De oriente y de occidente

[Visto: 184 veces]

Evangelio según San Lucas 13,22-30.
Jesús iba enseñando por las ciudades y pueblos, mientras se dirigía a Jerusalén.
Una persona le preguntó: “Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvan?”. El respondió: “Traten de entrar por la puerta estrecha, porque les aseguro que muchos querrán entrar y no lo conseguirán.
En cuanto el dueño de casa se levante y cierre la puerta, ustedes, desde afuera, se pondrán a golpear la puerta, diciendo: ‘Señor, ábrenos’. Y él les responderá: ‘No sé de dónde son ustedes’.
Entonces comenzarán a decir: ‘Hemos comido y bebido contigo, y tú enseñaste en nuestras plazas’.
Pero él les dirá: ‘No sé de dónde son ustedes; ¡apártense de mí todos los que hacen el mal!’.
Allí habrá llantos y rechinar de dientes, cuando vean a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, y ustedes sean arrojados afuera.
Y vendrán muchos de Oriente y de Occidente, del Norte y del Sur, a ocupar su lugar en el banquete del Reino de Dios.
Hay algunos que son los últimos y serán los primeros, y hay otros que son los primeros y serán los últimos”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hay una vieja caricatura de Charlie Brown que le muestra despertando temprano por la mañana, y mirando por la ventana para ver la nieve cayendo fuertemente. Por lo tanto, procedió a poner una capa de ropa tras otra, con el fin de soportar el frío del invierno. Sin embargo, el panel final de la caricatura muestra a Charlie Brown tan envuelto que no puede pasar por la puerta, y él se queda allí gritando.
Primero pensé en esto cuando leí en el Evangelio (Lucas 13:22-30) sobre “entrar a través de la puerta estrecha”, y que muchos “intentarán entrar, pero no serán lo suficientemente fuertes”. Tal fue el caso con Charlie Brown, no podía entrar por la puerta. En nuestra vida en Cristo también podemos querer “entrar a través de la puerta estrecha”, pero hay cosas que nos impiden responder fielmente y seguir a Jesús. Hay obstáculos dentro de nosotros y alrededor de nosotros que nos impiden escuchar y responder a la llamada de Jesús. A pesar de que el evangelio nos muestra que algunas de las personas dijeron “comimos y bebimos en su compañía”, Jesús todavía les dijo “yo no te conozco”. ¡Qué devastador para ellos! Sin embargo, esto debe significar que sólo eran ‘fans’ de Jesús, y realmente no se toman en serio lo siguiente de Jesús. Ellos sabían la enseñanza de Jesús, pero no la siguieron. Pensaron que sólo habiendo visto a Jesús, lo oyeron, y haber comido y bebido con él, sería suficiente para ganar el reino de los cielos. Sin embargo, Jesús estaba pidiendo mucho más. Él estaba pidiendo señales claras de que pertenecían a él, y que lo estaban siguiendo fielmente.
En nuestra primera lectura del libro del profeta Isaías (66:18-21) Dios reconoce a muchas de las personas como la suya. Él dijo que él conoce “sus obras y sus pensamientos”. Habla de estas personas que conocen su voluntad como traer a otros a él. Sus fieles escuchando la voluntad de Dios, como se expresa a través de los profetas, los marcará como su pueblo y los distinguen de las otras tribus y naciones. Ellas son las personas elegidas de Dios, y sus vidas reflejan esa realidad.
Nuestra segunda lectura de la carta a los Hebreos (12:5-7, 11-13) nos recuerda lo difícil que puede ser ser un discípulo de Jesucristo. Oímos de la importancia de la “disciplina”. La disciplina y el discípulo vienen de la misma palabra raíz, por lo que para poder seguir de verdad a Jesús significa que debemos vivir una vida que refleje esa realidad. Se nos dice que no “perder el corazón” y para “fortalecer nuestras manos caídas y rodillas débiles”, solos no podemos llegar a ser esos discípulos de Jesús que estamos llamados a ser. Es sólo a través de la gracia de Dios, trabajando en nosotros, que podemos decir “no” a las cosas que nos quitan de Jesús, con el fin de decir “sí” a las virtudes y valores del reino de Dios y estar unidos A Cristo. Estamos para “hacer caminos rectos”. Todos nosotros sólo podemos hacer esto a través de ese rotundo “sí” a la obra de gracia que Dios nos provee.
Si queremos pasar por la puerta que lleva a la vida en Cristo todos debemos hacer cambios en nuestras vidas. En nuestra condición humana, todos fallamos en “ser” y “hacer” como Dios quiere. No podemos pensar que nuestro certificado de bautismo, o fotos de nuestra primera comunión nos va a ayudar en el día del juicio, o incluso que nos sentamos en un banco de la iglesia todos los domingos. Estas apariencias externas deben ser igualadas por una disposición interior para buscar, encontrar y hacer la voluntad de Dios. El cielo no quiere que nos encontremos como los de la parábola en el evangelio que escuchó la voz del maestro decir “no te conozco”. Así como Jesús podría leer el corazón y la mente de Mateo y Zaqueo los cobradores de impuestos, y la mujer adúltera, y el ‘buen ladrón’, puede leer nuestros corazones y mentes. Él busca esa sinceridad y ese deseo de seguirlo que su gracia ha puesto allí, y que ha sido nutrida y desarrollada en cada uno de nosotros. No debemos dejar hasta mañana, lo que podemos hacer hoy, pensando en nosotros mismos que vamos a seguir a Cristo más profundamente una vez que nuestra situación de trabajo se aclara, o después de salir de la escuela, o cuando nos retiramos, o cuando los miembros de nuestras familias obtienen su Vive juntos. ¡El tiempo es ahora!
La última frase del evangelio también me habló, “algunos son los últimos que serán los primeros, y algunos son primero que serán los últimos”. Esto podría ser interpretado de muchas maneras, pero lo vi hablando con ese ser oculto que sólo Dios puede ver. En nuestra sociedad algunas de las personas que podemos ver como “último”: los humildes, las personas que se dan de sí sin contar el costo, los que perdonan, los que reconocen su dependencia de Dios, y se abren a su gracia. Jesús dice que ellos son los “primeros”. Ellos son los que están respondiendo a su gracia. Ellos son los que están haciendo su voluntad. Ellos son los que están dando buen ejemplo, y construyendo el reino de Dios. Al mismo tiempo, los que nuestra sociedad ve como “primero”: los orgullosos y los autosuficientes, los que no necesitan a nadie: son realmente el “último” en lo que es realmente importante para el Señor. Tantas áreas de la sociedad están ‘fuera de mal’ con las enseñanzas de Cristo. Tantas cosas en nuestra sociedad van en la dirección opuesta. Nuestros ‘Sí’ a Jesús, y nuestro siguiente de la disciplina de Jesús hará toda la diferencia en nuestras vidas, en la vida de los que nos rodean, y en nuestra sociedad.
Entonces vamos a ser capaces de entrar a través de la “puerta estrecha”, y Jesús no va a decir “no te conozco”, pero más bien “te conozco, entra. Te he estado esperando a ti”.

Puntuación: 5 / Votos: 20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *