Milagro eucarístico

[Visto: 203 veces]

Obispo Jan Hendriks.

La importancia de la comunidad‘: el obispo holandés Hendriks sobre la esperanza cristiana

Por ÉDGAR BELTRÁN– The Pillar.
Que Holanda sea uno de los países más secularizados del mundo suena casi a cliché.
Pero con una asistencia a misa inferior al 2% de los católicos, una situación vocacional terrible y cientos de iglesias y parroquias consolidadas en todo el país, los Países Bajos podrían considerarse un escaparate de lo que está por venir en un Occidente que se seculariza rápidamente.
Alguna vez fue una potencia misionera, que aportó alrededor del 10% de los misioneros extranjeros en todo el mundo, pero la asistencia a misa se redujo a la mitad en la década de 1950 y se desplomó después del Concilio Vaticano Segundo.
En las décadas posteriores, el catolicismo holandés se convirtió en sinónimo de teología “experimental”, abusos litúrgicos y heterodoxia.
Pero hay quienes creen que la Iglesia en los Países Bajos todavía tiene mucho que ofrecer después de un período posconciliar turbulento. Y que, de hecho, los católicos holandeses ya están ofreciendo algo importante al mundo.
Uno de ellos es el obispo Jan Hendriks, obispo de la diócesis de Haarlem-Ámsterdam desde 2020, donde fue asignado por primera vez como obispo auxiliar en 2011.
Hendriks, abogado canónico y lector de The Pillar, fue el último obispo de los Países Bajos en revelar un amplio plan de consolidación parroquial, en el que alrededor del 60% de las iglesias de la diócesis se cerrarían.
Pero el obispo dijo a The Pillar que el proceso es necesario para dar un nuevo impulso a la evangelización del país desde comunidades más grandes y unidas.
El obispo Hendriks habló con The Pillar en la Catedral de San Bavón sobre la secularización en los Países Bajos, la evangelización en el mundo posmoderno, la migración, el cierre de parroquias y la Eucaristía.
El obispo Jan Hendriks con miembros de la comunidad católica eritrea en la diócesis de Haarlem-Ámsterdam.
Esta entrevista ha sido editada para mayor extensión y claridad.
¿Cómo llegaron los Países Bajos a estar entre los países más secularizados de Europa?
El catolicismo estuvo prohibido en los Países Bajos desde la Reforma hasta la época de Napoleón, por lo que sólo en el siglo XIX apareció una enorme red de instituciones católicas: iglesias, congregaciones, escuelas, hospitales, etc.
Hubo en ese siglo una implicación muy fuerte de la jerarquía, porque había que controlar este desarrollo para que siguiera un buen curso.
Pero el aspecto espiritual fue un poco descuidado. Esto fue lo que observó Karol Wojtyla cuando visitó los Países Bajos después de la Segunda Guerra Mundial. Quedó impresionado por la enorme organización del catolicismo. Pero al mismo tiempo notó que era superficial, espiritualmente deficiente.
Entonces, ese fue un proceso que ya estaba ocurriendo a fines de los años cincuenta.
Y luego, en la década de 1960, esto fue reforzado por el Concilio Vaticano Segundo. El Concilio destacó la responsabilidad de los laicos y la implicación de los laicos en el apostolado, lo cual fue algo bueno.
Pero aquí en Holanda pasó algo parecido a lo que está pasando con la Fiducia supplicans en algunos episcopados. El Concilio fue visto como una ruptura, como un nuevo comienzo.
Así pues, en muchos sentidos el Consejo nunca fue recibido. Nadie estudió los documentos, [muchos] simplemente lo vieron como una excusa para marcar un nuevo punto de partida. Inmediatamente después del Concilio tuvimos el Consejo Pastoral Holandés, que creó una atmósfera muy liberal. Se discutió el celibato clerical, se discutió la sexualidad, el papel de la mujer en la Iglesia.
Entonces, ¿cómo el ‘camino sinodal’ alemán pero 50 años antes?
En efecto.
La liturgia se volvió muy liberal. Pasasteis en pocos meses de la misa tridentina a experimentos muy liberales, en los que las oraciones eucarísticas no podían considerarse oraciones, a veces ni siquiera había consagración. Fue terrible.
Y luego, los Países Bajos se convirtieron en un país muy próspero y muy rico en los años 50 y 60, lo que creó una nueva mentalidad. Los laicos querían liberarse de la jerarquía.
Y los obispos quedaron muy impactados por esto porque en los años 60 decidieron que todas las escuelas católicas debían estar en manos de laicos.
Por eso pidieron a todas las parroquias, congregaciones religiosas y diócesis que transfirieran la responsabilidad de las escuelas católicas a instituciones laicas independientes.
Y abolieron el catecismo en las escuelas.
Soy el obispo responsable de la educación católica [en los Países Bajos] y hoy en día es muy difícil encontrar profesores católicos.
Por lo tanto, sólo podemos proporcionar una cantidad mínima de requisitos para aprobar nuevas escuelas católicas y ofrecerles orientación e inspiración para que vivan su identidad católica.
Un signo de secularización es el proceso de cierre de parroquias en todos los Países Bajos. Usted ha sido el obispo más reciente en anunciar un plan de consolidación parroquial en los Países Bajos y hay cierta resistencia a la idea.  ¿Cómo ha tratado con personas descontentas por perder sus iglesias?
No tenemos opción. Tenemos que cerrar iglesias.
El gobierno no paga por las iglesias, tenemos que pagarlas nosotros mismos.
La Iglesia católica perdió sus iglesias durante la Reforma, por lo que muchas tuvieron que construirse en los siglos XIX y XX. Y la iglesia no es rica.
No podemos seguir teniendo todas estas iglesias porque, sobre todo en las zonas rurales, muy poca gente viene a la iglesia.
Tenemos que tomar decisiones que a nadie le gustan. A mí no me gustan, pero no podemos hacerlo todo.
Mucha gente nos dice “esperemos hasta haber gastado el último centavo”. Pero el problema es que en este proceso las comunidades tienen que unirse en áreas y parroquias más grandes y si gastas todo el dinero, entonces no te queda nada más para la comunidad que recién está comenzando.
Es doloroso. Entiendo muy bien a la gente que está sufriendo.
Una zona de nuestra diócesis es Frisia Occidental. Y los frisones occidentales son gente muy fuerte y quieren defender sus iglesias.
Pero muchas veces no quieren defenderlos para tener la Eucaristía, sino para tenerlos como una especie de centro de reunión del pueblo. Para eso no están nuestras iglesias. No se puede gastar el dinero de la parroquia sólo para tenerla como centro de reuniones.
Por eso tenemos que buscar soluciones y ver las situaciones locales. Nos tomamos nuestro tiempo, hacemos que la gente se acostumbre a la idea y lo tomamos con calma porque también es estresante para los sacerdotes.
Ya he tenido dos o tres casos de sacerdotes quemados, y todos estaban relacionados con casos como este. Ni siquiera porque tuvieran que viajar a muchos lugares e iglesias de la misma parroquia, sino porque algunas iglesias estaban cerrando y mucha gente se quejaba y no quería cerrar las iglesias. El estrés nervioso fue demasiado para ellos.
Muchos parecen creer que el Evangelio es ininteligible en la posmodernidad. ¿Es una solución que la Iglesia adapte a las formas de pensar contemporáneas?
No, esa no es una solución.
Perderíamos el Evangelio mismo y perderíamos a Jesucristo.
No se trata de adaptarnos a los tiempos, sino de adaptarnos a Jesucristo.
No hay otra solución que permanecer fieles al mensaje del Evangelio y anunciarlo con fuerte convicción y claridad.
Por supuesto, tenemos que dar la bienvenida a personas de todos los orígenes, pero diluir el mensaje no es la solución.
Se ve que los jóvenes que se convierten o regresan a la iglesia católica lo hacen por estas fuertes convicciones, no por un mensaje diluido.
Entonces la Iglesia debe seguir siendo un signo de contradicción…
Sí, debería.
Esto no es fácil, especialmente en un país como los Países Bajos. ¿Cómo sugieres que la gente viva esto personalmente?
En primer lugar, tenemos que aceptar que somos un signo de contradicción.
No deberíamos rehuir eso.
Entonces, especialmente para los jóvenes, es muy importante vivir en comunidad, tener comunidad unos con otros, tener experiencias de fe.
Uno de los puntos centrales de nuestra diócesis es el apostolado de los jóvenes.
Hemos tenido que reducir muchísimo nuestros gastos, pero no hemos reducido el apostolado juvenil.
Por eso tenemos muchas, muchas actividades para que los jóvenes los reúnan y los eduquen en la fe.
¿Cómo estás ayudando a los jóvenes a convertirse en mejores evangelizadores?
Contamos con la escuela misionera, que se configura de manera activa y amplia, por lo que podemos ofrecer peregrinaciones y actividades de fin de semana en las que los jóvenes se educan en la fe y en su misión. Tienen que ser fuertes en su fe, conocer mejor su fe.
Y además, en este programa también están en contacto con especialistas en comunicación, por ejemplo, para que sepan cómo transmitir su mensaje de forma más eficaz.
Por eso estamos tratando de ayudarlos a convertirse en apóstoles de Jesucristo en esta sociedad.
Los Países Bajos alguna vez fueron una potencia misionera. Ahora apenas tiene vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa. ¿Qué se puede hacer?
En los Países Bajos tenemos un total de 44 seminaristas y más de la mitad de ellos son extranjeros.
En nuestra diócesis contamos con 18 seminaristas, 10 de la diócesis y 8 del seminario del Camino Neocatecumenal.
Pero lo que siempre noto es que la mayoría de nuestros seminaristas tienen experiencia en una comunidad o institución de la Iglesia, como el Camino Neocatecumenal o el Opus Dei, o quizás una parroquia que tenía una comunidad muy animada con jóvenes.
Entonces siento que me estoy repitiendo, pero no puedo enfatizar lo suficiente la importancia de la comunidad.
Acaba de mencionar que muchos seminaristas en los Países Bajos son extranjeros. Los Países Bajos han recibido muchos inmigrantes en los últimos años. ¿Cree que la migración puede ser una oportunidad para revitalizar la Iglesia en los Países Bajos?
Seguro, absolutamente.
En este momento, diría que el 60% de nuestros estudiantes de confirmación tienen antecedentes extranjeros.
Tenemos al menos siete comunidades de habla inglesa en la diócesis. También encontrarás español, croata, francés, italiano, alemán, polaco, tagalo. También tenemos la comunidad surinamesa y también muchas comunidades católicas orientales.
Esa es la belleza de nuestra diócesis, tenemos muchas naciones juntas. Amsterdam parece ser una de las ciudades más internacionales del mundo, y eso ha dado nueva vida a nuestras parroquias.
Ahora tenemos adoración perpetua en varias iglesias de Ámsterdam, porque Ámsterdam ha sido tradicionalmente, desde antes de la Reforma, una ciudad muy eucarística, y esto fue una iniciativa de varios grupos de inmigrantes. También hay un grupo de oración por las vocaciones en Amsterdam, creado por la comunidad surinamesa, y la devoción a la Divina Misericordia ha sido difundida por los filipinos.
Usted acaba de mencionar que históricamente Ámsterdam es una “ciudad eucarística”. ¿Cómo es eso?
Pronto en marzo tendremos una marcha silenciosa, que conmemora un milagro eucarístico.
En algún momento del siglo XIV un hombre enfermo recibió la Sagrada Comunión, pero la vomitó, por lo que la hostia fue arrojada al fuego envuelta en un trozo de tela. La tela ardió, pero la hostia quedó intacta y fue llevada a la iglesia en una caja.
Al día siguiente el sacerdote volvió a intentar [quemar la hostia vomitada], pero ésta volvió a resistir el fuego. Entonces el sacerdote entendió que tenía que hacer una procesión.
A partir de ese momento Ámsterdam se convirtió en un lugar de peregrinación muy famoso en toda Europa. Incluso el Emperador [del Sacro Imperio Romano Germánico] llegó a venerar el milagro y concedió a Ámsterdam el derecho de llevar la Corona Imperial en su escudo de armas.
Luego, con la Reforma, la capilla fue cerrada y entregada a los protestantes. En algún momento se perdió la hostia y la capilla fue derribada a principios del siglo XX.
Pero la veneración del milagro continuó en secreto.
Finalmente, en el siglo XIX, aunque las procesiones estaban legalmente prohibidas, los católicos iniciaban una procesión silenciosa por la noche. Vieron un vacío legal: no estaban haciendo una procesión formalmente, simplemente caminaban juntos en silencio. Y lo hicieron durante la noche para no molestar a nadie. ¡Hace sólo unos 30 años se nos permitió llamarla legalmente procesión!
¿Cuál es el papel de la Eucaristía en la reevangelización de los Países Bajos?
Todo es gracia. Por eso la fe no puede dejar de ser un don del Señor.
No es nuestro trabajo. No podemos lograr la conversión de los Países Bajos [por nosotros mismos]. Es gracia.
Necesitamos visión sobrenatural para estar y vivir en la presencia del Señor y adorarlo.
Por eso me alegro mucho de que una iniciativa de adoración perpetua haya comenzado hace cinco años y continúe desde entonces.
La Eucaristía es esencial para la evangelización. Nos recuerda que no podemos lograr este cambio nosotros mismos.
Está claro que la situación de la Iglesia en los Países Bajos no es buena, pero usted parece ser una persona esperanzada. ¿Por qué?
Tengo esperanza porque no es mi Iglesia. Es del Señor.
Todo está ya anunciado en el Evangelio.
Jesús dijo: “Cuando el Hijo del Hombre regrese a la Tierra, ¿encontrará fe?” Todo está en sus manos.
Eso es más importante que lo que hacemos. Este debería ser el fundamento de nuestra esperanza.

Puntuación: 5 / Votos: 36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *