La migración venezolana

[Visto: 729 veces]

Un grupo de venezolanos en las afueras de la ciudad ecuatoriana de Tulcán.rn

Un problema continental

Por Raquel Gamus-Diario El Nacional.
Unos días más que otros la situación que atravesamos en Venezuela se hace emocionalmente insoportable. Digo emocionalmente sobreentendiendo que todos los que aquí vivimos experimentamos día a día la creciente pérdida de algo que se acerque a una mínima calidad de vida. Son esos días en que uno no quisiera aterrizar en la realidad ni acercarse a las noticias, o asomarse a las redes sociales que invariablemente nos golpean con el caos en que está sumido nuestro país. Uno de esos problemas desoladores es el de la migración masiva de nacionales.
Ya no se trata solo de la desgracia de que los hijos de la clase media y alta hayan migrado en búsqueda de mejor futuro, privando así al país de élites vitales para su desarrollo. Lo que comenzó con esa migración de profesionales se ha ido convirtiendo progresivamente en un fenómeno masivo de todos los sectores sociales y los más pobres tienen que hacerlo en las más hostiles condiciones imaginables.
Según cifras de la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), más conservadoras que las que se manejan usualmente, es de más de un millón y medio de migrantes, pero casi 80% de la emigración reciente ha salido durante los años 2016 y 2017. Y calculan que en 2018 el número podría rondar los 3.4 millones, lo que la ubicaría en casi 10% de la población total del país, no es poca cosa.
La pérdida de poder adquisitivo por la hiperinflación, la escasez de alimentos y medicinas, la violencia generalizada, la violación a los derechos humanos y en definitiva la falta de oportunidades son algunas de los razones que han causado el desplazamiento forzado de los venezolanos que ha separado un sinnúmero de familias y, lejos de detenerse, amenaza con crecer.
La magnitud de este fenómeno ha llamado la atención de distintos organismos internacionales. En días recientes el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas difundió imágenes sobre el éxodo de venezolanos al calificarlo como el país con mayor migración de América, especialmente hacia el punto fronterizo en Cúcuta en busca de comida y medicinas. Anteriormente el programa de refugiados de Naciones Unidas (Acnur) había alentado a los países del mundo a garantizar protección a los venezolanos que emigren para que tengan acceso a los territorios y los procedimientos para solicitar asilo en condición de refugiados. La Unión Europea ha ofrecido al gobierno de Colombia ayuda económica para recibir a los migrantes venezolanos, y la OEA se ha comprometido a trabajar conjuntamente con Brasil, por citar solo algunos esfuerzos recientes.
Los países fronterizos son los más afectados por la migración; Colombia en primer lugar, luego Brasil. Esto explica las permanentes declaraciones del presidente de Colombia sobre la necesidad de resolver la crisis política de Venezuela como única vía para enfrentar el grave problema que es para su país la presencia de centenares de miles de venezolanos refugiados. La reunión de Temer y Santos para abordar este problema es altamente sintomática de la preocupación de ambos países por su traumado vecino. No olvidemos que son países con una importante problemática social propia.
Lo antes expuesto explica que Venezuela concentre la atención de los distintos organismos multilaterales y regionales, que se complica debido a la rotunda negativa del gobierno de Venezuela de reconocer las dramáticas dimensiones de ese éxodo de millones, encerrado como está en una burbuja de falsedades que impide la búsqueda de soluciones y los lleva a confrontarse con las más variadas organizaciones internacionales.
De esta manera la migración venezolana, sin duda una de las manifestaciones más dolorosas de la devastación nacional, es paradójicamente un componente importante de la presión internacional, regional y muy especialmente de sus países vecinos para una solución de la crisis venezolana y una de las expresiones más evidentes para juzgar el peligro desestabilizador de la dictadura venezolana sobre la región.

Ecuador anuncia su salida del ALBA por el éxodo masivo de ciudadanos venezolanos

Por Sara España– Diario El País.
El canciller de Ecuador, José Valencia, anunció que Ecuador se retirará del ALBA como medida de presión para forzar a Venezuela a buscar una solución a los problemas internos que ha provocado un éxodo masivo de venezolanos. “El gobierno de Ecuador está frustrado por la falta de voluntad política del Gobierno de Venezuela para abrir las puertas a una solución democrática a través de un diálogo nacional genuino, sin exclusiones de ningún tipo”, declaró el canciller en una rueda de prensa con los ministros de Salud, Trabajo, Interior e Inclusión Económica y Social en la que se abordó la situación de los miles de venezolanos que han llegado este año a Ecuador.
“Condenamos la situación inhumana con la que el gobierno de Venezuela ha sometido a sus ciudadanos” y calificamos “como irresponsables” sus políticas, declaró por primera vez el secretario general de la presidencia de Ecuador, Eduardo Jurado.
Entre enero y junio, Ecuador ha recibido el doble de ciudadanos de Venezuela que en todo 2017, llegando a casi medio millón de personas. De ellos, 72.000 se han quedado en el país que, hasta ahora, era considerado como un territorio de paso entre quienes migran hacia Perú o Chile. “Es un problema que no puede ser encarado por un país individualmente. Requiere una respuesta de todas las naciones”, añadió el diplomático. Por eso, agradece la confirmación de Brasil y Chile a la cumbre prevista en septiembre para abordar el flujo migratorio y la situación de Venezuela de forma conjunta.
Ecuador forma parte de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América junto con Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua, entre otros países de la región, de corte progresista. Pese a su retirada del ALBA, el Gobierno asegura que no integrará otros grupos de estados “que no propicien soluciones constructivas”, según Valencia.
El Gobierno de Lenín Moreno ha mantenido una postura de respeto y no injerencia en la situación venezolana, aunque se distanció del apoyo incondicional que prestaba su antecesor en el cargo, Rafael Correa, al régimen de Nicolás Maduro. Pero la llegada de miles de migrantes al país ha terminado por desgastar al Gobierno nacional que la semana pasada comenzó a exigir solo a los venezolanos que presenten un pasaporte “vigente y válido” para entrar a territorio ecuatoriano.
La medida se adoptó, según el ministro de Interior, Mauro Toscanini, para garantizar la seguridad de los migrantes y del país, debido a que la cédula de identidad venezolana o la tarjeta migratoria andina, con la que se permitía el paso en Migración hasta entonces, no había dado suficientes garantías. Desde entonces, la crispación en torno al flujo migratorio se ha elevado en el país e incluso la Defensoría del Pueblo ha pedido al Gobierno de Ecuador que desista de aplicar esa restricción en la frontera.
Con su eventual salida del ALBA, el Ejecutivo ecuatoriano envía, además, un mensaje al régimen de Nicolás Maduro al que señala directamente por la fuga de venezolanos de su territorio. “La masiva salida es consecuencia de la crisis económica y política de Venezuela y tiene relación directa con las tensiones políticas que afectan a ese país. Las repercusiones son regionales”, remarcó el canciller Valencia, antes de plantear que “solo una estabilidad democrática producirá una estabilidad económica que evite la continuación del éxodo masivo de sus ciudadanos”. Por último, el diplomático señaló que “obrar de otro modo es impulsar a la migración y poner en riesgo derechos humanos básicos como el de la salud, alimentación y educación”.

Puntuación: 5 / Votos: 45

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *