Orar siempre

[Visto: 203 veces]

Evangelio según San Lucas 18,1-8.
Jesús enseñó con una parábola que era necesario orar siempre sin desanimarse: “En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaban los hombres; y en la misma ciudad vivía una viuda que recurría a él, diciéndole: ‘Te ruego que me hagas justicia contra mi adversario’.
Durante mucho tiempo el juez se negó, pero después dijo: ‘Yo no temo a Dios ni me importan los hombres, pero como esta viuda me molesta, le haré justicia para que no venga continuamente a fastidiarme'”.
Y el Señor dijo: “Oigan lo que dijo este juez injusto. Y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, aunque los haga esperar? Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

En julio de 1986, un joven estadounidense, Greg LeMond, se convirtió en el primer estadounidense en ganar el Tour de Francia, la famosa carrera de bicicletas. Por desgracia, en abril de 1987 Greg fue disparado accidentalmente mientras cazaba con su cuñado. Fue golpeado con treinta perdigones de escopeta que le rompieron dos de sus costillas; ocasionándole agujeros en la espalda, piernas, brazos y manos; y atravesado su hígado, los pulmones y el forro del corazón. Sin embargo, sobrevivió a las cirugías y comenzó un doloroso proceso de terapia y recuperación. Un año más tarde Greg entró en la Nissan International Race en Irlanda, contra los consejos de muchas personas. Su actuación fue descrita por muchos como patético y embarazoso, pero no rompió su espíritu. Un año después, una vez más entró en el Tour de Francia y por poco ganó la carrera. ¡Eso es perseverancia!
Nuestro evangelio este fin de semana se trata de la perseverancia (Lucas 18:1-8). La mujer en la parábola mostró gran persistencia en sus peticiones al juez injusto. Ella no se iba a dar por vencida. Sin embargo, el foco de mi reflexión no estaba en el juez injusto, sino en la mujer. Su persistencia nos enseña sobre esta virtud en nuestra vida de oración. Al igual que la mujer, puede que hayamos tenido una experiencia en la que sentimos que estábamos ‘asaltando el cielo’ con el fin de conseguir lo que estábamos pidiendo. Ella estaba segura de hacer eso, y se convirtió en un ‘dolor’ para el juez.
Nuestra primera lectura del Libro del Éxodo (17:8-13) también nos muestra la perseverancia, la perseverancia de Moisés, y la perseverancia de Dios. Dios había hecho un pacto con su pueblo elegido, y no los iba a abandonar ni en el desierto. Moisés, que ya tenía una larga historia con Dios, fue una vez más un instrumento de Dios. Como Dios lo ha dicho, siempre y cuando Moisés celebraba con sus manos, los israelitas serían exitosos en la batalla. A medida que la batalla se libró, incluso requirió que otros le sostengan de las manos para que la batalla no se pierda. Dios vino a través de su pueblo, y la fidelidad de los israelitas fue recompensado.
En nuestra segunda lectura de la segunda carta de San Pablo a Timoteo (3:14-4:2) Pablo le dice a Timoteo que sea perseverante “ya sea conveniente o inconveniente”. Le recuerda a Timoteo que se mantenga fiel a Jesús, que es la fuente de su salvación. Dios va a premiar su fidelidad.
Jesús dio muchas enseñanzas sobre la oración, y esta es definitivamente una de ellas. A veces, en nuestra condición humana, nuestra oración puede ser como ‘un flash en la sartén’, algo superficial y corta vivencia. Sin embargo, por nuestra propia experiencia sabemos que en las cosas de mayor importancia -como el caso de la mujer en el evangelio- somos más perseverante. Porque es tan importante que seguimos volviendo a ello, casi como no darle a Dios un momento de paz hasta que él responde a nuestra oración.
Sin embargo, estoy seguro de que todos hemos tenido una experiencia -muchas puedo presumir- en la que ni siquiera nuestra perseverancia en la oración no se respondió de la forma en que hemos indicado. Lo que pasa con la oración perseverante, desde mi experiencia, es que empezamos en el punto ‘A’, y nuestra oración es muy específica y le decimos a Dios cómo queremos que nuestra oración sea respuesta. A veces es un caso de “mi voluntad se hace”. De nuevo, es por algo importante, y merece esta atención perseverante. Sin embargo, a medida que persevera en nuestra oración, y nos movemos hacia el punto ‘B’, a menudo podemos experimentar un cambio en nuestra oración. Con el tiempo comenzamos a reconocer la inutilidad de nuestras demandas ante Dios que muestran más falta de confianza en Dios y su voluntad. No estamos escribiendo una carta a Papá Noel, ni negociando un contrato. Estamos hablando de una relación viva y creciente de amor entre nosotros mismos y Dios. Incluso en la vida familiar podemos haber tenido la experiencia de eso pasando del punto ‘A’ al punto ‘B’ con nuestros padres o hijos, y reconocemos que a lo largo del camino hemos cambiado y nuestra oración cambió. Para cuando llegamos al punto ‘B’, somos menos exigentes de Dios y nuestra oración de fe se convirtió en “Tu voluntad se ha hecho”. Entonces nos ponemos en las manos de Dios y oramos por la gracia para hacer frente a la situación. Así como Dios fue fiel a Moisés, siempre y cuando levantó sus manos, ese mismo Dios nos va a bendecir en nuestra perseverancia.
Al final de la parábola Jesús dice “cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará la fe en la tierra?” Esto nos recuerda, que nuestra oración es una expresión de fe en Dios, y en la benevolencia de Dios. Estoy seguro de que todos hemos tenido una experiencia en la que Dios ha hecho lo imposible y lo improbable en nuestra vida. De ahí es de donde viene nuestra esperanza, que así como Jesús fue criado de los muertos -lo imposible y lo improbable para los discípulos- Jesús puede sorprendernos con lo imposible y lo improbable, pero de acuerdo a su voluntad y diseños, no nuestras demandas y condiciones.
Greg LeMond fue perseverante en su recuperación y en su captura por segunda vez el Tour de Francia. Nunca se ha dado por vencido, a pesar de las dificultades y contratiempos. En nuestra oración, inspirados en estas lecturas, nosotros también estamos llamados a ser perseverante en nuestra oración, no bullying a Dios o despotricando y delirando, sino por abrir a la voluntad de Dios y tener una fe más profunda en él, y capaces de decir “tu voluntad está hecha”.

Del infanticidio a la eutanasia. También esto forma parte del “buen vivir” en la Amazonia

Por Sandro Magister- Settimo Cielo.
Marcia María de Oliveira, brasileña, forma parte de los 25 colaboradores de los dos secretarios especiales del sínodo de la Amazzonia: el jesuita Michael Czerny, hecho cardenal por el papa Francisco el pasado 5 de octubre, y el dominico David Martínez de Aguirre Guinea, obispo de Puerto Maldonado, Perú.
La señora de Oliveira es especialista en sociedades y culturas amazónicas y ha sido llamada a colaborar como “experta” junto a, entre otros, el argentino Carlos María Galli, teórico de la “teología del pueblo”, y el alemán Paulo Suess, docente de teología “inculturada” y coautor del documento base del sínodo, el discutido “Instrumentum laboris”.
En calidad de experta, la señora de Oliveira participó en la rueda de prensa sinodal del martes 15 de octubre, en la que, respondiendo a una pregunta, retomó la cuestión de los infanticidios llevados a cabo en algunas tribus amazónicas, con la premisa de que se trata de cuestiones “muy complejas”, que hay que valorar “desde distintas perspectivas”, sobre todo en su relación con lo sagrado.
A continuación publicamos la transcripción textual de sus palabras al respecto, pronunciadas en portugués con traducción simultánea en otros idiomas.
La transcripción está tomada del vídeo que se grabó durante la rueda de prensa, a partir del minuto 47’18’’ al minuto 48’17’’: “Yo personalmente no he acompañado a ninguna comunidad que tenga esta práctica como una cuestión ritual o política. Hay algunas comunidades que establecen algunas técnicas o algunas determinaciones colectivas de control de natalidad. Está todo en relación con el tamaño de la familia y la amplitud de sus grupos. Todo esto está basado en la manutención, la supervivencia, la alimentación, cuántas personas conforman el grupo… También tiene mucho que ver con las relaciones internas, hasta qué punto ese niño, ese anciano, esa persona mayor puede acompañar al grupo en lo que son sus traslados internos”.
Hasta aquí las palabras de la experta en culturas amazónicas Marcia María de Oliveira, que ciertamente se concilian muy poco con las reiteradas exaltaciones acríticas –antes y durante el sínodo– del “buen vivir” de esas tribus, descrito en el ”Instrumentum laboris” como “harmonia consigo mesmo, com a natureza, com os seres humanos e com o Ser supremo, dado que existe uma intercomunicação entre o cosmo inteiro, onde não há excludentes nem excluídos”.
Pero esto no es todo. En las palabras de la señora de Oliveira hay una alusión a la eliminación selectiva no sólo de los niños, sino también de los ancianos, respuesta al objeto de la pregunta que le había dirigido en la rueda de prensa el periodista suizo Giuseppe Rusconi.
De hecho, unos días antes, en otra rueda de prensa sinodal, la del sábado 12 de octubre, el obispo de São Félix, Adriano Ciocca Vasino –sucesor de Pedro Casaldaliga, de 91 años y ultradefensor de los indígenas-, había dicho: “Mis indios me dicen que los blancos son crueles porque dejan vivir a los ancianos que no son autosuficientes. Y así obligan al espíritu de los ancianos a permanecer encadenado a su cuerpo. Y el espíritu, encadenado, no puede derramar sus beneficios sobre el resto de la familia”.
También esto fue dicho con una distancia imperturbable, sin entrar en valoraciones y llevando al límite más extremo el consejo dado por el papa Francisco el día de apertura del sínodo: “Nos acercamos a los pueblos amazónicos en punta de pie, respetando su historia, sus culturas, su estilo del buen vivir”.

Puntuación: 5 / Votos: 18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *