Archivo por meses: septiembre 2009

El roche de aquel año (parte final)

[Visto: 889 veces]

(viene de parte tres)

En este punto de su narración, Gino se calló. Sus amigos vieron ante sí el alto portón verde donde detuvo su caminar. “¡Qué tal roche, peor que el mío!”, comentó César. “Pucha yo nunca me hubiera imaginado algo así”, dijo Jared. ¿Y que es este portón?”, inquirió el gordo. “Llegamos a mi cole”, habló Gino, algo emocionado. Tocó la pequeña puerta del costado, abrieron, dijo un par de palabras y a continuación agregó: “vengan, pasen”.

Rui, el blanquiñoso y César pudieron constatar el amplio patio junto al edificio de salones. También el balcón y la escalera, con sus resplandescientes lozas y metálicos barandales. Gino subió a uno de las aulas. Bajó luego de un rato acompañado de un hombre con el pelo encanecido. “Les presento al profesor Gálvez”, les señaló a su profesor de Literatura.

Se quedaron un momento conversando de diversos temas, y otras anécdotas que, entusiasmado, Gálvez contó a los jóvenes. Luego que el profesor se retiró, sus amigos aún le hacían un tanto de chacota al pobre Gino. De pronto, Jared le preguntó: “¿Y cómo termina la historia?”. Gino, tras exhalar un suspiro, prosiguió:

Tras disculparme con mis compañeros por el bochorno, me dirigí hacia los lavabos, a tomar un poco de agua. Después, sólo me senté en una banca del patio, a ver cómo terminaba el día. Fue entonces que el sol que se apagaba fue tapado por mi sol, Celeste. Ella se quedó en silencio un rato, sentada a mi lado y después preguntó cómo me sentía.

Sólo atine a decirle que ya me sentía mejor. Pronunció “Ven” y, como pidiéndome que la siguiera, caminó hacia la escalera. No me lo quedé pensando y también caminé con ella. Subimos hasta el balcón. Aún asustado, no sabía a qué venía su actitud. “Quiero escuchar tu poema”, fueron sus palabras. Sólo quería olvidar ese mal rato y no volver a revivirlo.

“Solamente yo estoy aquí”, dijo ella y, acto seguido, me robó un beso, uno largo, uno dulce. La miré con cara de asombro y mi seguridad, antes perdida, empezó a aflorar de nuevo. Comencé pues a recitar de nuevo aquel poema, que esta vez sí finalicé. Celeste me volvió a besar y dar un abrazo en el balcón testigo del roche que aquel día ocurrió. Sigue leyendo

Estupor por incobrables: Sunat sólo podrá recuperar 10.4% de la deuda tributaria

[Visto: 1429 veces]

Rechazo a la inefiencia de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (SUNAT) ha causado la noticia que el ente recaudador tiene por recuperar 48 mil millones de soles por parte de morosos, monto del cual sólo podrá recuperar cerca de S/. 5 mil millones (un 10.4% de total) debido a que el 56% de los contribuyentes comprendidos en esta deuda tiene RUC dado de baja, además de un 8% correspondiente al fraude del oro detectado hace una década y un porcentaje parecido de las inembargables entidades públicas.

La lista de los 100 principales deudores la encabeza la empresa en liquidación Engelarhard Perú SAC (S/. 1206 millones) e incluye una variopinta mixtura donde sobresalen el ex asesor Vladimiro Montesinos, el club Universitario de Deportes, la Inmobiliaria Turquesa (ex Gremco), la Fuerza Aérea del Perú, la Sociedad de Beneficencia de Lima Metropolitana y municipalidades como las de Chiclayo, La Victoria, San Martín de Porres y el Callao. En cuanto a las actividad empresarial de los morosos, el listado muestra a 35 del rubro comercial, 26 de otros servicios, 17 manufactureras, 10 mineras y 8 constructoras

Mientras tanto, el Congreso da señales de acabar con dicho asunto. Mientras el congresistas Juan Carlos Eguren (Unidad Nacional) ha señalado que los comisiones de Presupuesto y Economía pedirán explicaciones al ente recaudador por tamaño desbarajuste que perjudica a las arcas del Estado, su colega fujimorista Rolando Souza presentará un proyecto de ley que busca facilitar el fraccionamiento tributario, dado que trabas como la presentación de garantías impiden a los entes morosos pagar y, de paso, aumentan los montos no recaudados a niveles tan exorbitantes como los ya mencionados.

Entre tanto, la ciudadanía ya emitió comentarios desarprobatorios a la labor de la SUNAT, al calificarlo como un ente burocrático que, a la primera falta, multa y clausura a los pequeños y micro empresarios, dejando entrever que, además de ineficiente, podría deberse a corruptelas con los grandes infractores. Ojala que, tras la publicación de este listado, el organismo recaudador entienda verdaderamente su capacidad de supervisión, reestructurándose para que permita una labor mejor y transparente en beneficio de los contribuyentes. Sigue leyendo

La pintura de fuego

[Visto: 792 veces]

Era un nuevo intento de Lalo por dibujar una pintura que lo llenara de satisfacción. En su pequeño taller de esteras, trabajaba empeñoso en combinar los colores y plasmar las mezclas en escenas realistas. Pero sus ocasiones anteriores habían chocado con la indiferencia de los galeristas.

“No me impresiona”, dijeron unos. “No se entiende”, comentaron otros. Lalo cambió colores, pinceles e incluso tipos de tela para lograr un mayor impacto en la imagen, pero nada parecia dar resultado.

Aquella noche, solo, con una botella de ron barato y una vela encendida, el cansancio lo venció sobre su obra. El licor y el fuego se desparramaron sobre el lienzo. En su borrachera, Lalo creyó ver que las imágenes se movían flameantes, cobraban vida tratando de escapar del fuego.

“¡Está vivo, vivo! ¡El cuadro está vivo!”, exclamó Lalo, que pronto se desvaneció adormecido por los vapores contaminantes. A lo lejos, alguien vio el taller siendo devorado por las llamas. Sigue leyendo

El tiro por la culata: Llueven críticas a Ollanta Humala por exabrupto durante mitin

[Visto: 732 veces]

“Por eso ahora tengo libertad. Porque no me escapé a Japón como el cabrón de Fujimori ni elegí Colombia como el otro cabrón de García. Yo me quedé en el Perú”. Con esta frase de grueso calibre, pronunciada durante un evento partidario en la provincia cusqueña de Espinar, Ollanta Humala trató de llamar la atención sobre lo que había vivido ante las denuncias por crímenes de lesa humanidad en la base Madre Mía, de cual varios testigos aseguran que él era el conocido como “Capitán Carlos”.

Sin embargo, según informó el corresponsal de CPN Radio, los dichos del líder del Partido Nacionalista fueron pifiados por la concurrencia. Y las reacciones en la capital no tardaron en llegar. Desde las más virulentas -la congresista fujimorista Martha Hildebrandt lo tildó de “cachaco madiocre”- hasta las posturas más sensatas, pero firmes, como la del parlamentario aprista Javier Gonzales Posada, quien opinó que Humala Tasso demostró “una evidente desesperación política” y que ha ofendido al Perú “que espera de sus dirigentes un lenguaje de calidad y respeto”.

Aunque la legisladora nacionalista Yanet Cajahuanca justificó las duras expresiones debido a la “vehemencia del discurso” de su líder, queda estalecido que la expresión usada por el ex comandante termina de hundirlo más en los abismos de la irresponsabilidad política. Si quiere propugnar un cambio, este debe ser para mejor. Lo dicho por Humala sólo es un penoso retroceso en su conducta que lo pinta de cuerpo entero. Y por querer calentar el ambiente electoral, terminó chamuscado en su propia hoguera. Sigue leyendo

El roche de aquel año (parte tres)

[Visto: 851 veces]

(viene de parte dos)

Lllegué al salón, la clase comenzó e hicieron formar grupos, pero mi cabeza y mi corazón seguían allí abajo en el patio. “Hey, ¿te sientes bien?”, preguntó Óscar. “Simplemente está triste”, le respondió Piñeque, quien me aconsejó seguido: “Ya deja de pensar en ella, te maltratas por las puras”. Quizá mi amigo estaba en lo cierto, pero decidí no alejarme aún de Celeste.

Pasó una semana más, y el poema ya estaba terminado. Unas cuantas rimas sin mucho sentido habían finalmente conformado el escrito que me impulsaría hasta lo alto. El profesor Gálvez me preguntó si estaba listo para el concurso del fin de semana. “No lo dude”, contesté, seguró que un par de ensayos más y estaría listo para alcnazar mi estrellato.

Aquel viernes en el pequeño balcón, uno a uno los declamadores empezaron a recitar sus líneas. Sentí lo reñido de la competencia y empecé, en el recibidor, a releer los versos que imaginaba ya aprendidos. Cuando llegó mi turno, mi emoción se encontraba al límite y declamé el primer verso con inusitada seguridad y energía.

De pronto, mi mente se nubló y pude ver la multitud de jóvenes y niños que, formados con corrección, aguardaban el comienzo de la segunda estrofa. Pero no podía recordar, sólo quedarme entumecido. Instantáneamente, pensé en voz alta, “¿cómo era que iba?”. La multitud rompió en enormes carcajadas, las mismas que se repetían una y otra y otra vez en mi cabeza.

Gálvez tuvo que parar mi intervención y me sacó del balcón. Sentado sobre una silla del recibidor, traté de asimilar el duro momento. Entonces el profesor de Literatura colocó sus manos sobre mis hombros. “Descuida”, dijo comprensivo, “sé que lo harás bien la próxima vez”. Gálvez se quedó mirándome, mientras yo me perdía en el tumulto de mis compañeros, ávidos por saber las razones de mi estruendoso fracaso.

(continúa en parte final) Sigue leyendo

Buen gesto: Evalúan indemnización para deudos de víctimas nativas del ‘Baguazo’

[Visto: 714 veces]

La noticia de este pago indemnizatorio provino del primer ministro, Javier Velásquez, al considerar que este tema podría formar parte de las discusiones de las mesas de diálogo que se reúnen en esta área de la Amazonia. Aunque no especificó el monto ni la forma, indicó que la fuente de dichos pagos correría por cuenta del Ministerio del Interior o, incluso, de su propio despacho ministerial.

Lo importante de todo esto es rescatar el mínimo de criterio del gobierno para con sus ciudadanos, dejando de lado cualquier diferencia étnica o racial. Y sería un muy buen comienzo para restaurar la confianza con las comunidades amazónicas; confianza que, como ya se dijo en ocasiones anteriores, no debe quedarse en simples monedas sino en un entendimiento profundo de la vida y cosmovisión de nuestros hermanos nativos. Sigue leyendo

Una sombra

[Visto: 752 veces]

Flaca, desde aquel día
que no me miras de esa tierna forma
a la que me acostumbré
no siento la vida como la conocí.

Los abrazos no me tocan,
las sonrisas se me hacen muecas,
y tus gestos, aunque me señalen,
no los creo para mí.

El corazón, endurecido,
ha caído destrozado
bajo el martillo
de la fría indiferencia.

Tan sólo una sombra queda
de quien un día te amó.
Sigue leyendo

Tormenta política por publicación de libro de Abimael Guzmán

[Visto: 756 veces]

El último fin de semana fue presentado el libro de memorias del cabecilla terrorista Abimael Guzmán. El manuscrito, titulado “De puño y letra” y que consta de 400 páginas, fue presentado por su abogado, Alfredo Crespo, quien señaló que la obra contiene la estrategia de defensa legal del criminal. La publicación ha sido catalogada como “apología al terrorismo” por parte del ministro de Justicia, Aurelio Pastor.

Sin embargo, a pesar de la denuncia ya interpuesta contra este delito por parte del procurador Julio Galindo, la oposición ha hecho críticas al gobierno, por considerar que dicho texto no debería haber salido de la Base Naval del Callao, centro de reclusión del senderista, lo cual genera suspicacias sobre negligencias. De otro lado, además de la denuncia, se ha abierto una investigación para descubrir la fuente de financiación del polémico manuscrito.

Tomando como origen el comentario del padre Gastón Garatea, en el sentido que “los partidos políticos deben combatir ideológicamente a Sendero”, si bien la democracia supone libertades como las de opinión, no es menos cierto que todas aquellas ideas que atentan contra la democracia y el Estado de derecho, en especial las ideas violentistas, deben ser desterradas porque no permiten el avance de la sociedad; muy por el contrario, socavan valores fundamentales de las personas y las comunidades. Sigue leyendo

El roche de aquel año (parte dos)

[Visto: 771 veces]

(viene de la parte uno)

Era una tarde de setiembre de clima cálido que el profe de Literatura anunció la primera edición de un concurso de declamación. Yo me inscribí, confiando demasiado en mis “dotes” de poeta y esperando ganar no sólo jugosos puntos en el promedio general del curso, sino también la fama y gloria de gran recitador de la clase y del colegio entero.

“¿Qué escribes?”, me preguntó Celeste, la chica que me cortaba el aliento de sólo mirar sus ojos, aquellos profundos ojos del color de su nombre. Como era entonces un chiquillo inexperto, oculté rápido el papel y sólo le respondí que escribía mi tarea. Pero ella fue más astuta y buscó sacarme el secreto del papel. “Déjame leerlo y te daré un beso”, dijo con malicia. Cual pobre iluso, acepté el trato.

Su cara cambió, en instantes, de una sonrisa pícara a una mueca de extrañeza. “Bueno, aún no está terminado”, me disculpe nervioso, “pero espero que cumplas tu parte”. Me acercaba ya cuando el “tengo que comprar algo” detuvo mi ansiedad. Me devolvió el escrito, y pasaron cinco, diez, quince minutos. La campana sonó, devolviéndome a la realidad, y subí al salón con el alma cansada.

(continúa) Sigue leyendo

11-S: a ocho años de la tragedia

[Visto: 804 veces]

Una mañana absolutamente normal se convirtió en un infierno cuando cuatro aviones comerciales fueron secuestrados por fundamentalistas islámicos. Dos de estos impactaron contra las torres gemelas del World Trade Center, un tercero contra el Pentágono y el último se estrelló a tierra tras la valerosa reacción de sus pasajeros.

El posterior derrumbe de los dos edificios dejó una estela imborrable de muerte y desolación. Los Estados Unidos entendieron, de forma trágica, que no vivían en una burbuja de seguridad. A la par que se comenzaba con las labores de rescate, se buscó culpables a los cuales castigar con todo el peso de la ley.

Sin embargo, las formas no fueron lo suficientemente éticas. Tras derrocar al régimen talibán del gobierno afgano, por sus vínculos con la red terroristas Al-Qaeda, las falsas pruebas de arsenal nuclear en Irak, llevaron al fin de la dictadura de Saddam Hussein pero sentaron endebles bases democráticas en el desangrado y violento país árabe.

Con la guerra impopular, los cuestionamientos cada vez más críticos y el recorte de derechos de la ley Patriota en nombre de la seguridad, el liderazgo estadounidense perdió credibilidad en el mundo. Diversos líderes, impulsados por la influencia de sus recursos energéticos o armas de destrucción masiva, han atacado el argumento de la hegemonía americana y quieren configurar una primera etapa de poder multilateral.

Pensar que esta situación no hubiese ocurrido de no ser porque personas como George W. Bush hubieran actuado no sólo con firmeza sino también con el compromiso de guiar esta lucha contra el terror bajo parámetros de confianza. Sin embargo, la política de “conseguir sin importar el costo” hizo que perdiera la oportunidad histórica de consolidar una buena política exterior.

Corresponde, entonces, a los ciudadanos del mundo entender que los cambios venideros deben pasar por restablecer la confianza perdida en el alma humana y utilizarla en beneficio de las generaciones de esta nueva era. Sigue leyendo