Luis Correa Ramírez

[Visto: 508 veces]

Nació en Santiago, Chile en 1871; hijo de Clodomiro Correa y Rosa Ramírez. Se casó con Tránsito Ramírez, y tuvieron cuatro hijos. Estudió en el Colegio Veas.
Se desempeñó como industrial en el ámbito de la sastrería; fue dueño de la “Sastrería y Casa Importadora de Casimires“, premiada en la Exposición Industrial de Santiago en 1916. Militó en las filas del Partido Demócrata.
En 1919 fue delegado de los obreros chilenos y del Gobierno, al Congreso Panamericano de Estados Unidos. Viajó a Estados Unidos y a Europa, donde se empapó de modernas corrientes de renovación o reivindicación social.
Fue electo diputado por Santiago, período 1921-1924; fue segundo vcepresidente de la Cámara, 4 de octubre de 1922 al 5 de junio de 1923. Integró la Comisión Permanente de Legislación Social; y la de Industria y Agricultura; miembro de la Comisión Conservadora para el receso 1921-1922. Trabajó en favor de los intereses del pueblo, y patrocinó y propuso proyectos de ley de mejoramiento para las clases trabajadoras.
En septiembre de 1923, midió fuerzas en una lucha interna dentro de su Partido, con el senador Zenón Torrealba Ilabaca; ambos solicitaron los votos de sus correligionarios, para ser proclamados candidatos a senador por Santiago; después de una reñida contienda, ganó el señor Torrealba, senador en ejercicio por Santiago, y fue proclamado candidato. Dos días después de este episodio, invitó a su correligionario victorioso, a una sala reservada de la Cámara, y ahí, a solas los dos, le disparó un balazo y otro se disparó él, muriendo ambos, casi instantáneamente.
Fue, durante varios períodos, presidente del Centro Social Obrero, que en la época, tenía el control y la dirección espiritual del mutualismo chileno.
Perteneció a numerosas Intituciones, donde fue un socio cumplidor de sus deberes, entusiasta por la sociabilidad. Miembro de la Masonería. Miembro del Centro Demócrata; de la Unión Comercial; de la Sociedad de Artesanos La Unión; de la Cámara Industrial de Chile; de la Sociedad de Fomento Fabril, SOFOFA; de la Sociedad Pro Estudiantes Chilenos en el Extranjero; de la Liga Contra el Alcoholismo; de la Asociación de Educación Nacional; de la Liga de Higiene y Acción Social; del Consejo Federal N°14 y de 4 instituciones deportivas.
Falleció en Santiago, el 10 de septiembre de 1923, en el ejercicio de su cargo.
Fuente: Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, Historia Política, Reseñas biográficas parlamentarias.

Perú se queja del trato “irrespetuoso” de Boric con la presidenta Boluarte

En la cumbre de Celac el Presidente de Chile criticó públicamente al gobierno peruano y lo conminó a respetar el derecho a manifestación de los ciudadanos. La respuesta llegó hoy desde Lima.
Reclamo formal
La Cancillería peruana se quejó públicamente por los comentarios de Gabriel Boric, quien en la cumbre Celac cuestionó el comportamiento de la policía de ese país ante las protestas que han dejado 50 muertos.
La queja fue transmitida al embajador de Chile en Perú, Óscar Fuentes. Lima es la primera destinación de Fuentes como embajador.
Vía Twitter, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú dijo: “El vicecanciller Ignacio Higueras transmitió hoy al Embajador de Chile el malestar que ha generado en el Gobierno peruano la manera irrespetuosa en la que el Presidente Gabriel Boric se refirió, en su intervención en la CELAC, a la Presidenta de la República Dina Boluarte”.
Además, Lima indicó que le representaron al embajador Fuentes que “el rumbo elegido por el Gobierno constitucional de la Presidenta Boluarte es el adelanto de elecciones generales para que los peruanos decidan sin injerencias y en paz el destino del Perú. El Gobierno no cambiará el rumbo de la institucionalidad democrática”.
Dichos. En su alocución en la cumbre Celac, el Presidente Gabriel Boric criticó una vez más al régimen de Daniel Ortega en Nicaragua y lo instó a liberar a los presos políticos en ese país. Tras ello, las emprendió contra el gobierno de Dina Boluarte, quien asumió el 7 de diciembre de 2022 tras un intento de golpe de Estado de Pedro Castillo.
A continuación, qué dijo el Presidente Boric:
No podemos ser indiferentes cuando hoy día en nuestra hermana República del Perú, con el Gobierno bajo el mando de Dina Boluarte, personas que salen a marchar, a reclamar lo que consideran justo, terminan baleadas por quien debiera defenderlas. Más de 50 personas han perdido la vida y eso nos debiera escandalizar”.
“Es inaceptable también que las universidades de América revivan las tristes escenas de los tiempos de las dictaduras del Cono Sur, como sucedió recientemente con el violento ingreso de la policía a la Universidad Mayor de San Marcos. Frente a estos atropellos, reitero la voluntad de Chile a contribuir en todos los espacios multilaterales para acompañar un diálogo inclusivo, capaz de construir gobernabilidad democrática y asegurar el respeto a los derechos humanos”.
“Hoy, con la misma claridad con que siempre hemos respaldado los procesos constitucionales en nuestra región, hacemos notar la imperiosa necesidad de un cambio de rumbo en el Perú, porque el saldo que ha dejado el camino de la represión y la violencia es inaceptable para quienes defendemos, y no me cabe ninguna duda que acá en CELAC esa voluntad es abrumadoramente mayoritaria, la democracia y los derechos humanos”.
Contexto. Las palabras del Presidente Boric causaron preocupación entre analistas y diplomáticos. El motivo central de esa inquietud es que el Mandatario insinuó que el gobierno de Boluarte está permitiendo una represión con violaciones a los derechos humanos.
En círculos diplomáticos –donde al mismo tiempo hay consternación por el episodio de la grabación secreta que involucra a la canciller–  reflotaron las críticas a lo que consideran “amateurismo” en el manejo de la política exterior chilena durante esta administración.
En particular sobre Perú, recuerdan que Chile hizo bien en estar entre los primeros en reconocer el gobierno de Boluarte y condenar el intento de golpe de Castillo, pero hace mal ahora en minar la imagen internacional de la presidenta peruana.
Aunque es cierto que Boric cuida una imagen propia como crítico a cualquier régimen que atente contra los derechos humanos, en este caso se trata de un proceso en desarrollo en un contexto de profunda fragilidad institucional. No destinó condena alguna al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela (se conectó vía telemática a Celac) ni al de Miguel Díaz-Canel en Cuba.
El editor para América Latina de The Economist, Michael Reid, cuestionó el discurso de Boric. Vía Twitter, Reid dijo: “Esta intervención de @GabrielBori es una de las más desafortunadas de su presidencia. Debía también llamar a la extrema izquierda en el Perú, que incluye Sendero Luminoso, y a las economías ilegales, a dejar de atentar contra la democracia, la policía y los edificios público”.
Y agregó en otro posteo: “Excesos y errores policiales inaceptables, sí, que hay que investigar. De eso habló Boric. Lo que no habló es el otro lado. Asalto a la democracia, y muertes y mártires civiles buscados por los extremistas, que sí existen”.
Algunas organizaciones internacionales como Amnistía Internacional denuncian que hay violaciones a los derechos humanos, mientras otras como Human Rights Watch dice que observan con preocupación el “uso excesivo” de la fuerza del aparato de seguridad del Estado y la fragilidad de la democracia.
Fuente: Ex-Ante.

Puntuación: 5 / Votos: 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *