Amarás a Dios y a tu prójimo

[Visto: 159 veces]

Evangelio según San Mateo 22,34-40.
Cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron con Él, y uno de ellos, que era doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?”.
Jesús le respondió: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. Este es el más grande y el primer mandamiento. El segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

“Abou Ben Adhem (¡que su tribu aumente!) despertó una noche de un profundo sueño de paz, y vio, dentro de la luz de la luna en su habitación, haciéndola rica, y como un lirio floreciente, un ángel escribiendo en un libro de oro. Ben Adhem era valiente, y a la Presencia en la habitación dijo: ‘¿Qué es lo que más te escribe?’ La visión levantó la cabeza, y con una mirada hecha de todo dulce acorde, respondió: ‘Los nombres de los que aman al Señor’.
‘¿Y está el mío?’ dijo Abou. ‘No, no es así’, respondió el ángel.
Habló más bajo, pero animadamente aún, y dijo: ‘Te ruego, entonces, escríbeme como uno que ama a sus compañeros hombres’. El ángel escribió, y se desvaneció.
A la noche siguiente volvió con una gran luz de despertar, y mostramos los nombres a quienes el amor de Dios había bendecido, y el nombre de Ben Adhem guio todo el resto”.
Centro para nuestro evangelio este fin de semana (Mateo 22:34-40) es el tema del amor: amor de Dios, amor al prójimo y amor a sí mismo. A lo largo de los siglos, la gente ha debatido cuál de estos amores es el más importante, y ¿con cuál empezamos? Me puedo identificar con cada uno de los tres “amores” y verlos como íntimamente relacionados, no pueden separarse unos de otros, como caras de la misma moneda.
El poema de Leigh Hunt introduce algo que me pareció intrigante, porque escribe que porque Ben Adhem habló y le dijo al ángel que él “ama a sus prójimos”, y aparece, como respondió el ángel, que Dios aceptó esto como un Símbolo válido del amor de Ben Adhem por él. Hacer uno con un corazón sincero lleva a la finalización del otro. Si realmente amamos a Dios, naturalmente sigue a través de que amaremos lo que y a quién Dios ha creado, y que si nos amamos, respetamos y apreciamos mutuamente, estamos mostrando amor a Dios que nos creó a todos. No sólo es espiritual y teológico, sino que es algo lógico.
Dios claramente manda en el evangelio: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y primer mandamiento. El segundo es semejante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Estamos llamados a amar a Dios y amar a nuestro prójimo, eso es claro y sencillo de reunir de las palabras de Jesús. Se presume que el amor de sí mismo brota de ese amor de Dios y prójimo.
Sin embargo, como reflexioné esta semana sobre las lecturas, especialmente el evangelio, recordé a las muchas-demasiado numerosas para recordar, personas que me han hablado y compartido su lucha con el amor de sí mismo. Psiquiatras y psicólogos, gurús de autoayuda y oradores motivacionales, pasan sus vidas tratando de “convencer” a la gente de amarse a sí misma. En nuestra sociedad de hoy vemos algunas manifestaciones obvias y dramáticas de personas que no se aman: las que toman su propia vida; las que lo ponen en peligro por el alcohol o el abuso de drogas; o las que se hacen daño físicamente cortándose a sí mismas, muriéndose de hambre o poniéndose a sí mismas en riesgo por malas decisiones y acciones. Desafortunadamente para muchas de estas personas en este momento de sus vidas Dios es irrelevante a la cuestión de su vida, y no han logrado reconocer y aceptar el amor de quienes les rodean, haciendo que “el amor al prójimo” parezca ser una broma
Nuestra auto-imagen es esencial para nuestro bienestar espiritual, emocional y físico. Las pruebas han demostrado que si los niños, por ejemplo, escuchan continuamente a adultos significativos, les dicen que son estúpidos, que nunca van a llegar a nada, y que no valen nada, el niño no sólo lo creerá, sino que actuará de una manera que refleja esa dolorosa comprensión de sí mismos.
Pero no somos estúpidos, y alcanzaremos algo, y ¡valemos mucho! Dios nos ha creado con amor y ha bendecido a todos y cada uno de nosotros con dones, talentos y habilidades que no sólo nos traen satisfacción y felicidad, sino que contribuyen al bien mayor de los demás. Para algunas personas es una lucha por reconocer, aceptar y utilizar bien sus dones y talentos. Si le preguntas a alguien -de cualquier edad, realmente- “¿cuáles son tus debilidades o defectos?”, tal vez podría darte una lista, pero si le preguntas: “Cuáles son tus regalos?” pueden ser difíciles de precisar a quién te lo dijo. Que triste, pero que real es esto para tantas personas.
Mientras que el amor de Dios es incondicional, a veces nuestra experiencia de amor humano no es tan perfecta ni incondicional. Para otros, puede que no reconozcan el amor sincero y generoso porque no se presenta como quisieran. No satisface sus necesidades. Lamentablemente, esta es nuestra condición humana.
Estoy seguro de que todos nos sorprenderíamos si conociéramos las luchas de los miembros de nuestra familia, compañeros de trabajo y amigos en relación con el amor a sí mismo. Incluso pueden tomar el riesgo de hablar con nosotros sobre ello. Pero más que probable, sigue siendo un profundo, oscuro secreto, y la fuente de continuos temores y dudas. Nuestra respuesta como seguidores de Jesús -como personas que aman a Dios por encima de todo, y a nuestro prójimo- es hacer real y presente ese amor al prójimo, para que el amor a sí mismo venga fácilmente, trayendo alivio y alegría. En nuestra condición humana, a veces podemos decir o hacer cosas que nos damos cuenta de que no hacemos y decir aquello que refleja el amor sano del prójimo y el amor de sí mismo. Por el pasado, solo podemos decir que lo sentimos. Pero para el presente y el futuro hay tantas formas posibles que podemos fomentar el amor de sí mismo en el otro si realmente amamos a Dios, y nos amamos unos a otros. Tal vez todos podamos pensar en esas personas importantes en nuestras propias vidas que nos han ayudado a lograr una imagen propia sana y productiva.
Aquí y ahora tenemos el mismo poder y la misma habilidad, a través de la gracia de Dios, para marcar la misma diferencia en la vida de los demás. Si podemos hacerlo con sinceridad y alegría, tal vez, como Ben Adhem, nuestros nombres guiarán todo el resto en ese libro de oro en el reino de Dios.

Basílica del Sagrado Corazón de París

Por Javier Lozano- Religión en Libertad
La basílica del Sacré-Coeur, del Sagrado Corazón, es uno de los lugares más emblemáticos de París y de toda Francia. Es el segundo monumento más visitado cada año en la capital francesa con más de 10 millones de visitantes. Y pese a todo no era considerado todavía por las autoridades como un monumento histórico pese a que se erigió hace más de un siglo.
El pasado 13 de octubre el Ministerio de Cultura y la comisión regional de patrimonio y arquitectura de Isla de Francia, la región en la que se engloba París, decidieron finalmente su intención de registrar este templo dedicado al Sagrado Corazón iniciado en 1875 y concluido en 1923 como monumento histórico.
Las reacciones ante lo que es una decisión administrativa no se han hecho esperar. Y las furibundas críticas a esta protección del conocido templo parisino esconden un importante componente anticatólico especialmente desde el ámbito masónico y comunista.
Un templo de expiación
Es conocida la profunda animadversión que despierta esta basílica en estos sectores por lo que representa: un templo expiatorio ante la derrota contra Prusia. Meses después llegó la Comuna de París en 1871, que provocó miles de muertos y fue responsable del asesinato de decenas de personas, entre ellas muchos clérigos y católicos. Con estos acontecimientos tan dolorosos, también la expiación de tantos crímenes tuvo su lugar en los promotores de este nuevo templo.
Desde hace décadas el Sacré-Coeur ha estado en la diana e incluso en 2017 una iniciativa popular registró una petición en el Ayuntamiento de París con el objetivo de demoler este templo que “insulta a la memoria de la Comuna de París”. Evidentemente, no prosperó, pero si mostró el odio que desde la izquierda y la masonería hay hacia una iglesia que corona París en el Montmartre y donde la Adoración al Santísimo no se ha interrumpido ni un segundo en 135 años, ni en tiempos de guerra ni de epidemias.
Según el Ministerio de Cultura, se debe a “una mala lectura de la historia” a lo que el templo del Sagrado Corazón no hubiera sido declarado todavía monumento histórico. Y a tenor de las críticas se observa por qué no se había hecho.
Los ataques de masones, comunistas y socialistas
Philippe Foussier, ex Gran Maestro del Gran Oriente de Francia protestó en Twitter contra la clasificación de la Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre como monumento histórico, pidiendo una “desacreditación”. En su opinión, esta decisión es “un insulto a los 30,000 muertos de la Comuna”.
Este proceso revolucionario violento es un icono y referente para los comunistas, ya lo fue para el propio Marx. Y a día de hoy sigue siendo un símbolo para una parte de la izquierda francesa e internacional.
Ian Brossat, líder de los comunistas parisinos, ya ha apostado en varias ocasiones por eliminar el Sacré Coeur y reemplazarlo por un “espacio de solidaridad”.
Más allá fue el socialista Lionel Jospin, exprimer ministro de Francia y excandidato presidencial. En 2017 cuando se le preguntó qué monumento arrasaría si tuviera el poder de hacerlo su respuesta fue clara y rápida: el Sagrado Corazón de París, pues según dijo es un símbolo de “oscurantismo, mal gusto y reaccionario”.
Precisamente, en Famille Chretienne recogen esta expresión de Jospin para desgranarla y explicar por qué comunistas, masones e incluso socialistas odian esta basílica que cada año visitan millones de personas.
El sacerdote Jacques Benoist, uno de los mayores expertos sobre la basílica del Montmartre, explica que la acusación de “reaccionario” que recae sobre el templo procede del Partido Comunista. Y así lo confirma el senador comunista Pierre Ouzoulias, que afirma que el Sacre Coeur “no es un monumento como cualquier otro” sino creado para “expiar los crímenes de la comuna”.
Los motivos de este odio
El religioso recuerda que en el texto oficial de la consagración, grabado en una placa de mármol colocada en el pasillo del Sagrado Corazón hacia 1914, aparecen escritas expresiones como “reparar nuestros pecados”, “obtener la misericordia infinita del Señor”, “el perdón de nuestras faltas” o “poner fin a las desgracias de Francia”. No aparecen los comuneros, aunque en la mente de los impulsores del templo estuviera irremediablemente este suceso. Sin embargo, la construcción de esta iglesia se había decidido seis meses antes de estas revueltas.
Estos crímenes son indiscutibles. De hecho, la iglesia fue erigida en el mismo lugar donde el 26 de mayo de 1871, 49 rehenes fueron masacrados, incluidos 10 clérigos, por una turba furiosa. Y este acto no fue aislado. Luego llegó la represión del Gobierno a manos de Adolphe Thiers, que acabó con la comuna. “Los comunistas no lo han olvidado, quienes, bajo la influencia de Marx y luego de Lenin, integraron este evento, convertido en mito, en su memoria colectiva”, explica el padre Jacques Benoist, por lo que hablar de expiación por los crímenes de la Comuna es algo que hace saltar a la mínima a los comunistas franceses.
Sobre la acusación de que el Sagrado Corazón de París es un símbolo del “oscurantismo”, el padre Benoist se sorprende por las declaraciones del líder masónico porque “los que estuvieron a cargo de Francia, desde principios de la década de 1870, fueron en verdad sus antepasados ​​espirituales. Había dos tipos de republicanos: los azules y los rojos. Los Blues, Thiers y Gambetta, donde la influencia masónica es poderosa, es la república burguesa, que teme a los rojos, a la extrema izquierda. En 1871, el primero masacró al segundo”.
El origen real de la basílica
Hay que tener presente que según la historia de Montmartre, la colina donde se construyó el Sacré Coeur, este siempre fue un lugar religioso. Primero fue un lugar druida; después, los romanos erigieron un templo dedicado a Marte y Mercurio y, más tarde, se edificaron numerosos edificios cristianos. Es más, el mismo nombre de Montmartre deriva de “Monte de los martirios”.
En 1559, un incendio destruyó una abadía benedictina situada en la cima de la colina parisina, pero la presencia religiosa permaneció. Y en 1794, la última abadesa, la madre Marie-Louise Montmoreney-Laval, subió valientemente las escaleras de la guillotina. El vínculo, por consiguiente, entre expiación, Voto nacional y Monte de los martirios estaba claro.
Y así, a fin de ofrecer una penitencia pública, de expiar los pecados históricos de Francia y de contrarrestar la apostasía inminente, el gran deseo de Alexandre Legentil y Hubert Rahault fue la construcción de un templo sobre la colina, para que iluminara París y actuara como punto de referencia para los ciudadanos distraídos e indiferentes de la metrópolis del siglo XIX.

Puntuación: 5 / Votos: 34

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *