Cardenal Pell en Roma

[Visto: 414 veces]

El cardenal australiano George Pell, quien fue ministro de Economía del Vaticano, llegó a Roma tras ser absuelto del delito de pederastia, constató la AFPTV.
El purpurado, de 79 años, quien fue apartado del cargo en el Vaticano por las acusaciones y pasó 13 meses en una cárcel de su país, saludó con la mano a los periodistas que lo esperaban en el aeropuerto.
La visita de Pell coincide con el nuevo escándalo por irregularidades en las finanzas del Vaticano que le costaron el cargo al influyente cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, acusado de malversación de fondos de la Secretaría de Estado.
Pell, nombrado en 2014 para luchar contra la corrupción dentro del Vaticano, envió un mensaje de felicitaciones al papa Francisco por haber forzado la renuncia de Becciu.
Según el Vaticano “por ahora no ha sido programada una reunión con el papa Francisco”.
Expertos en asuntos de la Santa Sede consideran que no se puede descartar una invitación del pontífice.
“Seguramente será recibido por Francisco y entrará al Vaticano como un hombre libre”, escribió el diario La Repubblica.
“Será la oportunidad de Pell de obtener una reparación, después de que muchos en el Vaticano se regocijaron con su destitución”, agregó la publicación.
Durante su último encuentro con el Papa, el pasado 27 de junio de 2017, Francisco concedió a Pell una larga licencia para que pudiera regresar a Australia y limpiara su nombre tras las acusaciones de abuso sexual de dos niños en la década de 1990.
El ex poderoso ministro de Economía regresa a Roma en un clima marcado por las investigaciones y las sospechas de manejos alegres de los fondos vaticanos, un tema que conoce a fondo.
Encargado por Francisco en 2014 de englobar todas las operaciones financieras luego de la serie de escándalos que estallaron durante el pontificado de Benedicto XVI y que dieron origen a los denominados “Vatileaks”, Pell tuvo fuertes enfrentamientos con Becciu, según la vaticanista Franca Giansoldati.
“En los meses previos a su partida [a Australia] (…) Pell se enfrentó a lo grande con Becciu. El corazón del asunto eran dos visiones diferentes de cómo se debe administrar” el dinero de la iglesia, explicó la experta.
El papa Francisco dio pasos decisivos esta semana para acelerar su reforma de las finanzas del Vaticano, escenario de numerosos escándalos por sus controvertidas inversiones.
Pese a haber usado “la mano de hierro” contra el cardenal Becciu, al que le retiró todos sus derechos como purpurado, Francisco no ha recibido hasta ahora demostraciones públicas ni claras de apoyo de la Curia romana.
Fuente: Agencia France Press.

EL CARDENAL ZEN FUE A ROMA A VER AL PAPA FRANCISCO

Por Marco Tosatti- LaAbeja.pe
Ayer conocí al Cardenal Joseph Zen SDB, quien vino desde Hong Kong a Roma -con una estancia limitada de solo 120 horas, cuatro días- con el propósito de reunirse con el Pontífice reinante para hablar con él acerca de la Iglesia de Hong Kong.
El Cardenal de 88 años, se fue de Roma sin que el Papa lo recibiera. Si la calidad humana de una persona también se demuestra en los detalles, no sé cómo juzgar a alguien -en este caso un líder- que no ha encontrado ni media hora a lo largo de cuatro días, para reunirse con a sacerdote anciano, que a pesar de tener más de un problema de salud, por amor a la Iglesia has decidido emprender un viaje desde el otro lado del mundo. Entiendo que hay personas que pueden ser juzgadas como fastidiosas, molestas, etc. Pero me parece recordar vagamente, que entre las obras de misericordia también está la de soportar a las personas molestas.
Compartimos aquí algunas de las cosas dichas por el Cardenal Zen, durante el encuentro que tuvo con algunos periodistas en Roma. Sobre la situación de China, específicamente de Hong Kong, no es muy optimista: “Ahora ya tocamos fondo” ha señalado. Además teme un desarrollo dramático en un futuro de la iglesia.
– Vine por algo. Vine por Hong Kong, para abogar por el nombramiento de nuestro futuro Obispo.
– Durante más de año y medio hemos estado sin Obispo, en Hong Kong. Al principio, hubo la buena idea de poner un Obispo auxiliar quien permanecería cuando muriera el Obispo; un franciscano amable y también valiente: Monseñor Joseph Ha Chi-shing, el cual criticó al gobierno cortésmente y sin gritar.
– En su momento se habló de este Obispo auxiliar, como sucesor. Sin embargo, ahora nos dicen que necesitamos a alguien que tenga la bendición de Beijing, pues se la propone al sacerdote Peter Choy Wai-man. Muchos de nosotros no lo vemos como una buena elección. La comunidad se ha dividido.
– En cierto momento entendieron que Peter Choy Wai-man no era una opción conveniente y entonces dijeron: busquemos una tercera persona. A pesar de ello, en estos días veo, sospecho, que el otro grupo lo está tratando de poner nuevamente en juego al segundo nombre, es decir a Peter Choy Wai-man.
– Traje una carta para el Santo Padre, para decirle que esto sí o sí es un desastre para la Iglesia de Hong Kong, un desastre que se extenderá décadas. Le hice saber que estaría aquí, de tres a cuatro días, por si quería llamarme… pero no me ha llamado. La carta que le escribí al Papa, se la entregué a un secretario personal, el Padre Gonzalo Aemilius SJ.
Entiendo, que el Pontífice ha de estar muy ocupado… Esperé que me llamaran durante cuatro días, pero no me llamaron. Así que hoy me voy. Será horrible si nombran Obispo a Peter Choi.
Es ridículo que lo prefieran solo porque Beijing quiere dicho nombramiento. Beijing es una tiranía.

El cardenal Becciu, durante una conferencia de prensa en Roma, el 25 de septiembre de 2020. Foto Gregorio Borgia/AP.

Destituyendo al cardenal Angelo Becciu, el papa Francisco pretende continuar con la política de transparencia financiera iniciada en 2013

Por Loup Besmond de Senneville-La Croix.
El jueves 24 de septiembre el Vaticano anunció la dimisión, tan forzada como impactante, del cardenal Angelo Becciu, acusado de malversaciones financieras.
El arzobispo italiano, que fue, entre 2011 y 2018, el poderoso Sustituto de la Secretaría de Estado, y después Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, se ve ahora no solo privado de su puesto en la Curia, sino también de todas sus prerrogativas vinculadas al cardenalato, entre ellas la de participar en los cónclaves.
Inversiones irregulares
¿Qué se le reprocha? Haber realizado, más o menos directamente, inversiones irregulares de fondos procedentes del Denario de San Pedro (destinado a los más pobres), generando más de 450 millones de euros de pérdidas, y también haber favorecido a las empresas de sus tres hermanos.
Según estas acusaciones, detalladas el viernes 25 de septiembre por el semanal L’Espresso, el cardenal habría beneficiado a una Cáritas diocesana, dirigida por su hermano Tonino, con 700,000 €; así como a la empresa de carpintería de su hermano Francesco para restaurar iglesias en Angola y Cuba cuando era nuncio, y también habría ordenado a varias organizaciones vinculadas a la Iglesia hacer pedidos a una empresa de distribución de bebidas dirigida por Mario, el tercer hermano.
Acusaciones negadas por el interesado durante una rueda de prensa organizada al día siguiente, a pocos pasos de la plaza de San Pedro, y durante la cual el cardenal expuso su defensa ante los periodistas durante cuarenta y cinco minutos.
Destitución repentina
Esta destitución repentina –el propio cardenal no estaba al corriente antes de entrar en la residencia del Papa– deja a una parte de la Curia en estado de shock. Preguntadas por La Croix, varias personas que trabajan en los dicasterios han expresado su asombro en cuanto al método del papa Francisco, que consideran “abrupto” o “brutal”, precisando, sin embargo, no tener datos para opinar sobre el fondo del asunto.
Más allá del acontecimiento excepcional que constituye el despido de un alto responsable de la Curia, que además es cardenal, este se inscribe en la política de transparencia financiera iniciada por el papa Francisco después de su elección, en 2013.
El cardenal George Pell, antiguo número 1 de la Secretaría de Economía del Vaticano antes de ser condenado a prisión en 2019 por acusaciones de agresiones sexuales, de las que fue completamente absuelto por la justicia australiana en abril de 2020, reconocía que “El papa Francisco fue elegido para limpiar las finanzas del Vaticano. Hay que darle las gracias y felicitarlo por los acontecimientos recientes. Espero que la limpieza de los establos continue tanto en el Vaticano como en Victoria”, escribía en Twitter unas horas después del anuncio de la dimisión forzada del cardenal Becciu, quien no escondió, el viernes, su relación cuanto menos “conflictiva” con el cardenal australiano.
Un juez antimafia en el Tribunal del Vaticano
De hecho, esta llamada de atención del papa Francisco se interpreta como la culminación de los trabajos de investigación iniciados en julio de 2019, tras un informe del “Banco del Vaticano” –el Instituto para las Obras de Religión (IOR) – sobre una petición, por el cardenal Becciu, de una suma de 150 millones de euros por un motivo, considerado poco claro, de “razones institucionales”. Como señal de la atención particular del Papa a estos asuntos financieros, el Vaticano anunció en octubre, tres meses más tarde, la llegada del juez antimafia Giuseppe Pignatone como presidente del Tribunal del Vaticano.
Más allá del papa Francisco, la gestión de la economía siempre ha supuesto un contratiempo para los obispos de Roma. “En los últimos tiempos, cada Papa ha tenido que enfrentarse a estas cuestiones económicas”, explica el historiador Christophe Dickès. “Pablo VI siempre estuvo vinculado a la buena gestión, pero demostraba cierta ingenuidad al confiar en la gente para administrar los bienes. Juan Pablo II, por el contrario, era muy desconfiado, y solía establecer sistemas paralelos”.
En cuanto a Benedicto XVI, fue quien empujó a las instituciones financieras del Vaticano a conformarse a los criterios internacionales en materia de lucha contra el blanqueo de dinero. Fue, por cierto, el Papa alemán, quien creó, en 2010, una Autoridad de Información Financiera de la Santa Sede, cuyo objetivo era entonces impedir cualquier blanqueo de capitales. Y fue bajo la dirección de esta autoridad, cuyos poderes fueron reforzados en 2013 por el papa Francisco, cuando el Banco del Vaticano anunció, en 2016, el cierre de casi 5.000 cuentas sospechosas.
La pérdida de las prerrogativas de cardenal, una acción poco común
Antes del cardenal Becciu, solo algunos cardenales han sido obligados, en la historia reciente, a abandonar la púrpura cardenalicia o las prerrogativas vinculadas a esta.
En 2018, el estadounidense Theodore McCarrick fue excluido del Colegio Cardenalicio en 2018, después de denuncias por abusos sexuales.
En 2013, el escocés Keith O’Brien, acusado por cuatro denuncias de abusos sexuales, no participó en el cónclave y renunció en 2015 “a todos los derechos y prerrogativas del cardenalato”.
En 1927, el jesuita francés Louis Billot dimitió del Colegio Cardenalicio, por su negativa a unirse a la condena de la Acción Francesa por Pío XI.

Puntuación: 5 / Votos: 32

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *