18 meses

[Visto: 98 veces]

La contraprestación de los US$ 10 millones

Le amplió de 30 a 40 años concesión de OAS y lo resarció con US$ 142 millones.
A Odebrecht le dio un contrato de concesión y una adenda de bancabilidad por US$ 181.2 millones adicionales.
El último sábado, Susana Villarán reconoció que recibió US$ 10 millones de las constructoras brasileñas -US$ 3 millones de Odebrecht y US$ 7 millones de OAS- para sus campañas electorales (Exitosa 11/05/19). Según Villarán, la decisión de pedir estas donaciones fue tomada por el gerente municipal José Miguel Castro Gutiérrez y ella misma. Hoy el juez Jorge Luis Chávez Tamariz resolvió darle 18 meses de prisión preventiva.
Los grandes donantes, como estas empresas brasileñas, no realizan un gran aporte sin recibir algo a su favor ¿qué recibieron estas empresas?
Susana VillaránLA DISTRIBUCIÓN DE LOS PAGOS
De acuerdo al Colaborador Eficaz N° 105-2019, a inicios del 2013, el gerente Municipal José Miguel Castro le informó a Valfredo de Assis Ribeiro, gerente general de OAS en Perú, que los costos de la Campaña del No a la Revocatoria lo iban a dividir entre las empresas constructoras y que la parte de OAS era de US$ 3 millones.
Según el Colaborador Eficaz N° 101-2019, un millón se le pagó en Brasil a la empresa FX Comunicação de Valdemir Garreta Pereira, quien a su vez contrató a Luis Favre para que asesore la campaña de Villarán. Otra parte del dinero fue para la agencia de publicidad Momentum, Ogilvy & Mather de Óscar Vidaurreta Yzaga. Por último, un millón de dólares en efectivo se le entregó a Luis Ernesto Gómez-Cornejo Rotalde, quien fue asesor de Duberlí Rodríguez cuando él fue presidente del Poder Judicial (2017-2018).
El mismo colaborador eficaz declaró a la fiscalía que el 2014, José Miguel Castro le pidió a Léo Pinheiro US$ 4 millones para la Campaña de la Reelección de Susana Villarán y le indicó que se los entregara a César Meiggs Rojas. OAS le transfirió esos US$ 4 millones a las empresas Constructora Generación y CMR Construcciones, ambas de Meiggs.
Por otra parte, Jorge Barata ante la Procuraduría Federal de Bahía (Brasil) y ante los fiscales peruanos del Equipo Lava Jato (26/04/19) que la empresa Odebrecht  aportó US$ 3 millones para la Campaña del No a la Revocatoria, que el pago fue acordado con José Miguel Castro, que US$ 2 millones se pagaron en Brasil a la empresa FX Comunicação que asesoraba la campaña de Villarán y el otro millón se entregó en efectivo en Lima. En un momento se planeó depositarle dinero a Gabriel Prado, exgerente de Seguridad Ciudadana, y por tal motivo le abrieron una cuenta en la Banca Privada de Andorra, pero no llegaron a realizar ningún depósito.
Susana VillaránLA ADENDA Y EL TRATO DIRECTO A FAVOR DE LÍNEA AMARILLA
OAS firmó su contrato por el proyecto Línea Amarilla durante la segunda gestión de Luis Castañeda al frente de la Municipalidad Metropolitana de Lima (12/11/09) y en plena campaña por el No a la Revocatoria, firmó su primera adenda, tras haber concretado un aporte a Villarán de US$ 3 millones.
El proyecto Línea Amarilla consiste en la operación de una vía de 16 kilómetros (Km) desde el cruce de la Vía de Evitamiento con Javier Prado hasta el cruce de la Panamericana Norte con Av. Habich. Además, la construcción de una nueva vía de 9 Km desde el cruce las avenidas Morales Duárez con Universitaria hasta el puente Huáscar, incluyendo un túnel de 2 Km por debajo del río Rímac. La inversión estimada era de estimada era de US$ 480 millones sin incluir IGV. El proyecto está concesionado a la empresa Línea Amarilla SAC (Lamsac), que era subsidiaria de OAS.
La Adenda N° 1 (13/02/13), apenas un mes antes de las elecciones por la Revocatoria (17/03/13), le permitió a Lamsac ampliar su plazo de concesión de 30 a 40 años, se incorporó nuevas obras por US$ 43.5 millones más IGV y se incluyó la cláusula de “Eventos Especiales”, que permitía a Lamsac solicitar a la Municipalidad de Lima un reembolso por gastos adicionales.
¿Quiénes aprobaron la adenda? fueron José Miguel Castro Gutiérrez y Domingo Arzubialde Elorrieta, gerente Municipal y gerente de Promoción a la Inversión Privada del municipio, respectivamente.
El 2014, en plena Campaña por la Reelección de Villarán, en donde OAS aportó US$ 4 millones, su subsidiaria Lamsac evitó irse a un arbitraje con la Municipalidad de Lima y mediante un “Trato Directo”, Lamsac informó sobre los mayores costos en los que estaba incurriendo por la configuración de “Eventos Especiales” (Informe de la Comisión Lava Jato 09/11/18). Por el Trato Directo (20/10/14), cuyo cierre fue después de las elecciones municipales (05/10/14), el municipio le reconoció a Lamsac un resarcimiento por US$ 142 millones, cuyo pago se efectuaría a través del incremento del peaje.
En el Trato Directo, participaron por la Municipalidad de Lima el gerente de Promoción de la Inversión Privada, Jaime Shimabukuro Maeki, y la subgerente de gestión de contratos, Daniella Canales Hernández.
Susana VillaránVÍAS NUEVAS DE LIMA
Durante el segundo mandato de Luis Castañeda al frente de la Municipalidad de Lima, Odebrecht presentó como iniciativa privada el proyecto Vías Nuevas de Lima (16/04/10). El proyecto consiste en la operación de 31.5 Km de la Panamericana Norte, 54.1 Km de la Panamericana Sur, 29 Km de la autopista Ramiro Prialé, incluyendo una intercambio vial desde Huachipa hasta la Carretera Central de 19 Km.
El contrato de concesión recién se firmó cuando Villarán estaba al frente del municipio, con una inversión estimada de US$ 498 millones. La firma del contrato (09/01/13) y la entrega de los peajes para su explotación (10/02/13) se efectuaron apenas dos y un mes antes, respectivamente, de las elecciones por la Revocatoria (17/03/13), en donde Odebrecht aportó US$ 3 millones para la campaña a favor de la alcaldesa.
Casi un año después de las elecciones por la Revocatoria, la Municipalidad Metropolitana de Lima firma con Rutas de Lima, subsidiaria de Odebrecht a cargo del proyecto, una adenda de bancabilidad, en donde el municipio le entrega a Rutas de Lima la ejecución de las actividades previas que por ley correspondían al municipio y por las cuales, la municipalidad aprobó un presupuesto de US$ 181. 3 millones sin IGV, para la ejecución de estas labores (Informe de la Comisión Lava Jato 09/11/18).
Rutas de Lima estuvo operando los peajes por más de año y medio, hasta que inició las obras de su proyecto (19/11/14), mes y medio antes de que culmine la administración de Villarán.
Fuente: www.gatoencerrado.net

Juana de Arco

Por Ricardo Vásquez Kunze- Político.pe
Ahora resulta que Susana Villarán es Juana de Arco. Una santa que murió en la hoguera quemada pero por bruja. Pobrecita, Susanita. Pide perdón a Dios por sus pecados pero dice que los volvería a cometer. Es relapsa. Reafirma –con la misma vocecita que usó cuando juró que no se iba a reelegir si ganaba el No a la Revocatoria– que ella es la honestidad en persona, que no se enriqueció como los Humala-Heredia, que no tiene nada que ver con Keiko ni con PPK, que es una mártir, y apela a la gente que la “conoce”.
Relata su historia de izquierda, su lucha por los pobres, por una ciudad más inclusiva para “todos” y “todas” y con eso ya está bendita, la Susanita. Pues ser de izquierda permite que los delitos se conviertan en “errores” que se lavan con agua bendita.
Porque Susanita enfrentaba al “dragón” que quería quemar con azufre la ciudad de Lima, y ella pactó con el diablo para darle forata a la “mafia” y defender los valores de la izquierda de “honestidad”, “dignidad”, “amor” “caridad cristiana”, “solidaridad”, “igualdad de género” y otras virtudes republicanas “que no llegan solas”. Bueno, para Susanita y todos los que la apoyaron (Vergara, Dargent, Iguiñiz, Ames, Ugaz y media farándula incluida) las virtudes republicanas llegaron con los brasileños. Para ello hipotecó peajes por 40 años (¡siempre de pie, nunca de rodillas!) a los bandeirantes, porque, vamos…el fin justifica los medios.
Es cierto que no es ella la que tiró la primera piedra. Varios coleguitas la llevaron a la ruina con sus consejos. Rosa María Palacios, por ejemplo. Decía esta señora ducha en fines y medios (¡dupleteaba de coaching de debates de un candidato presidencial mientras que fungía de comentarista del debate!) que Susanita era más noble que una lechuga para hacer frente a la mafia del dragón chino, que tenía que jugar con sus mismas armas, que con su escudo de corazón no iba llegar muy lejos.
Y Susanita le hizo caso y ahora está en la pira, mientras que la otra señora acaba de estrenar programa nuevo en la dimensión desconocida. Una arde y la otra se congela en la tele. ¿El infierno será hirviente o helado? Qué más da. Ya sea entre llamas o estalactitas, los caviares nunca paran de pontificar sobre cómo sus virtudes los llevaron donde están, aunque sea por “error”.
No se trata de cacería de brujas. Porque acá, con la concha invicta que se manejan, solo queda vestirlos con el manto y la saya de la santidad. ¡Faltaba más!

Los intocables

Por Diana Seminario– Diario El Comercio.
La cárcel asusta, así sea prisión preventiva. La verdad empieza a ser una moneda de cambio cuando perder la libertad es una realidad palpable. Por eso Gabriel Prado habla, por eso Susana Villarán tuvo un inusitado ataque de sinceridad. La habían ‘echado’.
Es así como la “reserva moral” se cae a pedazos en señal abierta y a escala nacional. El sábado, Villarán quería contarnos su historia, decir que “solo cometió un error”, que tenía que “salvar a Lima de la mafia”. Pero solo buscaba evadir la justicia, la misma que ha sido benévola con ella todo este tiempo.
El audio que hemos oído anoche fue entregado por Prado a la fiscalía en marzo de este año, pero seguro que el famoso y mediático equipo especial estaba ocupado en otros casos más políticos. La barra brava quería sangre, y la tuvo. La ‘decencia’ no se mancha.
Además, ha quedado demostrado lo bien informada que está la ex alcaldesa, lo que le permite calcular sus movimientos.
“Hay una cosa que me han dicho y este es un tipo y ha dicho que tú y yo hemos ido a conversar para que nos den tres palos verdes”, dice Susana Villarán. La conversación sería de setiembre del 2017.
El 22 de noviembre del 2017, este Diario informó que el publicista brasileño Valdemir Garreta, aspirante a colaborador eficaz, “declaró que Odebrecht y OAS le pagaron 3 millones de dólares en efectivo por publicidad y asesorías en la campaña contra la revocatoria de Susana Villarán”. ¿Y cómo sabía la ex alcaldesa de esa declaración? “De personas que saben de la situación”.
Ella siempre tuvo información a la mano. La palabra clave: ‘la adenda’. “Reafirmo que no hemos recibido coimas, que no hemos hipotecado el interés público a empresas privadas y que jamás se han hecho adendas a la medida de los intereses de estas empresas a cambio del aporte económico dado”, decía el sábado cuando admitió que estaba al tanto de que las constructoras brasileñas financiaron su campaña de la revocación y la de la reelección.
Curioso por decir lo menos, pues precisamente la fiscalía ya cuenta con el testimonio de directivos de OAS que manifiestan que el aporte de siete millones de dólares se hizo “a contraprestación a la suscripción de la adenda 1 del contrato de ampliación de peaje de 30 a 40 años”, tal como lo reveló ayer este Diario. Bien ‘dateada’ la señora.
El Caso Villarán es uno de los más sólidos desde que el tema Lava Jato se empezó a investigar en nuestro país, pero queda demostrado que hay personajes que se saben intocables.
Por eso, nos deben una explicación quienes lo han dilatado para dar prioridad a otros casos de los que aún queda mucho por indagar y corroborar. Si se hubiera actuado de acuerdo a ley y siguiendo criterios estrictamente judiciales y no políticos, ¡otra sería la historia!
Resulta penoso ver a tantos falsos valores que, aun cuando la corrupción los corroe, pretenden seguir dando lecciones desde su falsa superioridad moral, celebrando incluso que ‘a diferencia de otros’ ella admite lo que los demás niegan. No, señores, no hubiera dicho nada si no estuviera con la soga al cuello.
¡Hasta a los intocables les llega la hora!

Puntuación: 5 / Votos: 23

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *