Cordero Hijo de Dios

[Visto: 189 veces]

Evangelio según San Juan 1,29-34.
Al día siguiente, Juan vio acercarse a Jesús y dijo: “Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
A él me refería, cuando dije: Después de mí viene un hombre que me precede, porque existía antes que yo.
Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua para que él fuera manifestado a Israel“.
Y Juan dio este testimonio: “He visto al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y permanecer sobre él.
Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre el que veas descender el Espíritu y permanecer sobre él, ese es el que bautiza en el Espíritu Santo’.
Yo lo he visto y doy testimonio de que él es el Hijo de Dios“.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Cada año hay un desfile de galas de premios en el mundo del espectáculo: los Globos de Oro, los People’s Choice, los Oscar, los Tonys y los Emmy. Todos los nominados esperan que se pronuncie su nombre y que sean ellos quienes suban las escaleras para recibir el codiciado trofeo. Sin embargo, cuando se dice “Y el ganador es…” también hay otros cuatro o cinco que se consuelan con la idea de que “sólo estar nominado es un honor“.
Pensé en honores y en “ganar” cuando leí por primera vez el evangelio de hoy (Juan 1:29-34). Juan el Bautista anuncia que él no es ‘el elegido’ cuando dice: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo“. Muestra su humildad al saber quién es en el plan de Dios, que él no es el Mesías, el tan esperado. Sólo es “la voz en el desierto” que dice: “Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas“. Juan estaba preparado para ser “el segundo”, y no sólo para resignarse a ello, sino para abrazarlo con todo su corazón. Tenía una misión, un propósito, y estaba comprometido a cumplir su parte en el misterio de la historia de la salvación. Buscó, por encima de todo, la voluntad de Dios, y cumplió fielmente su papel, lo que le valió un lugar elevado en el reino de Dios.
Juan proclama quién es Jesús. Es aquel de quien “vio al Espíritu descender del cielo como una paloma y permanecer sobre él“. Juan reconoció que él bautizaría con agua, pero que Jesús “bautizaría con el Espíritu Santo“, y lo proclamó “Hijo de Dios“. También reveló, de forma bastante significativa, que Jesús estaba por delante de él “porque existía antes que él“. Esto es importante en nuestra teología de la persona de Jesús, que la Segunda Persona de la Trinidad existió en el tiempo antes de la aparición de Juan el Bautista. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo viven unidos desde siempre y desde el principio de los tiempos. Este misterio es fundamental para comprender quién es Jesús. También Jesús nos muestra su humildad, al nacer como nosotros en el mundo y compartir nuestra condición humana en todo menos en el pecado.
Nuestra Primera Lectura del Libro del Profeta Isaías (49:3, 5-6) habla tan bellamente de la gracia de Dios sobre sus elegidos. Dios expresa cómo hemos sido formados y bendecidos, y que -como sus “siervos“- estamos facultados para hacer su voluntad en relación con su pueblo elegido. Estas palabras trajeron consuelo y esperanza a cada profeta, a cada rey, a Juan el Bautista y a Jesús, su ungido. Se nos dice que al seguir la enseñanza y la voluntad de Dios somos “luz de las naciones“, que debemos recibir y compartir la luz de Cristo, y seguir llevando la luz de Cristo “hasta los confines de la tierra”.
Nuestro Salmo (40:2, 3, 7-8, 8-9, 10) refleja esa voluntad de ser esa “luz”, de tener esa influencia y de cumplir el plan de salvación de Dios a través de cada uno de nosotros.
En la Segunda Lectura, las primeras palabras de la Primera Carta de San Pablo a los Corintios (1,1-3) nos aseguran quiénes somos, que hemos sido “santificados en Cristo Jesús” y hechos “santos” porque pertenecemos a Jesucristo por nuestro Bautismo, y por nuestro fiel discipulado.
Así como Juan el Bautista sabía quién era en el plan de salvación, hoy Dios nos llama a descubrir de nuevo y abrazar quiénes somos en el plan de salvación. Como Juan, no somos “el Cordero de Dios”, pero estamos llamados a cumplir nuestra parte en el plan de Dios que se desarrolla en nuestras vidas, y en las vidas de las personas en nuestra vida. Compartimos la vida de Dios a través de nuestro Bautismo. Somos agraciados, bendecidos y dotados por Dios para contribuir a la edificación de la Iglesia y del Reino de Dios. Nuestra misión no es sólo nuestra propia santificación, sino ser esa “voz”, como Juan, que señala a Jesús a los demás. Como Juan indicó “He aquí el Cordero de Dios”, nosotros, en nuestra vida cotidiana -en casa, en el trabajo, en la escuela y entre nuestros amigos- estamos llamados a ayudar a los demás a reconocer la presencia de Jesús. Creo que la forma más eficaz de hacerlo no es citando las Escrituras o el Catecismo de la Iglesia Católica, sino compartiendo nuestra vida con Dios: por qué rezamos, por qué acudimos a la Eucaristía, por qué perdonamos y pedimos perdón, y por qué servimos. Cuando estamos con alguien que sufre la pérdida de un ser querido, podemos dar testimonio de nuestra propia experiencia de cómo la paz llegó a nosotros con el conocimiento y la experiencia de recoger los pedazos después de la pérdida de un ser querido. Cuando estamos con alguien que está confundido y parece sin dirección, podemos compartir con él cómo nos abrimos a nuestra misión que Dios nos llevó a descubrir. Cuando estamos con alguien “empeñado en ganar”, podemos ayudar a alguien a darse cuenta de que tiene un gran valor y que a los ojos de Dios es un ganador. Cuando nos encontramos con alguien que está cayendo en malos hábitos, podemos compartir cómo reformamos nuestras vidas y encontramos abundante gracia de Dios para hacerlo.
Una y otra vez se nos presentan oportunidades de ayudar a otros a reconocer la presencia de Jesús, si tan sólo estamos alerta y conscientes, y estamos dispuestos a arriesgarnos lo suficiente para decir a otros “He aquí el Cordero de Dios”. Del mismo modo que Juan encontró satisfacción y alegría en proclamar a Jesús, e incluso en la entrega de su vida en cumplimiento de su misión, nosotros encontraremos satisfacción y alegría en el cumplimiento de nuestra misión como seguidores de Jesús. A los ojos del mundo puede que no seamos el “ganador” llamado a recibir el trofeo, pero a los ojos de Dios somos un “ganador” –preciosos, amados, salvados, llamados y enviados- no sólo a compartir la vida de Jesucristo, sino a compartirla con los demás. Nuestra humildad al aceptar quiénes somos en el plan de Dios, y hacerlo fielmente, nos traerá mayor gracia y bendición aquí y ahora, satisfacción y alegría por un ‘trabajo bien hecho’, y vida eterna en el mundo venidero.

Puntuación: 5 / Votos: 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *