Abanderado de la mentira

[Visto: 167 veces]

Hernández dio dinero de ICCGSA a Vizcarra, según nuevo aspirante a colaborador eficaz

Por Graciela Villasis, Giovanna Castañeda, Carlos Neyra, Delsy Loyola- Unidad de investigación del Diario El Comercio.
Un nuevo aspirante asegura que sí hubo entrega de S/1’300,000 de ICCGSA al mandatario por hospital de Moquegua. Dijo que el dinero se entregó en casa del exministro y en oficinas de la empresa ATA, que fue contratada para la supervisión de dos obras en Moquegua. Esta es la historia sobre la relación entre Hernández y el mandatario, su participación en la campaña de PPK y el desempeño de su empresa en Moquegua, que ha sido cuestionado ampliamente por la contraloría.
En la última declaración que ha brindado un nuevo aspirante a colaborador eficaz al fiscal Germán Juárez Atoche, del equipo especial Lava Jato, existen más detalles sobre la participación del exministro de Agricultura José Hernández Calderón en la entrega de pagos ilícitos del Consorcio Hospitalario Moquegua (conformado por las empresas ICCGSA e Incot) al hoy presidente Martín Vizcarra.
El Comercio accedió a este nuevo testimonio, en el que se confirma lo que declararon hace unas semanas otros tres aspirantes en esta investigación sobre los pagos a cambio de la buena pro de la construcción del Hospital Regional de Moquegua, una inversión de más de S/123 millones.
A las 10 de la mañana del pasado martes 20 de octubre, el aspirante a colaborador N° 01-2020 se acercó al despacho del fiscal Juárez para declarar que el presidente del directorio de la supervisora Asesores Técnicos Asociados S.A. (ATA) y exministro Hernández fue el intermediario de la entrega de dinero que realizó ICCGSA por S/1’300.000 a Vizcarra cuando este era gobernador regional de Moquegua y en el 2016, cuando era vicepresidente y ministro de Transportes y Comunicaciones.
Ing. Jorge Alva, Rector de la UNI y padre de la ministra Toni Alva, junto a José Hernández Calderón, en el restaurante Cascajal de Lince durante el homenaje a Martín Vizcarra Cornejo.
La amistad y los pedidos
El aspirante contó que el exministro y el jefe del Estado se conocieron alrededor de “fines de los ochenta”, cuando el mandatario era director ejecutivo del Proyecto Especial Pasto Grande, en Moquegua. “En ese entonces ATA ya venía prestando servicios para este proyecto. Es en esas circunstancias que Hernández conoce a Vizcarra y fue creciendo una amistad entre ellos, porque […] había reuniones constantes”, señaló.
Recordó que, en el 2011, cuando Vizcarra asume como gobernador regional de Moquegua, “se reaviva la amistad”. “Este le manifestó a Hernández que tenía la intención de culminar los proyectos emblemáticos y mencionó, entre ellos, el proyecto Pasto Grande [Lomas de Ilo] y el hospital de Moquegua”, narró.
Sobre los pagos ilícitos, el aspirante declaró que, “aproximadamente en noviembre del 2013”, Rafael Granados, quien era gerente comercial de la empresa ICCGSA, “le comentó a Hernández […] que ICCGSA asociada con Incot habían presentado su oferta a la licitación del hospital de Moquegua”. Granados le contó a Hernández que le habían pedido que redujera su oferta económica, pero no sabía cuáles eran los resultados, y que de “acuerdo a las bases de licitación la aprobación la daba el Gobierno Regional de Moquegua”, por eso tenía interés en conversar con Vizcarra, y sabía que él era su amigo.
Dos o tres días después –narró el aspirante–, Granados le volvió a insistir que lo ayudara con Vizcarra. El exministro de Agricultura le respondió que iría a la CADE del 2013, en Paracas, y “que posiblemente asistiría Vizcarra, ahí podían conversar”. Durante la reunión de la CADE, Granados se acercó a Hernández y, como no vio a Vizcarra en el evento, le pidió que se comunicara con él telefónicamente. “Hernández se comunicó al celular de Vizcarra y le dijo que estaba con Rafael Granados de ICCGSA, […] que quería hablar de la obra [hospital de Moquegua] que estaba en proceso de licitación”, declaró.Vizcarra habría recibido S/1’300,000, según aspirantes. El hospital de Moquegua se inauguró tres años después de lo estipulado. Foto: Archivo
Hernández le cedió su celular a Granados para que conversaran. “Luego Vizcarra pidió hablar con Hernández y una vez que este tomó el teléfono, Vizcarra le preguntó si eran serios y si había algún apoyo. ‘Lo que pasa es que ellos se comen la torta solos’, dijo Vizcarra, insinuando que le dieran algo de dinero para él”, contó el aspirante. Continuó indicando que el exministro le explicó a Vizcarra que este tema debía hablarlo directamente con Granados, “pero Vizcarra le insistió que le diga”.
Según el aspirante, Hernández le comentó a Granados “que Vizcarra estaba pidiendo un dinero aparte para él” y este le dijo que haría la consulta porque ya habían reducido su propuesta económica ante Unops y no tenían mucho presupuesto. Granados consultó con los representantes de ICCGSA –contó– y le dijo a Hernández “que ya tenía autorización” y le pidió que se comunicara nuevamente con Vizcarra. Y así lo hizo. Hernández le comunicó a Granados que Vizcarra “estaba solicitando la suma de S/1’300.000”. Así, sostuvo, cerraron el trato.
Las entregas
En el 2014, Granados citó al exministro a su oficina y le pidió que llevara “un paquete para Vizcarra”, relacionado al acuerdo que tenían por la adjudicación de la obra del hospital. “Se trataba de un sobre manila grande, evidentemente con dinero”, precisó el candidato a colaborador. A la salida, aseguró que Hernández le pidió a su chofer Carlos Aranda Huamán que llevara ese paquete a la casa de Vizcarra en San Isidro.
Luego, “Aranda le confirmó la entrega del paquete a Vizcarra”. Este último también confirmó la recepción. Según contó, hubo otra ocasión en que se repitió esa modalidad de entrega.Vizcarra y Hernández juntos en una de las actividades del gobierno de PPK. El exministro fue el intermediario para los pagos ilícitos que habría recibido Vizcarra.
“Estas entregas de dinero ocurrieron creo que en tres oportunidades más. Siempre José Hernández recibía los paquetes conteniendo dinero en las oficinas de ICCGSA, se los entregaba siempre Granados y fueron entregados por Hernández directamente a Vizcarra en la oficina del directorio del primer piso de la empresa ATA, en Lince”, sostuvo. Según contó, Vizcarra le pedía que lo llevara a la oficina de Hernández, “con el pretexto de que no le alcanzaba el tiempo” para ir a ICCGSA. Por esta razón, mencionó, las entregas fueron en ATA.
Las entregas fueron entre el 2014 y el 2015. “Definitivamente la primera entrega ha debido ser aproximadamente entre marzo y abril del 2014”, remarcó el aspirante. Dijo que la información precisa de las entregas se puede corroborar con la fecha de los registros de las llamadas telefónicas.
A fines de agosto del 2016, cuando Vizcarra ya era vicepresidente de la República y titular del MTC, el aspirante señaló que el ahora presidente le dijo a Hernández: “Castillo todavía me tiene un saldo pendiente, refiriéndose a Fernando Castillo Dibós, dueño de ICCGSA”. Vizcarra –añadió– le pidió a Hernández que citara a Castillo para que fuera a su casa ubicada en La Molina y “resolver el saldo de dinero pendiente”.
Así se dio el encuentro del 25 de agosto del 2016 en La Molina, que ya habían narrado otros tres aspirantes. Según el relato, la reunión fue “tensa”. Por momentos, detalló el aspirante, Hernández los dejaba solos en varias ocasiones para servir bebidas y bocaditos y para ir al baño. “En una de esas salidas con la intención de dejarlos solos Hernández observó que Castillo se levantó de su asiento y se dirigió hacia una especie de banqueta parecida a una repisa que está cerca al mueble donde estaba sentado Martín Vizcarra. Cuando Hernández volvía de la cocina observó que Vizcarra se acomodaba el saco por los bolsillos interiores que se veían abultado”, narró. Al salir, dijo, que “Hernández le preguntó a Vizcarra si todo estaba saldado y éste respondió que sí”.
La versión del aspirante a colaborador N° 01-2020 coincide con las brindadas por los aspirantes N° 01-2018 y 13-2019 al fiscal Juárez sobre los pagos y las entregas a Hernández.
Este nuevo aspirante ha señalado que, además, entregará documentos como fotografías de la sala donde ocurrió la reunión y entrega de dinero a Vizcarra. También dará un “croquis explicativo” de las fotos y mensajes de WhatsApp entre Vizcarra y Hernández, así como del exministro con Granados y Castillo Dibós.
Con Camayo
Antes de la segunda vuelta de las elecciones generales del 2016, cuando Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori se disputaban la presidencia, se organizó una reunión de coordinación y apoyo a la candidatura de PPK en el restaurante Sarcletti de San Isidro, según el aspirante N° 01-2000. A esa cita asistieron Vizcarra y Antonio Camayo, quien es investigado por el Caso Los Cuellos Blancos del Puerto. “Estuvieron presentes Antonio Camayo Valverde, Enrique Wong Pujada [secretario general de Podemos Perú], Martín Vizcarra, José Vega Antonio y José Hernández Calderón”, manifestó.Antonio Camayo, José Vega, Martín Vizcarra y el exministro Hernández se habrían reunido en este local. Foto: César Bueno.
Vizcarra estuvo en calidad de jefe de campaña de PPK y candidato a la primera vicepresidencia. “Vega apoyaba la disposición del partido UPP y Antonio Camayo ofrecía el apoyo logístico que se requiriera”, contó.
Después de que Kuczynski ganó las elecciones en el 2016, ocurrieron otras reuniones para celebrar el triunfo. Una fue en la casa de Hernández y la otra “en la casa de Camayo Valverde, en San Isidro, a media cuadra del Ministerio del Interior. Ahí estuvieron reunidas las personas de Hernández, Vizcarra, Vega, Héctor Becerril, Wong y Camayo”.Antonio Camayo fue detenido en julio del 2018 tras haber sido implicado en los CNM audios. Foto: Kelvin García.
Hernández, según el aspirante, ha visitado en varias oportunidades a Vizcarra, en su departamento ubicado en San Isidro, entre el 2018 y el 2020, cuando Vizcarra ya era presidente de la República. “Esas visitas eran a raíz de invitaciones que le hacía Vizcarra a Hernández por la confianza que había y para tratar temas técnicos relacionados al sector agrario, reconstrucción y los proyectos pendientes que tenía Hernández con la empresa ATA”, indicó.
Asimismo, para narrar la reciente cercanía entre Hernández y Vizcarra, el aspirante contó que Hernández estuvo en la reunión de despedida que le hicieron a Vizcarra cuando fue designado embajador de Canadá. “Lo cual fue en un restaurante en Lince. Hubo mucha gente e incluso el señor Hernández Calderón dio unas palabras de despedida para el señor Martín Vizcarra y, cuando éste último venía para Lima, se comunicaba con Hernández para reunirse. Eso era cada vez que llegaba a Lima. Se reunían por la amistad que tenían ambos”, dijo.
El Comercio tuvo acceso a imágenes y videos de aquella despedida que, como contó el aspirante a colaborador, fue en un restaurante ubicado en Lince.
La empresa contratada
Hernández está estrechamente vinculado con las dos obras en las que, Vizcarra habría recibido en total S/ 2’300,000. Este vínculo ha sido a través de la empresa en la que el exministro fue representante legal y gerente general hasta el 2016: Asesores Técnicos Asociados S.A. (ATA), que se dedica a la supervisión de obras y consultorías para elaborar expedientes técnicos.
ATA S.A. inició sus actividades en el Perú en 1966, hace 54 años. En 1980, Hernández se sumó como accionista de la empresa, según detalló el exministro en su declaración jurada de intereses.Aquí, en las oficinas de Ata, Vizcarra habría recibido los pagos ilícitos, por intermedio de José Hernández, según aspirante a colaborador. Foto: César Bueno.
Hernández ocupó el cargo de gerente general desde 1994, durante 22 años; sin embargo, en julio del 2016, renunció cuando fue convocado a integrar el Gabinete Ministerial como titular del sector Agricultura y Riego, en el gobierno de Kuczynski. Tras su gestión como ministro, Hernández volvió a tener un alto cargo en la empresa en julio del 2018, según los reportes de Registros Públicos: fue designado presidente del directorio, posición en la que se mantiene hasta la fecha.
Desde que Martín Vizcarra asumió la presidencia, son S/27’732,398.60 los que ha recibido ATA del Estado por diecinueve contratos y órdenes de servicio.
Las supervisiones en Moquegua
El 20 de diciembre del 2013, el GRM contrató a ATA para la supervisión de la ejecución de obra de Lomas de Ilo por S/4’573.185,04. Sin embargo, según ha señalado la contraloría en una auditoría realizada en el 2019, el GRM terminó desembolsando más debido a que se aprobaron seis prestaciones adicionales y 14 ampliaciones de plazo. El monto final, confirmó ATA a este Diario, fue de S/ 6’049.885,23. Meses antes, el 7 de marzo, ATA ya había sido contratada para elaborar el expediente técnico del proyecto por un total de S/.2’373,076.8. Según precisó ATA, terminó costando S/2’691,374.47.
En el último informe realizado por la contraloría acerca de esta obra, se remarca que la entidad aprobó y pagó por un expediente técnico “que presenta deficiencias”, al no haber tomado en cuenta las características del terreno ni la presencia de sales en el suelo. Por los problemas con el expediente técnico, la contraloría señaló que el GRM desembolsó más de S/8 millones adicionales al consorcio.
El expediente técnico y la obra ejecutada tenía una supervisión que -como hemos señalado- también estuvo a cargo de ATA. En la auditoría, se señala que en su informe técnico de supervisión, ATA no advirtió ninguna observación respecto a las “deficiencias e incongruencias” del expediente técnico, que fue realizado por la misma empresa.
En diálogo con El Comercio, Alonso Robas, gerente de control de Megaproyectos de la contraloría, quien estuvo a cargo de esta auditoría, aseguró que el expediente técnico realizado por ATA, por el que el GRM pagó más de S/2 millones, “nunca se debió aprobar”. “No sólo se aprobó, sino que, debido a estos errores, a estas omisiones, se generaron adicionales de obra y ampliaciones de plazo”, dijo.
En tanto, David Espinoza, gerente del PEPG, sostuvo a este Diario que “hay suspicacias” por la supervisión de ATA en esta obra.
La supervisión del expediente técnico y de la ejecución de la obra por el Hospital Regional estuvo a cargo también de la empresa ATA. El 19 de diciembre del 2013 el GRM firmó el contrato por este servicio por un valor de S/5’403.178,29. Al día siguiente, como hemos señalado líneas antes, firmó el contrato por el mismo servicio para Lomas de Ilo.
Hernández y las campañas de PPK
Para entender la relación de Vizcarra y Hernández durante su gestión en el GRM, El Comercio identificó varios hechos que ocurrieron antes de que Pedro Pablo Kuczynski asuma la presidencia de la República. El excongresista Gilbert Violeta, junto con su hermana Giovanna, conformaron un equipo de trabajo denominado ‘Grupo PPK’ para la campaña del 2011. Según el testimonio del ex jefe de juventudes de Peruanos por el Kambio (PpK) Luis Terán Poemape, el financista de los haberes del Grupo PPK fue el exministro Hernández a través de sus empresas.
“Giraba recibos por honorarios a nombre de Pedro Pablo [Kuczynski]. Había meses que nos pagaba el Consorcio [supervisor de] hospitales, Kukova, Asesores Técnicos Asociados [y Proyectos y obras SAC]”, señaló a El Comercio.
En abril del 2016, Hernández respondió al programa La noticia Rebelde del canal Latina que “fue una colaboración que nos solicitó el Instituto País en el año 2013, por ser una ONG”. Hernández admitió haber pagado los honorarios de Terán Poemape a través de sus empresas: “Siete recibos por honorarios en total de Asesores Técnicos Asociados […] y dos del consorcio Supervisor del Hospitales”.“El señor José Manuel Hernández presentó al señor Vizcarra Cornejo a las personas de Gilbert Violeta y otros del Partido de Pedro Pablo Kuczynski y una semana después lo llevó junto con Gilbert Violeta a la casa de Kuczynski para presentarlo. Ello fue en el contexto de la campaña electoral del 2016, por cuanto Vizcarra quería participar en el gobierno de algún partido político en Lima que llegase a ganar las elecciones presidenciales, y fue así que el señor José Manuel Hernández le pidió a Kuczynski la posibilidad de que lo ponga en la plancha presidencial, situación que previa una discusión interna del partido político, decidieron ponerlo como primer vicepresidente en la lista presidencial”, narró el aspirante N° 01-2020.
El nombramiento en el gabinete
El Comercio conversó con César Caro Jiménez, ex asesor del despacho vicepresidencial de Vizcarra, quien contó que conoció a Gilbert Violeta durante una exposición que hizo Alianza para el Gran Cambio en Moquegua en el 2010. La amistad -dijo- se fortaleció y en el 2015, Caro le escribió a Violeta para proponerle que Vizcarra conforme la plancha presidencial. Tras el pedido, señaló Caro, hubo una reunión en casa de Kuczynski.
“Todos los correos, como las conversaciones verbales [con Violeta] eran de conocimiento de Martín [Vizcarra], quien viajó a Lima a fines de abril del 2015, reuniéndose con Kuczynski en su casa en San Isidro. En dicha ocasión –según Vizcarra– hablaron de todo, coincidiendo plenamente en casi todo lo tratado, especialmente en cuanto a metas, estrategias y tiempos”, manifestó Caro en un escrito remitido a este Diario.
Cuando Kuczynski asumió la presidencia de la República, inició su gestión al lado de Fernando Zavala como presidente del Consejo de Ministros. Ambos -según contaron exdirigentes a El Comercio- decidieron nombrar a Vizcarra y a Hernández como ministros.
Este diario también consultó a dos exministros del gobierno de Kuczynski, quienes pidieron que no se revelen sus nombres. Ellos señalaron que Hernández ayudó durante la campaña presidencial del 2016 en organizar las movilizaciones en la zona norte del país. Las mismas fuentes señalaron que la ruptura entre Vizcarra y PPK se dio luego de que la exvicepresidenta Mercedes Araoz, cuando fue primera ministra, decidió retirar a Hernández del ministerio de Agricultura.
Descargos
Desde la oficina de prensa de Palacio de Gobierno, señalaron que el jefe del Estado “rechaza categóricamente” las declaraciones de los aspirantes a colaboradores y que “no se va a pronunciar más” sobre este tema. Remarcaron que Vizcarra responderá y participará en todas las diligencias de la Fiscalía de la Nación, de manera “transparente”, sobre este hecho.
“Siguen siendo aspirantes. Se tiene que corroborar y comprobar lo que dicen, por eso no son colaboradores formales. Estos aspirantes están siendo procesados hace años. Tampoco son declaraciones directas de las personas que nombran ahí, como Hernández o los otros nombres. Son terceros que nombran a otras personas en situaciones no corroboradas. Todas estas últimas semanas, han sido esas las fuentes. El Presidente se ha puesto a disposición para responder a las consultas de las entidades competentes de estas investigación, como ya lo ha dicho públicamente”, agregaron en comunicación con este Diario.
El Comercio buscó la versión del exministro Hernández a través de su abogado Mateo Castañeda, quien dijo que “no emitirá ningún comentario”. Los abogados de ICCGSA indicaron también que no se pronunciarán.
En respuesta a las consultas de este Diario sobre los cuestionamientos de la contraloría, ATA indicó que “no existe ningún conflicto de intereses” y tampoco “ningún impedimento administrativo ni legal” al haber ganado la buena pro de la elaboración del expediente técnico, así como la supervisión de Lomas de Ilo.
Señalaron que el expediente técnico fue elaborado “de acuerdo a lo estipulado en los términos de referencia que preparó la entidad”. Desde ATA reconocieron que durante la ejecución de la obra se efectuaron modificaciones, lo que implicó el reconocimiento de adicionales. “Sin embargo, estos adicionales escasamente llegan en conjunto al 4% del costo del contrato de obra, muy por debajo del límite establecido en la Ley”, agregaron.
Sobre los S/1’400,000 adicionales que cobraron por el expediente, respondieron que el monto está sujeto al tiempo de la ejecución de la obra y que cualquier monto adicional está sujeto a las ampliaciones que estableció el GRM con el consorcio Obrainsa-Astaldi.
Respecto a la construcción del hospital, manifestaron que en su función como supervisores fueron “muy celosos en cuidar los intereses del Estado”. Indicaron que la “discrepancia” con la contraloría son “estrictamente de interpretación técnica y contractual” y que todo ello será “explicado en las instancias que correspondan.
Actualmente, la liquidación de la obra y del servicio de supervisión están pendientes por el hospital. Al ser consultados por las menciones al exministro Hernández como intermediario de los pagos ilícitos por esta obra, indicaron que “no se pronunciarán sobre temas que no son empresariales.

Puntuación: 5 / Votos: 29

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *