Archivo de la categoría: Política peruana

New category

¿Otra vez Montesinismo?

 

¡NUNCA MÁS!

¿OTRA VEZ MONTESINISMO?

Lúcar cree que seguimos en los tiempos del siniestro asesor presidencial

Se acababa el año 2000 y el Perú respiraba al fin los aires de la democracia. Fujimori había huido del Perú con su avión llenecito de containers, se fue a Japón a visitar a Kenji y allí se quedó. Renunció a la presidencia por fax pero el Congreso no le aceptó la renuncia y lo destituyó.

Pero el montesinismo mantenía sus tentáculos en muchas instituciones públicas y privadas. Entre ellas estaban los canales de señal abierta, como América Televisión, la de los Crousillat, no la de ahora.

Entre los Crousillat estaba Nicolás Lúcar quien le dijo una vez al país, aún con Fujimori en Palacio, que no importaba si eran 300 o 400 toneladas de cocaína incautadas en un narcoavión oficial peruano, cuando la poca prensa libre que quedaba se afanaba en denunciar, con poquísima cobertura, que al dichoso Boeing se le habían extraviado 100 toneladas en “pleno vuelo”. Entonces los peruanos fuimos tristes testigos de lo que le pasa a la libertad de expresión cuando es coactada por la oscura nocturnidad de una dictadura corrupta e inescrupulosa.

La verdad, a mí me interesa muy poco la vida privada de los políticos, como tampoco la de los literatos, no soy quien para juzgar la separación de Vargas Llosa, ni el estado del matrimonio presidencial. A mí me interesa cómo se gobierna nuestro país, punto.

Por todo ello me parece obsceno que Lúcar responsabilice a Alan García del chisme sobre Nadine Heredia, del que, valgan verdades, la señora Pérez Tello inquirió al señor Arosemena con todo un preámbulo de delicadas disculpas. Por eso es evidente que la extemporánea indignación de la Primera Dama es una burda maniobra para desacreditar a la comisión que la investiga.

Luego ¿Nicolás Lúcar es creíble?, ¿ya olvidamos su rol durante la dictadura fujimorista y su vil intento de manchar la imagen del recordado y bienquerido presidente Valentín Paniagua? Finalmente, ¿por qué Alan García tendría que llamarlo a desmentirle nada?

Yo sé que muchos de mis lectores no simpatizan con Alan García y los respeto, pero la jugarreta de Lúcar lo único que muestra es a otro periodista alineándose con el poder de turno. Por si lo hemos olvidado, acusar a alguien sin sustento es difamación. Si Lúcar tiene algo contra García que muestre sus pruebas ¡caray! ¿O queremos volver a la tenebrosa noche montesinista?

Publicado en Exitosa Diario, el 19 de julio de 2015

Fanpage: https://www.facebook.com/parodidaniel

Twitter: @parodirevoredo

Apocalipsis Electoral

 

No es la voz dinamitar próximas elecciones

“Apocalipsis electoral”

Daniel Parodi Revoredo

En una columna titulada “cambio o muerte”, que evoca viejas proclamas revolucionarias, Rosa María Palacios sugiere que la única manera de evitar “que la población reviente en ira y que la ola nos caiga encima” es el cambio, aunque no nos detalla en qué consiste ese cambio o quien nos lo traerá.

Para sustentar su premonición, nos inventa algunas imaginativas tradiciones (Anderson dixit). “El pueblo perdona al que se va en orden, pero castiga en las elecciones”, nos dice para convencernos de que a pesar de la alta aprobación de su 2do gobierno, Alan García no será elegido el 2016. Luego cierra la oración con una sentencia ecléctica: “no hay nada que contradiga esa tradición, salvo el temor de que Nadine Heredia destaque en una carrera congresal” (¿?).  La verdad, no la entendí.

Mejor es su “ley del comportamiento electoral”: “el pueblo vota por un cambio cada 10 años” (¿?). No soy politólogo pero algunas cosas he leído de Nohlen, Tuesta, Vergara, Dargent, entre otros, y, la verdad, ningún estudio serio valida esa tesis. Como historiador, sí puedo decir que en el Perú no hemos tenido suficiente estabilidad democrática siquiera para someterla a examen, ni aplicándole los ciclos económicos de Kondratieff.

En el fondo, de lo que quiere convencernos la destacada columnista es de que los actuales candidatos a la presidencia no ofrecen absolutamente nada, que son todos corruptos y que lo que le espera al Perú, si elige entre lo que hay, es el más absoluto desastre. Es el mismo argumento de Augusto Alvarez Rodrich, en su artículo “Ciudad de M”, en el que augura que el próximo proceso electoral será una revenda mierda.

A mí me da la impresión de que estos malos augurios solo expresan la frustración de un sector que reniega del escenario que se acerca; es decir, una segunda vuelta entre Alan y Keiko, quizá PPK. Entonces a dinamitarlo todo, incendiemos la pradera para que no brote ese fruto que a mí no me gusta. Vaya vocación democrática de algunos, cada vez me admiro más.

Por otro lado, no estoy convencido de la “tesis del cambio” de Rosa María Palacios (o de lo que de ella pude comprender). Me parece que en todos los sectores sociales del país existe la conciencia de que hasta hace poco se estuvo bien y que ahora ya no se está bien. Por esta razón, el voto podría inclinarse a quien asegure nuestro retorno a la senda del crecimiento económico.

Por supuesto que el modelo es perfectible, que le hace falta reformas y que la inseguridad ciudadana es nuestro mayor flagelo, pero los peruanos ya nos aventuramos con Humala y nos equivocamos, y por eso el voto en 2016 debiera ser, mas bien, conservador. Esta es mi percepción y no una regla, pues la única regla reciente del comportamiento del electorado peruano es que no se puede predecir.

Busquémosle entonces lo positivo a las cosas pues Humala no alcanzó a arruinar del todo al país porque hasta para eso hay que tener cierto talento (Vergara dixit). Nos gusten o no, los tres candidatos favoritos tienen cosas interesantes que mostrar. Alan García realizó un buen segundo gobierno y tiene las ideas claras como para retomar las riendas del país con rapidez. Keiko Fujimori finalmente se dedica a la política y el fujimorismo también. Nos asusta su ausencia de credenciales democráticas pero quizá estén esperando la oportunidad de obtenerlas. PPK está detrás de lo bueno, poco o mucho, que hizo Toledo durante su único gobierno.

Es fácil decir que las próximas elecciones serán una mierda. La pregunta es qué vas a hacer tú, líder de opinión, para evitarlo. Porque con un poco de humildad y aceptando la voluntad popular podrías conducir el debate hacia los grandes problemas y desafíos nacionales en el corto y mediano plazo. De hecho, soy el convencido de que nadie mejor que tú para elevar el nivel de la discusión y obligar a los candidatos a exponer sus propuestas. Por eso, si el próximo proceso electoral deriva en una pelea de perros, tú también serás responsable. Piénsalo bien, porque se trata de nuestro país y de nuestra democracia.

Twitter: @parodirevoredo

fanpage:  https://www.facebook.com/parodidaniel

La nota de rosa María Palacios

 http://larepublica.pe/impresa/opinion/16387-cambio-o-muerte

Échale la culpa a Alan

para él todo es una M, para mí no

ÉCHALE LA CULPA A ALAN

En su última columna, titulada “Ciudad de M”,  Augusto Álvarez Rodrich se “admira” del ruido político que se ha instalado en el Perú y que en buena medida es responsable de nuestro frenazo económico, junto, claro está, a la evidente incapacidad de gestión del presente gobierno.

Pero repasemos un poco los hechos ¿qué país le entregó Alan García a la ciudadanía en 2011? ¿Acaso vivíamos así, como cuervos comiéndonos los ojos? ¿Acaso la recíproca acusación de corrupción y el escándalo mediático eran el pan de cada día? La pasado gestión aprista tuvo algunas controversias. Pero ¿era el Perú del 2010, previo a las presidenciales, el hervidero que hoy lamenta nuestro experimentado periodista?

 

Las Joyas de Nadine

 

Primera Dama Nadine Heredia

LAS JOYAS DE NADINE

¿Serviría de algo que alce la voz y me ponga a tono con el actual despelote de la política nacional? Estamos tan sumergidos en la mediocridad de algunos comunicadores/as estridentes que no alcanzamos a ver el horizonte. Este refleja una encarnizada lucha por posicionar el siguiente escándalo, la siguiente denuncia, mi denuncia, para así arrinconar a mi contrincante y fortalecer mi posición. Así está planteada la partida de ajedrez.

El problema es que hemos convertido lo que debería ser una dimensión de la política en toda la política y no existe debate más allá del escándalo de turno. Los medios, claro, se frotan las manos. De un lado tenemos a Nadine vapuleada entre la frivolidad de las joyas y sus cuentas en Europa, y, de la otra, la final de Esto es Guerra, Combate o alguna que otra franquicia que consume masivamente la audiencia nacional.

Si me preguntan si Nadine es responsable, mi respuesta es un sí rotundo. No sé si de las joyas y cuentas; es más, he llegado a sospechar que todo aquello no es más que una “cortina de humo del mal menor”; mientras ven la forma de callar a Martín Belaúnde, que recién declaró, no dijo nada y casi nadie se enteró.

Pero Nadine es responsable del ruido político, del bumerang que lanzó y ha regresado con violencia en contra de ella. Del evidente afán – ya abortado- de postularse en 2016 y de la persecución contra Alan García, supuestamente el rival a vencer. Y, en el camino, de convertir nuestra política en el vertedero que es ahora y que, coyunturalmente, ella protagoniza.

Por eso no somos más que una ruleta del escándalo, un pérfido péndulo que una vez alcanza a los unos y otra a los otros. Somos la fallida aventura caudillezca que una vez inició la Primera Dama junto a su esposo y no al revés; somos la exacta medida de la mediocridad de quienes nos gobiernan y los/las que se han alineado servilmente con ellos. Estos últimos son las verdaderas “joyas de Nadine”.

Quizá no estaría de más un pacto con la prensa seria para comenzar a discutir las cuestiones de fondo. Total, ellos ya se van, se nos vienen elecciones generales y tenemos muchos temas importantes que debatir. No nos equivoquemos, ni las “Joyas de Nadine”, ni “Esto es Guerra” nos van a hacer recuperar el camino del crecimiento y el desarrollo.

Twitter: @parodirevoredo

Página Historiador Daniel Parodi Revoredo

https://www.facebook.com/parodidaniel?ref=hl

Con o sin reelección

 

Avance de resultados de elecciones para presidentes regionales según boca de urna de Ipsos

informalidad y fragmentación son las características de los gobiernos regionales

Con o sin reelección

No sirve prohibir la reelección inmediata de autoridades regionales y alcaldes como recién se ha aprobado en el Congreso si no se fortalecen los partidos políticos. Expliquemos el tema. Los dos grandes errores de la bien intencionada ley de regionalización aprobada durante el gobierno de Alejandro Toledo (2002) fueron los siguientes:

En primer lugar, crear una región por departamento (24 en total) con la ilusa esperanza de que, posteriormente, estas renunciasen al poder recientemente adquirido para fusionarse con otras y crear demarcaciones políticas de mayor envergadura. El fracaso de esta intención se expresó en el referéndum de octubre de 2005 en el que la población rechazó abrumadoramente las 5 propuestas de unificar varias regiones en una sola. Por ello, lo que tenemos en el Perú, más que una regionalización, es una aguda fragmentación política.

En segundo lugar, la creación de las 24 regiones se dio apenas a dos años de superado el fujimorismo con todo lo que trajo de antipolítica y de crisis de los partidos políticos. Es decir, cuando no existía en el Perú una oferta medianamente aceptable de cuadros profesionales que pudiesen ejercer los nuevos cargos públicos con una mínima garantía de eficiencia.

De allí que son otros actores locales, más bien provenientes del sector informal, los que han copado los gobiernos regionales a través de centenares de movimientos provinciales y distritales que solo ejercen influencia en su propia jurisdicción.  En la mayoría de los casos, estos grupos reproducen prácticas clientelares de empoderamiento del entorno cercano y no cuentan con cuadros con la capacitación necesaria para el ejercicio de la función pública.

Ante este panorama ¿qué es lo que puede lograr por sí sola la no reelección de autoridades? Muy poco. A lo sumo que el grupo empoderado tenga que dejar la administración que ejerce para ser reemplazado por otro de similares características. En el peor de los casos, que el presidente regional saliente coloque a un paniaguado en el cargo para que él siga gobernando a la sombra.

Lo que el Perú necesita son cuadros profesionales formados en las universidades y capacitados por los partidos políticos para ejercer la función pública, pero los partidos hoy casi no existen y por eso requieren el financiamiento del estado. Si no logramos que la política nacional le ofrezca a la sociedad dirigentes capacitados y con conciencia de lo que significa servir a la comunidad, la relección o su prohibición, por si solas, no van a solucionar el problema.

Publicado hoy en Exitosa Diario

 http://www.larepublica.pe/columnistas/historia-presente-daniel-parodi/yo-no-te-espio-tu-si-me-espias-07-03-2015

Mi facebook:  https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Mi twitter: @parodirevoredo

» Leer más

2015 : ¿año del sentido común?

Sentido común para concluir dignamente

2015: ¿año del sentido común?

¿Qué gran reforma podría encabezar Ollanta Humala? Ninguna. A Hugo Chávez le tomó coraje, convicción e inventiva arruinar a Venezuela. Incluso arruinar las cosas requiere de algún talento”. (Alberto Vergara 2012)

Daniel Parodi Revoredo

En un artículo publicado en 2012, Alberto Vergara sugiere que gracias al “éxito” del modelo económico neoliberal de hace dos décadas, en los ministerios más importantes del país se enquistó una tecnocracia que es la que realmente gobierna  y define cómo se hacen las cosas. Para Vergara, el poder de esta tecnocracia se potencia gracias a la mediocridad de nuestra representación parlamentaria que ofrece un pobre contrapeso a la capacidad de iniciativa de un Poder Ejecutivo todopoderoso.

De esta manera, el modelo de administración engendrado por el fujimorismo se ha organizado para que nada se modifique, para que no sean posibles cambios estructurales y para permanecer inmutable al ruido político y a buen recaudo de cualquier aventura reformista.

Es por eso que, desde hace veinte años, la gestión de un gobernante se mide por su capacidad de administrar lo que hay y eventualmente mejorarlo. Allí se encuentra su margen de maniobra. Ello explica que el gobierno de Alejandro Toledo haya sido mejor que el de Ollanta Humala y que Alan García, con su apuesta por la inversión, la infraestructura y la reducción de la pobreza, haya superado largamente a los otros dos.

A mí no gusta el panorama que nos pinta Vergara (a él tampoco). Creo que el Perú necesita utopías y no solo administrar con aceptables estándares de calidad algunos sectores estratégicos. Creo imperativo formar al ciudadano peruano y forjar la clase política del mañana, provista de visión de futuro y capaz de construir un país que sepa quién es y qué república quiere ser (Hugo Neira dixit).

Pero si Ollanta Humala quiso ser reformista perdió demasiado tiempo en su vano empeño reeleccionista conyugal y en la guerra abierta que le declaró a sus adversarios. Humala, además, sólo tenía (tiene) tecnócratas, carecía de políticos, de operadores y, sobre todo, de estadistas.

Es por eso que al 2015 solo le queda ser el año del sentido común. El humor nacional no está para reformas tardías. Lo que necesitamos, más bien, es salir del ruido político. Para el año que comienza, al gobierno nacionalista le deseo la sapiencia para administrar adecuadamente lo actuado, afrontar con sobriedad las controversias y preparar el camino de una transferencia democrática modélica y transparente. El país se lo agradecerá.

Mi facebook:   https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Mi twitter: @parodirevoredo

Publicado hoy en Exitosa Diario

» Leer más

La Ruleta del Escándalo

 

LA RULETA DEL ESCÁNDALO

Daniel Parodi Revoredo

Hace más o menos un mes, el ministro de Justicia Daniel Figallo se encontraba contra las cuerdas. La razón: las declaraciones de la exprocuradora Yeni Vilcatoma quien denunció las presiones del alto funcionario para otorgarle al prófugo Martín Belaúnde la calidad de colaborador eficaz y así acabar con lo que, al día de hoy, es la peor pesadilla del gobierno.

De pronto, con la opinión pública dividida y el país absorto, surge una iniciativa legislativa con la aparente finalidad de formalizar el trabajo de los jóvenes entre 18 y 24 años. La Ley, que recorta sensiblemente sus beneficios laborales, llamó también la atención por su escaso sentido de la oportunidad: ¿por qué aprobar una medida controversial con el potencial de movilizar a los jóvenes en momentos de crisis política por la cuestión de Belaúnde y de Figallo?. De hecho, el resultado no fue otro sino el esperado: al día de hoy los colectivos juveniles ya han tomado tres veces las calles y algunos sectores están planteando ir a referéndum para bloquear la inoportuna iniciativa.

Cuando parecía que peor no cerrábamos el año, el cuestionado fiscal Carlos Ramos Heredia es suspendido seis meses por el CNM, a lo que aquel replica denunciando que ya se conoce el paradero del prófugo Martín Belaúnde. Horas después, el gobierno admite que Belaúnde está en Bolivia y un patético Daniel Urresti despide el 2014 diciéndole al país lo que ya nadie cree: que se están realizando esfuerzos para repatriar al prófugo amigo de la pareja presidencial. Y así la “ley pulpín” salió disparada de las primeras planas. El primero de enero de 2015, es otro el escándalo que acapara los titulares.

¿Casualidad o “ruleta del escándalo”?

Al finalizar estas líneas, me pregunto si esta seguidilla de destapes y desafortunadas iniciativas no evidencian la penosa estrategia de un gobierno decadente, cuyo último recurso para salir de un escándalo es fabricar  otro.  Así pues, a Figallo lo salvó la “ley pulpín”, mientras que el anuncio del paradero de Belaúnde mitiga las protestas juveniles.

La táctica de salir de una coyuntura creando otra es tan vieja como la política misma. Lo dramático es que, paradójicamente, el gobierno no cuente ya con más recursos que dispararse,  uno a uno, a los dedos de los pies para mantenerse erguido. Finalmente, Martín Belaúnde es una dura realidad que, psicosociales más o psicosociales menos, la pareja presidencial tendrá que afrontar tarde o temprano.

Publicado en Exitosa Diario, el domingo 4 de enero

Mi facebook:   https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Mi twitter: @parodirevoredo

» Leer más

CRUZANDO SALAVERRY. Para entender la ley de Mypes y compararla con la actual

LA LEY DE MYPES DE 2008 PERSEGUÍA UNA FINALIDAD MÁS ALTRUISTA

CRUZANDO SALAVERRY

Para entender la ley de Mypes y compararla con la actual

Al costado del cruce entre Salaverry y Pershing, en la esquina que ya le corresponde al distrito limeño de Jesús María, hay un pasaje con cuatro bodegas, dos peluquerías, dos lavanderías, un señor que repara artefactos eléctricos y una señora que es costurera. Esas bodegas cuentan con servicio delivery y atienden hasta los domingos.  

A veces los llamo para hacerles pedidos diversos: fideos, agua, jabón, lo que haga falta, en realidad es un gran servicio, creo que somos el único país del mundo que lo tiene, ve tú a Europa a ver qué bodega, que en muchos casos ya ni existen, te lleva las cosas a tu casa, solo existen grandes cadenas y mejor guarda pan para el domingo.

Alberto es el nombre de un señor de unos sesenta años que hace el delivery en una de esas bodeguitas; le pregunté si era pariente de los dueños y me dijo que no, que él trabaja nomás; que hace los mandados; le pregunté cuánto gana, poco me dijo, casi propinas; le pregunté si firmaba planillas, si tenía beneficios y seguro; nada me dijo, así nomás trabajo.

Es para combatir situaciones como esta que el 2008 el gobierno de Alan García aprobó la ley de MYPES pensada para empresas de menos de 10 trabajadores que realmente no podían pagarles todos sus beneficios. No pensemos sólo en las bodegas (algunas ganan mucho dinero y abusan de sus empleados), pensemos si esa costurera tiene una ayudante; o en un textilero joven de Gamarra, que ajustadamente ha comprado dos máquinas y que opera una él y para la otra requiere la asistencia de otro trabajador. Porque como esos hay cientos de miles de casos en el Perú que constituyen el gran porcentaje del trabajo informal. Por cierto, la ley de MYPES de 2008 no establece ninguna reducción de beneficios en base a la edad del trabajador.

Muy diferente es el caso de Kentucky Fried Ckicken, o de las azucareras de los grupos Gloria y Wong en el norte del Perú, o de las mineras formales que operan en el país (mucho peor son las informales por supuesto). Y es que la ley recientemente aprobada, y que reduce los beneficios laborales a los jóvenes entre 18 y 24 años, no está pensada para Alberto, el mandadero de la bodega del cruce de Salaverry y Pershing que ya pasó los sesenta, ni para el operario del mini-empresario textil. De hecho, todos ellos ya cuentan con la ley de las MYPES, ellos no necesitan esta nueva ley para formalizarse, lo que necesitan es la fiscalización del Ministerio de Trabajo para que la ley se cumpla.

No, no es así. La nueva ley está pensada para que Kentucky y Wong contraten jóvenes baratos, para que reduzcan costos y aumenten sus ganancias. Quien sabe y la causa sea racional. Talvez el frenazo del país requiera aumentar la capitalización de la gran empresa para promover una mayor reinversión y mover la economía. Pero de ser el caso es justo que le hablen con sinceridad al país y que se lo consulten previamente.

Mientras tanto, los jóvenes han convocado otra movilización para hoy lunes y el ruido e inestabilidad políticos ensombrecen el horizonte económico del 2015. El gobierno debería pensárselo bien y adoptar, mejor, una postura sensata de transición democrática, que el momento de la gran transformación se le pasó hace rato.

Publicado en Diario La República el 22 de diciembre de 2014

http://www.larepublica.pe/columnistas/palabras-esdrujulas/para-entender-la-ley-de-mypes-22-12-2014

Mi facebook: https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Twitter: @parodirevoredo

» Leer más

Sinrazones de la ‘Ley Pulpín’

JÓVENES MARCHARÁN EN TODO EL PAÍS,

SINRAZONES DE LA “LEY PULPÍN”

 

Si me dices que se justifica el nuevo régimen de trabajo juvenil porque en el Perú los beneficios laborales son muy altos, yo te responderé que los salarios son lo suficientemente bajos como para compensar la situación. Máxime si comparamos nuestro sueldo mínimo de 267$, frente a los 314 de Brasil o los 420 de Chile.

Si me dices que se justifica para formalizar al sector informal; yo te responderé que hace años existe una ley especial para las MYPES (similar al proyecto actual). Ella se creó para que la gran mayoría del sector informal, pequeños y microempresarios, pudiese formalizarse, considerándose su mucho menor margen de ganancias.

Luego, si me dices que frente al sector informal, que no paga absolutamente nada, el sector formal es caro; te responderé que claro que lo es, porque siempre será más barato no pagar ningún beneficio. Por eso me pregunto si todo esto trata simplemente de reducirle sus derechos a los jóvenes porque luego existe la alternativa de contratar en negro. Más bien, yo creo que esto pasa por un tema de civismo, de cultura tributaria, y por la fiscalización del Ministerio de Trabajo al sector informal.

Lo que aquí realmente está en juego es que el nacionalismo ha frenado tanto la economía del país -este año solo creceremos 2.3%- que ahora se requiere liberar capitales del empresariado para aumentar sus excedentes y reinvertirlos en sacarnos de la crisis. Esta ley no está hecha para reducir el empleo informal sino para reducir los costos de la mediana y gran empresa. Es desde allí de donde proviene su lobby.

El sentido de la oportunidad

Más allá de las razones o sinrazones de esta ley y su carácter antipopular (hay leyes antipopulares pero necesarias), me preocupa la actual coyuntura. Con Belaúnde Lossio que no aparece y Yeni Vilcatoma anunciando nuevos destapes ¿a qué escenario podría conducirnos una masiva movilización juvenil acompañada de poderosos virales saturando las redes?

Si fuese que el frenazo de la economía peruana amerita recapitalizar la mediana y gran empresa reduciendo los beneficios del trabajador joven  (porque de eso estamos hablando y no de formalizar a los informales), entonces es pertinente que el próximo gobierno tome al toro por las astas y le diga con franqueza al país lo que está pasando.

Pero un gobierno de salida, con poca credibilidad y argumentos falaces, no puede asumir este desafío sin exponer la mismísima gobernabilidad del país. Por ello espero que el sentido común prevalezca en quienes toman las decisiones que nos afectan a todos. A estas alturas del partido, los peruanos no nos merecemos menos que eso.

Mi facebook: https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Twitter: @parodirevoredo

Publicado en La Mula el 18 de diciembre de 2014

» Leer más

¿Jóvenes a la obra o a las calles?

MÁS ALLÁ DE ARBITRARIA, LA LEY ES  INOPORTUNA

“¿JÓVENES A LA OBRA O A LAS CALLES?”

Hace unos días escuché al Ministro de Economía Alonso Segura señalar que la mano de obra peruana es la más cara del mundo. Primera noticia, yo pensaba que en Alemania, Francia o USA se pagaba mucho más; también pensaba que a través de los services muchos se evaden indebidamente de pagar derechos laborales en nuestro país. En resumidas cuentas, pensaba que el Perú, ni de lejos, era el que nos pinta Segura.

En todo caso, talvez los economistas más enterados en el tema puedan brindarnos algunas luces porque, o somos un país dónde el sueldo mínimo es buenísimo y todo el mundo vive feliz, o sencillamente alguien trata de mandarnos directo al desvío y sin la más mínima consideración.

Claro que la reducción de beneficios a los jóvenes hasta 24 años es una cuestión de justicia o, mejor dicho, de injusticia, pero también trae consigo cuestiones prácticas que, evidentemente, los promotores de la norma sí se han planteado. Una de ellas es que las empresas van a preferir contratar al sector más joven del mercado laboral en desmedro del resto; de suerte que tendremos como resultado el despido cuasi masivo de empleados de más de 24 años o la generalizada renegociación de sus ingresos para nivelarlos, a la baja, con los que pasarán a cobrar menos.

Así que aquí nos perjudicamos todos, el menor de 24 años porque se queda sin beneficios y el mayor porque se queda sin trabajo o le disminuyen los ingresos dado que el empleador siempre tendrá la posibilidad de presionarlo con la contratación de alguien más joven. Tremendo lío, sin considerar que se les niega a los menores de 24 inclusive la asignación familiar. ¿No conoce el gobierno las estadísticas de la paternidad joven en nuestro país?

Torpeza política

¿Tan mal está nuestra economía que, en medio de una fuerte crisis política, se lanza una medida tan arbitraria y antipopular? Me lo he preguntado porque parece un nuevo disparo a los pies una disposición así cuando la gente ya está bastante caliente con Belaúnde Lossio todavía suelto en plaza. Por eso se me hace un errado cálculo político la nueva norma que contiene la explosiva capacidad de movilizar precisamente al sector de la ciudadanía más movilizable; es decir, los jóvenes.

La yapa: los de la CGTP señalan que esta ley es inconstitucional pues el artículo 25 de la Constitución consagra el derecho a la igualdad de oportunidades. ¿No sabe el gobierno que el ruido político también ahuyenta la inversión y el normal desenvolvimiento de la economía? porque de otra manera no entiendo tanto disparate.

 Publicado en La Mula el 16 de diciembre de 2014
Mi facebook, https://www.facebook.com/daniel.parodi.14
Mi twitter: @parodirevoredo

» Leer más