Una sombra

[Visto: 899 veces]

Flaca, desde aquel día
que no me miras de esa tierna forma
a la que me acostumbré
no siento la vida como la conocí.

Los abrazos no me tocan,
las sonrisas se me hacen muecas,
y tus gestos, aunque me señalen,
no los creo para mí.

El corazón, endurecido,
ha caído destrozado
bajo el martillo
de la fría indiferencia.

Tan sólo una sombra queda
de quien un día te amó.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *