Seis años

[Visto: 155 veces]

Hoy es la fiesta de la Conversión de San Pablo

Nuevo Arzobispo de Lima

El Santo Padre ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la arquidiócesis de Lima (Perú), presentada por S.E. el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne.
El Papa ha nombrado arzobispo metropolitano de la arquidiócesis de Lima al reverendo Carlos Castillo Mattasoglio, del clero de la misma arquidiócesis, profesor de Teología en la Pontificia Universidad Católica del Perú, ex párroco de la parroquia de “San Lázaro” en el distrito de Rímac de la ciudad de Lima.
El reverendo Carlos Castillo Mattasoglio nació en Lima el 28 de febrero de 1950. Completó sus estudios primarios en el Colegio Dalton de Lince y los secundarios en el Colegio “San Agustín” en Lima. De 1968 a 1973 asistió a la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional “San Marcos” de Lima, obteniendo el Bachillerato en Ciencias Sociales. Fue profesor de Sociología en la Universidad Daniel Alcides Carrión de Cerro de Pasco entre 1974 y 1979. Ingresó al Seminario en el Colegio Español de Roma. Fue ordenado presbítero, incardinándose en la arquidiócesis de Lima el 15 de julio de 1984. En 1985 obtuvo la Licencia y, en 1987, el Doctorado en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana.
Ha ocupado los siguientes cargos: profesor de Teología en la Pontificia Universidad Católica de Perú (desde 1987 hasta hoy); consejero de la Unión Nacional de Estudiantes Católicos (1987-1998); vicario parroquial de “San Francisco de Asís” (1987-1990); vicario parroquial de “La Encarnación” (1990-1991); responsable arquidiocesano de la pastoral universitaria de Lima y colaborador en la parroquia de “San Juan Apóstol” (1991-1999); vicario para la pastoral juvenil de Lima, organizador de la vicaría para la juventud  y responsable de la pastoral vocacional (1996-1999); consejero nacional de la Comisión Episcopal para la juventud de la Conferencia Episcopal del Perú (1990-2001); Vicario parroquial de “San Juan Apóstol” (1999-2001); consejero nacional de pastoral para la juventud (2000); párroco de la “Virgen Medianera” (2002-2009); director de relaciones con la Iglesia y miembro del Consejo Universitario de la Pontificia Universidad Católica del Perú (2003-2006); párroco de “San Lázaro” (2010-2015).
Es autor de varios libros y artículos de carácter teológico.
Además de español habla italiano y francés.
Actualmente, además de ser profesor de Teología en la Pontificia Universidad Católica del Perú, es colaborador de la parroquia “San Francisco Solano” y consejero del Centro de Asistencia Pastoral Universitaria de la Pontificia Universidad Católica del Perú.
Fuente: Padre Carlos Castillo Mattasoglio

Con Luiggi Consonni en Italia, en 1980.

Pensamiento Castillo

“La Iglesia tiene que ser una Iglesia pobre. Todas esas propiedades que tiene, o las dinamiza a favor de los pobres, o qué se yo, las devuelve o lo que sea. Yo no sé si lo lograré en seis años, pero sí creo en contribuir a poner las bases para que haya otra forma de administrar esas cosas”.
La travesía espiritual del sacerdote diocesano Carlos Castillo Mattasoglio empieza y termina en la humilde iglesia de San Lázaro, en el Rímac. Su padre, capitán de la policía –de la primera promoción de la Guardia Civil de Leguía– fue nombrado comisario  en San Lázaro y se mudó al barrio, en 1952.  Años después  su propio hijo sería párroco del antiguo templo.
El hermano de Carlos, ingeniero Ismael Castillo Mattasoglio fue asesinado por el Movimiento de Izquierda Revolucionaria-MIR el 9 de Agosto de 1965, entre los poblados de Kiatari y Kubantía en la provincia de Satipo, región Junín; junto al alférez GC Guillermo Alcántara Mena.
Fuente: Revista CARETAS.
Cipriani se despide del Arzobispado de Lima

Cipriani: “En estos 30 años como Obispo me ha caracterizado la defensa por la verdad”

El Cardenal Juan Luis Cipriani calificó como “un día muy especial para la historia de la Iglesia en Lima y en Perú” su salida del Arzobispado de Lima y la llegada al cargo de Carlos Castillo Mattasoglio. En una conferencia de prensa, Cipriani agradeció al pueblo peruano por su apoyo durante los treinta años que lleva al servicio de la Iglesia.
“Estos 30 años que he estado como Obispo al servicio de la Iglesia, si algo me ha caracterizado es una permanente defensa por la verdad. Siempre he tenido un gran respeto por las opiniones diversas, con una sola condición: también respeten la mía, pero cuando se quiere imponer un pensamiento único, esto no es cristiano”, señaló.
Como se sabe, el pasado 28 de diciembre Juan Luis Cipriani renunció al puesto de Arzobispo de Lima luego de cumplir 75 años, edad límite fijada por el derecho canónico para ostentar este cargo. Este viernes se conoció que el Vaticano hizo oficial la aceptación de su renuncia y nombró en su lugar a Carlos Castillo Mattasoglio.
“Quiere agradecer al pueblo peruano. Tengo una pasión por el Perú muy grande. Antes que Cardenal soy peruano (…) Siempre digo lo mismo y lo repito: nuestro pueblo es bueno, no lo malogremos, no lo manipulemos”, dijo Cipriani.
Fuente: Radio Programas del Perú.

El Papa San Juan XXIII instantes antes de anunciar el Concilio. Foto: Vatican Media

Se cumplen 60 años del anuncio del Concilio Vaticano II por San Juan XXIII

Un día como hoy, 25 de enero, pero en el año 1959, el Papa San Juan XXIII anunció en la Basílica de San Pablo Extramuros ante unos 20 Cardenales reunidos en Consistorio la convocatoria del Concilio Vaticano II.
“¡Venerables hermanos e hijos amados! Pronunciamos ante vosotros, temblando ciertamente de conmoción, pero junto con una humilde resolución de intenciones, el nombre y la propuesta de una doble celebración: un Sínodo Diocesano para Roma y un Concilio Ecuménico para la Iglesia Universal”, fueron las palabras pronunciadas por el Pontífice.
Según narra el mayordomo del Papa en declaraciones recogidas por Vatican News este viernes 25 de enero, los presentes en la Basílica romana contestaron con un absoluto silencio, sin aplausos. El asombro se había extendido entre todos los purpurados ante la materialización de una obra que parecía inabarcable y que se había pospuestos desde hacía muchos años.
El anuncio, del todo inesperado, se produjo justo después de la semana de oración por la unidad de los cristianos, cuando Juan XXIII únicamente había cumplido tres meses en la sede de Pedro.
Con aquella convocatoria San Juan XXIII confirmó que sus intenciones no eran simplemente ser un Papa de transición, sino que, a pesar de su edad, 77 años, pretendía dejar una profunda huella en la Iglesia.
En el momento de la convocatoria, ni el Papa ni sus asesores tenían muy claro el contenido del Concilio. El mismo Pontífice afirmaría en un mensaje el 29 de abril de 1959 que “a la hora de anunciar el Concilio Ecuménico hemos escuchado la inspiración” del Espíritu Santo.
Tras el anuncio del Concilio Ecuménico comenzó un largo proceso de preparación hasta su inauguración el 11 de octubre de 1962 en la Basílica de San Pedro del Vaticano. Su objetivo era el “aggiornamento”, la actualización de la Iglesia para acercarla al mundo actual.
Sus trabajos se dividieron en cuatro etapas y participaron cerca de 2,000 Padres Conciliares de todo el mundo.
Aunque en el momento del anuncio en la Basílica de San Pablo el camino a seguir no estaba muy claro, los trabajos realizados hasta la sesión de apertura permitieron aclarar sus objetivos: no se trataba de definir nuevas verdades ni condenar errores, sino que era necesario renovar la Iglesia para hacerla capaz de transmitir el Evangelio en los nuevos tiempos.
En su discurso de apertura, el Papa pronunció unas palabras que mostraban la esperanza y la confianza en el Espíritu Santo con que la Iglesia emprendía el Concilio: “El Concilio que comienza aparece en la Iglesia como un día prometedor de luz resplandeciente. Apenas si es la aurora; pero ya el primer anuncio del día que surge ¡con cuánta suavidad llena nuestro corazón! Todo aquí respira santidad, todo suscita júbilo”.
El Concilio Vaticano II se clausuró el 8 de diciembre de 1965, ya con el Papa San Pablo VI, elegido Sucesor de Pedro el 21 de junio de 1963 tras el fallecimiento de San Juan XXIII el 3 de junio de ese mismo año.
Fuente: ACI Prensa.

Puntuación: 5 / Votos: 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *