Lula apoya dictadura

[Visto: 677 veces]

Presidentes democráticos de la región condenan apoyo de Lula da Silva a dictadura de Nicolás Maduro

Chile y Uruguay enfatizaron la importancia de respetar los derechos humanos y no ocultar la situación en Venezuela.

Como se sabe, Lula da Silva recibió a su homólogo venezolano con honores y juntos anunciaron el comienzo de una “nueva época” en las relaciones entre ambos países.
Asimismo, cuestionó las “inexplicables” sanciones internacionales que pesan sobre el líder venezolano y su gobierno.
“Compañero Maduro, usted sabe la narrativa que se construyó contra Venezuela: la de la antidemocracia, del autoritarismo”, afirmó Lula.
“Cabe a Venezuela mostrar su (propia) narrativa, para que las personas puedan efectivamente cambiar de opinión”, agregó.
Fuente: Diario EXPRESO.

Maduro dice que Petro se está convirtiendo en un “garante” del diálogo venezolano

El presidente Petro está muy comprometido, podría decir que se va convirtiendo en un garante del avance del diálogo”, señaló el mandatario venezolano.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se reunió con su homólogo colombiano, Gustavo Petro, en Brasilia, al margen de la reunión de mandatarios suramericanos y afirmó que el colombiano se está convirtiendo en un “garante” del diálogo de su Gobierno con la oposición.
“El presidente Petro está muy comprometido, podría decir que se va convirtiendo en un garante del avance del diálogo”, dijo Maduro en declaraciones a periodistas a su salida de la reunión bilateral, en el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería brasileña.
Maduro afirmó que “hay que reanimar el espíritu del Diálogo de Bogotá”, al que asistieron 20 países, y adelantó que “pronto” va a recibir a un grupo de cancilleres de esos países.
“Pronto voy a recibir a un grupo de cancilleres de países participantes en el diálogo de Bogotá, que me llevan un mensaje. Queremos avanzar hacia un diálogo incluyente, de fortalecimiento de la democracia venezolana, de fortalecimiento del diálogo interno, de la paz de Venezuela”, comentó.
El encuentro entre Petro y Maduro se produjo a la conclusión de la cumbre de este martes en Brasilia, organizada por el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, para impulsar la integración regional.
Fuente: EFE, Diario El Comercio.

El cuento de la narrativa

La cumbre regional que organizó el presidente Lula da Silva, en Brasilia, empezó y terminó con el peor pie, el izquierdo. El grosero intento de lavarle la cara al dictador venezolano, Nicolás Maduro, que arrastra un rosario de denuncias en fueros internacionales tales como violaciones de los derechos humanos, corrupción, lavado de activos y similares, cayó como una bombita apestosa entre los mandatarios convocados.
Los presidentes de Chile y Uruguay, Gabriel Boric y Luis Lacalle, por ejemplo, marcaron distancia de inmediato, expresando su disconformidad con las palabras del líder brasileño.
Como se sabe, al recibir con honores al heredero del chavismo, que fue el primer mandatario en arribar a la cita, Lula se despachó con una pomposa alocución en la que parecía aludir a una realidad alternativa: “Yo he ido a países que no saben dónde queda Venezuela, pero dicen que Venezuela tiene una dictadura. Nicolás Maduro, ustedes tienen que deconstruir esa narrativa. Contra la gente se construye narrativas. Ustedes saben la narrativa que han construido sobre el autoritarismo y la antidemocracia. Ustedes tienen los medios para (hacerlo)…”.
Un discursete con giros presuntamente académicos que se salta olímpicamente la cruel realidad que padecen los millones de venezolanos en su territorio y las penurias de los más de 7 millones que salieron eyectados de sus hogares­ hacia países vecinos, para no malvivir en la miseria o la persecución.
Aunque, previsiblemente, los mandatarios de Argentina y Colombia siguieron los pasos del brasileño haciéndole la corte a Maduro, Gabriel Boric declaró que le había manifestado su discrepancia al anfitrión de la cumbre, diciéndole que lo que ocurría en Venezuela no era una construcción narrativa, sino una realidad seria. “He tenido la oportunidad de ver (esa realidad) en los ojos y en el dolor de cientos de miles de venezolanos que hoy en día están en nuestra patria”, puntualizó.
El presidente Luis Lacalle, por su parte, se declaró sorprendido de que Lula alegara que se trataba solo de ‘una narrativa’: “Si hay tantos grupos en el mundo que están tratando de mediar para que la democracia sea plena en Venezuela, para que se respeten los derechos humanos, que no haya presos políticos, lo peor que podemos hacer es tapar el sol con un dedo”.
Una cumbre, pues, que ante tanta disonancia generada por el dictador venezolano, terminó cuesta abajo.
Fuente: EDITORIAL PERÚ21.

¿Se ratifica Lula como lacayo de las dictaduras salvajes de Nicaragua, Venezuela y Cuba?

Por Arturo McFields Yescas.
El Presidente Luiz Inácio Lula da Silva vuelve a apañar dictadores. Durante la Sesión del Consejo Permanente de la OEA de este miércoles 7 de junio, Brasil se rehusó a pronunciarse sobre los crímenes de lesa humanidad del dictador de Nicaragua, Daniel Ortega.
El país sudamericano es parte de un Grupo de Trabajo sobre Nicaragua integrado por Chile, Costa Rica, Canadá, Estados Unidos, Perú, Colombia y Ecuador. Durante los últimos cinco años, Brasil había sido vocal y valiente sobre abusos de Ortega. Ya no más.
Lula vuelve a callar. Hace tan solo una semana el Presidente de Brasil dijo, sin sonrojarse, que los crímenes de lesa humanidad de Nicolás Maduro en Venezuela eran una “construcción narrativa”. Todavía no ha pedido disculpas.
¿Por qué duele tanto el silencio de Brasil?
Brasil es un país muy religioso. Ortega ha obligado a salir de Nicaragua a 77 líderes eclesiales, ha perpetrado más de 530 ataques contra la iglesia, arrestado sacerdotes, profanado templos y disparado contra casas de oración.
Brasil tiene peso. No solo es la economía más grande de América Latina, Brasil preside el Banco Interamericano de Desarrollo, la OPS y el Banco de los BRICS. Su silencio en temas de derechos humanos en Nicaragua tiene relevancia y repercusiones.
El Presidente de Brasil jamás va a llamar a Ortega dictador. Son hermanos y compañeros de lucha. Gracias a Ortega Lula logró conocer a su líder y mentor, el dictador Fidel Castro, su gran inspiración para crear el infame Foro Sao Paulo.
Vale recordar que, en 2021, Lula dijo: “¿Por qué Angela Merkel puede estar 16 años en el poder y Ortega no?”. En julio de 2021, elogió a la dictadura de Cuba y aseguró que si no estuviera sometida al “bloqueo sería como Holanda”.
La muerte de Joao Baena Soares. El silencio de Brasil en la OEA se produce justo el día de la muerte de Baena Soares, un Secretario General de la OEA que fue clave para la paz en Nicaragua. Soares ayudó a poner fin a la dictadura de Ortega en los años ochenta y cimentó las misiones electorales en América Latina. Un brillante legado empañado por el Presidente Lula.
Un escandaloso silencio. Una nación grande y querida como Brasil no se merece un Presidente pequeño y cobarde como Lula, que defiende a dictadores, apoya corruptos y calla ante sus crímenes.
Fuente: Infobae.com

Puntuación: 5 / Votos: 37

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *