Luz del mundo

[Visto: 134 veces]

Evangelio según San Mateo 5,13-16.
Jesús dijo a sus discípulos: Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se la volverá a salar? Ya no sirve para nada, sino para ser tirada y pisada por los hombres.
Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en la cima de una montaña.
Y no se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa.
Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en el cielo.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hay una historia sobre un misionero en la India que estaba enseñando a un grupo de niños sobre Jesús, describiendo a ellos todas sus cualidades: su bondad, perdón, generosidad, amor y defensa de la verdad. Mientras hablaba un niño en particular parecía estar cada vez más emocionado. Por fin, ella le preguntó al niño: “¿qué quieres compartir con nosotros?” a lo que respondió el niño: “Lo conozco, vive por la calle de nosotros”.
Una historia tan simple que ilustra el corazón del evangelio de hoy (Mateo 5:13-16), para ser la luz del mundo. Jesús nos presenta dos imágenes fuertes en el evangelio: la sal y la luz. Como reflexioné sobre el evangelio, fue la luz la que llamó la atención. En nuestro bautismo estamos iluminados por Jesús, y vamos a caminar en su luz. Esto significa seguir su ejemplo, aceptar su enseñanza, y vivir en unión con él a través de nuestra oración, nuestra lectura de su palabra, compartir en sus sacramentos, y compartir en la vida de su comunidad. Entonces, a través de su gracia y nuestra perseverancia, nos convertimos en la luz: la luz de Cristo. El niño en mi historia reconoció la luz de Cristo en su vecino. Su vida reflejó las virtudes y los valores que el misionero describió como la persona de Jesús.
En nuestra primera lectura hoy desde el libro del profeta Isaías (58:7-10) Dios nos da una descripción de cómo debe verse el pueblo de Dios. Él habla de nuestra luz, “tu luz se romperá como el amanecer”. Estas palabras se hacen eco en las de Jesús en el evangelio. A través del profeta también nos dice que seremos bendecidos y protegidos por traer esa luz al mundo. Él nos asegura que Dios responderá nuestras oraciones mientras respondemos fielmente a la gracia de Dios en el pacto.
En la segunda lectura de la primera carta de San Pablo a los Corintios (2:1-5), San Pablo da testimonio de cómo la gracia de Dios le ha permitido ser una luz para ellos. No ha sido su propia sabiduría la que se ha revelado a través de él, sino la sabiduría de Dios. Esto le ha ayudado a superar cualquier miedo o debilidad, a dar testimonio de Jesús. El poder de Dios fue revelado dentro y a través de él. La luz de Cristo brillaba a través de él.
Lamentablemente, a veces, en nuestra condición humana, pensamos que no hacemos la diferencia: que nadie está mirando o escuchando, que no tenemos influencia ni poder sobre nadie. Con demasiada frecuencia esto nos impide actuar, y responder a las necesidades de los demás. Podemos sentirnos no preparados o débiles -como San Pablo lo hizo- hasta que nos encontramos al Señor Jesús y dependemos de su gracia, de su sabiduría, de su paz, y de su amor y misericordia. Afortunadamente, para muchos de nosotros, una vez que tomamos el riesgo e intentamos usar bien lo que tenemos y quiénes somos, descubrimos lo mucho que Dios nos ha bendecido, y descubrimos los dones y talentos que Dios nos ha dado. Tal vez podamos pensar en alguien en nuestras propias vidas que fue una ‘luz’ para nosotros, cuyo ejemplo de vida o consejos y palabras de aliento nos ayudaron a reconocer, abrazar y responder a la luz de Cristo. O, podemos pensar en oportunidades particulares cuando podemos admitir humildemente que éramos una ‘luz’ para otra persona, e hicimos la diferencia a través de nuestras palabras y acciones. Eso no es ser orgulloso ni jactancioso, sino con suerte dar el crédito a la bendición de Dios dentro y a través de nosotros. Me puedo imaginar, en la historia que conté, que el vecino de ese estudiante hubiera sido muy sorprendido -pero al mismo tiempo muy feliz- de saber que el niño pensó en él de esa manera, que él era como Cristo. En realidad, la mayoría de las veces hacemos las cosas, no pensando que “voy a dar testimonio de Cristo haciendo esto”, o “espero que alguien esté tomando nota”. Hacemos lo que viene naturalmente a nosotros, ‘quien Somos’, y a veces no reconocemos cómo hemos servido a Cristo en las cosas que decimos y hacemos: ya sean profundos o simples, ya sean bien preparados o accidentales. La luz de Cristo puede brillar a través de nosotros cuando nos volvemos a él y decimos -conscientemente o subconscientemente- “¡Aquí estoy, Señor!”.
Recuerdo en una clase de física en algún momento en la secundaria trabajamos con prismas. La luz blanca clara brillaba a través del prisma y reveló todos los colores del arco iris en la pared del aula. Fue fascinante. Esa misma luz de Cristo se va a manifestar de tantas maneras diversas y diferentes dentro y a través de cada uno de nosotros. Su luz es la misma, su amor y verdad son iguales, pero la forma en que testigos y compartimos que la vida de Jesús será diferente en cada uno de nosotros. Ya sea en casa, en el trabajo, en la escuela, o entre nuestros amigos, tenemos la oportunidad -y el llamado de Dios- para ser ese color distinto del arco iris en la vida de las personas con las que nos encontramos.
El fundador de la Congregación de la Resurrección, Bogdan Janski, quería marcar la diferencia en el mundo. Pensó que estudiando economía sería capaz de crear una sociedad más justa. Sin embargo, después de un tiempo, se dio cuenta de que esta no era la respuesta. Entonces se asoció con un grupo de reforma social, los sansimonistas, pero, una vez más, vio que esta tampoco era la respuesta que estaba buscando. Afortunadamente vino bajo la influencia de un grupo de católicos franceses comprometidos intelectuales en París, y con su ayuda vino a darse cuenta de que Jesús era la respuesta que estaba buscando. Siguiendo a Jesús haría la diferencia, trayendo valores del evangelio al mundo, y ‘resucitando’. Una vez que había ‘entrar a la luz’ quería compartir la luz de Cristo con otros.
Hoy, abrimos de nuevo para ser esa luz de Cristo, para que -como el niño en mi historia- nos convertimos en la luz de Cristo, y otros nos identifiquen con Jesucristo, por nuestras palabras y acciones, y que pueda servir como un comienzo para reconocer la luz, aceptar la luz, vivir la luz, y compartir la luz de Cristo.

Mamita Candelaria: manifestación de fe

La llegada al altiplano de la Virgen de la Candelaria se asocia a los primeros mineros que se instalaron en el asiento de plata de Laykakota, muchos de los cuales tuvieron la costumbre de construir capillas y advocaciones marianas en sus estancias.
Los festejos inyectan algarabía a todos los participantes: alferados (oferentes), danzarines, músicos, bordadores, mascareros, directivos, empresarios y comerciantes, que se preparan con meses de anticipación para esta gala de renombre internacional.
La celebración a la Candelaria tiene como epicentro el templo de San Juan Bautista, hoy santuario de la virgen. En un principio, esta parroquia fue una capilla de “naturales” o indígenas, y luego se convirtió en el espacio conmemorativo más importante de Puno
Desde principios del siglo XX, la Virgen de la Candelaria se venera en dos momentos. El primero, en su día “oficial”, según el santoral católico, el 2 de febrero, y, luego, en la octava, comúnmente una semana después del día central, aunque muchas veces esta fecha se cambia al domingo siguiente al 2 de febrero.Según información documental y periodística, los escenarios de celebración -verbena, misas, rezos y procesión- de la primera fecha se vinculaban a la participación de la población local, familias notables y mestizas asentadas en el Cercado de Puno.
En la actualidad, cerca de dos centenares de conjuntos intervienen en dos concursos: uno de danzas autóctonas y otro de danzas mestizas en trajes de luces, en los que 30,000 bailarines y músicos se disputan el reconocimiento del jurado y del público que asiste al estadio monumental Enrique Torres Belón y a los pasacalles.
Fuente: Agencia de Noticias Andina.

Puntuación: 5 / Votos: 15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *