Teología PUCP

[Visto: 2002 veces]

BCR lanza moneda de S/.1 por centenario de la Universidad CatólicaEl cardenal Juan Luis Cipriani prohibió a los sacerdotes del Departamento de Teología de la Pontificia Universidad Católica del Perú que dicten los cursos de teología.
El impedimento le fue comunicado a los religiosos y a las autoridades del referido departamento académico a través de una carta notarial el pasado viernes 21, último día de labores del año académico.
En la misiva se señala que la medida es obligatoria por mandato del arzobispo de Lima y, además, se prohibe a los religiosos ejercer algún cargo en la universidad.
Los sacerdotes diocesanos requieren la licencia del arzobispo Cipriani para dictar los cursos de teología.
La medida adoptada por Cipriani fue cuestionada anoche por la directiva del Centro Federado de Estudios de Letras de la PUCP.
El gremio informó que el rectorado y los profesores de teología, ante la prohibición, han decidido no ofrecer los cursos de teología en el ciclo de verano ni en el ciclo 2013-I.
Además, advirtió que cualquier modificación en el plan de estudios será discutida y votada en el Consejo de la Facultad, siempre buscando el beneficio de los estudiantes
Los cursos de teología son dictados por los profesores del referido departamento desde 1969 y son pieza fundamental en la PUCP.
El arzobispo de Lima no ha renovado el permiso de enseñanza –la venia docendi– que requieren los sacerdotes que dictan clases en el departamento de teología de la universidad.
La PUCP no imparte títulos de teología. Pero los cursos se dictan como parte del currículo de varias carreras. Para Filosofía, por ejemplo, son obligatorios. Existen seis profesores principales. Además hay cuatro asociados.
Los profesores afectados son Carlos Castillo Mattasoglio, Luis Crespo Tarrero, Andrés Gallego García, José Simons Camino, José Ubillus Lamadrid y Felipe Zegarra Russo.
Problema de fondo y forma
La Pontificia Universidad Católica del Perú informa a la comunidad universitaria y a la opinión pública lo siguiente.
1. El pasado viernes 21 de diciembre el Arzobispo de Lima, cardenal Juan Luis Cipriani, informó al Rectorado su decisión de no renovar el mandato canónico vigente a los profesores del Departamento de Teología a partir del 1 de enero de 2013.
2. Dicha decisión infundada e injusta ha motivado la cancelación del dictado de los cursos de Teología programados para el ciclo de verano (2013 0) y el primer semestre (2013 1) del año académico 2013.
3. Al ser los cursos de teología obligatorios para todos los estudiantes de pregrado de la PUCP, la Universidad adoptará las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de los planes de estudio. Dichas medidas serán comunicadas oportunamente por los canales de matrícula respectivos.
4. Si bien el artículo 103 de nuestro estatuto vigente le reconoce al Arzobispo de Lima la atribución de otorgar o retirar el mandato canónico a los docentes de cursos de teología, no hay norma estatutaria alguna que lo autorice a nombrar nuevos docentes en ningún departamento académico de la PUCP, incluyendo el de Teología. Los nombramientos de profesores se rigen por la Ley Universitaria y los hacen las autoridades de la Universidad.
5. La Universidad destaca la excelente labor que cumplen los actuales profesores del Departamento de Teología, con pleno respeto del magisterio de la Iglesia y sin haber recibido cuestionamiento alguno, y les manifiesta su pleno respaldo en este momento.
El Rectorado
Universidad “rebelde” sin teología católica
Continúan los problemas con la ex PUCP; mientras tanto, el Vaticano prefiere por ahora “congelar” el dossier
Por Andrés Beltramo Álvarez- Vatican Insider
La universidad “rebelde” de Perú se quedó sin profesores de teología. Tras perder sus títulos por negarse a cambiar sus estatutos para adherir a la ley eclesiástica vigente, ahora esa casa de estudios, ex Pontificia y Católica, ya no cuenta con teólogos católicos habilitados para enseñar. Así lo determinó el arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani. Una decisión que las autoridades universitarias optaron por rechazar, exponiéndose a caer en una desobediencia más.
El viernes 21 de diciembre el Arzobispado de la capital peruana emitió dos comunicaciones. Una de ellas, dirigida al rectorado de la ex PUCP, informó sobre la determinación del gran canciller Cipriani de no renovar el “mandato canónico” a todos los profesores del Departamento de Teología a partir del 1 de enero de 2013.

El segundo texto, más amplio, tuvo como destinatarios a los sacerdotes y a los laicos que enseñaban esa disciplina. Además de explicarles las razones de la no renovación del mandato, relacionadas con los agravios de la cúpula universitaria a la jerarquía eclesiástica, también les recomendó dejar cualquier cargo administrativo o de asesoría en la casa de estudios.
La medida del arzobispo está amparada en el artículo 103 de los estatutos vigentes de la universidad y en el concordato firmado en 1980 entre la Santa Sede y la República del Perú, según el cual los profesores de ciencias religiosas deben contar con el consentimiento del obispo local. Y es el resultado obvio del decreto del Vaticano que en julio prohibió a la institución el uso de sus títulos de Pontificia y Católica.
En la Iglesia la enseñanza de la teología está estrictamente normada. Ningún maestro puede enseñar cualquier cosa y sostener que es religión católica. Para hacerlo, sobre todo en un centro educativo, debe tener un permiso de la autoridad competente, casi siempre el obispo del lugar. Es ese el “mandato canónico”.
Hasta ahora 10 personas contaban con dicha habilitación en la ex PUCP: ocho sacerdotes y dos fieles laicos. Pero apenas dos de ellos (un laico y un cura) la recibieron de Cipriani. El resto data de la época del arzobispo Augusto Vargas Alzamora. La mayoría de los presbíteros son diocesanos mientras los restantes pertenecen a congregaciones religiosas.
A partir de ahora ninguno podrá continuar enseñando teología. Aunque las autoridades universitarias se resistan a dar cumplimiento a una decisión que calificaron de “infundada e injusta” en un comunicado. Un texto en el cual destacaron la “excelente labor” de esos profesores y sostuvieron que dictan sus clases con “pleno respeto del magisterio de la Iglesia”. Esto pese a los múltiples testimonios que demuestran lo contrario.
Pero el rectorado fue más allá y advirtió: “Al ser los cursos de teología obligatorios para todos los estudiantes de pregrado de la PUCP, la universidad adoptará las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de los planes de estudio”.
Así pareció sostener que está dispuesto a contratar teólogos sin el debido permiso, lo cual provocaría una situación tragicómica: una universidad imposibilitada a llamarse católica ofreciendo cursos teológicos que, evidentemente, no pueden ser considerados católicos. La otra alternativa sería continuar como si nada. Pero si los sacerdotes-profesores deciden desobedecer a su obispo, se expondrán abiertamente a una sanción.
Una cosa resulta clara: la no renovación del mandato canónico dejó en claro que la Iglesia va en serio y no renunciará a hacer valer sus derechos sobre la institución. Lenta pero inexorablemente se irán reduciendo aún más las alternativas para el rector y sus colaboradores, empeñados en mantener una rebeldía artificiosa y, a esta altura del contencioso, francamente inútil.
Puntuación: 4.85 / Votos: 30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *