Venga tu Reino

[Visto: 404 veces]

Evangelio según San Lucas 11,1-13.
Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos”.
El les dijo entonces: “Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino; danos cada día nuestro pan cotidiano; perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquellos que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación”.
Jesús agregó: “Supongamos que alguno de ustedes tiene un amigo y recurre a él a medianoche, para decirle: ‘Amigo, préstame tres panes, porque uno de mis amigos llegó de viaje y no tengo nada que ofrecerle’, y desde adentro él le responde: ‘No me fastidies; ahora la puerta está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme para dártelos’.
Yo les aseguro que aunque él no se levante para dárselos por ser su amigo, se levantará al menos a causa de su insistencia y le dará todo lo necesario.
También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá.
Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.
¿Hay entre ustedes algún padre que da a su hijo una piedra cuando le pide pan? ¿Y si le pide un pescado, le dará en su lugar una serpiente?
¿Y si le pide un huevo, le dará un escorpión?
Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo pidan!”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hay una pintura popular de Jesús, que tal vez lo has visto. Muestra a Jesús de pie en una puerta, y llamando a la puerta. Había visto esta imagen muchas veces antes de reconocer que no hay tirador en su lado de la puerta. Es la persona del otro lado de la puerta que solo tiene el poder de abrir la puerta a Jesús.
Pensé en esto cuando leí el evangelio de este fin de semana (Lucas 11:1-13). Es un evangelio largo, y tiene numerosos temas en él, cualquier número de los cuales podría producir una homilía. La enseñanza de la oración del Señor y las enseñanzas sobre la oración son significativas para nuestras vidas como cristianos. Después de todo, la oración es nuestra comunicación íntima con Dios, y si esa relación -como cualquier amistad- va a crecer requiere comunicación. Requiere compartir, escuchar y hablar, entender y expresar apoyo y desafío. Estos son los medios para cualquier buena amistad, y no hay diferencia, en ese sentido, con nuestra relación con Dios el Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Nuestra primera lectura es del libro de Génesis (18:20-32). Es una lectura dramática, ya que muestra a Abraham negociando con Dios con la esperanza de salvar al pueblo pecador de la ciudad de Sodoma. Su esperanza es que hay gente allí que todavía son fieles a DIOS, pero -a largo plazo- descubrimos que no hay personas inocentes o fieles en la ciudad, y por lo que se destruye. La negociación de Abraham con Dios refleja un modo de oración para algunas personas. En lugar de confiar en Dios y en su divina sabiduría y justicia, la gente negocia con Dios para ‘Reducir’ los preceptos de Dios. En lugar de conformarnos con la voluntad de Dios, esta actitud quiere que Dios se ajuste a nuestra voluntad. Este no es el tipo de relación con Dios que trae sobre la vida, la paz y la alegría. Más bien, esta actitud frecuente en nuestra sociedad hoy quiere perdón sin contrición, recompensa sin sacrificio, ganancia sin trabajo, y resurrección sin muerte.
Como he reflejado en el evangelio durante la semana seguí volviendo a esa imagen de Jesús llamando a la puerta, y si lo estamos dejando entrar en nuestras vidas abriendo la puerta a él. Jesús hace que suene tan fácil cuando nos dice “pregunta y vas a recibir; busca y encontrarás, toca y la puerta será abierta a ti”. Suena tan fácil, pero de nuestra propia experiencia sabemos que así no es. Te lo pedimos, pero no recibimos. Lo buscamos, pero no lo encontramos. Nos toca, pero la puerta no está abierta para nosotros. Eso es porque pedimos las cosas equivocadas en la vida, buscamos las cosas equivocadas en la vida, y a menudo estamos llamando a la puerta equivocada. A pesar de que decimos cada vez que oramos la oración del Señor, “tu voluntad se hará, tu reino viene”, a menudo estamos pensando y actuando en la premisa de que es nuestra voluntad que buscamos, no la voluntad de Dios o de Dios Reino.
En nuestra condición humana, a menudo, demasiado fácilmente orar por cosas materiales, o la intervención de Dios para que nuestra irresponsabilidad pase desapercibida. En nuestras familias, en el trabajo, en la escuela, y entre nuestros amigos a veces estamos pidiendo, y buscando cosas que no son propicias para nuestras vidas espirituales y nuestra salvación. No podemos simplemente añadir agua y revuelo. Las cosas que debemos pedir y buscar son los valores y virtudes del reino de los cielos y requieren un esfuerzo real y sostenido, como la persistencia del hombre en el evangelio que está pidiendo pan de su vecino. Ellos son amor y paz, perdón y misericordia, compasión y justicia, paciencia y alegría. Jesús está llamando a nuestra puerta para que nos traiga estos regalos, pero a menudo -en nuestra condición humana (en nuestro pecado)- no estamos escuchando. O no lo escuchamos llamando, o lo escuchamos, pero temen lo que le pasará a nuestro mundo si lo dejamos entrar. Una vez más, recuerdo los dos pequeños dibujos que vi en el periódico en una ocasión. En la primera mitad de una persona en un podio estaba preguntando, “¿quién quiere el cambio?”, y cada mano fue alzada. La siguiente mitad mostró a la persona preguntando, “¿quién quiere cambiar?”, y ni una mano subió. Podemos temer que Jesús pueda pedir demasiado de nosotros. Él nos puede desafiar a “ser” y “hacer” más, más allá de lo que estamos cómodos. Él puede exigir de nosotros esos cuatro signos que Matthew Kelly escribió en su libro, cuatro signos de un católico dinámico: oración, estudio, generosidad y evangelización. Por desgracia, la corriente común en nuestra sociedad hoy es evitar la oración: porque nuestra reflexión y escuchar a Dios nos llama a estirar a nosotros mismos y abrazar una nueva forma de vida. Nos va a desalentar estudiar y profundizar nuestra fe, con la ilusión de que ya sabemos todo lo que hay que saber. Nos dirá que no seamos generosos, sino para ‘cuidar el número uno’ y no contribuir a la familia, la comunidad y la iglesia. Y sobre todo, no nos va a decir que seamos evangelizadores y compartir nuestra fe, porque no siempre estamos realmente convencidos de que es la verdad.
Cada uno de nosotros tiene una vida de oración única, y experiencias únicas de oración: oración personal, oración familiar y oración comunitaria. Esta semana Jesús nos invita a seguir “preguntar”, “buscar” y “tocar”, pero en unión con él. Entonces nuestras oraciones serán contestadas, y luego vamos a levantar el pestillo y dejar a Jesús en nuestras vidas de una manera nueva y más profunda.

El gran amor de Alain Delon, ¡la Virgen María!

Por Raphaëlle Coquebert– www.es.aleteia.org
Su rostro de boca de ángel y mirada ardiente es tan familiar para el público francés que la marca Dior no dudó en asociarlo el año pasado a su célebre perfume “Eau sauvage”: una foto de 1966 en la que Alain Delon, cabello al viento, barba de algunos días, cejas un poco fruncidas, se muestra irresistible con su juventud y su encanto.
Que tenga ahora 83 años, melena color nieve y unas importantes bolsas bajos sus ardientes ojos no cambia nada: Alain Delon es y seguirá siendo, con sus casi 90 películas a la espalda, uno de los mitos del cine francés. ¿Acaso no recibió el pasado mayo la Palma de Oro de honor en el Festival de Cannes por su prestigiosa carrera? Según ha confesado él mismo, han sido las mujeres quienes le empujaron a hacer cine. Ha trabajado con las actrices más grandes (Simone Signoret, Claudia Cardinale, Catherine Deneuve, Ornella Muti, Lauren Bacall…), y cortejado a otras tantas, destacando entre ellas Romy Schneider, su pareja durante cuatro años.
Se le conocen aventuras con varias personalidades (la cantante Dalida, la actriz Anne Parillaud…) y relaciones más estables y duraderas con tres mujeres sucesivamente: Nathalie, su primera esposa y madre de su hijo Anthony; la comediante Mireille Darc, su compañera durante 15 años y luego fiel amiga y, por último, la modelo holandesa Rosalie, su segunda esposa y con la que tuvo dos hijos (Anouchka y Alain-Fabien), antes de separarse después de 14 años de vida común.
Sin embargo, hoy en día, que vive solo y ve flaquear sus fuerzas, Alain Delon solamente cuenta con una mujer en su vida: ¡la Virgen María! Una revelación sorprendente por parte de este seductor sempiterno, que confesó que le habría encantado interpretar el papel de Cristo. Cree mucho en el Hijo, pero no en el Padre… ¿Demasiado desencarnado para él? María, en cambio, tiene los pies muy en la tierra. ¿Será este el secreto de la atracción que ejerce sobre la estrella del cine? “Creo mucho [en María]. [Le] hablo mucho –aseguró en Figaro Magazine el pasado mayo–. Es mi tesoro, mi confidente. La mujer que más amo en el mundo”.
Ya en noviembre de 2018 habló en el programa de televisión Thé ou Café sobre su amor por la Virgen:
“Siento una pasión loca por María. Para mí es la mujer que representa más en el mundo, (…) la mujer que más me hace pensar del mundo y, seguramente, con la que converso más a menudo (…). Le hablo en mi casa, solo, y le digo lo que le tengo que decir”. Para gran sorpresa de la presentadora del programa, Catherine Ceylac, el actor se sacó entonces del bolsillo una figurita de María que siempre lleva consigo y manifestó, dándole un beso: “es más que una madre (…), me acompaña a todas partes”.
Los lectores asiduos de la revista Paris Match fueron quizás los únicos que no se sorprendieron por las declaraciones de Alain Delon. Y es que algunos meses antes ya había declarado en este semanal: “Me encanta todo lo que hizo [esta mujer]. Me aporta un alivio, me aporta una compañía que no tengo, ella siempre está ahí. Me escucha y me reconforta”. Una profesión de fe que resuena con fuerza mientras la conmovedora película de Thierry Demaizière y Alban Teurlai sobre Lourdes aborda la influencia de la Virgen sobre los corazones de nuestros contemporáneos, sea cual sea su origen.

Puntuación: 5 / Votos: 25

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *