OAS y Odebrecht: dos vueltas

[Visto: 1206 veces]

Por Graciela Villasís Rojas– Diario El Comercio.
El publicista brasileño Valdemir Garreta afirmó ante la justicia peruana que las constructoras OAS y Odebrecht le pagaron en total US$986 mil en efectivo para asesorar la campaña electoral del ex presidente en el 2011.
La Unidad de Investigación de El Comercio accedió a la declaración que brindó Garreta ante el fiscal anticorrupción peruano Sergio Jiménez en Brasil en setiembre de este año. De acuerdo a su testimonio, fue Leo Pinheiro, el ex presidente de la constructora OAS, hoy recluido en prisión, quien lo buscó para que prestara sus servicios de márketing político al entonces candidato nacionalista. “Es a finales del 2010 cuando Leo Pinheiro me consultó si tenía interés en realizar una campaña en el Perú para el candidato Ollanta Humala”, indicó.
Garreta recordó el papel protagónico que tuvo la ex primera dama desde el inicio de la campaña. “Me facilitaron el número de Nadine Heredia, no recuerdo si fue el mismo Leo Pinheiro u otra persona, pero la cuestión es que la llamé y quedamos en reunirnos en Lima”, contó.
—OAS en la primera vuelta—
El publicista brasileño llegó a Lima el 15 de diciembre del 2010 acompañado por quien, en ese momento, era su socio: Marcelo Parada. “Nos hospedamos en el Miraflores Park (ahora creo que se llama Belmond Miraflores Park). No recuerdo si fue al día siguiente, pero fue muy rápido que fuimos a cenar con ellos [Ollanta Humala y Nadine Heredia] a un lugar en las afueras de Lima, era un lugar reservado”, aseguró.
En esa reunión, según Garreta, se conversó sobre la estrategia y la necesidad de preparar un discurso para Humala porque debía participar en una convención de empresarios. “La idea en ese momento era flexibilizar el discurso, disminuir la radicalidad. Lo que pasaba es que él había quedado impregnado como chavista en la campaña anterior”, detalló.
El testigo precisó que contrató los servicios del también publicista y estratega en campañas internacionales Luis Favre como coordinador, Arthur Muhlenberg como director de arte y Celio Rodríguez como camarógrafo.
OAS, según Garreta, se encargó de pagarle los servicios de asesoría a través de su empresa MEK durante la primera vuelta. “Me parece que fue en la oficina de Armendáriz o en el hotel que tenía como parte de su nombre la palabra ‘América’ en San Isidro. Allí [se habló con Nadine Heredia] el tema de la contratación. Se acordó un pago de US$300 mil más gastos [US$150 mil] por nuestros servicios de creación estratégica, hasta la primera vuelta”.
Garreta explicó a la autoridad peruana cómo se efectuaron los pagos: “US$134 mil a través de transferencias realizadas por el Partido Nacionalista Peruano y el saldo [US$316 mil restantes] por parte de la empresa OAS, a través de un contrato que se firmó con ellos”.
En la rendición de gastos de campaña que el Partido Nacionalista presentó ante la ONPE, figura el pago de S/360,100 [equivalentes a US$129,532 de la época] a la empresa FX Comunicacao Global LTD , también de propiedad de Valdemir Garreta.
El publicista ratificó que el contrato que suscribió OAS con su empresa MEK fue simulado: “El objeto del contrato era el levantamiento de información, fue un objeto genérico. Es más, se realizó un trabajo que fue entregado a OAS para justificar su contabilidad […] sin embargo, ese contrato, en verdad, [fue] por los servicios para la campaña de Ollanta Humala”.
-Odebrecht en la segunda vuelta-
Garreta narró que para la segunda vuelta se reunió con la ex primera dama para renegociar sus honorarios. “Así, se pactó la suma de US$700 mil y en caso de que ganaran un adicional de US$500 mil”, precisó.
“En abril del 2011, Nadine Heredia me indica que entre en contacto con Jorge Barata, director de la empresa Odebrecht, para recibir los US$700 mil. Conseguí entrar en contacto con Fernando Migliaccio, el cual me indicó que los pagos serían en efectivo, en hoteles en Sao Paulo, probablemente [fueron] cuatro [entregas] de US$175 mil, pero en moneda nacional [reales]”. Los pagos se hicieron efectivos entre abril y junio del 2011.
Fernando Migliaccio era el responsable de la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, también conocida como la caja 2, que servía para el pago de sobornos.
Para la segunda vuelta, Garreta detalló que también contó con los servicios de los brasileños Sandra Recalde y Juan Pessoa, responsables del manejo de las redes sociales. En este punto hay que recordar que ambos personajes cumplieron el mismo rol en el 2013, durante la campaña por el No a la revocación de la entonces alcaldesa de Lima, Susana Villarán.
—Contraseñas secretas—
Garreta explicó en detalle que los pagos se hicieron bajo una estrategia pactada: “Los pagos en los hoteles tenían la siguiente mecánica. Yo indicaba el nombre del hotel y la habitación. La contraseña la daban ellos [Odebrecht]; esta última tenía que darse al momento de tocarse la puerta de la habitación, al escucharla, entregaban el dinero […] Yo creo que recibí dinero solo una vez directamente, luego normalmente enviaba a una persona de mi confianza”.
Después de la victoria de Ollanta Humala en la segunda vuelta, él y Nadine Heredia viajaron a Brasil para asistir a una reunión que se realizó en el Instituto Lula, en Sao Paulo. “En ese viaje Fx Comunicaciones pagó su estadía [de la pareja] en el hotel Unique en Sao Paulo. Además, se pagó el pasaje de Brasil a Chile (Brasil-Montevideo-Santiago). Deseo precisar que no solo se afrontó los gastos […] de Ollanta y Nadine, sino también los de Cynthya Montes (ex secretaria de prensa de la Presidencia) y Luis Chuquihuara (ex secretario general de la Presidencia)”, señaló Garreta. Estos datos fueron contrastados por este Diario con sus respectivos reportes migratorios.

Gobierno de Humala dio obras por US$8,014 millones a Odebrecht y OAS

Por Sebastian Ortiz Martínez-Diario El Comercio.
Ocho meses después de que Ollanta Humala llegara a Palacio de Gobierno, el Ministerio de Transportes y Comunicación (MTC), a través de Pro Vías Nacional, le entregó a OAS la primera de las cuatro obras que la empresa brasileña ganaría en ese quinquenio. Se trató de la carretera Lima-Canta por un valor de 116 millones de dólares.
En los dos siguientes años, el MTC y el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento le dieron a OAS otras dos obras: la primera fue la ejecución de la carretera Quilca-Matarani por 210 millones dólares y la construcción del Centro de Convenciones de Lima, en San Borja, por 185 millones de dólares.
En total, el gobierno de Humala adjudicó a la firma brasileña tres proyectos por un total de 511 millones de dólares.
El cuarto proyecto que OAS ganó durante la administración pasada fue el Hospital Antonio Lorena, en el Cusco. Esta obra fue entregada por el gobierno regional, que en ese entonces era dirigido por el nacionalista Jorge Acurio, hoy encarcelado por recibir presuntas coimas de Odebrecht por la Vía Evitamiento de la Ciudad Imperial.
Odebrecht obtuvo seis obras más aparte de la Vía Evitamiento. De estas, tres fueron otorgadas por el gobierno de Ollanta Humala.
En el 2012, el MTC le entregó a la firma representada por Jorge Barata en el Perú la obra de mantenimiento de la carretera Hualapampa-Huancabamba-Ayabaca por 92 millones de dólares.
Dos años después, Odebrecht ganó dos obras más: la carretera Camaná Quilca-Matarani-Ilo-Tacna por 172 millones de dólares y su joya: el gasoducto sur por 7,239 millones de dólares. Esta última fue licitada por el Ministerio de Energía y Minas (MEM).
La Unidad de Investigación de El Comercio reveló este jueves la declaración que dio el publicista Valdemir Garreta ante la fiscalía peruana. El brasileño afirmó que las constructoras OAS y Odebrecht le pagaron en total US$986 mil en efectivo para asesorar la campaña electoral Ollanta Humala en el 2011.
Garreta detalló que OAS se encargó de cubrir sus servicios durante la primera vuelta, mientras que Odebrecht lo hizo en la segunda.
Con Humala en Palacio ambas empresas ganaron contratos con el gobierno central por un total de 8,014 millones de dólares.
En comunicación con este Diario, Wilfredo Pedraza, abogado del ex presidente, dijo que ambas firmas brasileñas han invertido en toda la región y negó que haya existido algún tipo de irregularidad.
“Estas empresas han invertido en el Perú. No hay nada en particular porque invierten en toda la región. ¿Eso supone una inversión con trafa? De momento no hay ningún sustento y es, por lo menos hasta ahora, pura especulación”, subrayó.

Odebrecht y OAS: el contenido de las agendas se está comprobando

Según Álvaro Gutiérrez, exparlamentario nacionalista, todas las declaraciones del publicista Valdemir Garreta, en cuanto al pago que recibió la ex pareja presidencial Ollanta Humala y Nadine Heredia para la campaña publicitaria del partido, a través  de las empresas brasileñas Odebrecht y OAS, solamente corroboran los contenidos de las famosas agendas de la exprimera dama.
“Los tres millones de los “Barbudos” (supuestamente Lula, Piñeira…) se  pagaron para la publicidad vía OAS, con pagos de Martín Piñeira hechos a Rocío Calderón para cancelar la publicidad de campaña, luego, dichas empresas se beneficiaban con la ejecución de las grandes obras como el gasoducto”, manifestó Álvaro Gutiérrez.
Daniel Abugattás
Mientras que Nadine Heredia rechazó haber coordinado pago alguno al publicista brasileño para la campaña del partido de Ollanta Humala, el exparlamentario Daniel Abugattás manifestó que todo ello ratifica la política implementada o dirigida por el señor Marcelo Odebrecht.
“Yo no sabía ni tenía conocimiento de que habían existido pagos indirectos por cuenta del partido mediante las empresas brasileñas, pero eso te abre la puerta a todos los demás partidos políticos, pues el mismo Marcelo Odebrecht afirmó que participaban en las elecciones peruanas y apoyaban a los candidatos que tenían opciones”, dijo Daniel Abugattás a una emisora local.
Como se sabe, el publicista Valdemir Garreta dijo que asesoró al presidente Ollanta Humala durante su campaña presidencial de 2011 y que fueron las constructoras brasileñas Odebrecht y OAS las que se encargaron de cubrir sus honorarios.
Fuente: Diario Expreso.

FISCALÍA INVESTIGA NUEVO SOBORNO ENTREGADO A TOLEDO POR EMPRESAS BRASILEÑAS

Consorcio Intersur, integrado por Andrade Gutiérrez, Camargo Correa y Queiroz Galvao, le habría entregado más de 6 millones de dólares
La Procuraduría ad hoc para el caso Lava Jato solicitó al Poder Judicial considerar como “tercero civil responsable” a las empresas brasileñas integrantes del consorcio Intersur Concesiones, en una investigación al expresidente Alejandro Toledo por el presunto pago de una coima de US$ 6.3 millones por el tramo 4 de la vía Interoceánica Sur.
Según el diario La República, esta es la tercera investigación que se sigue al prófugo expresidente. Las dos primeras investigaciones son por el presunto pago de US$ 20 millones de Odebrecht por los tramos 2 y 3 de la Interoceánica Sur, y el caso Ecoteva.
Además de Toledo, la nueva investigación alcanza a su excolaborador y consejero Josef Maiman, a Michelle Maiman Firon y al exrepresentante de la constructora brasileña Camargo Correa en Perú, Marcos de Moura Wanderley.
De acuerdo con el pedido de la Procuraduría, la Fiscalía investiga este caso, luego de que el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte confirmó un depósito de US$ 91,667 en una cuenta de Maiman en el Citibank London Private, en Londres. El depósito provenía de la offshore Trade Center Financial Corp, vinculada a Camargo Correa.
Fuente: Manifiesto.net.pe

Créditos millonarios y confesiones que apuntan al BNDES con Lava Jato

Por Ghiovani Hinojosa- Diario La República.
Uno de los actores más discretos de la trama de corrupción de Lava Jato es el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES), que entre 2002 y 2015 otorgó préstamos por más 14 mil millones de dólares a compañías para la construcción de carreteras y diversas obras de infraestructura en Perú, Venezuela, República Dominicana, Argentina, Angola, entre otros países. La mayoría de ellas está involucrada en el escándalo de los pagos de sobornos a funcionarios públicos y políticos.
Este monto millonario de préstamos equivale a la tercera parte del presupuesto público de Perú en 2017 y sale de las arcas del tesoro público de Brasil que se alimenta de los aportes de sus ciudadanos para expandir los negocios de las empresas brasileñas en diversos países de América Latina y África.
Los ejecutivos de algunas compañías investigadas por corrupción confesaron al Ministerio Público de Brasil cómo se repartió el dinero al más alto nivel con tal de asegurarse el financiamiento del BNDES.
Hoy que el banco estatal brasileño se encuentra en la etapa final de una auditoría interna que realiza sobre estos hechos, Convoca.peda cuenta sobre pagos millonarios e irregularidades que apuntan al BNDES, como parte del proyecto colaborativo ‘Investiga Lava Jato’ en el que participan más de 20 periodistas de América Latina y África
Uno de estos documentos es el informe de 2014 del Tribunal de Cuentas de la Unión de Brasil en el que señala que halló una política de opacidad en la información de los créditos del banco. Esta institución tiene por lo menos siete investigaciones abiertas por el otorgamiento de financiamientos en el exterior.

Las favoritas

Las empresas que protagonizan el escándalo Lava Jato concentraron los créditos otorgados por el banco al sector construcción: Odebrecht obtuvo el 69,9% de los préstamos, seguida de Andrade Gutiérrez (19,7%) y Camargo Correa (5,2%), de acuerdo con la base de datos del BNDES, procesada por Convoca.pe hasta la tercera semana de setiembre.
El principal destino del dinero fue Angola, seguido por Venezuela, República Dominicana, Argentina, Cuba, Mozambique, Perú, entre otros.
Varias de estas operaciones se dieron de manera discrecional, según el informe del Tribunal de Cuentas de la Unión. Por ejemplo, el banco no tenía una base de datos de los préstamos cancelados, por lo cual fue difícil evaluar si habían favorecido a algunas compañías en desmedro de otras.
El Tribunal también encontró que algunas empresas al solicitar sus créditos planteaban presupuestos que no concordaban con los valores del mercado. Así, hubo “insuficiencia en certificar la compatibilidad del presupuesto del proyecto presentado con parámetros de costes internacionales practicados en el país importador”. Es decir, se abrió las puertas al sobrecosto.
Para el investigador Caio Borges, de la organización brasileña Conectas, tampoco hay transparencia sobre los impactos ambientales que pueden generar las obras que gozan de los créditos del banco. “Hay un acceso limitado a una serie de documentos e informaciones acerca de los mecanismos utilizados por el banco en la evaluación de los posibles impactos socioambientales y de violaciones a los derechos humanos generados por los proyectos financiados”, apuntó.
En Perú, la base de datos muestra el registro de 60 créditos entre enero de 2002 y julio de 2014, pero solo aparecen los montos vinculados a dos obras: la construcción de la central hidroeléctrica de Chaglla (Huánuco) por 340,4 millones de dólares en manos de Odebrecht, y otro que se usó en la planta de desalinización de agua para el proyecto Bayóvar (Piura) por 58,2 millones de dólares a cargo de la compañía Andrade Gutiérrez.
Chaglla, que se convirtió en el tercer complejo hidroeléctrico más grande del país, entusiasmó tanto al presidente Pedro Pablo Kuczynski que cuando era candidato visitó a los ingenieros brasileños y grabó un video elogiando el proyecto.
El otorgamiento de estos créditos depende de decisiones del más alto nivel. El 62.3% se otorgan mediante un contrato entre el BNDES y el gobierno extranjero mientras que el 37.7% se firma con la compañía. En cualquier caso, antes de otorgar un préstamo, el BNDES se asegura de que a la empresa le haya adjudicado el proyecto en el exterior.
En esa toma de decisiones, los pagos van y vienen según refieren los delatores. Por ejemplo, el director de relaciones institucionales del grupo empresarial J&F, Ricardo Saud, confesó que realizó pagos por 15 millones de reales (unos 6 mil 756 millones de dólares al tipo de cambio de cuando sucedieron los hechos) a favor de senadores del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece el hoy presidente de Brasil, Michel Temer. J&F es dueño de la mayor procesadora mundial de carne.
En la denuncia contra Temer del ex procurador general de Brasil, Rodrigo Janot, aparece que los pagos fueron “retirados de una cuenta corriente de propinas (coimas)” como resultado de negocios conseguidos con el BNDES.
Según la línea de investigación de los fiscales, J&F hacía depósitos cada vez que el partido de gobierno le ayudaba a obtener préstamos en el banco. Pero el fiscal Iván Marx, quien está a cargo de estas pesquisas, asegura que J&F aún no ha contado todo.
Odebrecht que obtuvo, entre 2002 y 2015 préstamos del BNDES por 10 mil 207 millones 967 dólares, debió echar mano de la misma estrategia que JBS. Según Emílio Odebrecht, padre de Marcelo Odebrecht, ex presidente de la compañía, la empresa buscó en 2009 al presidente Lula da Silva para que interviniera a favor suyo al interior del BNDES.

Lava Jato: se busca a dueños de 790 millones de dólares

Por César Romero-Diario La República.
El caso Lava Jato todavía guarda grandes secretos en los archivos electrónicos encriptados de Suiza y en las bóvedas de sus bancos. Secretos que pueden generar más de una sorpresa en Latinoamérica y, posiblemente, el Perú. La ruta del dinero de las coimas pagadas por las constructoras brasileñas aún tiene zonas oscuras, que escapan al estudio de las autoridades.
En Suiza hay muchísimo dinero embargado, en cuentas a nombre de compañías offshore o testaferros, por lo que los dueños finales no se conocen hasta hoy, han revelado los fiscales de la Fuerza de Tarea del Ministerio Público de Brasil, encargados del caso Lava Jato, en declaraciones al portal de noticias brasileño UOL.

Los 790 millones

Los procuradores brasileños han dicho que aún desconocen quiénes son los dueños de 790 millones de dólares, de más de 1,000 millones de dólares que fueron embargados en Suiza al comenzar el caso Lava Jato, el 2014.
Las cuentas están a nombre de compañías offshore, creadas en paraísos fiscales, lo que hace difícil saber, al levantar el secreto bancario de los depósitos, quién es el titular del dinero.
El procurador Paulo Roberto Galvão, de la Fuerza de Tarea de Lava Jato en Curitiba, destaca que del total del dinero embargado, unos 769 millones de reales (US$ 248 millones) ya fueron repatriados a Brasil, desde el inicio del caso, en el 2014. Estaban a nombre de funcionarios de ese país.
“Pero falta analizar cuentas con otros 2,520 millones de reales (US$ 790 millones)”, dice el portal de noticias UOL. Anota que las autoridades de Berna, Suiza, han confirmado que al comenzar el caso Lava Jato embargaron 800 cuentas con fondos equivalentes a 3,220 millones de reales, que en dólares son unos 1,038 millones.
Son cuentas que recibieron transferencias bancarias de las offshore utilizadas por las constructoras brasileñas para pagar las coimas o financiar a partidos políticos dentro y fuera de Brasil.

Trabajo conjunto

Paulo Galvão señala que para descubrir a los dueños de esos fondos será importante extender las investigaciones fuera de Brasil. Recurrir al trabajo con otros países y a la cooperación judicial internacional, especialmente de China. Un trabajo lento y tedioso que puede demorar varios años si se realiza individualmente.
Una posibilidad analizada por Brasil y Argentina para agilizar esta labor fue crear equipos conjuntos de fiscales. Esto permitiría un rápido intercambio de información y corroboración de datos. La idea tomó forma entre los fiscales, pero no pudo ser ejecutada.
Los Ministerios de Justicia de cada país alegaron problemas de jurisdicción territorial y valor de la prueba al trasladar de una frontera a otra. Así, cada país sigue investigando por su lado, sin mayores avances.
En uno de los encuentros de fiscales generales realizados en Lima, por iniciativa del fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, también se habló del tema. Quedó en hipótesis. Perú tendría que aceptar la protección legal que Brasil ya otorgó a Odebrecht y sus ejecutivos. Se consideró que la opinión pública y los políticos no lo aceptarían.
Detrás de esos 790 millones podrían encontrarse identidades peruanas. Por ejemplo, los dineros que Odebrecht pagó en cuentas de Andorra en el caso del Metro de Lima fueron transferidos en dinero y certificados al portador a cuentas en bancos de Suiza.
En los pagos al ex gobernador regional de Áncash César Álvarez, el dinero se abonó en cuentas de empresas offshore en bancos chinos, pero la mayor parte del dinero fue transferido a un tercer país, que se está rastreando.

Las coimas por el tren eléctrico llegaron a Suiza

Entre abril y mayo del 2014, el representante de la offshore Hispamar International Corp, Víctor Muñoz Cuba, sobrino del ex viceministro de Transportes y Comunicaciones Jorge Cuba Hidalgo, ordenó transferir a una entidad bancaria en Lugano, Suiza, parte del soborno por 8,1 millones que recibió de Odebrecht, a través de las offshore Klienfeld Services y Aeon Group, por los contratos de los tramos 1 y 2 de la línea 1 del Metro de Lima. Un total de 7.033.107 dólares fueron transferidos a la cuenta de otra offshore. Una parte en billetes y el resto en certificados bancarios.

Puntuación: 5 / Votos: 44

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *