Perú intercultural

[Visto: 371 veces]

CENSO NACIONAL 2017: JORGE YAMAMOTO ANALIZA PREGUNTA 25 SOBRE AUTOIDENTIFICACIÓN ÉTNICA

El Dr. Jorge Yamamoto manifestó que esta pregunta no se ha elaborado siguiendo los procedimientos técnicos para recuperar la autoidentificación de los peruanos, por lo que ha generado polémica tanto para quienes la responden como para los que analizan la pregunta.
El especialista consideró que la pregunta está mal planteada por lo que va a generar confusión entre la población ya que muchas personas no tienen claro cuál es su origen étnico. Mencionó que otro gran problema que existe es que las categorías sobre el idioma de las personas podría ser sensible ya que según estudios las personas que hablan quechua pueden sufrir discriminación.
Incluso mencionó que algunos peruanos no se sienten identificados con el origen étnico. Mencionó que se debió realizar una investigación exhaustiva para realizar las preguntas. Por otro lado, explicó que para personas migrantes que tienen padres de otro origen y han vivido en varios lugares, se debería tener una muestra para encontrar la categoría a la que pertenece.
Fuente: www.panamericana.pe

Censo viciado

Por Diana Seminario-Diario El Comercio.
Algo peculiar ocurrió ayer: derecha e izquierda, liberales y conservadores, fujimoristas y antifujimoristas estuvieron unidos por el censo. Sin embargo, esta inusual coincidencia no fue en torno a una campaña tipo “tú también cuentas”, sino para denunciar severas y preocupantes irregularidades que se revelaron en la jornada de ayer. Una de las más llamativas fue la de las calcomanías con publicidad de la Universidad César Vallejo, propiedad del ex candidato presidencial César Acuña.
El asunto del auspicio no es nuevo. En el censo 2007 los stickers vinieron con los logos del BBVA Banco Continental y del Seguro Integral de Salud (SIS).
El auspicio de la Vallejo vino con premio, pues según el convenio con el INEI “se le entregará a la universidad la base de datos con los resultados definitivos de los censos”. Algunos se apuraron en aclarar que los resultados son públicos. Sí, los resultados estarán disponibles una vez que sean procesados, pero una cosa distinta es la base de datos: quiénes somos, dónde vivimos. Hasta donde se entiende, son dos temas distintos. Según el jefe del INEI, Aníbal Sánchez, la base de datos será entregada sin nombres. Pero las dudas persisten. Si la base de datos será divulgada “innominada”, ¿por qué el formulario incluye identificación y DNI? ¿Por qué el convenio con la Vallejo es específico en cuanto a la entrega de base de datos si esta, según el INEI, será pública? ¿Cómo se beneficia la UCV con el convenio entonces? Mucho por aclarar.
Esto pudo ser visto como un interesante acuerdo que servirá para hacer investigaciones profundas y serias. Lamentablemente, la realidad nos demuestra que el fundador de la Vallejo ha sido acusado de plagio y de adueñarse ilegalmente de la autoría de un libro, y es un permanente candidato a algo. Es decir, cualquier político o partido tendría que pagar millones de soles por un estudio cualitativo de la magnitud del censo. Pero Acuña se la lleva fácil. Datos como cancha.
Otro asunto que fue destacado, sobre todo en las redes sociales, fue la negligencia con la que se trataron los cuestionarios una vez llenados. Muchos ciudadanos –avalados con videos– señalaron a los encuestadores borrando y ¿corrigiendo? los cuadernillos. Algunos que se acercaron a los voluntarios para preguntarles por esta actitud, recibieron como respuesta que no habían “rellenado completamente el círculo” y lo estaban haciendo, y otros alegaban que el formato les exigía una caligrafía específica, por lo que, borrador en mano, corregían. ¿En tiempos de Internet y iPad todavía se debe llenar un formulario con lápiz para que este pueda ser reconocido por la lectora?
Es vital saber cuántos somos para saber qué servicios necesitamos, dónde se requiere incrementar los servicios de salud, hacer más colegios y carreteras. Eso no está en discusión.
Y por último, y no menos importante, quedó al descubierto una burda campaña que usó todos los símbolos oficiales del INEI y del censo para dirigir una respuesta sobre religión y fe. ¿Será porque el censo del 2007 arrojó como resultado que 16’960.443 personas se declararon católicos; es decir, el 81,3% de la población? Si bien el INEI se apuró en deslindar del contenido de la campaña, no dijo que uno de sus promotores era trabajador de esta institución y reclutaba voluntarios en Miraflores.
Un ejercicio tan importante y valioso quedó deslucido, viciado y sesgado por la incompetencia de sus responsables. Hay mucho que aclarar y se ve que esta irresponsabilidad traerá cola, y no estadística, sino política.

Puntuación: 5 / Votos: 37

Un pensamiento en “Perú intercultural

  1. Jorge Eduardo Portocarrero

    Un censo es anónimo. Este “censo” (¿empadronamiento?) ha sido diseñado para proporcionar una base de datos personal, familiar y de grupos étnicos o de interés político -chilenos u otros- que deben descubrirse. Los servicios de inteligencia del Perú (si es que existen y son independientes de los manipuladores) deben actuar y poner al descubierto las intenciones de los que han dirigido y orientado este mal llamado “Censo”, los cuales han firmado convenios y “acuerdos bajo la mesa” para disponer de estos datos personales y sacar diferentes “beneficios” de una data muy valiosa.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *