecho que toma sentido luego de que la isla de Lampedusa –que apenas supera los 6,000 habitantes– recibiera en tan solo tres días a unos 10,000 migrantes y desafiara la respuesta europea.
A lo largo de su pontificado, que ya completa una década, el papa no ha sido indiferente frente al tema migratorio: ha condenado los discursos de rechazo por parte de la sociedad y de algunos políticos y ha cuestionado las políticas de cierres de fronteras.
Marsella es una ciudad cosmopolita de la Costa Azul francesa que alberga una amplia variedad de comunidades y religiones por su cercanía con el norte de África.
La Organización Mundial para las Migraciones (OIM) estima que en lo que va del 2023, unas 1,300 personas han muerto o desaparecido en el Mediterráneo en su intento por tocar suelo europeo, la cifra más alta de los últimos seis años.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que asistirá a la multitudinaria misa del papa Francisco prevista en Marsella el 23 de septiembre. La iniciativa del mandatario despierta críticas desde la izquierda en plena polémica en Francia sobre la prohibición de la abaya, un vestido tradicional portado por las musulmanas.

La decisión de Macron de asistir a la misa del Papa desata una controversia sobre el laicismo

El presidente francés, Emmanuel Macron, asistió a la multitudinaria misa del papa Francisco en Marsella el 23 de septiembre. La iniciativa del mandatario despierta críticas desde la izquierda en plena polémica en Francia sobre la prohibición de la abaya, un vestido tradicional portado por las musulmanas.
¿Transgrede Macron el laicismo de la republica francesa al asistir a la misa del papa Francisco en Marsella? Es la opinión que se puede escuchar en estos días desde la izquierda francesa.
Macron “se burla del laicismo y pisotea sus principios, la separación de Iglesia y Estado y la neutralidad del Estado respecto a las religiones“, escribió el diputado izquierdista Bastien Lachaud, en la red social X (ex-Twitter).
No corresponde necesariamente al Presidente de la República asistir a misa” en una “república laica“, reaccionó el dirigente comunista Fabien Roussel.
Ante las críticas, el jefe de Estado francés rechazó la controversia.
Considero que es a mí a quien corresponde ir. No iré como católico, iré como Presidente de la República, que es efectivamente laica“, declaró durante una visita a Semur-en-Auxois (centro-este de Francia). “Yo mismo no practicaré ninguna religión durante esta misa“, añadió.
Un día antes, la Presidencia francesa ya había intentado sofocar la polémica.
La separación entre la Iglesia y Estado no excluye que se mantengan relaciones con “todos los cultos”, indicó la presidencia, precisando que Macron no participará en la “eucaristía” y subrayando que se trata de un acontecimiento “popular” y “festivo”.
“El Estado es neutral. Los servicios públicos son neutrales, y también estamos protegiendo las escuelas, como reiteramos al comienzo del nuevo curso escolar”, dijo Macron, en referencia a la prohibición de la abaya, un vestido holgado que llevan las mujeres musulmanas, en las escuelas.
Precedente
El mandatario de 45 años también tiene previsto un encuentro privado con el papa antes de la ceremonia religiosa.
El pontífice argentino ha reiterado que su visita a Marsella, centrada en la cuestión migratoria el 22 y 23 de septiembre, no es una visita de Estado. Uno de los momentos más importantes será la misa ante 60,000 personas en el estadio Velódromo.
La misa en Marsella será la primera de un pontífice desde la celebrada en 1980 por Juan Pablo II en la explanada de Notre Dame en París, en presencia del entonces presidente francés, Valéry Giscard d’Estaing.
En junio de 2017, poco después de su primera elección, Emmanuel Macron asistió al iftar anual (cena de ruptura del ayuno) del Conseil français du culte musulman (CFCM), el órgano representativo de la segunda religión más grande de Francia.
Fuente: www.rfi.fr

Puntuación: 5 / Votos: 44

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *