LA UNIDAD ESPERADA

LA UNIDAD ESPERADA

Daniel Parodi Revoredo

Hace un par de semanas escribí sobre la importancia de mantenernos unidos frente a la venidera sentencia que el 27 de enero anunciará la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Mi llamado no tuvo como intención crear una corriente nacionalista en contra de Chile, ni cosa parecida; fue más bien la expresión de una preocupación, que compartimos muchos, respecto de la posibilidad de asistir, en las semanas previas a tan importante anuncio, a un terremoto en nuestro frente interno debido al inocultable desgaste de las relaciones entre los diferentes partidos y fuerzas políticas nacionales.

Que se junten más seguido

Y no será tampoco en esta ocasión cuando me detenga a analizar la recatafila de destapes y denuncias que ha caracterizado el año político que se va. Sí me interesa subrayar, en cambio,  la destacada participación de las fuerzas políticas nacionales – de todas las tendencias- en la reunión a la que fueron convocadas por la Ministra de Relaciones Exteriores Eda Rivas y nuestro Agente en La Haya, Embajador Alan Wagner. Palmas pues para ellos dos y, a través suyo, para Torre Tagle que mantiene así su impecable trabajo en la búsqueda del consenso nacional frente a una causa que representa los intereses del Estado y de la sociedad muy por encima del de los partidos y tendencias políticas.

Este último punto es importante porque lo que menos se espera tras la lectura de la sentencia es una atmósfera de jaloneos políticos en pos de los créditos de una eventual victoria, como tampoco sería deseable una lluvia de acusaciones reciprocas si el resultado no fuese el esperado por nuestra colectividad. Al respecto, no está demás subrayar que lo que se debate en la CIJ son instrumentos y acontecimientos que tuvieron lugar o se firmaron entre 1947 (declaración de las 200 millas en Chile y Perú)  y 1982 (firma de la CONVEMAR en Naciones Unidas). Este fue un periodo de transición en el Derecho Internacional del Mar y lo que pudiese parecernos errado desde una mirada contemporánea pudo no serlo, o no parecerlo, hace seis o cinco décadas.

Esta afirmación, ciertamente, es válida también para la parte chilena. Es por eso que los dos países litigantes en la Haya deberían partir de la premisa  de que una confrontación de posiciones respecto de la frontera marítima era inevitable a la luz del nuevo derecho del mar. Sobre esa premisa, ambos bandos han realizado su mejor esfuerzo en la defensa de su interés nacional y lo han hecho dentro de los causes de la máxima instancia jurisdiccional de la ONU, lo cual resulta loable  tanto como es esperable el inmediato acatamiento de su decisión.

Mis reflexiones finales a este comentario llevan consigo un aire nostálgico ¿por qué sólo en un evento internacional que nos opone judicialmente a otro Estado pueden nuestros políticos unirse y regalarle al país esa foto de familia que éste tanto espera de ellos? Ciertamente, yo no tengo la respuesta a esa pregunta. Pero tal vez sea llegado el momento indicado para relanzar el Acuerdo Nacional  y para pensar en una auténtica reconciliación interna; quizá sea esta la ocasión de que las apetencias caudillistas de nuestros políticos escuchen la voz de un país que pide a gritos la maduración de su clase dirigente y el fortalecimiento de sus instituciones democráticas.

Esperemos, pues, que el esfuerzo desplegado ante Chile, pero también junto a Chile -¿o podemos negar que vivimos el mejor momento de la relación bilateral?- se convierta en ejemplo a seguir y que en las próximas reuniones de nuestros políticos se debata la lucha contra la corrupción, contra la pobreza, las soluciones a la inseguridad ciudadana, se discuta cómo elevar la calidad educativa de nuestros niños y se comiencen a trazar metas de largo plazo para el país, esas que nunca alcanzamos debido a la bruma que emana de nuestra precaria inmediatez.

Notas:

1.- Artículo publicado el 30 de Diciembre en la web de la revista Punto de Encuentro

2.- Adjunto web de Revista Punto de Encuentro:  https://www.facebook.com/revistapuntodeencuentro?fref=ts

3.- Los invito a visitar mi web Historiador Daniel Parodi Revoredo                                         https://www.facebook.com/revistapuntodeencuentro?fref=ts

Puntuación: 4.33 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *