Líbano bajo intercesión de San Marón y San Charbel

San Marón
Nació en Siria (c. 423), fue un monje anacoreta, abad en San Ciro y fundador del rito católico oriental que lleva su nombre, la Iglesia Católica Maronita. Se estableció en una ermita del Amanus occidental, formó con algunos discípulos el primer núcleo de la Iglesia maronita.
San Marón fue uno de los primeros evangelizadores de la región de Fenicia, que por el siglo IV conservaba sus ritos y religión pagana; la influencia de este gran asceta dio como resultado, el que sus discípulos fundaran verdaderos enclaves de evangelización en Monte Líbano.
San Marón siguió a Dios con una fe a toda prueba, por lo que su fama de santidad pronto se extendió por gran parte de la región de Siria. Tuvo en vida numerosos seguidores que quisieron abrazar la vida de austeridad, soledad y oración, que él proponía.
San Marón, no solo fue ejemplo, sino que además fue para aquellos hombres un líder lleno de sabiduría y del Espíritu Santo, que supo dar sentido a cada acción, con inflexible disciplina. Alcanzó en vida, fama de santidad en incluso realizó milagros de curación y conversión.
Sus virtudes fueron ampliamente conocidas: justicia, templanza, castidad y trabajo duro, semillas que él mismo plantó en otros, quienes se convirtieron en el campo fértil, que llevó a Dios numerosas vocaciones, que serían tiempo después labradores diligentes y sabios, que harían florecer la Montaña de Líbano en la fe sólida y verdadera de nuestro Señor Jesucristo.
San Marón, patrono, protector e inspirador de la Iglesia Maronita, nunca tuvo la idea de formar una Iglesia; sino, más bien, quiso iniciar dentro de la Iglesia de Antioquía un camino especial de santidad, inspirado en el Evangelio donde Cristo es “el camino, la verdad y la vida”. Su vida relatada con pocas líneas por el historiador eclesiástico Teodoreto, obispo de Ciro, se resume en pocas palabras: fidelidad a Cristo, siguiendo los consejos evangélicos, fidelidad a la Iglesia de Cristo, defendiendo heroicamente a su Cabeza visible el Obispo de Roma y fidelidad a las santas tradiciones de la Iglesia Oriental, llevando una vida de ermitaño en la cumbre de una montaña, cercano al pueblo de Kfar Nabo, donde estaba erigido un templo al dios pagano Nabo, que él transformó en un templo cristiano para adorar al verdadero Dios.

San Charbel

San Charbel
San Charbel Makhlouf nació en Beqakafra, el 28 de mayo de 1828 y murió en Annaya, el 24 de diciembre de 1898. Fue un asceta y religioso maronita libanés. Su verdadero nombre era Yusef Antoun Mahklouf, Yusef es el nombre árabe de “José” y Antoun es el nombre árabe de “Antonio”.
Quedó huérfano de padre a la edad de 3 años, y queda al cuidado de su madre, quien posteriormente se casa en segundas nupcias con un hombre devoto que sería posteriormente monje maronita (el hombre casado en el rito maronita, tenía acceso a ordenarse como sacerdote).
Aprendió de su padrastro, la devoción a Cristo y la eucaristía, inició sus estudios primarios en la escuela parroquial de su pueblo natal.
En 1851, viaja a la localidad de Mayfouq, en cuyo monasterio maronita ingresó como novicio, y recibe el nombre de Fray Charbel, a la edad de 20 años. Permaneció también en Kfifane, donde recibió instrucción de su confesor Nimatullah Al-Hardini.
En el monasterio maronita de Annaya, donde vivió hasta su muerte, hizo los votos solemnes en 1853 y fue ordenado sacerdote en 1859. Fray Charbel se destacó por su amor a Cristo y su vida ejemplar de oración, ayuno y sufrimientos, la predicación y por la taumaturgia -don de sanar enfermos- que continuó incluso después de su muerte.
Charbel, con 25 años de edad, en 1853 se consagró al Señor por los tres votos religiosos de Obediencia, pobreza y castidad, y tuvo su plena consagración, recibiendo, a la edad de 31 años, el sacramento del sacerdocio, el 23 de julio de 1859 en la sede patriarcal de Bkerke, por la imposición de las manos de Mons. Yusef El-Marid.
En su vida sacerdotal, San Charbel no hizo más que poner en práctica lo que había aprendido de su maestro espiritual y profesor de Teología, el actual Beato Nemtala Al Hardini, cuando le dijo: “Ser sacerdote , hijo mío, es ser otro Cristo. Para llegar a serlo no hay más que un camino: ¡el del Calvario! Comprométase sin decaimiento. El lo ayudará”. Así Charbel vivió su consagración religiosa y sacerdotal, imitando a Cristo el sacrificado y haciendo de su misa el centro alrededor del cual va a cristalizarse su existencia como sacerdote ermitaño.
Así Charbel entendió la misión del sacerdote y dejó atrás su casa, su familia y su tierra para dedicarse a ejercer su ministerio dentro de los límites de su vocación monacal.
Charbel Mahklouf murió en el monasterio maronita de Annaya, en la nochebuena de diciembre de 1898, donde actualmente yacen sus restos incorruptos. Fue beatificado en 1965 y canonizado en 1977, siendo desde ese año, el primer santo del Líbano.
Unidad, independencia, soberanía, integridad territorial y estabilidad del Líbano
Saad Hariri, nuevo Primer Ministro
El líder de la mayoría parlamentaria libanesa, Saad Hariri, que ha sido designado como nuevo primer ministro, ha tendido la mano a la oposición y ha prometido la formación de un Gobierno de Unidad Nacional.
En un discurso conciliatorio pronunciado después que el Presidente del país, Michel Suleiman, le encargara la formación de un nuevo Ejecutivo, Hariri prometió trabajar para la formación de un gobierno “armonioso y consensuado, capaz de mantenerse alejado de las obstrucciones”.
Asimismo, hizo hincapié en que trabajará con el Presidente para formar un “gobierno capaz de permanecer unido para promover la economía, los servicios del Estado y hacer frente a las amenazas israelíes”.
El joven político, de 39 años e hijo del difunto Rafik Hariri, que ocupó la jefatura del Gobierno libanés en varias ocasiones, advirtió, sin embargo, de que sólo mediante la unidad se pueden afrontar los peligros. Hariri, que asumió el legado político de su padre tras su trágica muerte en un atentado con coche bomba el 14 de febrero de 2005, estaba encargado de administrar los negocios de su progenitor, considerado uno de los 100 hombres más ricos del planeta.
Tras el fallecimiento de su padre, Saad Hariri se dedicó a buscar a los culpables del magnicidio y empleó todo su empeño en la creación de un Tribunal Especial de la ONU para el Líbano, que se encargará de investigar la ola de atentados en la que pereció Rafik Hariri.
A pesar de que Saad Hariri ya era el líder del principal bloque parlamentario en 2005, decidió no presentarse entonces como candidato a la jefatura del Gobierno. En su lugar, fue designado el antiguo ministro de Hacienda y también miembro de “Corriente de Futuro”, Fuad Siniora.
El analista y profesor de psicología social en la Universidad Americana de Beirut, Charles Harb apuntó que Hariri ya ha madurado políticamente y subrayó que se enfrenta a los mismos retos que sus predecesores. A la cabeza de estos retos está la resolución de la crisis económica en la que está sumida el país, así como la distensión de las relaciones políticas y confesionales entre los diferentes partidos y comunidades. Asimismo, Harb señaló que la estabilidad del país depende también en gran medida de las relaciones entre terceros países. “Sin un acuerdo sirio-estadounidense y sirio-saudí será muy difícil encontrar una solución en el Líbano”, dijo Harb, que no quiso dejar en el tintero las repercusiones del conflicto palestino-israelí tanto en el país como en la región.
La Alianza 14 de Marzo obtuvo la mayoría parlamentaria de Líbano en las últimas elecciones, derrotando a la coalición proiraní y prosiria que encabeza el partido Hezbolá.
El electorado libanés está dividido desde los comicios parlamentarios de 2005 entre la Alianza 14 de marzo y el opositor Movimiento 8 de marzo:
•la Alianza 14 de marzo es liderada por Saad Hariri, hijo del ex primer ministro asesinado Rafik Hariri, y es respaldada por Occidente. Está integrada por el partido de la Falange Cristiana y las Fuerzas Libanesas (FL), así como por el druso Partido Socialista Progresista (PSP) y el sunita Movimiento Futuro.
•el Movimiento 8 de marzo incluye también al cristiano Movimiento Patriótico Libre (CPL, por sus siglas en francés), el partido chiita Amal y al Partido Nacional Social Sirio.
La familia Jdeidani, que viajó desde Suecia para votar, refleja las divisiones internas existentes en Líbano. “Somos 11 hermanos. Algunos apoyamos al general Michel Aoun (líder del CPL), mientras que el resto están con el FL”, dijo a IPS Jean Jdeidani.
La gente esperó varias horas bajo el sol abrasador para concurrir a las urnas. “He esperado desde las siete de la mañana”, dijo al final del día Alia, del Movimiento Futuro, mientras hacía fila para votar en la oriental aldea de Saadnayel. “Estoy aquí para mostrarle al mundo que quiero un Líbano independiente”, agregó.
Cuando se cerraron los centros de votación, a las siete de la tarde, el ministerio del Interior, Ziad Baroud, informó que la concurrencia a las urnas, sin precedentes en la historia libanesa, fue de más de 54 por ciento de los ciudadanos habilitados. En 2005, había sido de 45,8 por ciento.
“Algunos ciudadanos de Beirut esperaron horas para votar en el distrito 3 de la ciudad, un área tradicionalmente conocida como un bastión de la Alianza 14 de Marzo”, dijo el parlamentario del Movimiento Futuro Mohammad Kabani.
Este año, la concurrencia de 40 por ciento de los ciudadanos habilitados para votar en ese distrito fue un avance enorme respecto del 25 por ciento de 2005, evaluó Kabani.
El fenómeno, según el legislador, respondió a un discurso pronunciado por el líder de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, en el que señaló que “el 7 de mayo fue un día glorioso en la historia de la resistencia”. En esa fecha del año pasado, más de 70 personas murieron en choques entre fuerzas del gobierno y opositores armados en Beirut y sus alrededores.
La participación en las elecciones demostró que los libaneses quieren “un Estado fuerte e independiente”, dijo Kabani.
Para Abdo Saad, director del Centro de Beirut para la Investigación y la Información, la concurrencia de 70 por ciento en la nororiental región de Kserwan se debió a que expatriados fueron sobornados para volver al país a votar. También opinó que la votación en la oriental ciudad de Zahleh dió forma al nuevo parlamento libanés. Ubicada en el área cristiana, la ciudad tiene una representación de siete legisladores, y la Alianza 14 de Marzo obtuvo todos los escaños.
Al final, la alianza prooccidental mantuvo su mayoría parlamentaria con 71 de los 128 escaños (entre ellos los de dos diputados independientes), mientras que el opositor Movimiento 8 de Marzo obtuvo 57.
“La campaña de desprestigio usada por la Alianza 14 de Marzo contra Hezbolá, que fue acusado de ser sirio y de constituir una amenaza para Líbano, parece haber funcionado”, dijo el parlamentario del CPL Alain Aoun.
Pero las elecciones solas no decidirán el destino de Líbano. En los próximos días, la composición del próximo gobierno, y si éste incluye o no a la oposición, influirán fuertemente en la estabilidad y la paz del país.
Fuente: Agencias de Noticias IPS y EFE.

Puntuación: 5 / Votos: 334

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*