Apocalipsis Electoral

 

No es la voz dinamitar próximas elecciones

“Apocalipsis electoral”

Daniel Parodi Revoredo

En una columna titulada “cambio o muerte”, que evoca viejas proclamas revolucionarias, Rosa María Palacios sugiere que la única manera de evitar “que la población reviente en ira y que la ola nos caiga encima” es el cambio, aunque no nos detalla en qué consiste ese cambio o quien nos lo traerá.

Para sustentar su premonición, nos inventa algunas imaginativas tradiciones (Anderson dixit). “El pueblo perdona al que se va en orden, pero castiga en las elecciones”, nos dice para convencernos de que a pesar de la alta aprobación de su 2do gobierno, Alan García no será elegido el 2016. Luego cierra la oración con una sentencia ecléctica: “no hay nada que contradiga esa tradición, salvo el temor de que Nadine Heredia destaque en una carrera congresal” (¿?).  La verdad, no la entendí.

Mejor es su “ley del comportamiento electoral”: “el pueblo vota por un cambio cada 10 años” (¿?). No soy politólogo pero algunas cosas he leído de Nohlen, Tuesta, Vergara, Dargent, entre otros, y, la verdad, ningún estudio serio valida esa tesis. Como historiador, sí puedo decir que en el Perú no hemos tenido suficiente estabilidad democrática siquiera para someterla a examen, ni aplicándole los ciclos económicos de Kondratieff.

En el fondo, de lo que quiere convencernos la destacada columnista es de que los actuales candidatos a la presidencia no ofrecen absolutamente nada, que son todos corruptos y que lo que le espera al Perú, si elige entre lo que hay, es el más absoluto desastre. Es el mismo argumento de Augusto Alvarez Rodrich, en su artículo “Ciudad de M”, en el que augura que el próximo proceso electoral será una revenda mierda.

A mí me da la impresión de que estos malos augurios solo expresan la frustración de un sector que reniega del escenario que se acerca; es decir, una segunda vuelta entre Alan y Keiko, quizá PPK. Entonces a dinamitarlo todo, incendiemos la pradera para que no brote ese fruto que a mí no me gusta. Vaya vocación democrática de algunos, cada vez me admiro más.

Por otro lado, no estoy convencido de la “tesis del cambio” de Rosa María Palacios (o de lo que de ella pude comprender). Me parece que en todos los sectores sociales del país existe la conciencia de que hasta hace poco se estuvo bien y que ahora ya no se está bien. Por esta razón, el voto podría inclinarse a quien asegure nuestro retorno a la senda del crecimiento económico.

Por supuesto que el modelo es perfectible, que le hace falta reformas y que la inseguridad ciudadana es nuestro mayor flagelo, pero los peruanos ya nos aventuramos con Humala y nos equivocamos, y por eso el voto en 2016 debiera ser, mas bien, conservador. Esta es mi percepción y no una regla, pues la única regla reciente del comportamiento del electorado peruano es que no se puede predecir.

Busquémosle entonces lo positivo a las cosas pues Humala no alcanzó a arruinar del todo al país porque hasta para eso hay que tener cierto talento (Vergara dixit). Nos gusten o no, los tres candidatos favoritos tienen cosas interesantes que mostrar. Alan García realizó un buen segundo gobierno y tiene las ideas claras como para retomar las riendas del país con rapidez. Keiko Fujimori finalmente se dedica a la política y el fujimorismo también. Nos asusta su ausencia de credenciales democráticas pero quizá estén esperando la oportunidad de obtenerlas. PPK está detrás de lo bueno, poco o mucho, que hizo Toledo durante su único gobierno.

Es fácil decir que las próximas elecciones serán una mierda. La pregunta es qué vas a hacer tú, líder de opinión, para evitarlo. Porque con un poco de humildad y aceptando la voluntad popular podrías conducir el debate hacia los grandes problemas y desafíos nacionales en el corto y mediano plazo. De hecho, soy el convencido de que nadie mejor que tú para elevar el nivel de la discusión y obligar a los candidatos a exponer sus propuestas. Por eso, si el próximo proceso electoral deriva en una pelea de perros, tú también serás responsable. Piénsalo bien, porque se trata de nuestro país y de nuestra democracia.

Twitter: @parodirevoredo

fanpage:  https://www.facebook.com/parodidaniel

La nota de rosa María Palacios

 http://larepublica.pe/impresa/opinion/16387-cambio-o-muerte

Puntuación: 5 / Votos: 1

Comentarios

  1. José escribió:

    Apreciado Daniel:

    Me permito opinar, que la mencionada columnista debería de contribuir a la unión de los peruanos y no a la disociación.

    Ojala que tome en cuenta tu pedido.

    José

  2. Carlo escribió:

    Hola Daniel, es cierto, no eres politólogo pero si historiador y sabes que los peruanos no hemos aceptado más de 11 años a ningún gobernante… y sabes que todos los gobernantes que han intentado quedarse ese tiempo, han traicionado a la democracia… Fujimori o Leguia x ejemplo.
    Alan habrá tenido buena aprobación en su 2do gobierno pero fue una HECATOMBE en el primero

    1. Daniel Parodi Autor escribió:

      Carlo:

      Una cosa es que ninguna dictadura haya durado más de 12 años (faltaría más ¿no crees?) y otra proponer como regla que los peruanos buscan un cambio cada 10 años. Esa tesis, que es un completo disparate, no resiste el menor análisis y nadie serio (aludo a RMP) plantearía una regla así de vacua y general.

      Luego, tus demás post son la expresión de tus ideas, las que se respetan, igual que en este caso.

      Saludos

      DPR

  3. Carlo escribió:

    Creo que los peruanos tenemos derecho a esperar una democracia saludable donde CUALQUIER ciudadano puede postular a cualquier cargo público. Y hasta el APRA tendrá militantes capaces de aspirar a la Presidencia y no súbditos al servicio de un caudillo. Y si Alan es un demócrata como dice serlo, no tendrá problemas en permitir que otro (de los tantos jóvenes) líderes represente a su partido, porque se supone que eso es un partido y no otro movimiento político caudillista, de los tantos que han visto los electores de nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *